6 mitos (y verdades) sobre la calidad de la gasolina

La gasolina no solo es el combustible de los coches, sino de la economía mundial. Y siendo algo tan importante, siempre salen mitos, rumores y leyendas urbanas que desmentiremos (o confirmaremos) en este artículo.
Mitos calidad gasolina

El 18 de febrero de 2021, el piloto y creador de contenido Dani Clos subió un vídeo a Youtube llamado "La guerra de los precios vs calidad en gasolinas 95 o 98". Este acto en sí no hubiera tenido ninguna repercusión si no fuese porque volvía a abrir un tema polémico: la calidad de los distintos tipos de gasolina que encontramos en el mercado. Este es un debate cíclico, porque aparece una polémica, se trata ampliamente en medios especializados y en foros de internet, se llega a una conclusión… Pasa el tiempo, se olvida la conclusión y vuelve a aparecer la polémica. Esperamos terminar de una vez por todas con la desinformación, nos ponemos la chaqueta de los Mythbusters y empezamos.

Desmontando (o no) mitos sobre la gasolina: ¿qué hay de mentira y qué hay de verdad?

La gasolina es un producto obtenido por destilación del petróleo y que se utiliza principalmente como combustible. Estamos ante una demanda diaria, sumando todos los países, de 16.218 millones de litros de petróleo. Vamos a ver cuáles son los puntos más conflictivos en el tema de la gasolina.

1. Toda la gasolina viene del mismo sitio

VERDAD. En España, prácticamente la totalidad del combustible para coches proviene del mismo sitio: la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH). Procedente de la antigua Campsa, cuando el sector se liberalizó en 1992, la CLH se convirtió en la principal empresa española de transporte y almacenamiento de productos petrolíferos.

Desde 2021 opera bajo el nombre de Exolum. Esta empresa distribuye el combustible entre las distintas compañías, que añaden aditivos a la gasolina para que ayuden a mantener los inyectores o las válvulas limpios y prolongan su vida útil, protegen de la corrosión todo el sistema y mejoran el consumo.

Calidad gasolina

2. La gasolina low-cost es de mala calidad

MITO. Ya hemos visto como en España la práctica totalidad del combustible proviene del mismo distribuidor. Por tanto, la gasolina que vende Repsol, Cepsa o la gasolinera de tu pueblo es la misma y tiene el mismo nivel de calidad de origen. Pero, además, este tema está muy regulado, de manera que todo el combustible que se sirve en las gasolineras tiene que pasar unos estrictos controles de calidad. Si no los pasa, no puede estar a disposición del cliente, así de simple.

El mito más extendido es que la gasolina low-cost daña el motor. Esto es imposible gracias a los controles de calidad. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre la gasolina barata, la normal y la premium? Hay una parte técnica y una parte publicitaria. En la parte técnica, las gasolinas más caras llevan un tipo de aditivos que protegen mejor el motor de un posible desgaste y dan un mejor rendimiento, es decir, pagas más para una mejor conducción.

En este sentido, apostar por las gasolinas premium a la larga es beneficioso. No obstante, por otra parte, hay la cuestión publicitaria. Nosotros, los clientes, nos movemos por la confianza hacia unas marcas u otras. Conocemos muy bien Repsol por sus anuncios y por su promoción de deportistas, así que es normal que, en caso de duda, vayamos a una gasolinera suya. Ellos lo saben y, por eso, pueden vender una gasolina más cara.

Al final, la experiencia es un grado. En los primeros años de conducción adquiriremos unos hábitos de repostaje, dependiendo de nuestros lugares de trabajo, habitaje y ocio. Tendremos nuestra gasolinera de confianza y nuestra gasolina preferida, sin saber muy bien por qué aquella. En los viajes, sabemos algunos truquitos, como que en las áreas de servicio se paga mucho más por litro, así que es mejor salir de la autopista para recargar.

Quizá nos bajaremos una app para saber qué gasolineras son más baratas. Nuestra recomendación es no tener miedo a probar distintas compañías y distintas gasolinas para poder ver cuál nos da un mejor rendimiento y una mejor calidad-precio. No nos quedemos con la primera que veamos.

Por último, existe el tema logístico, que nada tiene que ver con la calidad del combustible. Colocar una gasolinera en una zona comercial te asegura tener muchos clientes, con lo cual puedes abaratar el precio. Es por eso que muchos supermercados han perdido el miedo a crear sus propias gasolineras. También se puede optar por no tener trabajadores y, simplemente, poner un sistema de cobro informático y un botón para emergencias. Aquí la gasolina saldrá baratísima, pero perdemos en calidad del servicio y, si hay algún problema, reza para que te solucionen rápido.

3. La gasolina 98 es mejor que la gasolina 95

DEPENDE. Vayamos por partes. Actualmente en España, tras la desaparición de la gasolina súper con plomo y la súper 97 (que sustituía el plomo por el potasio), solo tenemos la opción de la gasolina 95 y 97 (y el diésel, claro). El número indica el octanaje de la gasolina o índice de octano. Para que nos entendamos, este número indica la resistencia a la detonación del carburante cuando se comprime dentro del cilindro del motor. Cuanto mayor octanaje, más capacidad de compresión del motor.

La gasolina 98 también contiene una menor capacidad de azufre como aditivo, así que alarga la vida del catalizador y mejora las prestaciones del coche. En definitiva, el aprovechamiento del poder energético de la gasolina es mayor y el mejora el rendimiento del motor. Por eso, es la gasolina que suelen utilizar los deportivos de altas prestaciones.

Ahora bien, en los coches normales, en principio, no necesitamos una mejora del rendimiento del motor. No nos hace falta, así que estaríamos gastando el dinero en vano. Pero si crees que tu coche necesita mejorar la compresión en el cilindro o quieres alargar la vida útil del catalizador, no hay problema (ahora hablaremos un poco más sobre esto). Un cambio de catalizador cuesta entre 200 y 500€, lo cual es mucho, pero tenemos que calcular también cuánto hemos ahorrado hasta su avería.

No obstante, tenemos que pensar que cada fabricante ha diseñado un motor adaptado a uno de los dos tipos de gasolina. Cuando compramos el coche nos lo tendrían que explicar, pero, si no lo hacen, preguntadlo. No pasa nada si utilizamos el que no está indicado, pero, con el tiempo, si hacemos un uso indiscriminado, podríamos dañar el motor. Veamos qué pasa en cada situación:

  • Si ponemos gasolina 98 a un motor de gasolina 95, es probable que no notemos ninguna diferencia apreciable, simplemente estaremos pagando de más.
  • Si ponemos gasolina 95 a un motor de gasolina 98, notarás una bajada de rendimiento (algunos expertos dicen que también aumenta el consumo).

Y sobre todo no pongamos diésel a un coche de gasolina ni viceversa.

Gasolina 98 95

4. La gasolina de 98 octanos y el gasóleo premium reducen el consumo

MITO. No se ha podido comprobar en estudios fiables y contrastables que la gasolina 98 o las premium reduzcan el consumo, como mínimo, de forma apreciable. Los combustibles más caros nos dan ventajas referentes a control de emisiones, suavidad de funcionamiento y rendimiento (en coches de alta potencia), pero no en el consumo.

5. Escurrir la manguera de combustible hará que entre más combustible

MITO. Siempre intentamos hacer todo lo posible para que entre más combustible al depósito y, por eso, algunos intentan escorrer al máximo la manguera. Desgraciadamente para nosotros, las mangueras tienen una válvula anti-retorno que impide que salga más combustible.

6. Repostar por la mañana es lo mejor

VERDAD. Si repostamos a primeras horas de la mañana cuando hace menos calor, esto permite que entre más combustible en tu coche y, por tanto, se llena más el depósito. Con el calor del día se forman burbujas a diferencia de cuando las temperaturas son bajas, cuando encontramos un carburante más denso. Debemos tener en cuenta también que el ahorro se notará cuando en la zona en la que te encuentres, haya unas variaciones de temperatura de unos 20º. En el resto de climas, el ahorro es poco significativo.

Repostar mañana

Conclusión: aprendemos con la experiencia

Dani Clos ya tiene una gasolinera de referencia para cuando vaya al circuito de Montmeló a hacer carreras espectaculares y ya tiene pensada la gasolina que pondrá a su BMW. Nosotros debemos encontrar nuestras preferencias, mirando y comparando cómo funciona el combustible en nuestro coche. En principio, en un coche normal pondremos la gasolina 95 y no hace falta que vayamos a la gasolinera más cara de la ciudad.

Pero, si vamos a una gasolinera low-cost sin trabajadores, no solo perdemos lugares de trabajo sino que también perdemos la calidad del servicio de los empleados de la gasolinera, que no solo pueden poner gasolina, sino que también te pueden ayudar si tienes cualquier problema. Y esto tiene un valor especial.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies