¿Cuánto cuesta reparar una fuga de anticongelante?

El anticongelante es el componente que da al motor lo que necesita para poder trabajar a fondo mientras que el usuario está al volante. Sin él, se sobrecalienta y deja de funcionar. Pero, ¿cuánto nos puede costar su reparación?
Cuánto cuesta reparar fuga anticongelante

El líquido anticongelante, también llamado refrigerante, es el responsable de que el motor se encuentre en todo momento a una temperatura óptima durante el tiempo que se mantiene en funcionamiento. En el caso de que bajara su nivel de presencia, o que llegara a vaciarse, la consecuencia más inmediata es el sobrecalentamiento de su socio y, a su vez, que deje de funcionar de un momento a otro.

La solución es más que evidente: llevar el coche al taller lo más pronto posible. No obstante, antes de nada conviene saber el precio aproximado que supone la reparación de una fuga de anticongelante, así como las razones que pueden provocarla. En este nuevo artículo de TopDriverz se va a tratar de responder a la primera de estas dos dudas: ¿cuánto cuesta reparar una fuga de anticongelante? Si te ha ocurrido hace poco, o simplemente quieres hacerte una idea por si te pasa en un futuro, te animamos a seguir leyendo. Sin embargo, conviene saber primero por qué puede suceder.

¿Qué puede provocar una fuga de anticongelante?

Hay varias posibilidades a la hora de hacer un diagnóstico certero sobre por qué se ha producido.

1. Mecanismo limitador de la tapa del depósito estropeado

Una de las más comunes es que el mecanismo limitador de la tapa del depósito se encuentre estropeado, lo cual hace que el líquido se evapore. En este supuesto, tan solo hay que reemplazar dicha tapa por otra nueva y listo. Este pequeño elemento aguanta la presión generada por el radiador, y cuando es demasiada pasa lo ya comentado. Con el paso del tiempo se ve mermada.

Anticongelante tapa

2. Agujeros en el radiador

El radiador se encuentra en la parte delantera del motor, por lo que es propenso a sufrir daños. El desgaste al que puede verse sometido puede desembocar, a su vez, en orificios localizados a lo largo de su estructura por los que sale el líquido anticongelante. Eso mismo puede ocurrir en la junta de sellado ubicada entre el ya mencionado radiador y el tanque, así como en las mangueras ya que se deterioran con el paso del tiempo.

Para aguantar unos minutos o unas horas, se puede echar mano de unos líquidos tapafugas que pueden detener la fuga siempre y cuando ésta sea pequeña, ya que se solidifican mientras permanecen en contacto con el aire. De lo contrario no es aconsejable al no poder cumplir esa función correctamente.

Dicho todo esto, la mejor solución es dejar que se enfríe el automóvil, desconectar la batería, desaguar el anticongelante de todo el sistema, quitar el tapón de la parte inferior, hacer lo propio con las mangueras que le comunican con el motor, el termostato, el ventilador y los tornillos sustentantes del radiador al soporte. Tras todo ello, se quita el viejo para poner el nuevo, de manera que se instala el nuevo sistema, se llena el radiador de líquido y se enciende el motor.

3. Fuga por los tapones

Tanto el radiador como varias partes del circuito de refrigeración que presentan algunos coches tienen tapones. En el caso del primero, puede verse aflojado por el tiempo que ha pasado y las vibraciones que se han ido produciendo. En el caso de los segundos, su tarea es purgar el aire y también es susceptible de sufrir este problema por el transcurso del tiempo.

4. Se solapa la junta de culata

Esta integrante tiene la responsabilidad de mantener separados el aceite y el anticongelante. Desafortunadamente, los daños que pueda presentar se producen normalmente de manera interna, por lo que es más difícil percibir que está fallando. No obstante, también es posible apreciar el líquido en el aceite del motor o viceversa. Si se nota que hay gotas fuera del motor es sinónimo de un fallo complicado.

5. Daños en la bomba de agua

La bomba de agua es la que tutela la trayectoria que recorre el anticongelante por el sistema de refrigeración. Está sujeta a una correa conectada al cigüeñal del motor, aunque esta zona está expuesta a una posible corrosión que, como consecuencia, desencadene fugas. En caso de que este elemento no funcione correctamente, el líquido no fluye como debe y el motor se sobrecalienta.

6. Avería en el tanque de expansión

Este envase plástico acoge al líquido refrigerante y se encuentra conectado al radiador a través de una manguera, al cual suministra el fluido. Sin embargo, como el material del que se compone va perdiendo propiedades a medida que pasa el tiempo, pueden tener lugar grietas y fisuras que sean el inicio de un goteo. Lo mismo puede tener lugar si la manguera se deteriora y presenta fugas.

Detallados todos los posibles porqués, es el momento adecuado para esclarecer el coste económico que puede implicar el arreglo de una fuga de anticongelante

7. Fuga en los manguitos

Los manguitos son unos conductos cilíndricos que tienen como función transportar el líquido refrigerante desde el motor hacia el radiador. Al igual que otros componentes ya citados y explicados, no es ajeno a las fugas. De hecho, las puede sufrir de varias maneras.

La más leve puede derivar de que esté mal apretado uno de ellos, para lo cual hay que sustituir las abrazaderas por otras nuevas y echar mano de unos alicates para ponerlas. También puede resultar fisurada, para ello hay que añadir otro del mismo material y con dimensiones adecuadas. Hay que decir que conviene sacar todo el aire del circuito purgando el anticongelante del circuito de refrigeración, ya sea una fisura o la abrazadera, para que no salga todo durante la reparación de la avería.

No obstante, en un contexto de emergencia, si dicha fisura la sufre un manguito del circuito de refrigeración, se puede recurrir a una cinta adhesiva para tapar y, de esta manera, evitar que pierda más líquido. En el supuesto de que en esa situación se haya aflojado la abrazadera, hay objetos que pueden ayudar, como el pasador de la cinta de una mochila.

Fuga anticongelante

¿Cuánto hay que pagar para arreglar una fuga de anticongelante?

Esta pregunta tiene varios matices, ya que la cuantía depende de la parte concreta que se deba someter a reparación. Si es, como se ha comentado al inicio de estas líneas, la tapa del depósito lo que ha sufrido daños, tan solo hay que sustituirla por otra y listo, por lo que el precio a pagar es muy pequeño. Algo parecido ocurre si hay un manguito mal apretado, ya que poner unas abrazaderas nuevas haciendo uso de unos alicates y kits pensados para distintas medidas cuesta solamente diez euros.

Si el problema ocurrido aquí deriva en algo peor puede alcanzar los 60 euros, una cantidad que puede verse notablemente incrementada si se produce en el radiador, ya que puede estar tasada en 200 euros e irse hasta los 300 si hay que reemplazarlo, aunque esto también está sujeto al modelo que sea. La junta de culata es más cara de reparar, ya que puede superar los 1.000 euros.

Pagar mecánico

Soluciones de emergencia ante una fuga de anticongelante

Imagina por un momento que estás volviendo a casa tras un viaje o que estás yendo de camino al trabajo. En cualquiera de estas dos situaciones hay que actuar con rapidez en el caso de que tengamos el problema que protagoniza este artículo. Lo más aconsejable a bote pronto es tratar de reponer el nivel de este líquido por el circuito, pero en los supuestos tratados es más viable optar por agua destilada para salir del atolladero de forma temporal.

Es conveniente hacer varias paradas para revisar el nivel de anticongelante, aunque esto depende de la distancia que se tenga que recorrer. En el tiempo que dure la detención es aconsejable quitar la tapa del radiador para que, de esta forma, baje la temperatura del motor y se eviten quemaduras.

Otro remedio casero puede llegar de la mano de unos huevos, sí como lees. Puede ser una buena alternativa ante una fuga inminente del líquido que habita en el radiador. El procedimiento a seguir es el siguiente: dejar que el coche se enfríe, desenroscar la tapa del radiador, abrir dos huevos y echarlos en su depósito. Conforme se vayan cocinando, la presión del fluido los empezará a expulsar gracias a los orificios. Durante el tiempo de obstrucción, los huevos detendrán la fuga. No obstante, hay especialistas que no los recomiendan, pero existen aditivos en el mercado para estos casos.

Soluciones fuga anticongelante

Cómo evitar una fuga de anticongelante

A veces la mejor solución a un problema es evitándose, y esto se cumple relativamente en el caso que nos ocupa. Portar una garrafa de anticongelante o de agua en el maletero para, posteriormente, rellenar el nivel cuando se necesite puede ser una buena idea. No obstante, es preciso aclarar que hay que recurrir a ellas única y exclusivamente en caso de emergencia y no convertirlas en costumbre.

Una de las señales más frecuentes que emite el coche para demostrar que ha sufrido una fuga es que expulsa, por medio del escape, un gas blanco y denso. Otra puede ser la localización de manchas en la superficie justo debajo del vehículo o que en el radiador aparezcan unas manchas blancas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies