¿Cuánto cuesta pintar una moto?

Los kilómetros recorridos a lo largo de la vida útil de una moto pasan factura. En relación, muchos motoristas deciden acudir a un centro especializado para pintarla y cubrir todos los desperfectos.
Cuánto cuesta pintar moto

Si hay algo cierto en esta vida es que el tiempo es inexorable. ¿Qué quiere decir inexorable? Que no se puede evitar, eludir o detener. En consecuencia, cuando una moto ya tiene sus años, o ha sufrido algún tipo de impacto o rozadura, es hora de plantearse seriamente la opción de pintarla.

Incluso los motoristas más cuidados se ven sometidos al implacable paso del tiempo y el kilometraje: la pintura se desgasta y aparecen pequeñas grietas. En definitiva, aparecen claros signos de fatiga. Por otro lado, pintar una moto también puede deberse simplemente a un cambio estético planeado por el motorista.

No obstante, es bastante común el desconocimiento del coste de pintar una moto, ya sea porque no es algo muy habitual o por simple desinterés. De ahí que existan muchos motoristas que se lleven las manos a la cabeza al oír el precio final del proceso de pintar una moto. Pero, ¿a qué se debe esta sorpresa? El desconcierto se debe, en parte, a que los motoristas no son conscientes del número de detalles y componentes que tiene una moto y, por lo tanto, todo ello hace que la mano de obra sea mucho más cara ya que se necesita tiempo para hacer un buen trabajo.

¿Cómo se pinta una moto? 4 puntos clave (a manos de un profesional)

Antes de hablar de lo que cuesta pintar una moto, es importante entender cuál es el proceso que se lleva a cabo para justificar el coste. No sirve de nada decir un precio sin entender de dónde viene. Por lo tanto, en el precio de pintar una moto va a influir: el tamaño, el tipo de pintura, el centro especializado en donde se pinte y si se va a pintar entera o sólo alguna pieza (como el depósito, el carenado o el chasis).

En definitiva, el proceso de pintar una moto no es sencillo, los especialistas van a necesitar lijas, pistolas de pintura, barniz, compresores de aire y accesorios para protegerse de la agresividad de los productos (además de realizarlo en un espacio adecuado). Por ello, nuestra recomendación es acudir a un centro especializado y dejar los intentos caseros de lado. Vamos a ver en qué consiste pintar una moto.

1. Desmontar la moto

Para pintar hay que desmontar, de eso no cabe duda. Ahora bien, ¿hay motos más fáciles de desmontar que otras? Sí, las motos que carecen de sistemas electrónicos son las que más facilidades ponen a la hora de ser desmontadas, en relación, las automáticas al carecer de caja de cambios y de embrague, también ofrecen más facilidades.

Independientemente del nivel de dificultad, las piezas deben quedar a muy buen recaudo a la hora de ser guardadas, ya que perder cualquier elemento de sujeción impedirá que el profesional rearme la moto como es debido una vez pintada.

Desmontar moto

2. Limpiar y lijar bien todas las piezas

Una vez desmontada, se procede al proceso de limpiado y lijado. Antes de pintar, las piezas deben estar perfectamente limpias y sin restos de grasa, ¿por qué? Porque si no quitamos cualquier resto incrustado, se van a quedar y se verán (aún más) después de pintar. Sucede lo mismo con las pegatinas, si el profesional se olvida de quitarlas, estas se verán marcadas una vez pasada la primera capa de pintura y, desde nuestro punto de vista, es algo que queda realmente feo.

En consecuencia, limpiar y lijar bien todas las piezas es quizás el punto más importante de todo el proceso, ya que tras la primera capa de pintura, todas las imperfecciones saldrán a la luz. De ahí, que el desencadenante de un mal acabado, sea unas piezas con restos de grasa y mal lijadas.

3. Pintar la moto (bicapa, tricapa o cuatricapa)

Si bien el punto anterior es el más importante para el acabado final, la revisión del mismo es esencial para no cometer ningún error, así que si no es necesario rellenar con masilla ninguna imperfección, el centro ya podrá proceder a pintar la moto.

En relación, existen tres opciones de acabado. Vamos a verlos.

3.1 Acabado monocapa

La pintura monocapa es la más simple y económica. Sin grandes lujos ni pretensiones, este tipo de acabado se mezcla con un catalizador y se diluye, ofreciendo así en el mismo pasado, protección y color. Por esta razón, se trata del sistema más rápido y económico.

Sin embargo, no ofrece grandes lujos ni efectos, es decir, al proporcionar el brillo la propia pintura sin necesidad de la capa de barniz, ya dispone de una menor variedad de colores y de efectos. Además, al no aplicar barniz, el acabado monocapa brinda una menor resistencia al desgaste y al paso del tiempo.

3.2 Acabado bicapa

Su nombre se debe a que el pintado se hace en dos capas, es decir, primero se aplica el color y posteriormente se aplica una capa de barniz para dar el acabado (a elección del cliente) y la dureza final (resistencia al paso del tiempo). Con el acabado bicapa podrás conseguir colores sólidos, metalizados y perlados, es la opción más usada y rentable calidad precio en el mercado automotriz.

Pintura moto

3.3 Acabado tricapa

La necesidad de los fabricantes de vehículos, tanto motos como coches, de hacer que sus modelos destaquen por encima de los demás, los ha llevado a adentrarse en el mundo de las tendencias en materia de color. Buscando de esta manera, la manera de satisfacer al cliente con carrocerías con efectos llamativos y complementos que eleven sus diseños.

Por consiguiente, los profesionales encargados de pintar y los fabricantes de pinturas, satisfacen estas necesidades desarrollando pigmentos rompedores con reflejos especiales y creando sistemas de pintura de múltiples capas para crear efectos de gran profundidad.

Dicho esto, el acabado tricapa consigue acabados más llamativos y luminosos. Para lograrlos, se aplican pinturas de acabado en tres niveles diferentes:

  • Capas de fondo: base de color, normalmente blanco.
  • Capa de efecto: otra base de color, normalmente se utiliza el perlado o el translúcido para crear un efecto de profundidad.
  • Capa de barniz: al igual que el acabado bicapa, da el brillo y la resistencia necesaria para mantener el color.

Cuando se produce un efecto visual que comporta un cambio de tonalidad en relación a cómo observamos la carrocería; esto es debido al sistema de pintado tricapa, es decir, la tonalidad del color varía según el ángulo desde el cual estemos observando la moto. Normalmente, este tipo de acabado se asigna a modelos premium.

4. Barnizar y volver a montar la moto

Una vez realizada la mano de chapa (lijado) y una pintura con el acabado que elegido, es obligatorio el barniz final para otorgar durabilidad y resistencia al acabado. Cuando la pintura esté seca junto al barniz, los profesionales procederán a montar la moto.

Entonces, ¿cuánto cuesto pintar una moto?

El coste que implica pintar una moto varía en muchos factores: el tipo de moto, el tipo de acabado, los detalles que quieras añadir, etc. Sin embargo, otra opción es hacerlo cada uno por su cuenta, es decir, de forma casera. Desde TopDriverz recomendamos acudir a un taller especializado en chapa y pintura para realizar el proceso, ya que como hemos visto, pintar una moto va más allá de pasarle una capa de pintura, lo que implica en caso de hacerlo por nuestra cuenta un alto grado de experiencia y mucha confianza.

Por ello, la mayoría de trabajos de pintura de una moto parten de un mínimo de 300€ y un máximo de 1.500€. Y, ¿A qué se debe esta diferencia tan significativa? El precio final depende de varios factores, al fin y al cabo, pintar es el punto más corto de todo el proceso, por lo que si la motocicleta tiene que ser tratada antes de pintarla, el precio total se encarece. Por no decir si el trabajo es personalizado, en este caso, son mucho más caros que los regulares.

En relación, el lijado es un punto determinante que afecta directamente al precio: si el lijado requiere de un laborioso trabajo manual y lleva mucho tiempo de mano de obra, el precio sube. De ahí que el coste siempre ascienda cuanta más preparación requiera la motocicleta antes de pintarla.

En definitiva, si deseamos ajustarnos a un precio razonable, podemos considerar quitar el tanque y los carenados de nuestra moto. Estas partes acostumbran a ser las que mayor tiempo de trabajo de pintura necesitan, por lo que quitarlas y pintarlas a mano, puede ser una buena idea (si sabes hacerlo). Por ello, comprueba que de verdad sabes hacer esto separando y reinstalando las partes de nuevo. Además, para intentar reducir aún más el precio, procure preparar la moto (lijado, limpiado y masillado) antes de acudir a un profesional. Hacer parte de la preparación como por ejemplo: llevar las piezas por separado. Puede ahorrarnos una cantidad elevada de dinero.

Pintar moto
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies