Las 11 averías de coche más comunes (y cómo detectarlas a tiempo)

Si queremos mantener el coche en buen estado, es necesario conocer a qué tipo de averías nos podemos enfrentar y así anticiparnos a ellas. No hace falta ser mecánico, sino leer este artículo con las averías automovilísticas más comunes.
Averías coche más comunes

Parece que en este mundo superespecializado saber de otros temas que no sean los que has estudiado sea algo de mal gusto, pedante o de cuñado. Solo somos conductores, no mecánicos y, por tanto, tener conciencia de los problemas de nuestro vehículo está fuera de lugar, ¿no? Pero hay un instinto de curiosidad en vuestro interior que os ha impulsado a entrar en este artículo. Hay algo que os dice que es necesario saber las averías más comunes que puede sufrir nuestro coche, porque si las detectamos a tiempo, evitaremos males mayores, como reparaciones carísimas o problemas de seguridad.

¿Cuáles son las averías automovilísticas más habituales?

En templo del oráculo de Delfos, una inscripción decía: “conócete a ti mismo”. A veces, intentamos saber muchas cosas, pero lo desconocemos todo sobre nosotros, lo cual nos complica la vida. En Topdriverz adaptaremos la sentencia de la sabiduría griega y diremos: “conoce tu coche”. Porque si nos limitamos a conducir o a saber programar la radio, el día que tengamos un indicio de avería, no la vamos a detectar.

Esto implica que el problema se irá haciendo cada día mayor o, peor incluso, imaginad un problema en los frenos: ¡podríamos sufrir un accidente grave! Hemos consultado a expertos mecánicos y estas son las 11 averías que más detectan:

1. Airbags

Actualmente, un piloto nos alerta de si hay algún problema con los airbags. Una colisión sin que se activen va a resultar fatal, así que es necesario ir rápidamente a un taller para que revisen el sistema. Hay ocasiones en que simplemente existe un fallo en los sensores o en la conexión a la centralita; lo más usual (y peligroso) es que haya perdido la conexión eléctrica.

Podemos mirar si las conexiones de debajo los asientos están correctamente conectadas. De no ser así, el mecánico se lo tendrá que mirar. Se recomienda cambiar los airbags cada 10 años.

Avería airbag

2. Barra estabilizadora

Es importante que los cojinetes de la barra estabilizadora no se deterioren, porque, si pasa, empezarás a notar que la conducción empieza a ser más complicada. Si se rompen las varillas que se ajustan a las barras de control inferiores del coche, tendrás muchos problemas para realizar las curvas.

El coche girará más en la dirección de la varilla rota y puede que sientas que el coche va a volcar en cualquier momento. Además, habrá problemas en el frenado, problemas de desgaste de los neumáticos y oiremos ruido en la zona de la varilla rota (esta señal nos pondrá en alerta).

3. Catalizador saturado

Esta avería se produce cuando se acumula una gran cantidad de gases sin quemar en el catalizador y éste no los puede eliminar completamente. El principal problema es que el coche empezará a contaminar mucho y, evidentemente, no puedes pasar la ITV en este estado. En los coches de gasolina suele pasar cuando usamos el coche para trayectos cortos a bajas revoluciones o porque las bujías están en mal estado.

En los diésel, si hacemos trayectos cortos por debajo de las 2.000 revoluciones. En principio, un piloto se nos activará indicando la avería: el mecánico nos solucionará el problema. Para pasar la ITV, se recomienda circular media hora antes con revoluciones altas.

4. Corrosión de la carrocería

Existen dos tipos de corrosión en la carrocería: la interna y la externa. Los coches actuales han sido mejorados para evitar este problema, pero, si dejamos el coche en la intemperie durante mucho tiempo o no lo lavamos bien, vamos a estar expuestos a él. La corrosión interna es más problemática porque no se ve y puede acarrear consecuencias peores; se puede deber a condensaciones de agua en el interior de cavidades.

La externa es la oxidación de la chapa. No solo se trata de una cuestión estética, sino que, si dejamos que la corrosión avance, nos va a afectar otras partes del coche. Se recomienda, pues, lavar y encerar el coche con frecuencia y reparar los golpes con presteza.

Corrosión carrocería

5. Pastillas de freno

Atentos a los siguientes síntomas: el freno empieza a chillar cuando frenas, el pedal se ha reblandecido, el recorrido del freno se alarga, el pedal está muy duro o se encienden los testigos de los frenos o de los líquidos de los frenos. Cada uno de ellos nos indica que tenemos un problema en el sistema de frenada.

Puede ser que toque cambiar la pastilla, puede ser que tengamos una fuga de líquido de frenos o puede ser que tengamos un problema en los discos. No hay que esperar más e ir rápidamente al mecánico para que nos solucione la avería (las pastillas, las podemos cambiar nosotros si sabemos cómo hacerlo). Está en juego nuestra seguridad.

6. Distensión del freno de mano

Que el freno de mano no funcione bien puede dar lugar a situaciones muy "divertidas" como que el coche aparcado se nos vaya cuesta abajo. La distensión puede pasar, pero no es un problema grave: simplemente si vemos que el recorrido de la palanca es demasiado largo, eso quiere decir que el cable está destensado.

Entonces, hay 2 opciones: o bien lo llevamos al mecánico o bien lo hacemos nosotros mismos, elevando el coche con un gato y localizando los cables del freno (se encuentran en las ruedas traseras); allí veremos unas varillas y una tuerca de ajuste. Apretamos la tuerca, no al máximo, y en el freno de mano buscamos la contratuerca y también la ajustamos.

7. Problema eléctricos

Los problemas eléctricos también son muy comunes. Son muy molestos, pero fáciles de solucionar. Las 5 principales averías son las descargas de la batería (la podemos recargar con las pinzas y otro vehículo), fallos en las conexiones de las bujías (el coche tendrá dificultades al arrancar y gastaremos más combustible), los fusibles quemados, fallos en la correa del alternador y problemas en las bobinas.

Si vemos que se nos activa algún testigo o que el coche no arranca, evidentemente tendremos que pasar por el taller, donde lo más probable es que nos aconsejen cambiar la pieza averiada, excepto en la descarga de la batería.

Avería eléctrica

8. Problemas electrónicos

Ahora los coches son mucho más complejos y disponen de un amplio sistema electrónico que controla distintos aspectos del funcionamiento del vehículo. Es difícil determinar por qué falla, pero nos puede dar un disgusto. Veremos que se nos activa un testigo indicando que algo falla o bien veremos que algún elemento que depende de la electrónica no funciona.

En primer lugar, se recomienda apagar y volver a encender el coche, pero, si no se arregla el problema, tendremos que pasar por el taller y asegurarnos que son eficaces en solucionar este tipo de situaciones. A veces, el equipo falla de serie y se hace difícil encontrar una solución.

9. Fuga de refrigerante

Existen distintas causas para la fuga de refrigerante. En primer lugar, tenemos el deterioro de las mangueras; después, que el radiador tenga grietas, que la bomba esté desgastada y que la junta de la culata esté rota. Este tipo de fugas se detectan en las revisiones periódicas, pero con los siguientes síntomas también lo podemos ver: se nos activa el testigo de sobrecalentamiento, sale humo blanco del coche (normalmente al arrancar) o observamos directamente un goteo.

Cada causa tiene una solución distinta, así que lo mejor será acudir al mecánico para que nos arregle el problema. Recordad que el refrigerante sirve para que no se sobrecaliente el motor y tenga un fallo.

Fuga refrigerante

10. Fugas de la dirección

Actualmente, la mayoría de coches funcionan con una dirección con cremallera con dirección asistida. La dirección se facilita, pero el sistema se vuelve más complejo. Y se pueden producir fugas del líquido de la dirección. Hay 3 causas que pueden producir una fuga: se agrietan los conductos de caucho, se aflojan las conexiones y las juntas pueden padecer algún problema.

Si vemos un goteo de un líquido rojo o rosado o olemos a aceite quemado, es que tenemos una fuga. En estas situaciones, es peligroso girar el vehículo, así que tendremos que parar. La mejor opción en esta avería es cambiar toda la cremallera, porque arreglarla es muy caro y dificultoso.

11. Rodamientos

Oímos un ruido continuado y metálico. Notamos que la dirección tambalea. Vemos un desgaste desigual de los neumáticos. La conclusión: los rodamientos están en mal estado y esto podría provocar que perdiéramos la rueda. Las causas principales son un desequilibrio en los neumáticos, que los componentes de la suspensión estén gastados y las ruedas tengan un perfil bajo y un alto rendimiento. Aunque se puede realizar la reparación en casa, es mejor que se encargue alguien especializado.

Estas son las averías principales; existen muchas otras que esperamos que no os afecten. En todo caso, recordad que, si notamos algo raro en el coche o se nos enciende un testigo, tenemos que parar y evaluar el problema antes de continuar.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies