Las 10 diferencias entre una Scooter y una Moto (explicadas)

Aunque una pueda catalogarse dentro de la otra, lo cierto es que las scooters y las motos están separadas por algunos aspectos técnicos y legales fundamentalmente. Si estás pensando en comprar alguna de ellas, presta atención.
Diferencias scooter moto

La sensación de libertad y las opciones de movilidad que brinda cualquier medio de transporte sobre dos ruedas es algo incomparable, ya sea sobre una scooter, una moto o un ciclomotor. Eso sí, cada uno de ellos brinda unas prestaciones más indicadas para un contexto u otro.

Por esto y otras razones que se van a ver en las próximas líneas, en este artículo de TopDriverZ se van a enumerar las N diferencias entre una scooter y una moto que existen. Dicho esto, si tienes pensado en adquirir próximamente un modelo de alguna de ellas, te animamos a que prestes atención a la información que va a aparecer a continuación para que aciertes en tu compra.

¿En qué se diferencian las scooters y las motos?

Tras la introducción ya hecha, es el momento de pasar a la acción y analizar en profundidad las propiedades y los detalles que separan a una y a otra con el fin de ayudarte si en breves tienes la intención de comprar algún ejemplar de ambas.

1. Transmisión

Por lo general, una scooter tiene una transmisión automática, la cual suele estar acompañada por un cambio CVT (Transmisión Continuamente Variable) que es tendencia en los modelos que han salido al mercado más recientemente. Eso hace que los frenos se encuentren ubicados en el manillar y no haya la necesidad de accionar el embrague para aplicar un cambio de marcha.

Por su parte, en las motos se encuentran tanto transmisiones manuales como automáticas, de forma que lógicamente es frecuente observar la presencia de embragues en el costado derecho. Por tanto, presentan más variedad en ese sentido.

Moto scooter

2. Estructura

La comodidad de conducción que puede disfrutar el usuario en una scooter es, en gran parte, culpa de la presencia de un reposapiés que, sin embargo, brilla por su ausencia en las motocicletas. Esta circunstancia hace que sea necesario montarla antes de ponerse a conducir, algo que es impensable en una scooter puesto que los pies se plantan sobre el cuadro. En las motos se ponen a ambos lados cuando se está en marcha.

El chasis tiene una morfología muy distinta en ambas, de manera que es tubular en una scooter por detrás del punto de soporte al cuerpo del usuario y en una moto convencional se encuentra en el centro y sirve de apoyo al cuerpo usuario mientras que se coloca en posición agachada en el periodo de conducción. La ubicación del motor tampoco es la misma, ya que en una se coloca en la parte posterior y en la otra en la zona media, concretamente por el bastidor con el tanque de combustible encima .

El peso es otra gran diferencia entre ambas, ya que los motores con los que se pueden equipar también pertenecen a distintas cilindradas. En el mejor de los casos, se pueden ver en el mercado scooters con 250 centímetros cúbicos y de 50 cc en los modelos más austeros. Mientras que una moto puede superar con holgura esos 250cc pudiendo alcanzar el doble (500 cc) gracias a las prestaciones de los modelos más sofisticados.

Esto deriva en una diferencia de velocidad punta en favor de las motos, y es que es muy improbable encontrar scooters que puedan alcanzar los 100 kilómetros por hora. Esa cifra es superada con comodidad por parte de ellas ya que suelen ir desde un tope que gira en torno a esa cifra hasta incluso superar a veces los 200 km/h.

El tamaño de las llantas que equipan en los neumáticos es mayor en las motos que en las scooters, si bien en ellas van desde las 16 pulgadas en adelante mientras que en las segundas oscilan entre las diez y esta cifra ya mencionada. Finalmente, el depósito de combustible también es más grande en el caso de una motocicleta. El menor diámetro de los neumáticos hace del comportamiento de las scooters un medio más ágil

3. Edad legal para la conducción

A partir de 16 años, con la obtención del carnet A1 mediante, se puede conducir una scooter con motor de hasta 125 cc. Este permiso de circulación acoge también motocicletas que cuenten con la misma cilindrada. No obstante, para poder manejar otras más potentes y sofisticadas hay que obtener el A2, que requiere por parte del usuario 18 años de edad.

Otros detalles que contemplan cada uno de estos documentos son: potencia máxima de 11 kW (15 CV), relación de potencia/peso establecida en 0.1 kW/kg en el caso del A1, mientras que en el A2 se van hasta los 35 kW (48 CV de potencia) y vínculo de potencia/peso de hasta 0.2 kw/kg. Eso sí, en el caso de este último las motos están limitadas por ley hasta 96 CV.

Moto edad

4. Versatilidad y manejo

Sus dimensiones más reducidas, así como su estructura más simple, hacen de las scooters un medio más cómodo a la hora de conducir, por lo que se posicionan como una excelente opción para moverse por entornos urbanos. Por su parte, las motos con una mayor potencia y velocidad no solamente pueden emplearse para ir de un punto a otro de la ciudad, sino que son muy útiles para llevar a cabo desplazamientos más largos por autopistas y carreteras en general.

Por lo tanto, si lo que se busca es confort únicamente, una scooter es una posibilidad más atractiva para el público, mientras que si lo que se desea es un medio más versátil entonces la motocicleta debe tener prioridad en la mente del usuario.

5. Frenada y distancia de ejes

Por cómo están diseñadas las motos con el motor por delante, la importancia de la rueda delantera es mayor a la hora de frenar que la trasera, mientras que por la posición del piloto en las scooters ocurre exactamente lo contrario, a pesar de que también cuentan con freno de disco delante.

La distancia de ejes es más corta en una scooter, factor esencial para dotarlas de maniobrabilidad y agilidad en escenarios de gran congestión de tráfico. Como es de suponer, este guarismo es mucho mayor en las motos.

6. Rendimiento y autonomía

En este caso, la superioridad de las motocicletas es incuestionable a todas luces gracias a su aspecto mecánico mucho más sofisticado que las scooters, por lo que si se quiere disfrutar de una experiencia excitante a todas luces entonces es preferible optar por una moto. Además, el mayor tamaño de su depósito le permite emprender trayectos más extensos.

Moto autonomía

7. Mantenimiento y seguridad

Derivado de la simpleza de sus componentes mecánicos, el mantenimiento de una scooter es más sencillo y económico que el que requiere una moto. Además, brinda al conductor una mayor seguridad gracias al escudo frontal que le caracteriza, mientras que el carenado de una moto es más discreto y, por tanto, no aporta tanta protección.

8. Estabilidad y compartimentos de almacenamiento

Las motos son más estables que las scooters ya que no son tan sensibles a la acción del viento con la que tienen que lidiar los usuarios en numerosas ocasiones. No obstante, carece de zonas para poder guardar accesorios como el casco y demás objetos que pueden ser necesarios para el conductor, a no ser que se decida adquirir un pequeño baúl para la zona trasera o unas maletas para colocar en los laterales.

Por su parte, mientras que las scooters sí que ofrecen esa posibilidad y elementos de serie, por lo que no hay que adquirirlos posteriormente ni pagar una cantidad de dinero extra por ellos.

9. Variedad y marcas

Naked, motocross, enduro, Grand Prix… La variedad de modelos de motocicleta que se puede ver en el mercado es mayor que los de scooter ya que la morfología que presentan y el propósito que pueden cumplir puede no tener nada que ver con las de su oponente en estas líneas.

Las marcas más ilustres de una y otra también son distintas: Honda, Yamaha, KTM, Kawasaki son solo algunas de las que marcan el paso en las motos. En el otro bando hacen lo propio Vespa, Piaggio, Kymco y Aprilia. No obstante, cada vez las grandes firmas de las dos ruedas apuestan por fabricar y ofrecer en el mercado scooters.

10. Precio

Dado que los costes de producción de una y otra son mucho más elevados en el caso de las motos, su precio lo es también en esa medida. Y es que los modelos más sofisticados pueden costar millones de euros incluso, lo cual es impensable en una scooter, que en el peor de los casos su precio puede estar cerca de los 20.000 €.

Por lo tanto, esto hace que el público más joven e inexperto en el pilotaje apueste por una scooter mientras que el target más experimentado y con un poder adquisitivo mayor se decantarán por una moto si su economía se lo permite y si buscan disfrutar de la experiencia que brinda el recorrer rutas fuera de la ciudad.

Scooter precio

En definitiva, ¿qué tengo que elegir?

Si lo que buscas es un medio de dos ruedas con el que moverte a tu antojo por la ciudad o por el pueblo y sin tener que rascarte el bolsillo en exceso por ello, entonces no cabe duda de que te conviene una scooter. No obstante, si eres un auténtico apasionado de las motos que dedica su ocio a salir de los entornos urbanos con los amigos, o incluso ir a circuitos a testear la velocidad y demás, entonces quédate con una moto.

Ojalá que este post sobre las 10 diferencias entre una scooter y una moto hayan puesto un poco de luz en tu cabeza y te haya facilitado esa decisión que tanto estás meditando.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies