Los 10 mejores coches clásicos de todos los tiempos (hall of fame)

¿Quién se atrevería a juzgar obras maestras? Los clásicos son aquellos vehículos que maravillaron y siguen maravillando al mundo entero, modelos que dejaron boquiabiertos a todo un sector y que se ganaron a pulso una plaza en el salón de la fama del automóvil.
Mejores coches clásicos

Los modelos que figuran en las listas como mejores clásicos de todos los tiempos o los mejores coches clásicos del mundo son aquellos que han conseguido ganarse el respeto de toda la industria del motor. Los hay que son más potentes, más rápidos, más imponentes, más innovadores… Pero los 10 vehículos que figuran en esta lista, han escrito (por méritos propios) sus nombres en letras de oro en la historia de la automoción.

Varios modelos que veremos a continuación fueron finalistas del galardón Coche del Siglo entregado el año 1999. Los demás los hemos seleccionado siguiendo los mismos criterios de dicho galardón: por su impacto en la sociedad o en la tecnología. A lo largo de la historia ha habido modelos muy especiales (más de diez por supuesto), por lo que muchos seguramente no estaréis muy de acuerdo con esta lista. Así que sin menospreciar ninguno de los modelos más icónicos de la historia de la automoción, nuestra lista está elaborada a partir del impacto que tuvieron en la sociedad o el avance tecnológico que supusieron. ¡No hay cabida para todos!

Bien es cierto que los coches clásicos tienen esa aura de historia y misterio que tanto nos atrae a todos los curiosos del mundo del motor, pero realmente existen algunos modelos que han supuesto un antes y un después en el sector del automóvil. Esos modelos que se convierten en únicos y pasan a formar parte de la historia de la automoción, están tan revalorizados que muchas veces sus precios alcanzan y superan a los de vehículos totalmente nuevos. La razón es muy sencilla: el mercado de los coches ha evolucionado tan rápido que los modelos míticos del siglo pasado están tremendamente cotizados y se venden a un precio de oro.

¿Cuáles son los coches clásicos más míticos de la historia?

La evolución e innovación de la industria del automóvil ha sido uno de los procesos más acelerados que se recuerdan de cualquier sector en el mundo. En el último siglo y medio, se ha vivido un avance sin precedentes en lo que conocemos como vehículos.

Nosotros, los humanos, nos desplazamos en máquinas tremendamente sofisticadas y eficaces, pero estos automóviles que hoy conducimos y que nos llevan a todas partes, no existirían si no fuese (entre muchos más) por estos diez vehículos que hemos seleccionado como los mejores clásicos de todos los tiempos.

Los coches que verás en el artículo de hoy han supuesto un antes y un después en la industria y tienen millones de seguidores en todo el mundo. A lo largo de la historia ha habido modelos muy emblemáticos. Pero, ¿tanto como estos? ¡Esperemos que los disfruteis!

10. Ford T (1908)

Cualquier usuario que haya indagado un poco por la historia de la automoción, habrá leído algo acerca del Ford T y no es para menos. Fue el primer vehículo construido en masa de toda la historia: “Voy a construir un coche para el pueblo, el automóvil universal”, decía Henry Ford a principios de siglo XX, este modelo es considerado pieza clave dentro de la industria del motor para la popularización del automóvil.

El Ford T creó escuela en lo que se refiere al montaje en cadena. En definitiva, si hoy en día prácticamente todo el mundo se mueve en coche, es gracias (en gran medida) al Ford T y en reconocimiento a ello, logró obtener el primer puesto como “Coche del Siglo”, con una gran distancia frente a sus rivales. Así que, cuando saquéis vuestros automóviles de vuestros parkings, pensar que en parte es gracias a este automóvil.

Ford T

9. Volkswagen Tipo 1 (1938)

Quizás lo conozcas más como Volkswagen Escarabajo, pues fue el primer coche popular a nivel europeo y el auténtico “coche del pueblo”, que llevó al estrellato la marca fabricándose hasta el 2003, es decir, 65 años de producción.

Sin duda es uno de los coches con más influencia en el sector del automóvil y es uno de los clásicos más valorados. Marcó un antes y un después por la originalidad en su diseño, de ahí su reivindicación en la carretera y sus numerosas generaciones que siempre han sido acogidas con bastante éxito en el mercado.

Fue un icono en la revolución hippie de Estados Unidos y dio el salto a la gran pantalla en películas de la serie Herbie, con su 53 pintado en el capó, todo un símbolo de la paz en la década de los sesenta. Podemos decir que el Volkswagen Type 1 fue creado por los hombres más odiados de la historia reciente (los alemanes), pero que se ganó por su estética el cariño y los corazones de todo el mundo tras terminar la Segunda Guerra Mundial, los conductores caían rendidos a su diseño pese a ser un vehículo tremendamente sencillo.

Volkswagen Tipo 1

8. Jeep Willys (1941)

El padre de todos los todoterrenos, un pedazo de 4x4 fabricado en los años 40 que, tras su gran éxito, el ejército estadounidense no dudó en adoptarlo un año después. En el ejército destacó por su versatilidad y fue destinado a todas las labores habidas y por haber: transporte, exploración por carretera y campo a través, soporte de morteros y lanzacohetes, transporte médico, vehículo pesado remolcador de piezas de artillería, vehículo base para los paracaidistas y alguna función auxiliar más. El primer todoterreno versátil que se adaptó perfectamente a todo tipo de contextos y que aguantaba cualquier tipo de inclemencia meteorológica. ¡Un jabato!

Su llegada al viejo continente suposo la puntilla a la derrota Nazi. No fue el primer todoterreno de la historia ni el el único vehículo 4x4 usado en la Segunda Guerra Mundial, pero su estética y encanto visual le dio una fama que rompió con todos los techos establecidos por la marca, sus fotografías junto a los aires victoriosos en contextos bélicos, han hecho que el Jeep fuera copiado con descaro por casi todas las compañías consideradas rivales directos de la marca.

Fue el todoterreno que revolucionó su segmento y que, además de adaptarse bien a todos los terrenos, se supo adaptar a los cambios históricos, y con él, nació el nuevo concepto de todoterreno en tiempos de paz.

Jeep Willys

7. Citroën DS (1955)

Des de su presentación en el Salón Internacional del Automóvil en París, ya se supo desde el minuto cero que el Citroën DS sería todo un clásico de la automoción. ¿Por qué? Las razones son varias: primero de todo es que sus innovaciones tecnológicas fueran tan rompedoras, que 20 años más tarde tras más de dos millones y medio de unidades vendidas, su tecnología seguía siendo un adelanto para su época.

En segundo lugar, su diseño de “tiburón”, apodo por el que también se lo conoce, causó furor en la sociedad por su estética futurista e innovadora. Fue de los primeros modelos con suspensión hidroneumática de corrección automática de altura en ambos ejes, faros direccionales y caja de cambios accionado por sistemas hidráulicos. Sin duda, el coche del futuro que llegó antes de tiempo.

Citroën DS

6. Seat 600 (1957)

Se trata de un automóvil que se fabricó en la ciudad de Barcelona y marcó a toda una generación de españoles. Aproximadamente se vendieron entre los años 1950 y 1970, unas 800.000 unidades que lo elevaron a ser el coche más vendido en nuestro país. Su éxito se expandió tan rápido entre la sociedad, que en la década de los 60 tenías que esperar casi dos años para poder recoger tu Seat 600.

La influencia que tuvo en España, como vemos, fue más que evidente: la idea del 600 era diseñar un coche barato, rápido y ligero. Estas tres premisas, que sin duda alguna, fueron las claves de su éxito, cambiaron la forma de ver y entender el mercado automovilístico en España, por lo que se ha convertido además de un punto de inflexión en la industria del motor, uno de los coches clásicos más cotizados por lo que fueron en su época. Como curiosidad, el 600 traspasó fronteras y fue exportado entre otros países, a Finlandia, donde fue el coche más vendido entre el 1970 y 1973.

Seat 600

5. Mercedes Benz 300 SL (1957)

Uno de los coches más representativos de todos los tiempos, el vehículo que enamoró y sigue enamorando a cualquier aficionado del mundo del motor, el Mercedes conocido como “alas de gaviota”. Es un deportivo coupé que a día de hoy, es uno de los clásicos más revalorizados del sector y se paga literalmente un pastón por él, pero ¿Por qué? Sus dos puertas se abren hacia arriba y cuentan con bisagras en el techo que le dan la semejanza a un pájaro, esta es la razón por lo que está bautizado como: “alas de gaviota” o “flecha de plata”.

Además, la carrocería está hecha completamente de aluminio y fue el primer coche con inyección directa, su diferencia de peso con los demás vehículos de la época, fue todo un punto de inflexión para los amantes de la conducción deportiva, ya que fue diseñado para la velocidad y el disfrute en la conducción.

Mercedes Benz 300 SL

4. Mini (1959)

El Mini fue todo un derroche de ingenio, no en prestaciones (que también) sino en diseño, el primer coche capaz de concentrar todas las prestaciones de una conducción deportiva en un mínimo tamaño. El genio avanzado en su época Sir Alec Issigonis, consiguió juntar todos los componentes en tan solo 3,05 metros de longitud, algo jamás visto en la época.

De hecho, hasta el lanzamiento de la primera generación del Clase de A de Mercedes, ningún coche en la historia había logrado alcanzar una relación mejor entre espacio interior y volumen total de la carrocería. Porque... Si te decimos que el 80% del Mini es espacio, ¿Te lo crees?

Fue el segundo clasificado en el galardón entregado el 1999 como “Coche del Siglo”, la razón es obvia, el primer coche que fue diseñado para sacar partido a cada centímetro. A día de hoy, ha creado escuela ya que todos los utilitarios actuales copian muchas de las soluciones que se implantaron en el Mini ya hace más de 60 años.

Mini

3. Ferrari 250 GTO (1962)

Es de cajón que algún Ferrari cayera en esta lista, pero lo difícil, sin lugar a dudas, es decidir qué Ferrari poner, escoger al mejor Ferrari o el que más influencia ha causado en la sociedad no es una labor sencilla.

El Ferrari 250 GTO ha sido nombrado en muchas ocasiones como uno de los mejores deportivos de todos los tiempos, una bonita lucha que a día de hoy sigue disputando contra el Porsche 911. El número 250 representa los centímetros cúbicos de cada cilindro, y GTO, son las siglas de Gran Turismo Omologata.

Varias revistas, entre las que destacamos Motor Trend Classic nombraron el 250 GTO como el mejor Ferrari de todos los tiempos, sus líneas curvas y elegantes resaltan toda la potencia de este bellísimo automóvil. El 250 fue el primer Ferrari en incluir discos de freno y era capaz de alcanzar los 245 km/h, una velocidad increíble para la época.

Ferrari 250 GTO

2. Porsche 911 (1963)

El “nueveonce”, posiblemente el mejor deportivo jamás fabricado a lo largo de la historia de la automoción, el automóvil deportivo por excelencia. Presentaron su prototipo en 1963 en el Salón de Frankfurt bajo el nombre de Porsche 901, pero la marca francesa Peugeot los denunció por apropiarse de su marca y tuvieron que cambiar el modelo a 911, ya apuntaba maneras.

El Porsche 911 personifica los valores de un coche deportivo de principio a fin, de hecho, todos los fabricantes de coches deportivos toman como referencia el 911. Su auge y cotización es tan grande que a medida que pasan los años, se están apartando los “nueveonce” de las carreteras y circuitos para estar a buen resguardo en colecciones privadas, antes que de gozar de su motor bóxer colgado detrás del eje trasero.

En definitiva, el deportivo más deseado de toda la historia que ha creado escuela en su segmento, de hecho, los nuevos modelos siguen conservando las características del “nueveonce” del 64: como su diseño “todo atrás”, motor y tracción trasera y su carrocería coupé “fastback”.

Porsche 911

1. Ford Mustang (1965)

El máximo representante de los Muscle cars o Pony cars, agresividad pura y deportividad en la carretera, eso es lo que querían transmitir. En abril de 1965 se presentó el primer Mustang GT con dos nuevas variaciones del motor V8: una de 225 CV de potencia y otra de 271 CV, con caja de cambios manual de tres o cuatro velocidades o una automática que se llamaba Cruise-O-Matic.

El Mustang estaba disponible en tres carrocerías: convertible, coupe y fastback. Al poco de su lanzamiento, ya se convertiría en un referente para toda la gama y el máximo exponente de los Muscle Cars. Los exteriores se distinguían por sus franjas a los lados de la carrocería, doble escape y placas con el grabado de GT en las aletas delanteras. También había gamas inferiores que sustituyeron al Ford Falcon con una potencia de 120 CV y otra de 200 CV.

El año de su lanzamiento se vendieron ni más ni menos que 73.000 convertibles, 409.000 coupés y 77.000 fastbacks. Además, se fabricó el Modelo Shelby, un Mustang GT 350 con la carrocería Fastback sin asientos traseros, de color blanco con dos franjas azules míticas e interior de cuero. La versión Shelby fue potenciada hasta los 306 CV y actualmente es de los Mustang más cotizados.

En definitiva, el Mustang es el máximo exponente de los Muscle cars y su potente nombre ha calado en todos los amantes de la conducción deportiva, el Mustang cuenta con una idea muy clara de coche: un diseño agresivo, un precio de adquisición asequible y un motor de gasolina grante para elevar las prestaciones al máximo. ¡Gas!

Ford Mustang
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies