8 manías fácilmente evitables que dañan tu coche sin que te des cuenta

Uno de los mayores gastos (quizá el que más) a la hora de tener un coche son las averías y el mantenimiento. Una gran parte de las averías son imprevisibles, inesperadas y aparecen en el momento menos oportuno. Muchos de los vicios normalizados a través de una incorrecta cultura popular del automóvil, son las principales causas de algunas de las averías más frecuentes en el mundo del motor.
Manías dañan tu coche

Si cuidas las cosas duran más, de eso no cabe la menor duda. En nuestro caso, los coches, reafirman dicha norma.

La posibilidad de que el coche te deje tirado por avería es uno de los mayores miedos que tiene un conductor. En nuestra cultura actual del motor, existen una serie de manías que potencian ese riesgo y pueden derivar en una desagradable situación más allá del desembolso económico. Este miedo interiorizado en los conductores es lo que les lleva a determinar la fiabilidad y la confianza de cada marca. Siendo esto una de las razones de más peso por la que los compradores acaban decantándose por una marca u otra.

La mayoría de los usuarios no se dan cuenta de que está en sus manos, con tan solo corregir unos hábitos de conducción, la posibilidad de mejorar la autonomía y seguridad de sus vehículos.

Los malos hábitos pueden destrozar tu coche

La seguridad y confianza del vehículo es una de las causas que genera mayor tensión entre fabricante y cliente, ya que el segundo siempre culpará a la marca sobre cualquier avería asociándose a defectos de fábrica o déficits de fiabilidad del modelo.

Pero, ¿sabías que muchas se producen a causa de unos malos hábitos de conducción? ¿Sabes que gran parte de la responsabilidad puede ser tuya? ¿Qué puedo hacer para mejorar mis hábitos? En este artículo te contamos las 8 principales manías que dañan tu coche día a día sin darte cuenta.

1. Utilizar la palanca de cambio como apoyabrazo

Es uno de los errores más frecuentes que pueden desestabilizar los mecanismos internos de la caja de cambios debido a la presión que ejercita nuestra mano sobre ella. Tener la mano colocada en la palanca puede provocar desgastes antes de tiempo de distintos elementos de la caja. Los principales signos de deterioro son las vibraciones de la palanca y la dureza del cambio al engranar una marcha. Por lo que, además de ser aconsejable solo usar la palanca para cambiar de marcha, se recomienda no realizarlo bruscamente para no provocar holguras y rozamientos.

Esta manía muy común entre los conductores nos debe recordar que las dos manos han de estar sobre el volante para una mayor velocidad de reacción ante cualquier imprevisto, siendo aconsejable tener las manos en “posición de y quarto y menos quarto” sobre el volante.

Palanca cambios

2. Pisar demasiado el embrague y esperar con la marcha engranada en un semáforo

El pedal del embrague solo hay que pisarlo cuando vayamos a cambiar de marcha, ni antes ni después. Recuerda que el embrague es de duración limitada ya que funciona por fricción: solamente colocando el pie izquierdo encima ya sufre un desgaste incrementando el riesgo de fallo a largo plazo. Por lo tanto, evita apoyar el pie en el pedal, puedes reposar en el reposapiés (un poco más a la izquierda del embrague). Pisa a fondo el embrague cada vez que engranes y no sueltes con brusquedad el pie del pedal, de esta manera se evitan muchas fricciones innecesarias.

Otra gran manía es la de esperar un semáforo pisando el pedal del embrague y con la marcha puesta, contribuyendo así al desgaste innecesario y al mal acoplamiento a largo plazo de la caja de cambios con el motor. Acostúmbrate siempre a tener el pie izquierdo en el reposapiés y a poner punto muerto en parado.

3. Mover el volante con el coche parado y girarlo al tope de manera reiterada

¿Cuántas veces para salir de un estacionamiento o parking giramos primero el volante antes de movernos? Bien, piensa que sobre los neumáticos recae muchísimo peso.

El hecho de girar sin movimiento provoca que las gomas se deformen y las suspensiones se desequilibren por la cantidad de peso que soporta el coche, además de contribuir al desgaste de la cremallera de dirección. En relación al peso que soportan los neumáticos, es aconsejable no tocar los bordillos cuando se realizan maniobras de aparcamiento y más importante aún, no aparcar con una rueda subida al bordillo. La presión que sufre el neumático es más grave de la que puedes imaginar, dañando severamente la estructura interna y deformando la rueda.

En consecuencia, se recomienda no girar el volante hasta los topes cuando uno está aparcando, ya que sufre de manera innecesaria la cremallera de dirección y la bomba. Coge distancia y gira con suavidad sin llegar a los topes para no deteriorar los sistemas.

4. Revolucionar el coche de manera innecesaria y pegar acelerones en los semáforos

El motor también necesita calentarse, arrancar el coche con acelerones para así calentar el motor no es una buena idea (sobretodo en épocas de frío). Ya que el aceite y los demás sistemas aún no han logrado una temperatura óptima. Acelera progresivo para calentar correctamente los componentes y el coche no sufrirá daños innecesarios (neumáticos, combustible, motor y frenos).

Dicho lo cual, no hace falta arrancar el coche en ralentí hasta que entre en calor, pero sí que la mejor manera de calentar un coche y cuidar los componentes internos del motor es a través de una conducción progresiva y aumentando las revoluciones de manera escalonada. Por lo que cambiando de marcha sin excesiva revolución conseguiremos que los tubos y gases de escape lleguen a una temperatura óptima para hacer funcionar los filtros de partículas.

Salir como un fórmula uno de los semáforos es algo que ocurre con demasiada frecuencia, lo que se conoce popularmente como quemar rueda o burnouts. Dicho acto conlleva un desgaste en las ruedas que se ve reflejado en el “humo” que desprenden. Lo que vemos no es humo sino el derretimiento de las partículas que forman el neumático al encontrarse repentinamente a temperaturas muy elevadas, la rodadura se derrite y los elementos de la goma se evaporan formando el humo blanco. Es una de las prácticas que daña más los neumáticos, además de repercutir gravemente en los frenos y el embrague.

5. Conducir a bajas revoluciones (para ahorrar)

Existe el pensamiento de que conducir a pocas revoluciones es sinónimo de ahorrar combustible. Pero no nos damos cuenta de que es igual o más perjudicial que el exceso de revoluciones en la conducción (punto anterior). El motivo por el cual es perjudicial para el motor se debe a que este no trabaja a las vueltas suficientes para llegar a su par máximo. El par máximo del motor es cuando se da la mayor eficiencia entre consumo y potencia, si no se llega, se pueden producir daños severos en el cigüeñal, los cojinetes y la bancada.

Una de las consecuencias negativas más conocidas, es que la conducción a bajas revoluciones afecta a las válvulas acumulando carbonilla y ensuciando el filtro de partículas. Tanto para los diésel y gasolina los efectos son similares: la bajas revoluciones en motores diesel afectan a la válvula EGR mientras que en los motores gasolina se daña el catalizador.

Revoluciones

6. Apurar el depósito de combustible (llegando a conducir en reserva)

Si eres de los que exprime el combustible hasta la conducción en reserva debes saber que estás dañando gravemente la bomba de combustible. Cuando estamos apurando el depósito hasta casi tenerlo vacío, provocamos un sobreesfuerzo en la bomba para absorber el combustible que queda, al no haber mucho combustible, la bomba se ve obligada a un mayor esfuerzo para absorber lo que queda en el depósito.

A raíz del sobreesfuerzo, la bomba puede absorber sedimentos que atascan el filtro y averían los inyectores. Por lo tanto, evita exprimir hasta la última línea de combustible del marcador, ya que de esta manera, cuidarás la bomba y evitarás correr el riesgo de quedarte sin carburante por un exceso de confianza y pagar una multa por ello.

7. No dejar reposar el coche (el turbo no descansa)

Otra manía muy común entre los conductores es apagar el motor inmediatamente después de llegar a nuestro destino. Es un hábito muy perjudicial para los motores turbo ya que afecta directamente su vida útil. Para este tipo de motores (la mayoría de matriculaciones actuales) se aconseja dejar reposar un momento el turbo antes de quitar el contacto, deja que el turbo repose y que la temperatura se aclimate al estacionado.

Si los últimos minutos de conducción han sido altos de revolución se recomienda reposar uno o dos minutos (detenerse en doble fila tras un viaje), en cambio, si se ha estado maniobrando pausadamente a revoluciones bajas realizando un estacionamiento no será necesario más de un minuto (aparcar en tu plaza de parking).

8. No reducir la velocidad en los resaltos y badenes

Es muy habitual hoy en día encontrarse en cualquier tipo de vía resaltos y badenes. Por desgracia, tenemos la fea costumbre de no reducir suficiente la velocidad al llegar a ellos o directamente pasarlos a toda velocidad. Realizar este tipo de actos puede conllevar mucho más que un pequeño “brinco” dentro del coche. Pasar a demasiada velocidad puede provocar daños en el chasis de nuestro coche, en los anclajes, llantas y amortiguadores.

Obviar el aspecto de que diariamente pasamos por badenes y resaltos provoca que cada salto reduzca la vida útil de dichos componentes, ten presente que el chasis y los amortiguadores tienen memoria. A la larga, los componentes de la suspensión no absorberán correctamente las irregularidades del asfalto y castigará directamente a los neumáticos. Por lo tanto, es muy importante reducir y adaptar la velocidad según el resalto o badén que tengamos delante.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies