¿Por qué está subiendo el precio del combustible? Las 7 razones para entenderlo

La evidencia de que vivimos una crisis energética hace muy necesario dedicarle un post a una explicación del alza de los costes de la gasolina y el diésel. Aquí explicamos las claves para entenderlo.

por-que-esta-subiendo-precio-combustible

La actualidad en estos últimos días pasa, en gran medida, por la gran subida de los precios de los combustibles, lo que indudablemente tiene un impacto en la industria de la automoción que tanto protagonismo tiene en este portal. Para ser exactos, el litro de la gasolina y el diésel roza los dos euros por litro, lo que quiere decir que repostar es más costoso que nunca, lo que hace que sea, de media, 15 € más caro rellenar el depósito que hace un año.

Como es un fenómeno que nos afecta a todos a nivel global, en TopDriverz hemos decidido indagar y tratar de dar unos motivos que expliquen por qué está subiendo el precio del combustible tanto. Como usuarios o futuros usuarios de vehículos que sois, os animamos firmemente a seguir leyendo las próximas líneas.

Las claves para entender la subida del combustible

Tras la introducción de rigor que siempre llevamos a cabo para poner todo en contexto, es el momento de ir al quid de la cuestión y explicar en detalle la incidencia de diversos factores para que nos encontremos tan caros la gasolina y el diésel. Allá vamos.

1. El precio del barril del petróleo

Los países de la Unión Europea toman como referencia el Barril de petróleo Brent a la hora de marcar ese nivel de precios. Este indicador se ha visto encarecido, lo cual no es baladí teniendo en cuenta que su valor numérico influye en un 38 % en lo que hay que pagar por el litro de gasolina y de diésel.

En la última semana de enero de 2022 superó la barrera de los 90 dólares por barril (159 litros), algo que no ocurría desde octubre de 2014, un encarecimiento que obedecía a la tensión geopolítica en Oriente Medio y en el Este de Europa, a lo que se sumó la escasa producción llevada a cabo por la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios (OPEP+).

Hace poco alcanzó su máximo nivel de siempre llegando a los 138 dólares el barril, aunque posteriormente se ha ido estabilizando y se está moviendo más ahora entre los 95 y 110 dólares. Para los países de otros continentes están otros indicadores como el tipo Texas de Estados Unidos y el Arabia ligero, entre otros, y que se clasifican en base a su densidad y el lugar del que proceden.

barril-petroleo

2. La demanda también ha subido

Tras haber superado lo que parece haber sido lo peor de la pandemia provocada por la COVID-19, la recuperación económica que estamos viviendo implica también que la demanda de combustible suba, pero es que la oferta no lo ha hecho al mismo ritmo a causa de las decisiones tomadas por la OPEP.

Hay que decir que la Organización de Países Exportadores de Petróleo está conformada por Arabia Saudí, los sultanatos y los emiratos del Golfo Pérsico, Irak, Irán, Venezuela y Nigeria, entre otros. A estos hay que añadir otras naciones que exportan como Rusia, Noruega o México, que no son miembros como tal de la OPEP pero se aprovechan de la política de precios que establecen.

El objetivo que todos persiguen es que el precio del barril no baje y se mantenga en niveles altos y estables, aunque sin pasarse. De lo contrario, puede seducir más a otros países invertir en otro tipo de energías más atractivas. Por todo esto, han optado por mantener el nivel de producción de petróleo en 400.000 barriles diarios, cifra que fue fijada cuando las consecuencias de la pandemia en forma de movilidad limitada o nula hicieron que la demanda bajase. Por tanto, se redujo también el bombeo de la materia prima.

En definitiva, con la progresiva vuelta a la normalidad en la que estamos inmersos la demanda volvió a subir mientras que la oferta no lo ha hecho a la misma velocidad, lo que ha traído como resultado una subida del precio del crudo que no para. Si la OPEP sigue en sus trece de no aumentar el ritmo de producción y conserva la misma cantidad de barriles diarios, no se prevé que haya una mejora ya que la escasez no ha despertado ninguna reacción entre los países que exportan petróleo.

Según los cálculos que han hecho muchos expertos, un progresivo crecimiento de la demanda a medida que los países empiecen a quitar restricciones de movilidad, así como la poca oferta de petróleo por parte de las grandes naciones exportadoras, podría provocar que el precio del barril de Brent se sitúe por encima de la barrera de los 100 dólares.

3. Los impuestos pesan

En el precio de los carburantes, los impuestos constituyen la mitad del mismo. Hay que decir que cada país regula este asunto de distinta manera, en el caso de España se distinguen tres tributos en el seno de los combustibles que son los siguientes:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): tiene carácter fijo y supone el 21 %.

  • Impuesto sobre Hidrocarburos o Impuesto Especial sobre Carburantes: este se divide, a su vez, en otros tres (Estatal Especial, Estatal General y Tramo Autonómico) y es la clave principal por la que los impuestos influyen tanto en el precio. Cuando sube el precio de la materia prima, el petróleo, el porcentaje que hay que pagar por esta tasa sube, lo que también explica que en ocasiones el precio del crudo baje y no se refleje en las cifras que vemos en las estaciones de servicio.

  • Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH): lo fijan tanto el Estado como las comunidades autónomas.

La composición del precio del petróleo hay que conocerla para tener una comprensión más completa de este asunto, ya que además de los impuestos se encuentra el Barril de Brent como ya hemos visto y otros costes. Por otros costes se entiende lo que corresponde al transporte, el mantenimiento, los intermediarios, las empresas mayoristas (repartidoras y distribuidoras), etcétera. Todo esto último representa el 12 % del precio final.

Para ponernos en situación con este tema fiscal, España tiene los impuestos a los carburantes entre los más bajos de Europa, de manera que los consumidores están más sometidos en este aspecto en países como Reino Unido, Alemania, Suecia, Países Bajos o Luxemburgo. Estamos hablando de que el importe en concepto de impuestos se puede llegar a mover en torno a un 60 % del precio por litro de gasolina o diésel en un surtidor.

impuestos-gasolina

4. Escasez de las reservas de petróleo

Es importante indicar que el nivel de reservas de petróleo es el más bajo desde el año 2020, año en el que estalló la pandemia precisamente. Hay menos barriles disponibles porque algunos países, como pueden ser Estados Unidos y China, liberaron gran parte de lo que tenían almacenado con el fin de tratar de presionar a la OPEP. Sin embargo, esta estrategia no les salió tan bien como ellos creían que iba a salir y, por si no fuese suficiente, ha tenido peso en el precio del crudo.

5. La guerra entre Ucrania y Rusia

Inevitablemente, hay que hablar del conflicto bélico entre Ucrania y Rusia con el que nos despertamos y nos acostamos todos los días tras consultar los medios de comunicación. Esto unido a la prohibición impuesta por Estados Unidos de importar gas y petróleo, ha provocado que desde que empezaran las hostilidades haya subido casi un 20 %. Hay que tener en cuenta que Rusia es el tercer mayor productor de petróleo a nivel mundial.

No obstante, cualquier sobresalto que tenga lugar en el ámbito político internacional incide en el precio del petróleo, con unos efectos que tienden al alza en la mayoría de ocasiones. Entre los precedentes con más renombre se incluye el ataque con drones del ejército de Estados Unidos al aeropuerto de Bagdad (Irak) que se llevó por delante la vida del general Qasem Soleimani, líder de la fuerza de élite de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Los fenómenos meteorológicos también tienen su influencia, dado que pueden hacer que se produzcan interrupciones en el suministro y demás imprevistos, como el bloqueo del buque Ever Given en el Canal de Suez que tuvo lugar en 2021, lugar por el que pasa el 12 % del comercio mundial aproximadamente.

6. La falta de competencia

El hecho de que no haya mucha competencia entre las compañías petroleras y distribuidoras en un país puede suponer que el precio del petróleo se vea incrementado. A esa razón apeló la Comisión Nacional de Energía (CNE) en España. En una línea parecida se han posicionado desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), aunque haciendo hincapié en la desigual distribución de gasolineras accesibles por el territorio español.

7. El tipo de cambio

El cambio de una moneda a otra tiene impacto especialmente cuando se importan los hidrocarburos, que en el caso del país español es del 100 %. Habitualmente, esa transacción se lleva a cabo en dólares, por lo que el paso de dólares a euros y viceversa repercute indudablemente, de manera que si el euro se devalúa frente al dólar entonces el consumidor español ha de pagar más por el crudo.

moneda-gasolina

¿Van a seguir subiendo los combustibles?

A corto plazo, lo más probable es que no bajen según instituciones como la Agencia Internacional de Energía. Aspectos como la variabilidad de la inflación, el aumento de la producción y lo que ocurra con la guerra en Ucrania decantarán la balanza en uno u otro sentido.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies