6 errores muy comunes al comprar tu primer coche

Ya tienes tu permiso de conducir y quieres estrenar tu primer coche cuanto antes. ¡Manos a la obra! Pero antes de pagar, primero debes estar atento a estos consejos.
Comprar primer coche

Una vez tenemos el carné de conducir ya nos sentimos preparados para lanzarnos a la carretera. No obstante, nos falta un componente imprescindible: el coche. Los nervios y la inexperiencia nos pueden jugar una mala pasada, así que hoy analizaremos los errores más comunes a la hora de comprar el primer coche.

Subir la primera montaña, empezar tu primer trabajo, perder la virginidad… Como sociedad concedemos un valor especial a las primeras veces. Un acto para muchos cotidiano se convierte para el novato, para el no iniciado, en una suerte de ritual de paso que determinará su aceptación o no por parte del grupo. Todos hemos visto en películas tribus salvajes que hacen pasar a los jóvenes por un camino de piedras ardientes; para nosotros, este camino es análogo a comprarse el primer coche. Y las primeras veces no son fáciles, a no ser que seas un canallita de los que mienten más que hablan.

Siempre hay una primera vez para todo

Por eso, en este artículo vamos a hablar de los errores más comunes al comprar tu primer coche. Hay dos posibilidades: que este artículo te interese porque todavía no te has comprado un vehículo y estás ávido de descubrir qué problemas puedes tener, o bien, eres ya un senior que sonreirás con condescendencia diciendo que tú nunca fallaste en esto.

Pues el senior le vamos a decir que no lo creemos porque los errores comunes son comunes por esto, que son realmente usuales. Sin más dilación, os mostramos los 6 errores más comunes que cometemos al comprar nuestro primer coche.

1. No hacer un trabajo previo de búsqueda

El primer punto es el más obvio. No debemos ir a ninguna tienda física o incluso a negociar con ningún comprador por portales de segunda mano, sin haber hecho un bosquejo previo de los coches que nos interesan. No tengáis miedo a preguntar a vuestros amigos y a vuestros familiares por las opciones que más os convengan. Éste debe ser el primer paso porque la experiencia es un grado.

A continuación, vamos a ir a internet a mirar, sin prisa, detalladamente. El problema es que la oferta de coches hoy en día es inmensa e inconmensurable. Y estamos de acuerdo en que este hecho hace que nos podamos sentir perdidos en toda la marabunta de anuncios y ofertas que hay. Psicológicamente, es más fácil pensar que es mejor ir a un concesionario o dos, los que queden más cerca de casa, y comprar sin pensarlo mucho. Al fin y al cabo, todos los coches son iguales, ¿no?

Si esto fuera un concurso de televisión, ya estaríais eliminados. Las dos consideraciones principales, que son: ¿qué coche me conviene más? y ¿qué precio estoy dispuesto a pagar? se deben llevar ya resueltas de casa. En el concesionario ya me solucionarán las dudas que tengo, pero, si los vendedores ven que somos unos inexpertos, saldremos de allí con el coche con más equipamientos inútiles de la historia. Así que debemos informarnos bien antes de empezar y mirar si hay ofertas especiales y bonificaciones por parte de las administraciones.

2. Fijarse en el exterior

Recuerda aquella vez en la discoteca en que quisiste ligar con una persona guapísima y al acabar la noche descubriste que era una persona horrible. Recuerda cuando pediste al panadero aquel pastel tan apetecible y resultó que estaba vomitivo. No queremos hacerte daño haciéndote recordar los malos momentos de tu vida. La reflexión inteligente debe desarrollarse en todos los pasos.

Lexus

La cuestión está en que tenemos que pensar en la utilidad que queremos darle al vehículo. No es lo mismo un coche para trayectos cortos que para viajes largos y no es lo mismo si lo queremos para usarlo de forma individual que si queremos llevar a más gente. Los coches (como todos en la vida, si somos sinceros) basan su atractivo en la apariencia. No pasa nada si escogemos al más bonito. Pero miremos todos los otros aspectos. Comodidad, motor, ruedas, contaminación, prestaciones adicionales, seguridad… Son muchos los aspectos para tener en cuenta.

No queremos insistir mucho en esta cuestión, solo que quede claro que un coche no es como unos pantalones y que nos esperan unos 8-10 años como mínimo con el mismo coche. Así que no nos dejemos sorprender por la primera vista.

3. Solo mirar coches nuevos, solo mirar coches usados

Cuando uno es joven, sobre todo, tiene unas ideas muy fijas de lo que será su vida. Todavía no ha podido ver los matices y posibilidades que ofrece la vida. La gente hace carreras universitarias o grados profesionales o empieza a trabajar y ya piensa que toda su vida será igual. Este el motivo por el cual, hay novatos que se lanzan a comprar coches de primera mano sin mirar los de segunda, y otros quieren uno de segunda sin mirar los de primera.

Tenemos que valorar qué nos conviene más y no cerrarnos puertas. De hecho, no os cerréis puertas nunca. Quizá tienes el dinero y el trabajo estable para permitirte empezar a pagar cuotas cada mes, pero por el mismo dinero te puedes comprar un coche de segunda mano y aprovechar la diferencia para otros gastos y placeres. Quizá alguien esté vendiendo el coche que te gusta por un mejor precio que el de un concesionario. Piénsalo.

Por el otro lado, encontramos a aquellos que piensan que no tienen suficiente dinero como para invertir en un coche nuevo de trinca. Pero… ¿lo habéis mirado bien? Quizá tu sueldo sí que te llegue para comprártelo, ya que ahora las marcas quieren promover unas buenas cuotas de financiación. También puedes llegar a plantearte un renting.

4. No leer el historial del vehículo

El VHR no es el nombre de una enfermedad venérea ni un sistema de visionado de vídeo. VHR es el nombre que recibe el Informe del Historial del Vehículo. Todos los coches lo tienen. Si no lo tiene, es que quizá estás intentando comprar el coche a un cártel de la mafia. En todo caso, ¿por qué es importante pedir el historial del coche?

Estamos hablando de los casos de coches de segunda mano. El historial del vehículo nos permitirá saber toda la información sobre la vida del coche, así como los propietarios pasados. En primer lugar, permite dar el mensaje al vendedor de que sabemos de lo que hablamos, de que no somos unos pardillos. En segundo lugar, podremos valorar mejor si el precio que se nos pide es adecuado a las condiciones del vehículo: años, kilometraje…

Nos anticipamos a las explicaciones del vendedor, pedimos el VHR y estaremos todos más seguros a la hora de comprar un coche.

5. No probar el vehículo

No será posible probar el vehículo porque -inserte aquí cualquier excusa-. Confíe en nosotros porque -insertar aquí cualquier explicación- y cómprelo. -Insertar aquí cualquier improperio-. No, yo quiero probarlo.

Ésta es la actitud. No debemos ceder nunca a nada y no probar el vehículo. Hay dos razones principales para que el comprador no pruebe el coche: una, es la vergüenza y la timidez; la otra, creer que no lo necesita. Actualmente, muchos concesionarios te obligan a probar el vehículo y hasta te lo llevan a la puerta de casa si compras por internet. Saben que es importante dar la seguridad al conductor de que el coche es bueno. El problema es que parece que, si lo pruebas, ya te lo tienes que comprar. ¡Para nada!

Lo probamos y podemos pedir un tiempo para reflexionar, para probar otros modelos, otras marcas. En todo caso, es clave asegurarnos de que el coche es funcional y útil. Cuando hablamos de coches de segunda mano, la timidez y el miedo a no molestar al comprador hacen más difícil esta tarea. Pues no, tenemos que ir sin miedo aunque el que nos lo venda sea un quinqui de mucho cuidado. Solo así podremos comprar tranquilamente el coche.

Contrato

6. No leerse los contratos

Ah, llegamos al último error de los principiantes. Hemos sido benevolentes con los errores precedentes, pero con éste vamos a ser duros, implacables. Leeros los contratos de compra con todo lo relativo a los pagos, por favor. Os lo pedimos obstinadamente. No queremos lloros durante muchos años porque no sabéis cómo pagar las cuotas.

Es usual que, ante todo el papeleo que nos van a poner delante, uno se sienta desprotegido y quiera marchar corriendo a casa. Pero si ya eres adulto tendrás que enfrentarte a todos estos problemas y leerlo todo. Perdón, no solo leerlo, sino entenderlo. Cualquier duda, repito, cualquier duda tiene que ser preguntada al vendedor. No sería la primera vez que a uno le vienen los problemas por no haber leído con atención. Así que, por precaución, hasta la letra pequeña tenéis que mirar. Es un consejo que os servirá para otros aspectos de la vida.

Moraleja: de los errores se aprende

Ya hemos visto los errores más comunes a la hora de comprar un vehículo. Vamos a aclarar un concepto, una idea clave: la teoría no es lo mismo que la práctica. Y los que os acabéis de sacar el carné lo sabéis. Aun leyendo este artículo, os podéis equivocar con alguno de los puntos analizados.

Quizá vuestros amigos se rían de vosotros, vuestros familiares os compadezcan, etc., pero nosotros no os juzgaremos, porque todos hemos sido unos novatos alguna vez. Cada error nos ha de servir para crecer y para aprender. En comprar un coche y en la vida.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies