Subviraje y sobreviraje: diferencias y cómo actuar en cada caso

Todos tenemos claro cómo tomar una curva, pero el coche, a veces, nos puede responder de forma diferente a lo que le hemos indicado. Aquí aprenderemos a enfrentarnos al subviraje y al sobreviraje para que ya no sean un problema.
Subviraje sobreviraje

Rompes el silencio delante de tus amigos y te atreves a decirlo: “Ayer se me fue el coche en una curva”. Enseguida te avergüenzas de haberlo dicho porque, ¿qué clase de conductor pierde así el control de su vehículo? Tus amigos dan un trago a la bebida. Seguramente han perdido la confianza en ti. Pero, poco a poco, tus amigos empiezan, aliviados, a poder contar sus malas experiencias al volante. Sin saberlo todos os habíais enfrentado a unos mismos enemigos: el subviraje y el sobreviraje.

Los coches, hoy en día, disponen de sistemas de seguridad obligatorios como el control de tracción y el programa electrónico de estabilidad (ESP). Pero bueno, la vida no nos lo pone todo tan fácil y hay situaciones en que el coche nos va a fallar un poco. Debemos, pues, conocer todos los riesgos a los cuales nos enfrentamos y aprender las técnicas que nos van a permitir salir adelante.

En primer lugar, comprueba que el coche esté en buenas condiciones. Tenemos que pasar revisiones periódicas y confiar en los consejos de los especialistas. Los neumáticos tienen que estar en buen estado, la dirección, los frenos, el embrague deben ir sin problemas, al igual que los sistemas de seguridad, si el coche los tiene. La prevención será nuestra mejor baza. Años atrás, sí que era más peligroso conducir bajo lluvia, por ejemplo.

Pero los avances tecnológicos nos ofrecen la posibilidad de una conducción más segura. Por tanto, el coche tiene que estar bien y, si a tu coche le falta una rueda, por favor no salgas a la carretera. Y, una vez, tenemos la seguridad de que el coche está bien, entonces podemos aprender unas técnicas infalibles para combatir las desviaciones en el giro.

Cuando el coche “se nos va en una curva”: sobreviraje y subviraje

El subviraje y el sobreviraje son dos fenómenos en los que el coche no toma las curvas como es debido. Las causas son varias: un exceso de velocidad, la falta de adherencia al pavimento, el mal estado de los neumáticos, problemas con la suspensión o la dirección del coche o por un movimiento brusco del volante. Nos pueden pasar a todos y con todos los vehículos, así que no nos castiguemos demasiado si nos pasa. Simplemente, vamos a tener que intentar mantener la cabeza fría y salir del mal paso. Sin más dilación, vayamos ahora a analizar en detalle las características de las dos situaciones y cómo combatirlas.

Sobreviraje: ¿qué es y cómo actuar?

El sobreviraje es el derrape de las ruedas traseras que provocan el trompo (el derrapar y culear de toda la vida). La percepción es que la zaga se sale de la línea que marca el tren delantero, lo que es la dirección. Normalmente, ocurre en los vehículos de tracción trasera, pero también nos puede pasar en coches de tracción delantera.

El sobreviraje se produce en situaciones en las que aplicamos un exceso de potencia sobre el tren posterior, por desplazamientos de la carga, un firme deslizante, fuertes cambios en la dirección o al frenar bruscamente con el coche en apoyo.

Si te pasa, pisa el embrague y gira rápidamente el volante en el sentido de la derrapada, lo que se llama contravolante. Las ruedas se orientarán hacia el mismo lado en el que derrapa el coche y se eliminarán las fuerzas del freno motor. En algunos casos, es incluso conveniente acelerar para recoger la parte trasera. Si el coche se va, no por inercia, sino por nuestra aceleración, hay que rebajar dicha aceleración. Pero si se va por inercia, acelerando más seguramente vamos a conseguir recoger esta parte trasera. Entonces, suelta el embrague y pisa el acelerador suavemente y controla que el coche se mantenga estable. Porque si le metes gas rápidamente podemos volver a perder el control del vehículo.

Sobreviraje
En verde, la trayectoria normal; en rojo, un fenómeno de sobreviraje.

Subviraje: ¿qué es y cómo actuar?

El subviraje es el derrape de las ruedas delanteras. Se produce cuando el coche pierde parcialmente la tracción. Gira menos de lo que le indicamos con el volante y provoca una trayectoria más abierta que la que queremos. En la entrada de la curva, el coche trata de seguir la trayectoria recta, aunque las ruedas delanteras están giradas hacia el vértice de la curva que queremos trazar. Al contrario de su compañero, el subviraje es más común en los coches de tracción delantera.

Es usual que te pase si entras en una curva a más velocidad de la que debes, pero también ocurre cuando el suelo es deslizante o porque la dirección es imprecisa. En superficies sueltas, como grava o nieve, hay más posibilidades de sufrir subviraje a causa del bajo nivel de agarre.

No te pongas nervioso, levanta el pedal del acelerador y controla la dirección con suavidad. Lo que no debes hacer es pisar el freno de forma brusca porque así bloqueamos el eje delantero y el subviraje se intensificará. Sí que es verdad que nuestro instinto nos pedirá pisar el freno bruscamente. Si eso pasa, reaccionamos rápido y seguimos con los pasos establecidos.

Subviraje
En verde, la trayectoria normal; en rojo, un fenómeno de subviraje.

¿Y los coches con otro tipo de sistema de tracción?

Los coches con motor delantero y tracción trasera padecen los dos males a la vez: son subviradores y sobreviradores. La inercia del motor hace que sean la primera y, si el terreno es deslizante, podemos inducir que sea la segunda. Los coches de tracción total son normalmente subviradores. Los coches con motor central son los que más se acercan a un comportamiento en las curvas neutro.

Pero cualquier fallo se convierte en más violento y es más difícil recuperar el control. Aun así, muchos de los coches de competición son de motor central. Los F1 están diseñados para ser subviradores en curva lenta porque están hechos para tener mucho apoyo aerodinámico y, cuando éste falta, se vuelven difíciles de llevar. En la curva lenta, pues, cuesta meterlos en ella.

En el caso de las motos, que la mayoría no dispone de una tracción delantera, también pueden subvirar. Esto es debido al peso que se le carga a delante, pero es más usual en terrenos que no sean asfalto. En los coches de rallies, que vinculamos siempre con derrapes extremos y espectaculares, la verdad es que se provocan sobrevirajes para evitar padecer subvirajes. Los coches están diseñados para tener una configuración más equilibrada.

¿Cuál es mejor que nos pase? ¿Subviraje o sobreviraje?

Para un conductor cualquiera, ¿existe una forma mejor que la otra? ¿O vamos a sufrir igual con las dos? La verdad es que todo es problemático y ojalá no te pase demasiado, pero el subviraje es una situación un poquito mejor. Normalmente, en situaciones así, tendemos a levantar el pie del acelerador o a frenar. Como el coche se abre, giramos más el volante para meterlo. Es decir, el miedo nos hace tomar una solución correcta. La solución al sobreviraje no es tan intuitiva, por desgracia. Todo eso comporta que casi todos los coches usuales sean subviradores.

El problema principal es el desconocimiento en estos temas, lo que convierte una maniobra relativamente sencilla en un accidente inevitable. El hecho de que estés aquí leyendo este artículo y no programando tu siguiente viaje, indica que no se hace suficiente énfasis en las autoescuelas y desde los organismos de tráfico en aprender estos conceptos. Entonces tendemos a asociar el derrape con los imprudentes que se creen pilotos de rallies por las carreteras con muchas curvas. Y como nosotros no queremos problemas, cuando llueve, vamos a 20km/hora al encarar una curva.

Las marcas han estudiado muy bien el comportamiento de los coches y han incorporado a estos unos muy buenos sistemas de seguridad. Y hoy en día, se siguen investigando nuevas técnicas para eliminar por completo cualquier anomalía en el viraje. Pero todavía falta para que llegue este día. Y hasta entonces, ¿vamos a lamentar más accidentes por nuestra ignorancia e indiferencia?

Sobreviraje subviraje

Hay autoescuelas y federaciones de automóviles que han apostado por hacer cursos de conducción bajo situaciones de riesgo. Por 250€ puedes aprender a gestionar un vuelco, mantener el control de la tracción, solucionar un aquaplanning o mejorar la frenada. Todo esto para quien quiera minimizar los riesgos de un posible accidente. No negamos que sea una buena iniciativa, pero el target de estos cursos es limitado. Suelen apuntarse fanáticos de la conducción más que conductores precavidos. ¿Y entonces qué?

La conducción segura es un derecho fundamental de todos los conductores y se debería potenciar mucho más desde un inicio, incluyendo tests de seguridad práctica en las autoescuelas. Porque conducir es mucho más que hacer una prueba en una ciudad y aprender a aparcar. Fuera de la ciudad, hay carreteras con curvas peligrosas y posibilidades de accidentes.

Por último, los de la compañía aseguradora Mapfre, que son los máximos interesados a que no tengas accidentes, nos dan la definición de subviraje y sobreviraje que nos dejó Walter Röhl, ex piloto y campeón de rallies en los años ochenta: “Subviraje es cuando ves el árbol contra el que te vas a estrellar y sobreviraje es cuando solo lo sientes.” Walter, una cosa te tenemos que decir: el subviraje y el sobreviraje es aquello que no puedes evitar porque no lees nuestros consejos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies