10 trucos (y consejos) para mantener la carrocería impecable

La carrocería es la zona más expuesta a las inclemencias del tiempo, por lo que debemos cuidar de ella como si de nuestra piel se tratara. Una selección de los mejores consejos para que la carrocería nos aguante en perfecto estado lo máximo posible.
Trucos para mantener carrocería impecable

Tener un coche es tanto una necesidad como una inversión. A pesar de que no nos guste, los coches con el paso del tiempo se malmeten y pierden valor, eso es irremediable. Ahora bien, el ritmo de depreciación es un factor que, en parte, está en nuestras manos.

Una de las claves para mitigar los efectos negativos del paso del tiempo (la depreciación de su valor), es sin lugar a dudas el cuidado y el mantenimiento del vehículo. Con ello, nos referimos a la importancia de realizar revisiones periódicas para chequear filtros y aceites, ir revisando la presión de los neumáticos y el estado de elementos clave relacionados con la mecánica.

En relación, uno de los mantenimientos que más reducen la pérdida de valor del coche con el paso del tiempo es la carrocería. La limpieza y el buen estado del exterior del coche es imprescindible para conservar su valor; sino, piensa en lo primera que ves cuando miras un coche, ¿su interior? No, su exterior, es decir: su carrocería.

Recomendaciones para cuidar la carrocería de tu coche

Muchas veces, sin quererlo, las tareas de mantenimiento de nuestro coche las realizamos el fin de semana. ¿Por qué? Por una cuestión de tiempo: es cuando tenemos más. Lo que dicha tarea se convierte más en un pasatiempos que en una labor de mantenimiento como tal. Además, es conveniente realizar (sea cual sea el elemento) las limpiezas y los cuidados de forma periódica y con cierta regularidad.

En el artículo de hoy, vamos a darte trucos y consejos para mantener la carrocería de tu vehículo impecable. Esto no solo te hará brillar y ser más visible para el resto de conductores vayas dónde vayas, sino que, además, el valor del coche no se caerá tan rápido con el paso del tiempo manteniendo así su valor.

1. Que el coche duerma en garaje

Es fácil relacionar el concepto de garaje con el de seguridad y también con el de aparcamiento asegurado. En efecto, estas son las principales razones por las cuales la gente alquila o compra una plaza de garaje. Ahora añadiremos una tercera cualidad: en el garaje la carrocería del coche se desgasta menos.

En primer lugar, evitaremos el vandalismo callejero, que puede ir desde manifestantes a rufianes callejeros. Por eso, para evitar disgustos no conviene aparcar al aire libre en determinadas zonas. En segundo lugar, el hecho de aparcar en cubierto permite que no nos afecten las condiciones meteorológicas. Los rayos de sol son la principal causa de desgaste natural de la pintura del coche.

Pero, como todo en la vida, hay ciertos puntos negativos del garaje que debemos conocer: existe la posibilidad de contactos amorosos entre el coche y las columnas, o entre coche y coche, cuando las plazas son estrechas. Como conductores, debemos evitar estos instintos sexoafectivos del coche para con otros objetos, y buscar garajes que disponen de mucho espacio. Además, si se encuentra en un edificio privado, tenemos que asegurarnos de que no haya tuberías que pierdan agua sobre de nuestro coche, pues sería fatal para la carrocería.

Garaje

2. Si no tienes parking, busca zonas de sombra y espaciosas

Como ya hemos intuido en el consejo anterior, estacionar al sol tampoco no es una muy buena idea. Los rayos ultravioletas del sol afectan directamente la pintura, por lo que exposiciones prolongadas provocan el matizado progresivo de la pintura de tu coche. Así que tenemos que buscar una sombra para aparcar.

No obstante, tenemos que ir con cuidado con los árboles. Aunque a primera vista, pueda parecer una buena idea estacionar el vehículo bajo ellos, sobre todo por la sombra que puedan ofrecer, realmente es un tema complicado. Es casi inevitable que nos caigan hojas, ramitas, frutos o resina encima, que no dejan de ser elementos contaminantes y que, por tanto, pueden dañar la pintura.

Otro elemento muy molesto son los excrementos de aves. Son imprevisibles y, por tanto, difíciles de evitar, pero intentemos aparcar lejos de lugares propicios para aves. Y, si no se puede, hace falta evitar largos estacionamientos en un mismo sitio. Si todo esto no sirve y nos encontramos con algún excremento, rápidamente tenemos que ir a limpiar el coche: un resto seco fácilmente raya la pintura cuando se intenta sacar y los ácidos que contiene son corrosivos.

3. Lávalo una vez al mes (mínimo)

Es inevitable que el coche tenga su uso y acabe por ensuciarse, así que el tercer consejo es que limpiemos el coche con frecuencia. El objetivo es evitar que la suciedad se termine fijando al vehículo y así evitar daños en la pintura. Cuidado con no mezclar la superficie, porque podríais escampar la suciedad.

Hay mucha discrepancia entre los expertos sobre cuándo es necesario limpiar el coche. Los más meticulosos afirman que es necesario limpiarlo 2 veces al mes. Otros abogan por limpiarlo 1 vez al mes. Nosotros decimos que 1 vez al mes es totalmente imprescindible, pero si se hace 2 veces al mes, ya es un cuidado óptimo. Pero sabemos que esto dependerá del tiempo y del dinero del propietario.

Limpiar carrocería

4. Cuidado con los túneles de lavado

Ah, llegamos a la eterna discusión: ¿es una buena opción llevar el coche al autolavado o no? No vamos a dar la respuesta definitiva. Solo vamos a decir que si no tienes tiempo o prefieres que sean unos especialistas los que se encarguen de tu coche, puedes llevarlo al autolavado. Eso sí, tenemos que elegir un buen centro que nos ofrezca todas las garantías.

El problema consiste en que los fascinantes rodillos de los túneles acaban por crear pequeños arañazos en la pintura del coche. Es evidente que, dependiendo del color, se notarán más o menos, pero a pleno sol nos encontraremos con una desagradable sorpresa.

5. Si lo lavas a mano, la mejor opción es el paño de microfibra (evita la esponja)

El enjabonado y secado del coche se hace con bayetas y toallas de microfibra. Si el coche solo tiene polvo porque ha estado mucho tiempo en un garaje, nunca hemos de utilizar un plumero porque podríamos estropear la pintura con arañazos. Lo mejor en estos casos es hacer un lavado con una manguera a presión y luego dejarlo secar. Lo último que debéis usar es una esponja, aunque sea difícil romper con esta idea de que son útiles para el lavado del coche.

6. Si puedes, dale una capa de cera

El siguiente paso es encerar el coche ya que esto protege la pintura de muchos de los contaminantes externos. El material del encerado también nos sirve para mantener el brillo. La recomendación es hacer todo esto una vez al mes.

Cera coche

7. Cada dos años, aplícale un producto de descontaminación

Con el uso y el paso del tiempo, se nos irán acumulando pequeños elementos contaminantes, como derivados férreos, que dañarán la chapa y provocarán oxidación, sobre todo en ciertas zonas del coche. La recomendación de los expertos es aplicar un producto de descontaminación cada dos años, para asegurar que los problemas no van a más. Estos productos no son excesivamente caros y el beneficio es mayor que el gasto. Después de la descontaminación se tiene que aplicar un encerado.

8. Los productos de limpieza para el hogar no son buenos para los coches

No podemos lanzarnos a buscar por casa el primer producto que encontremos de limpieza y aplicarlo al coche. Cada producto está pensado para materiales diferentes y los hay especiales para baños, platos, suelo… y coches. Y esto es importante, porque si no, podríamos terminar por dañar todavía más la pintura: muchos detergentes comunes son altamente abrasivos, lo que daña cualquier superficie y, en nuestro caso, elimina las ceras, siliconas y polímeros protectores.

9. Tápalo si no lo vas a usar durante un tiempo

Por simbolismo, parece que si tapamos el coche con una funda, ya está muerto. No obstante, si no vas a usar el vehículo durante un tiempo, se tiene que tapar con una funda. Una funda, no el primer trapo que encuentres. Hay opciones de calidad en el mercado con unos 60 euros de media. Ahora los fabricantes pueden llegar a la especificación de hacer fundas para exterior o interior.

10. Evita los “bordillazos”, no seas bruto

Tu quoque, fili mi, le dijo César a Bruto. Seguro que tú también te has lanzado vehemente contra columnas y bordillos. Las columnas ya hemos visto que son un problema en los garajes, pero poca gente cree que los bordillos también lo sean. Pues lo son, ya que con un golpe bien dado podemos dañar las llantas, sobre todo si son de aleación. Las llantas son una parte importante del coche y también las tenemos que cuidar. Limpialas con productos de PH neutro para no dañar la capa de la pintura.

Bordillo
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies