Los 14 tipos de conductores que existen: ¿cuál eres tú?

Cada persona es especial y tiene un estilo de conducción único, pero todos estaremos de acuerdo en que hay formas que se parecen mucho. Veamos qué clases de conductores podemos encontrar en la carretera.
Tipos conductores

El filósofo judío Avishai Margalit establecía una distinción entre la confianza fuerte y la confianza débil: la fuerte son los lazos de amistad, amor, etc., y la débil son las conexiones que establecemos por el simple hecho de vivir en una sociedad. Confiamos que la panadera nos dará un pan de calidad si pedimos un buen pan, y que el traumatólogo nos intentará dar el diagnóstico correcto si nos duele la rodilla. En la confianza débil no tenemos más remedio que confiar y ni tan solo nos planteamos si la otra persona es de fiar.

Esto se hace más claro cuando conducimos. No podemos dudar ni un solo minuto de que los otros conductores saben conducir. Si lo hiciéramos, estaríamos todo el rato evitando acercarnos a los otros coches y se produciría el caos. Representa, pues, que si tienes el carné no vas a poner en peligro a la gente, aunque, a veces, pensemos que algún que otro conductor está un poco loco. No obstante, hay algo que, si nos paramos a pensar un poco, nos haría temblar.

Conductores, coches y sociedad

A los 18 años, ya has entendido que en la vida hay todo tipo de personas y que esta distribución siempre es homogénea a lo largo de la historia. Es decir, que siempre habrá líderes y mandados, valientes y cobardes, tímidos y extrovertidos, listos e idiotas. En ello le va la supervivencia a la especie humana. Pero ¿qué pasa si sabes que se ha sacado el carné una persona patosa, o alguien muy competitivo, o alguien muy timorato, etc.? ¿Cómo afecta esto al tráfico?

Curiosamente, parece ser que el equilibrio que se produce en una sociedad entre los individuos diferentes, también se reproduce en la carretera. Solo con diferentes tipos de conductores es posible una buena circulación. Pongamos un ejemplo. Imaginad una carretera secundaria ralentizada por un tractor con una cola de siete coches detrás.

El adelantamiento está permitido y no vienen coches por el carril contrario, pero resulta que los 7 conductores tienen miedo de realizar la maniobra. El resultado sería tardar el triple y que la cola cada vez sería más larga. Y ahora pongamos el caso contrario: 7 conductores agresivos y competitivos, peleándose entre sí y a 120km/h todo el rato. Las posibilidades de accidente serían muy altas. Por tanto, el equilibrio entre los diferentes tipos de conductores es lo único que permite la buena circulación.

¿Qué clases de conductores podemos encontrar en la carretera?

La pregunta es obvia: ¿es posible determinar qué tipos de conductores existen? Se han realizado diferentes estudios al respecto, el más ambicioso el organizado por la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres, con un equipo de psicólogos sociales. Pero antes de ir a eso, pensad un momento en vuestra experiencia. Seguro que habéis vivido montones de situaciones donde habéis reconocido diferentes tipos de conductores: unos pitan enseguida, los otros parecen apáticos, etc.

En este artículo vamos a intentar dar una vuelta de tuerca más a estos estudios y clasificar los conductores según sus características endógenas y sus características exógenas. Las características endógenas indican un comportamiento que es igual dentro del coche que fuera del coche. Un conductor agresivo suele ser agresivo también fuera del coche.

Las características exógenas son aquellas en el coche actúa como elemento transformador. Un conductor que va dando lecciones de cómo conducir a la otra gente quizá es una persona muy insegura en otros aspectos de la vida.

1. Conductores cuyo comportamiento es igual dentro y fuera del coche

En este grupo encontramos aquellos conductores que muestran una misma cara tanto dentro como fuera del coche, es decir, que son iguales en ambas situaciones. Por lo que no existe ningún factor determinante que cambie la manera de ser del conductor una vez se sube al vehículo. Los conductores que forman parte de este grupo se pueden clasificar en siete categorías:

1.1. Conductor agresivo

Los conductores agresivos tienen muy poca tolerancia a los otros conductores. Quieren que todo el mundo gire entorno a ellos. Si llegan tarde al trabajo, es culpa de los semáforos o de la gente. Si hay algún accidente, la culpa siempre es del otro. Tienen unas señas muy identificatorias, que son el uso desmedido del claxon, la tendencia a insultar y hacer maniobras en contra del sentido común. Pero ellos nunca tienen la culpa de nada.

Conductor agresivo

1.2. Conductor defensivo

Viven pensando un poco que los otros son demasiado agresivos y han concebido la convicción de que, si ellos mismos no cometen errores de conducción, nunca les va a pasar nada malo. Y que, si pasa, podrán tener la conciencia tranquila. El hecho de no saltarse nunca las normas de circulación puede acabar por generar tensiones, por ejemplo, cuando se trata de avanzar un tractor en una carretera secundaria.

1.3. Conductor exhibicionista

Música a tope, coches extravagantes y conducen de forma “peculiar”. Quieren llamar la atención y no saben cómo. Para ellos, la conducción va más allá de un trayecto: tiene que ser una experiencia para ellos y para todos. Podríamos decir que viven en una película americana o en un videojuego. Muchas veces caen simpáticos con sus extravagancias, pero su afán de protagonismo puede ser peligroso y generar accidentes.

1.4. Conductor sumiso

Con un ejemplo quedará claro qué tipo de conductores son: recordad a los que, en una rotonda o por el carril interior, no se atreven nunca a salir de allí y van dando vueltas y vueltas. Tienen miedo de los otros conductores y no quieren ser un estorbo. Tener a estos timoratos en las calles también puede suponer un peligro si, por miedo, hacen movimientos raros. O se quedan atrapados en un paso de peatones, es decir, cuando el peatón cede el paso al conductor y el conductor cede el paso al peatón y la situación se alarga demasiado.

1.5. Conductor amable

Siempre van sonriendo por la vida, cantando su canción preferida. Cuando otro coche se equivoca, ellos no se enfadan y siguen cantando como si nada hubiera ocurrido. Paran en todos los stop, y, en los pasos de peatones sonríen a los que pasan por delante. Uno de estos todo el mundo lo quiere en su vida. Tener cerca demasiados de estos se acaba haciendo pesado.

Conductor amable

1.6. Conductor despistado

Se ha acordado de que el coche tiene una cosa llamada intermitente, y se ha acordado al cabo de 30 segundos cuando todos los otros coches le han pitado. No pasa nada porque él seguirá mirando el móvil e intentando recordar cómo se cambia la emisora de radio. Es un peligro para los demás y, aún más, cuando recuerde que se ha dejado el gas encendido en casa.

1.7. Conductor competitivo

El típico conductor que se cree Fernando Alonso o Lewis Hamilton. Quiere ser el más rápido saliendo del peaje, realiza adelantamientos al límite y, en definitiva, es un peligro rodante. Pero llega satisfecho a casa después de haber ganado una “carrera” (solo corría él).

2. Conductores cuyo comportamiento cambia al subirse al coche

También se clasifican en 7 categorías y los nombres son para que todos nos entendamos. Las características exógenas se demuestran muy bien cuando hay un accidente leve y se tienen que hacer partes para el seguro. Es el choque más brusco con la alteridad y se ve más claramente la conexión coche-conductor. Vamos a ver los tipos:

2.1. El profesor de autoescuela

Necesita demostrar a todo el mundo que conoce mejor que nadie las reglas de circulación. Ha desarrollado la capacidad de especializarse en este tema y, a la mínima que puede, da lecciones a los demás. Si no las aceptan, se queja de lo mal que va la sociedad. Se produce un efecto similar al que ha producido Twitter: especialistas de salón.

Profesor autoescuela

2.2. El examinador

El examinador, por el contrario, no da lecciones. Te pita y te insulta a la primera de cambio, pero siempre desde la superioridad moral. La cuestión está en que no te deja pasar ni una ni nunca va a tener un mínimo de empatía. Ha convertido su automóvil en su reino, donde todos los demás están supeditados a él. La diferencia con el conductor agresivo es que, fuera del coche, el examinador no se comporta así.

2.3. El corredor

En su vida se siente inferior así que se ha comprado un cochazo e intenta parecerse al conductor competitivo. El resultado suele ser más bien patético, lo que agrava las inseguridades de este tipo de conductor, en un círculo vicioso del que es difícil salir.

2.4. El follonero

El que más temor genera. Salen a la carretera únicamente a buscar víctimas. Al mínimo roce, ya bajan del coche con mala cara y con intención de buscar pelea con el otro conductor implicado. No se puede razonar con ellos, porque el accidente solo era una excusa. Es la matonería sobre ruedas, pero, por desgracia, no es un tipo escaso de conductor. No dudéis en llamar a la policía si os encontráis con uno de estos.

2.5. El reflexionador

El equivalente del amable. El coche le permite un momento de calma en la vida que aprovecha para reflexionar. Cada situación diferente es una oportunidad de crecimiento personal. Cuando hay una discusión utiliza métodos socráticos para llegar a una verdad absoluta. Después el paso a la vida normal se le hace complicado, por lo que suelen gustar de hacer muchos kilómetros sobre el asfalto.

2.6. Alma libre

Ha decidido que el coche es su escapatoria de la sociedad. En carretera, no interactúa con nadie. Si hay algún problema, intenta escabullirse lo más rápido posible como si la cosa no fuese con él. Sus aliados son la naturaleza, los árboles, el cielo, las estrellas… Las personas ya no existen.

Alma libre

2.7. El aislado

Ventanillas cerradas, música de Melendi a tope y los otros coches no existen. Es un tipo relacionado con el anterior, la diferencia radica que el alma libre conecta con el “exterior”, por decirlo de alguna manera, y el aislado se encierra cual tortuga en su caparazón.

Y tú, ¿qué tipo de conductor eres?

Queremos saber qué tipo de conductor sois vosotros. Pero hoy no, mañana. Coged el coche y haced muchos, muchos kilómetros y reflexionad en profundidad. Y si tenéis hijos, preguntadles qué piensan de vosotros como conductores. Solo así os podréis conocer de verdad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies