6 consejos para conducir en modo ECO (paso a paso)

El modo Eco sirve para conducir de una forma más eficiente, pero para sacarle el mejor rendimiento, necesitamos estar atentos a estos consejos. Preparaos para mejorar en la conducción de vuestro coche.
Consejos conducir modo eco

Hay dos temas muy importantes a la hora de mantener un vehículo: el consumo y la contaminación. El consumo de un coche nos afecta directamente a nuestro bolsillo, con lo cual nos dedicamos a buscar los que son más eficientes. La contaminación afecta a todo el mundo a consecuencia de los efectos que provoca en el clima, así que desde ciertas administraciones se han impuesto limitaciones sobre las emisiones contaminantes. ¿Había la posibilidad de hacer algo más para reducir el consumo y las emisiones? Sí: el modo ECO.

¿Qué es el modo de conducción ECO?

Actualmente, la mayoría de nuevos modelos llevan tres configuraciones de conducción que puedes seleccionar. Eso se da porque cada conductor tiene su propio estilo al conducir, unos prefieren apretar mucho el acelerador y otras circulan de forma pausada y tranquila para ahorrar combustible. Los tres modos son (pueden tener otros denominaciones):

  • Normal: Es el modo predeterminado del vehículo. Mantiene un equilibrio entre unas buenas prestaciones y un consumo razonable de combustible. Se recomienda usarlo en la mayor parte de la conducción.
  • Sport: Aumenta las prestaciones y el rendimiento del motor y está pensado para incrementar la experiencia de conducción: es una conducción deportiva y alegre, pero aumentarás el consumo.
  • Eco: rebaja las prestaciones del motor para ahorrar combustible.

Eco puede significar economía o ecología, o las dos cosas a la vez. El modo ECO es la función que optimiza el consumo de carburante. Su efecto se produce en algunos de los sistemas consumidores de energía en el coche, como la calefacción, la dirección asistida, climatización, etc., y en algunas acciones de la conducción, como la aceleración, el cambio de velocidades, frenada y el regulador de velocidad. El ahorro dependerá de cada coche y del tipo de conductor.

Veamos un caso concreto. El modo ECO del Volvo XC60 (2018) adapta los siguientes características: los puntos de cambio de la caja de cambios, el control del motor y la respuesta del pedal del acelerador, el sistema de marcha por inercia Eco Coast se conecta y el freno motor se desconecta cuando el acelerador se suelta a velocidades entre 65 y 140 km/h, algunos de los ajustes del sistema de climatización funcionan con capacidad reducida o se desconectan, el sistema de control de nivel reduce la altura libre sobre el suelo para disminuir la resistencia al aire y la pantalla del conductor muestra información en un indicador ECO que facilita una conciencia ecológica y una conducción económica.

Modo eco

¿Cuándo y cómo utilizar el modo ECO? 6 consejos básicos

Aunque el modo ECO nos permita reducir el consumo, no es indicado activarlo en todas las situaciones del trayecto. Por eso, debemos dar unos consejos básicos para saber gestionar bien la conducción.

1. El modo ECO, mejor por ciudad

El modo Sport está pensado para las autopistas, el modo Normal para todo tipo de situaciones, y, ¿el modo ECO? La ciudad será nuestro lugar favorito para activarlo. Vamos a ver por qué: en las calles urbanas podemos hacer una conducción mucho más relajada, sin grandes cambios de ritmo. Por tanto, en primer lugar, no necesitamos dar tantas revoluciones al motor y, después, no pasa nada por perder prestaciones. ¿Cuánto dura realmente un trayecto por ciudad? Normalmente, no estaremos más de 1 hora circulando.

Por tanto, los fabricantes recomiendan activar el modo ECO en estas circunstancias. Por vías interurbanas, si queremos ir tranquilos, también nos puede ir bien. Además, hay un concepto adicional cuando vamos por ciudad: si hacemos una conducción tranquila y en modo ECO, vamos a consumir menos, pero también vamos a contaminar menos y hacer menos ruido. Este es el otro objetivo de los fabricantes y administraciones: crear ciudades más saludables.

Hay otro punto de vista y tenemos la obligación de comentarlo: hay especialistas en conducción eficiente que difieren un poco y defienden que el modo ECO se debe usar en ciudad, pero solo en las entradas y las salidas y que, en carretera interurbana, si tomamos la decisión de conducir a una velocidad constante, no está mal activarlo. En los híbridos, funcionará solo el motor eléctrico con lo que el ahorro de combustible es total.

En los eléctricos, la configuración ECO permite acumular y ahorrar energía, ya que rebajamos las prestaciones del motor, pero a la vez permitimos que se regenere mucha más energía cuando dejamos de acelerar. Este modo retiene mucho el coche al soltar el acelerador.

Modo eco ciudad

2. Combinarlo con el Start/Stop

El sistema Start/Stop de un vehículo sirve para rebajar la emisión de CO2 al aire y, de paso, ahorrar combustible al vehículo. Su funcionamiento es el siguiente: apaga el motor cuando el coche está al ralentí y lo vuelve a encender cuando se pisa el embrague. Estamos hablando, según la RACE, de una disminución de un 5% de media de las emisiones y una rebaja en el consumo de entre un 8% y un 15% de media.

En ciudad, con tantas paradas y arrancadas (semáforos, atascos, etc.) es un sistema que ha tenido muy buena acogida por parte de los conductores. Así pues, es recomendable combinar el Start/Stop con el modo ECO para obtener unos resultados de ahorro óptimos.

2. No acelerar de golpe (si no es necesario)

Si hemos tomado la decisión de conducir en modo ECO, debemos tener en cuenta que hemos bajado las prestaciones del motor. Hay algunos coches que pierden hasta un 30% de potencia del motor. Este sistema está pensado para conducir de forma tranquila todo el rato, sin grandes acelerones ni frenazos (pero a veces son necesarios). Así que, mantengamos la calma y no queramos de repente meter caña al motor porque podríamos dañarlo o que el coche no reaccionase como querríamos. Así que, evitemos acelerones innecesarios.

3. No ir apagando y encendiendo

El modo ECO es una forma de entender la conducción más que un simple botón que está allí y que podemos ir pulsando para activar o desactivar el sistema. Si tenemos claro que iremos por ciudad y que queremos activar el modo ECO, lo tendremos que dejar durante todo el trayecto. Si no, iremos aumentando y reduciendo la potencia del motor, y ganando y perdiendo otras prestaciones de forma continua, de manera que podemos causar algún problema o bien al motor o bien a alguna otra parte del coche.

Modo eco apagar

4. La inercia nos juega a favor

El modo ECO en algunos coches ha sido diseñado para aprovechar la inercia y hacer avanzar el vehículo (¿ya hemos dicho que eso ahorra el consumo?). El freno motor deja de funcionar en determinados parámetros y se aprovecha la energía cinética para avanzar tramos largos. El conductor debe dejar de pisar el acelerador, entonces la caja de cambios se desconecta automáticamente del motor y el régimen de giro del motor pasa al ralentí para ahorrar combustible.

5. Seguir otras indicaciones de rebaja de consumo

Para conseguir la máxima eficiencia en la conducción modo ECO, debemos seguir las otras recomendaciones para ahorrar combustible. Las principales son tener los neumáticos con la presión adecuada, conducir con poco peso en el vehículo, solo colocar la primera marcha en la arrancada, mantener una velocidad constante y uniforme, apagar el motor en paradas prolongadas, en ciudad ir con las ventanillas bajadas si tenemos calor y, en carretera, ir con el aire acondicionado y planificar bien la ruta que seguiremos.

6. Atento a los cristales

La climatización ECO cambia algunos parámetros de la climatización normal. Esto puede llegar a producir, en algunos casos, que se empañen los cristales. Si el coche tiene el botón desempañador máximo, debemos pulsarlos ya que funciona de forma normal.

Cristales empañados

Problemas del modo ECO

Hasta ahora solo hemos visto las ventajas del modo ECO y nos sabe mal ponerle algunas objeciones, pero es necesario que estéis atentos a este apartado. Porque el modo ECO podría terminar por dañar nuestro motor. Hay expertos que defienden que las unidades principales pueden sufrir averías, como, por ejemplo, la transmisión: cambia de modo y cambia de marcha con menos frecuencia y el motor aumenta de velocidad y el rendimiento de la bomba de combustible disminuye en gran medida. Resultado: falta de aceite en el motor y posible avería grave. Si hace frío, el modo Eco nos dificulta que se escalfe el motor.

Por último, el hecho de ir a bajas revoluciones durante muchos kilómetros, genera más residuos como la carbonilla, que afectarán el rendimiento del motor. Incluso, podemos saturar el catalizador y que lo tengamos que cambiar.

Como veis, no hay excusa para no usar el modo ECO en vuestro vehículo. La tecnología avanza no por postureo o para meter botones innecesarios, sino porque se ha comprobado la eficacia de estos sistemas. Ahorrar combustible y evitar emisiones, ¿quién rechazaría esto? Nosotros, desde luego, no. No obstante, recordad que no tenemos que abusar de él porque podríamos tener algunos problemas indeseados.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies