Los 10 tipos de Diésel (y sus características)

El diésel es uno de los combustibles más empleados por los usuarios y se somete a clasificación en este nuevo artículo. No obstante, no todos valen para el mismo tipo de vehículo.
Tipos diésel

Junto a la gasolina, el diésel es uno de los combustibles más empleados en el seno del funcionamiento mecánico de un coche. Y eso que, como hemos dicho en otras ocasiones, la industria de la automoción está cambiando a pasos agigantados en materia de sostenibilidad, una idea que parte precisamente de la alimentación que han de recibir nuestros amigos de las cuatro ruedas.

No obstante, dado que sigue estando presente en el mercado y además con cierta notoriedad, en este nuevo post de TopDriverZ vamos a enumerar los distintos tipos de diésel diferentes que se pueden emplear para dotar a un coche de energía a la hora de emprender sus distintos trayectos de conducción.

¿Qué clases de diésel existen?

Tras esta breve introducción es la hora de pasar a la acción y analizar en profundidad las distintas tipologías de gasoil que el conductor puede encontrarse tanto en las estaciones de servicio como en las fichas técnicas de los vehículos. No obstante, es preciso saber que en la composición de los que se van a ver se pueden apreciar cantidades diversas de cetano, que es uno de los principales factores de diferenciación.

El cetano indica que la combustión se produce de una forma más rápida conforme su índice numérico sea mayor, lo cual se traduce en un menor ruido generado y menos emisiones emitidas hacia la atmósfera. También implica mayor capacidad detergente, que quiere decir que va a ensuciar en menor medida las válvulas y los inyectores del motor. Eso resulta finalmente en una menor presencia en los gases de escape.

1. Diésel A

Es aquel que está presente entre las opciones de repostaje de una gasolinera que se le ofrecen al usuario que acude a ellas. A su vez, se subdivide en normal y premium. Este último recibe distintas nomenclaturas en función de la compañía que se trate: e+10 en Repsol y Óptima en Cepsa. Como se puede deducir, contiene mejores propiedades que el convencional. Su índice de cetano es 51.

El gasóleo o diésel A tiene el privilegio de contar con más calidad que el resto que se van a ver después a lo largo de las próximas líneas. Esto ocurre porque su proceso de refinamiento del petróleo es mayor, a parte de que dispone de aditivos adecuados para brindar día a día unas mejores prestaciones a los coches que se nutren de ellos y, de paso, reducir las emisiones contaminantes. Hay que decir que su parafina no llega a solidificarse cuando trabaja a bajas temperaturas. Está pensado para coches que transporten personas. Entre sus subtipos se encuentran:

1.2. Diésel A+/Plus/Premium

Con un motor más limpio y una combustión de mejor calidad, la mejora que aporta está ligada a una extensión del rendimiento óptimo mostrado por el mismo, así como a un consumo menor pudiendo ahorrar entre un dos y un cinco por ciento. Esto es gracias a unos aditivos concretos que incorpora y al índice de cetano 55 que le caracteriza.

Se puede mezclar con el diésel convencional por regla general, a menos que el coche empleado para ello tenga unos cuantos años y sea antiguo. Eso sí, la lubricación del “normal” es mayor y su vida útil es más extensa por ello aunque ello le penalice en escenarios fríos en el momento de arrancar. Todo esto es producto de su viscosidad.

Diésel a

1.3. Biodiésel

Se distingue por ser un combustible más limpio en lo que respecta a las emisiones que emite e incluso tiene la capacidad de acabar con las impurezas que se acumulan en el interior del depósito. Sin embargo, tan solo puede congeniar con un motor diésel estandarizado si se lleva a cabo una serie de modificaciones ya que se congela a bajas temperaturas y, de esta forma, pueden sufrir corrosiones las juntas que se encuentren en el seno de materiales más consumidos.

Por lo tanto, es recomendable evitar exponerlo a temperaturas bajo cero salvo que se cuente con un depósito añadido de petrodiésel del que echar mano hasta que el motor finalmente entre en calor. En consecuencia, para que un coche diésel pueda desenvolverse adecuadamente junto a biodiésel puro y duro, hay que poner un depósito extra, ejecutar cambios en las líneas de combustible, así como en los inyectores, y sustituir cualquier goma del motor.

1.4. Diésel 1D, 2D y 4D

Los números que le acompañan indican la densidad que presenta el combustible, siendo el 1D más recomendable para lidiar con climas fríos, el 2D para convivir en unos más cálidos y el 4D tiene un propósito más enfocado a la maquinaria industrial puesto que están integrados por motores de baja velocidad.

2. Gasóleo B o bonificado

Es aquel que se emplea por parte de maquinaria agrícola, su principal diferencia respecto al A es que contiene una mayor dosis de parafina en su composición, así como una menor cantidad de aditivos. Esto hace que no se pueda emplear por parte de motores que se integren en coches, motos y demás vehículos que transportan a pasajeros.

Optimiza el funcionamiento de motores equipados por tractores, remolques y embarcaciones pesqueras, entre otros tipos de maquinaria. Como detalle, hay que indicar que goza de mejor fiscalidad ya que supone menos impuestos y está bonificado por Hacienda, de ahí que sea más económico y cuente con una regulación. Es fácilmente identificable gracias a su color rojo, lo cual es otra de las peculiaridades que le distingue del resto.

Como curiosidad, hay conductores que han suministrado alguna vez este combustible a su coche, justificando esa acción en la escasa diferencia de prestaciones que existe (que es cierta verdaderamente). Sin embargo, esta triquiñuela es sancionada con multas que pueden alcanzar hasta los 3000 €, así que mejor evitarse problemas con esto.

Diésel b

3. Gasóleo C o gasóleo de calefacción

Como habrás podido suponer, es el que empleamos para la calefacción de nuestro hogar, además está totalmente prohibido para usarse en vehículos. Es el de peor calidad ya que, en caso de echar mano de él para coches, puede ocasionar problemas muy severos a su estructura mecánica. Es el más económico, el menos refinado y el que contiene menos aditivos

Su empleo doméstico se debe, por un lado, a la alta presencia de parafina en su composición y, por otro, a que no se inflama a temperatura ambiente, por lo que es el más seguro desde este punto de vista. Al igual que el diésel B, tiene prohibido su suministro en vehículos y, en caso de que un usuario decida hacerlo, se enfrenta a multas que pueden alcanzar la misma cuantía que en el caso del B: 3000 €.

Gasóleo c

4. Otros tipos de diésel

Cuando vamos a repostar podemos encontrar también otras clases de este combustible, como el B7, el B10 y el R33 también conocido como el gasóleo azul, ademásdel B20.

4.1. Diésel B7 y B10

Entre los dos primeros la diferencia reside en la cantidad de biodiésel que disponen en su composición: en el caso del primero un 7 % como su nombre indica y el segundo hace lo propio con hasta un 10 %. Por otra parte, el resto de lo que están compuestos ambos es simplemente gasóleo que deriva del petróleo. Eso sí, mientras que el B7 es más transversal y no se cierra a ningún tipo de coche en concreto, el B10 está más preparado para aquellos modelos que contienen algo más de potencia de motor, e incluso algunos eminentemente agrícolas.

4.2. Diésel R33

El R33, por su parte, apareció hace un par de años como un gasoil menos contaminante y más limpio sin perder todas las virtudes que siempre han caracterizado a este tipo de combustible. Hay quien asegura que emite hasta un veinte por ciento menos de dióxido de carbono si se compara con el gasóleo más convencional. Esto ocurriría porque emplea, en palabras de sus creadores, hasta un tercio en su composición de residuos y parafinas que tienen su origen en el aceite de cocina ya usado.

Detrás de esta idea andan varias marcas muy reconocidas en el mundo de la automoción, como Volkswagen, la cual ha llevado a cabo varias pruebas repostando su flota de vehículos en las estaciones de servicio de Wolfsburgo, así como una operación a modo de experimento en la planta que tiene ubicada en Salzgitter (Alemania) para poder comenzar a producir en serie dicho biocombustible.

Diésel r33

4.3. Diésel B20

También hay otro que se llama B20, que está conformado en un 80 por ciento de diésel regular y el 20 por ciento restante es biodiésel. Puede mezclarse sin problema con B10 para alimentar a un motor que funcione con este combustible, ya que no requiere llevar a cabo ningún tipo de modificación sobre este y, de hecho, hay estaciones de servicio que ofrecen esta opción de repostaje.

El diésel de azufre ultra bajo también se puede encontrar. Dispone de alrededor de 20 partes por cada millón de azufre que lo compone. Este hecho reduce las emisiones de gases tales como el óxido de nitrógeno y de hollín que puedan resultar de la actividad del motor.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies