ç

15 coches que fueron un fracaso comercial (los grandes fiascos de la historia)

En la industria de la automoción, las cosas no siempre van sobre ruedas. La mejor prueba de ello es la siguiente lista de modelos que no cumplieron los objetivos esperados en ventas.

coches-que-fueron-fracaso-comercial

La vida no es un camino de rosas, y por ello a veces se pasa por momentos difíciles que hay que superar para afrontar lo que viene con optimismo. Las marcas de coches no siempre consiguen lo que se proponen, y la prueba de ello es que hay modelos que salen al mercado con más pena que gloria, provocando agujeros en su economía y muchos disgustos.

Por lo ya dicho al comienzo de estas líneas, en TopDriverz vamos a hablar, a lo largo de este post, sobre 15 coches que fueron un auténtico fracaso comercial. Trataremos de dar una explicación al por qué de su fiasco en ventas y algunas consecuencias que desató para la firma que lo sacó.

La lista en la que nadie quiere estar: 15 coches que fracasaron

Una vez que hemos finiquitado la introducción de esta entrada, es el momento de ir al grano y hablar de 15 coches que no contentaron a casi nadie, y decimos casi nadie porque alguien habrá que no los devolvió porque a lo mejor le gustaba. La excepción que confirma la regla. Veamos quiénes aparecen por aquí.

1. Audi A2

Este utilitario estuvo en circulación entre los años 1999 y 2005, aunque en la recta final de su vida comercial se le intentó dar un look más atractivo para tratar de revertir la situación mediante una gama de colores más atrevida que, a su vez, contrastaba con molduras negras y ofertas muy apetitosas para los consumidores.

El A2 contaba con una carrocería de aluminio que se caracterizaba por su ligereza y enfoque aerodinámico, además de un escaso consumo. Sin embargo, por aquel entonces no primaba tanto las emisiones y la eficiencia y sí las prestaciones que pudiera ofrecer al conductor. Quizá en estos años, con las nuevas tecnologías de sostenibilidad muy asentadas, su realidad hubiera sido otra.

audi-a2

2. Fiat Multipla

El Fiat Multipla tenía un diseño muy particular que no agradaba a muchos, a juzgar por la escasa cantidad de ventas que consiguió, con un aspecto que recordaba a una jardinera. Eso sí, era espacioso a más no poder ya que en su habitáculo cabían perfectamente seis adultos y en su maletero podía llevarse equipaje con más holgura que ciertos coches de ahora con más longitud que sus 3.99 metros.

Además, contaba con propiedades bien pensadas, como grandes ventanillas y de escasa altura para que los niños pudiesen ver el paisaje mientras viajasen; o el pico de goma en el que acababan las manillas de las puertas que actúa de tope para no rallar las puertas del vehículo de al lado cuando se abren. Estéticamente parecía muy feo, y eso decantó la balanza en su contra.

Fiat Multipla-fracaso

3. Ford Edsel

El lanzamiento del Ford Edsel coincide con un momento de recesión económica en Estados Unidos. Estamos hablando del año 1957, y a la marca se le ocurrió elaborar un modelo familiar y económico que fuera accesible. Sin embargo, también tuvo que reducir costes y esta circunstancia desembocó en una peor calidad.

Fue objeto de burla durante años, en especial su parrilla vertical por su aspecto tan peculiar. La caja de cambios se calaba con demasiada frecuencia y el coche de por sí emitía grandes cantidades de humo. Eso por no hablar de lo mucho que consumía: 30 litros por cada cien kilómetros recorridos obra de su motor V8 de 5.4 litros. La broma supuso 250 millones de dólares en pérdidas durante tres años a Ford.

Ford Edsel

4. Pontiac Aztek

General Motors también sufrió un gran revés en su día, y la razón se encuentra en el Pontiac Aztek. Por su diseño, parecía estar a medio camino entre los SUV y los monovolúmenes. Se presentó en el año 2001 y no cayó de pie en absoluto, ya que a la gente no le cuadraba el aspecto que lucía.

Pontiac se quiso deshacer de esa imagen de marca seria con el fin de lanzarse a por un target más joven y campechano. Desde la compañía se marcaron el objetivo de conseguir 70.000 ventas en el primer año, pero tan solo lograron 28.0000. Lo único por lo que ha tenido vidilla es por el hecho de que es el coche que Walter White conduce en Breaking Bad.

Pontiac Aztek

5. Volkswagen Phaeton

Durante unos 15 años, el Volkswagen Phaeton estuvo en el mercado. Su desarrollo le costó a la casa de Wolfsburgo unos dos millones de euros y, de hecho, se puso manos a la obra para construir una fábrica en Dresde con el único propósito de producirlo. Sus prestaciones eran buenas y más que interesantes para cualquier conductor que quisiese una berlina, pero quiso competir en lujo con otros y ahí no llegaba.

El precio se consideraba excesivo para lo que ofrecía, que estaba bien pero sin pasarse. Las previsiones eran 200.000 ventas durante el primer año, pero solamente lograron unas 84.253.

Volkswagen Phaeton

6. Citroën C6

Parecido a lo que hemos visto con el caso del Volkswagen Phaeton, el Citroën C6 también fue una berlina que se concibió para competir mano a mano en cuanto a lujo con las marcas alemanas. Que el coche de la marca de los chevrones tenía cosas buenas es innegable, pero en este segmento tan concreto de coches en Europa se pide algo más que un adecuado comportamiento y prestaciones.

Estuvo durante siete años comercializándose entre 2005 y 2012, época en la que quizá se echó en falta una campaña de marketing mejor elaborada para sacar todo el jugo a las virtudes de este vehículo.

Citroën C6

7. Renault Safrane

No nos movemos de Francia porque la marca de los rombos también tiene una mancha en su lista. Se trata del Renault Safrane, que fue otra berlina valiente que quería medir sus fuerzas ante los todopoderosos alemanes. Tenía cinco puertas, un interior ciertamente espacioso (de hecho superaba en este sentido al BMW Serie 5 y al Mercedes Clase E) pero se topó con las preferencias del consumidor medio europeo.

Su motor biturbo y el gran equipamiento que ofrecía en su versión Baccara eran sus principales avales, pero hay muchos a los que le tira lo alemán y por eso no alcanzó las cotas que se podían esperar de él.

Renault Safrane

8. Alfa Romeo Arna

Junto a Nissan, Alfa Romeo se lanzó en la década de los años 80´a la fabricación del Arna. Una decisión que obedecía a su precaria situación económica por aquel entonces y a la necesidad de reducir costes de producción. El resultado fue indeseable, hasta el punto que hay quien lo considera el coche italiano más feo que se ha hecho nunca.

Su nombre Arna se debe precisamente por la unión con la casa japonesa (Alfa Romeo Nissan Autoveicoli), fue presentado en 1983 tras construirse sobre uno de los vehículos más longevos de su socio: el Nissan Pulsar. Los transalpinos aportaron la caja de cambios, los motores y la mecánica del Alfasud, muy en entredicho por su escasa fiabilidad. A pesar de eso, se marcaron el objetivo de vender 450.000 unidades al año, pero tan solo fueron unas 27.974 en tres años.

Alfa Romeo Arna

9. Nissan Pulsar

Hablando del Rey de Roma que por ahí asoma, el Nissan Pulsar más reciente tampoco es que estuviera para tirar cohetes en lo que a ventas se refiere. Lo que puede explicar su escaso tirón comercial es que tenía al enemigo en casa: el Qashqai, el guapo de la familia. Y eso que ofrecía una conducción muy dinámica, por dentro era espacioso para pertenecer al segmento que pertenecía y no consumía mucho.

Dicho esto, la moda de los SUV se lo llevó por delante con tan solo cinco años de comercialización a sus espaldas. Con una buena promoción y bombo seguramente otro gallo le hubiera cantado, pero los dirigentes priorizaron el buque insignia.

Nissan Pulsar

10. Mercedes Clase R

Tan solo entre los años 2005 y 2008 estuvo en el mercado el Mercedes Clase R. Quizá la estética no exhibiera esa sensibilidad que es costumbre en la marca de la estrella, pero sus prestaciones de conducción eran buenas y por dentro era más espacioso incluso que un Clase S. Tras lo ocurrido, la casa de Stuttgart puso el foco en un cambio de estrategia basado en una decidida apuesta por los SUV a secas y los SUV de estilo coupé.

Mercedes Clase R

11. Honda FR-V

Tras hacerse eco y tomar nota de todo lo bueno que tenía el Fiat Múltipla, Honda quiso probar suerte con este monovolumen compacto de nombre FR-V. Tenía seis plazas en su interior, el diseño era otra cosa en comparación con el random del italiano, estaba dotado de una tecnología más avanzada y sofisticada.

Sin embargo, era más largo y, por ende, más difícil de aparcar, además de más pesado y obligar a los niños a sentarse en una especie de pozo en vez de unos asientos a causa de la mayor altura que tenía la cintura del coche. En cinco años desapareció del mapa (2004-2009).

Honda FR-V

12. Peugeot 1007

El Peugeot 1007 era un coche muy corto (3.73 metros de longitud) y no demasiado espacioso, ya que solamente podía acoger a cuatro adultos, aunque para acceder a él a la casa del león se le ocurrió ponerle unas puertas correderas automáticas que lo hicieran más fácil, sobre todo a la hora de aparcar en batería. Sin embargo, cuando se calaba también se activaban y eso le costó muchas críticas. Ofrecía un buen desempeño en la ciudad, pero la moda de los SUV se lo llevó por delante allá por el año 2009.

Peugeot 1007

13. Hyundai Veloster

En 2011 apareció en nuestras vidas el Hyundai Veloster, un compacto que quería competir con el Volkswagen Sirocco, pero lo cierto es que ni uno ni otro triunfaron en absoluto. Su diseño contenía rarezas, con una puerta en la izquierda y “una y media” en la derecha, lo cual no gustó a la gente. La prueba es que en algunos mercados solo vendieron 17 unidades en un año y, a pesar de ello, lo renovaron en 2018.

Hyundai Veloster

14. Lancia Thesis

Lancia quiso brillar en el segmento de las berlinas premium con este coche, que se presentaba diferente y original. El Thesis por dentro tenía buena calidad, pero por fuera lucía unos ángulos exteriores que chirriaban, lo cual se sumaba a su poca fiabilidad y a un excesivo precio que le lastró.

Lancia Thesis

15. Jaguar X-Type

Con Ford como propietario, el Jaguar X-Type fue un intento de adaptación del Mondeo a las tendencias de las berlinas de aquellos años de comienzo de siglo. Jaguar era una marca antigua a la que se le quería resucitar, pero tantos rasgos de su marca propietaria echaron para atrás al público.

El objetivo era superar las 200.000 ventas anuales, pero lo cierto es que tan solo vendieron unas 362.000 en todo el ciclo comercial. En consecuencia, se perdieron unos 1.700 millones de euros a nivel global.

Jaguar X-Type
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies