ç

Los 4 tipos de Tracción en un coche (y cuál te conviene más)

Esta propiedad tiene una gran responsabilidad en la experiencia de conducción que disfruta el usuario al volante, así que es muy importante conocer sus entresijos. Veamos cómo se clasifica la tracción de un vehículo.

tipos-traccion-coche

Cuando se adquiere un determinado coche, lo que más se valora al fin y al cabo es la experiencia que proporciona el hecho de conducirlo. Lo material hace tiempo que pasó a un segundo plano a la hora de juzgar la calidad de un producto porque llega un momento en el que el color se puede desgastar, perder encanto de por sí o porque también un determinado elemento se tiene que reemplazar. Mientras que lo que se siente es para siempre.

En la estructura mecánica hay un elemento que es especialmente importante a la hora de determinar cómo ha sido de satisfactorio ese tiempo que se pasa al volante. Estamos hablando de la tracción y de ella y sus tipos vamos a hablar en la nueva entrada de TopDriverz. En las reseñas de los modelos que publicamos siempre hacemos referencia a este término, pero no entramos más en detalle, por lo que esta es una gran oportunidad.

¿Qué clases de tracción puede tener un coche?

Tras esta introducción más extensa de lo que acostumbramos, es el momento de ir al turrón e ir desgranando los distintos tipos de tracción que nos podemos encontrar en un vehículo. No obstante, para garantizar una mejor comprensión de todo esto a los que nos leéis, conviene definir con exactitud qué es la tracción.

La tracción de un coche o un vehículo es la manera en la que el motor transmite su potencia y fuerza a las ruedas. En función de cuáles sean las motrices, estamos hablando de un tipo u otro. Como se ha dicho al principio, esto marca un poco la experiencia que se va a disfrutar al volante ya que está íntimamente relacionada con la manejabilidad, pero también con el consumo, así que es importante prestarle atención. Una vez que se tiene claro esto, es conveniente desgranar cada una de los tipos de tracción.

1. Tracción delantera/FWD

La Front Wheel Drive (FWD) o tracción delantera es muy frecuente de ver en coches de gama media y baja. Consiste en el envío del impulso propulsor a las ruedas delanteras como su propio nombre indica. Precisamente, en ese lugar se encuentra tanto el sistema de dirección del vehículo como el propio motor. Este se coloca en perpendicular al eje, lo que se traduce en reacciones más naturales y una distribución más eficiente de los pesos.

Esta configuración del motor y la presencia de la tracción delantera permite también a los pasajeros gozar de más espacio ya que la mayoría de piezas y de sistemas van colocados en la zona anterior y prescinde totalmente del túnel de transmisión hacia los neumáticos traseros, de forma que presenta un aspecto más compacto y, además, hace que el consumo de combustible se reduzca al aligerar el peso.

Entre el resto de ventajas que aporta al conductor figuran un control ágil, sencillo y completo del coche; es especialmente recomendable para conductores principiantes, más aún si cabe si las condiciones meteorológicas son adversas; y el mantenimiento mecánico es más económico. El primer modelo que se dotó de tracción delantera fue el Austin Mini que salió al mercado allá por el año 1959, y es que hasta que no apareció este coche la enorme complejidad mecánica de este sistema le privaba de popularidad, pero a partir de ahí todo cambió.

Sin embargo, también presenta inconvenientes: el desgaste de los neumáticos delanteros es mayor que en los traseros, lo que implica que su vida útil se vea acortada; tiende a subvirar más ya que pierde más adherencia en el eje delantero e impide cierto control al conductor sobre su coche; y le exige a este una gran atención a la hora de tomar curvas, aminorando la velocidad sobre todo si palpa que la dirección está suave y descontrolada hasta el punto de que el auto se mueve hacia el interior de la curva. Por tanto, es fundamental mantener siempre el peso sobre el eje delantero.

traccion-delantera

2 Tracción trasera/RWD

En la tracción trasera o Rear Wheel Drive en inglés, como su propio nombre indica la fuerza propulsora se envía a las ruedas traseras haciendo que estas “empujen” al vehículo. Como curiosidad, fue el primer sistema que se usó en los automóviles por la necesidad que había de que las ruedas delanteras diesen dirección al coche, pero en los primeros años de la industria de la automoción no fue posible trasladar la potencia al eje delantero.

Hoy en día, la emplean especialmente los coches deportivos que alcanzan velocidades muy altas en circuitos o en vías en perfectas condiciones. Un coche de tracción trasera tiene su punto fuerte en las aceleraciones dado que la inercia va a colocar el peso del coche en los neumáticos traseros y ayuda a que éstas tengan adherencia y transmitan la fuerza al asfalto Entre sus grandes virtudes figura un gran agarre al asfalto.

En este tipo de tecnologías, el motor puede ir colocado longitudinalmente en la parte delantera, central o trasera del coche. Derivado de lo dicho recientemente sobre los coches deportivos, disfruta de una mayor cantidad de cilindros, aunque para ello requiere también un mayor espacio.

Entre las ventajas que ofrece la tracción trasera al conductor se encuentran: máxima agilidad a la hora de conducir, un control del coche muy delicado en el trazado de curvas, es más recomendable para conductores habilidosos y experimentados, el reparto de pesos es más equilibrado como lo es también el desgaste de las piezas y ruedas y es mayor sobre todo con un vehículo 4x2; la propulsión trasera hace que el centro de gravedad se ubique lo más cerca posible de centro, lo cual aporta un manejo refinado para disfrutar esas sensaciones deportivas que se buscan.

Sin embargo, no todo son pros, sino que también hay algunos contras: el sobreviraje es el problema más palpable dada la gran velocidad a la que giran las ruedas, que además es difícil de controlar la zona trasera para el usuario y peligroso; al girar el volante y como resultado de la velocidad o el terreno, el auto puede girar más de lo deseable o necesario provocando la problemática ya citada perdiendo fricción las ruedas con el asfalto.

En términos de target o público objetivo, los usuarios noveles pueden perder el control con suma facilidad y resultados fatales; el tren de transmisión necesario es más grande, lo que implica una pérdida de espacio para el habitáculo como ya hemos dicho y de comodidad para los pasajeros y el consumo es mayor dado su mayor peso, potencia, velocidad y cilindrada.

traccion-trasera

3 Tracción total

La tracción total está especialmente presente en los todoterrenos o 4x4. En ellos las cuatro ruedas son motrices, lo que se traduce en el máximo agarre posible respecto al suelo dado también que son coches que van por terrenos no aptos para la circulación. Al dirigir la transmisión del motor la potencia a los cuatro neumáticos, el control del auto en superficies difíciles o que tengan propiedades de agarre ciertamente mermadas, ya sea por la lluvia o por la nieve, es mayor.

Entre los beneficios que proporciona están: la seguridad que aportan los 4x4 a la hora de transitar por superficies no aptas o afectadas por condiciones atmosféricas adversas (importante tener un seguro contratado que responda a estas situaciones), la robustez es máxima por lo que la resistencia lo es en la misma medida a la hora de lidiar con torsiones extremas, muy habituales cuando se transita por firmes irregulares y poco aptos para el tránsito del motor y es lo mejor si se suele ir por el campo con el coche.

No obstante, y como hemos visto con las dos anteriores, también hay defectos en ella: la frenada es menos eficiente, las curvas cuestan más tomarlas; propiedades como la facilidad de manejo y la flexibilidad brillan por su ausencia cuando las cuatro ruedas son motrices; los virajes son muy frecuentes y el peso de este tipo de vehículos es mayor, lo que se traduce también en un mayor consumo.

Por todo ello, a menos que el trabajo lo requiera o guste mucho ir por lugares offroad con el vehículo, la tracción total no es la más recomendable, sobre todo si lo que se busca es un compañero de viaje versátil que responda a las necesidades de movilidad del usuario, y aquí se incluyen la urbana y trayectos de gran longitud.

traccion-total

4 Tracción conectable/AWD

El último tipo de tracción que aparece por aquí es la conectable o también llamada en inglés All Whell Drive, cuyos coches funcionan con un sistema 4x2 de tracción o propulsión dando la opción de acomodar el otro eje cuando las condiciones lo permitan. El diferencial es el principal protagonista ya que reparte la potencia, ya sea con un sistema mecánico de engranajes o sensores ubicados en cada rueda.

En el primero de ellos está el diferencial Torsen, que distribuye la potencia con más eficiencia, pero es más costoso y sufre más pérdidas por rozamiento, aunque se encuentra funcionando permanentemente. Dentro del segundo tipo está el Haldex, que se desconecta al reducir la velocidad aunque su precio en el mercado es más accesible. Al principio se conectaba solamente al segundo eje si perdía adherencia, pero hoy siempre manda un porcentaje de par que disponga de forma que lo más habitual es un reparto 80-20 % ó 70-30 %.

traccion-conectable
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies