ç

11 cosas que no sabías de Yamaha (curiosidades y datos sorprendentes)

La marca nipona es conocida en todo el mundo, pero guarda una historia detrás muy interesante. Estos son los datos más curiosos que no sabías de Yamaha hasta ahora.

cosas-que-no-sabias-yamaha

Detrás de cada marca o empresa de renombre hay una larga historia que explica su reputación. Con varios fabricantes de coches y Suzuki lo habéis podido ver anteriormente a través de estas líneas en anteriores posts. No en vano, cada uno tiene sus peculiaridades y eso es lo que aporta distinción y gracia a lo que os contamos cada vez que nos ponemos a escribir.

En esta ocasión, en TopDriverz vamos a hablar de 11 cosas que no sabías de Yamaha, la casa de los diapasones, un referente en toda regla sobre las dos ruedas que marca el paso tanto en las calles como en los circuitos. Varios de sus modelos están muy cotizados por los usuarios, así que es muy interesante saber qué guarda esta marca en sus entrañas.

Os sorprenderán: cosas que pocos saben de Yamaha

Una vez que hemos entrado en calor mediante la introducción, es el momento de pasar a la acción y desgranar, una por una, aquellas n cosas acerca de Yamaha que no dejan indiferente a nadie. Allá vamos.

1. Fue fundada en 1887

Yamaha nació como tal a finales del siglo XIX, concretamente en el año 1887, gracias a la idea de Torakusu Yamaha que se llevó a cabo en la ciudad japonesa de Hamamatsu. No obstante, el propósito original que tenía era hacer y comercializar posteriormente pianos y órganos de lengüeta, productos que en nuestros días siguen fabricando y vendiendo.

Eso sí, como empresa independiente no empezó a funcionar hasta 1955, cuando se creó Yamaha Motor Company. Hay que decir que actualmente sigue perteneciendo al grupo, dado que Yamaha Corporation es su mayor accionista con el 12.21 por ciento de las acciones en su poder.

yamaha-1887

2. La competición la lleva en la sangre desde siempre

Allá por 1958, Yamaha se convirtió en el primer fabricante japonés de motos en lanzarse a la aventura en el mundo de la competición a nivel internacional. Los grandes resultados obtenidos en certámenes y pruebas nacionales animaron a la marca a dar ese gran paso. De hecho, presentaron su modelo YA-1 en las dos citas de carreras más importantes del país asiático: la Fuji Ascent Race y la 1ª Asama Highlands Race.

En ambas se alzó con la victoria en la categoría de 125 centímetros cúbicos y, al año siguiente, reeditó éxito en las categorías Light y Ultra-light de la Asama Highlands Race. Ya en aquel año citado al principio del epígrafe abrió fronteras participando en el Gran Premio de Catalina, prueba que se celebraba en Estados Unidos. El resultado fue una gran sexta posición.

3. Expansión y desarrollo tecnológico a partir del éxito deportivo

El hito logrado en tierras norteamericanas fue el punto de partida para la expansión de Yamaha por el largo y ancho del planeta. Y es que se reconoció el gran nivel tecnológico exhibido por los japoneses entre los amantes de las dos ruedas de Estados Unidos, lo que a su vez facilitó que empezase a vender sus motos por el país norteamericano gracias a un distribuidor independiente en California.

Fue Cooper Motors quien se encargó de comercializar modelos como la YD-1 250 y la MF-1, con una cilindrada de 50 centímetros cúbicos y motor de dos tiempos monocilíndrico. Más tarde, en 1960 empezó a encomendarse a varios distribuidores para vender sus motos en Estados Unidos. En 1966 se establecieron en Tailandia y México las fábricas para satisfacer la demanda extranjera y, dos años más tarde, se hizo lo propio en Brasil y Países Bajos.

4. Genichi Kawakami, el artífice de (casi) todo

Genichi Kawakami fue el primer presidente que tuvo Yamaha Motor Company y, lejos de focalizarse únicamente en la gestión de la compañía, se implicó profundamente en todas y cada una de los aspectos del desarrollo de la marca y llevó al reconocimiento internacional a la marca de los diapasones. Su filosofía de vida era que, si vas a hacer algo, hay que hacerlo lo mejor que se pueda.

Hay que decir que este buen hombre anteriormente había trabajado en Nippon Gakki, nombre que tenía originalmente la división de instrumentos musicales y electrónica que, más tarde, se llamó Yamaha Corporation, y fue escalando desde otros rangos hasta llegar a lo más alto de la empresa, por lo que ahí se puede explicar su desempeño. Kawakami dijo adiós el 25 de mayo de 2002, pero su legado y espíritu sigue muy vivos más de dos décadas después de su fallecimiento.

5. La primera moto trail fue obra suya

Yamaha fue pionera en el mundo del trial gracias al modelo DT-1 Enduro que lanzó al mercado en 1968. El fin no era otro que aportar al usuario grandes prestaciones tanto dentro como fuera de las carreteras, una idea que tuvo una magnífica acogida entre los usuarios de todo el mundo, en especial en los Estados Unidos. Esta idea le dio un gran impulso para ser el líder en lo que se refiere al desarrollo de tecnologías para motocross durante la década de los años 70´del siglo pasado.

yamaha-dt-1

6. La música, muy presente en su logo

A pesar de que las motos copan el principal protagonismo en sus ventas, lo cierto es que su logo representa más la relación que la marca tiene con la música que con el motor. Los tres diapasones que aparecen son unos utensilios que tienen como propósito encontrar la calidad de sonido necesaria en ciertos instrumentos. No obstante, de inicio expresaban otras ideas que definían la identidad de Yamaha: Ciencia, Tecnología y Avance.

7. Es la marca que más tiempo ha competido de forma ininterrumpida

Desde que hiciese sus primeros pinitos en su Japón natal, lo cierto es que Yamaha no ha parado de competir. Decía el gran Kawakami que un producto no podía alcanzar el éxito hasta que no se probase a sí mismo frente a otros de su estirpe en su campo. La forma de hacerlo, en el caso de las motos, eran los eventos de competición.

Desde entonces, ha mantenido y sigue manteniendo una estrecha relación con el mundo de la competición. En los 60´ saborearon las mieles del éxito en multitud de ocasiones, como por ejemplo cuando obtuvieron su primera victoria en el mundial de motociclismo en 1963, cuando se impuso en el Gran Premio de Bélgica. Durante la crisis del petróleo desapareció como equipo oficial, pero se mantuvo en el campeonato como suministrador de varios equipos privados, así que ni eso les ha detenido.

8. También estuvieron en la Fórmula 1

A pesar de que los coches están ausentes en su oferta de productos y que su éxito en MotoGP es incuestionable, Yamaha ha formado parte de la competición más prestigiosa de cuatro ruedas que existe. La marca de los diapasones estuvo entre los años 1989 y 1997 y de su trabajo se nutrieron equipos como Zakspeed, Jordan 192, Tyrrell y Arrows.

Sin embargo, el paso por el Gran Circo fue con más pena que gloria dado que sus propulsores se ganaron fama de poco fiables y potentes, lo cual era un lastre a todas luces para los monoplazas que los equipaban. En 1994 consiguieron su mejor resultado, cuando Ukyon Katayama y Mark Blundell llevaron a Tyrrell al séptimo puesto en el mundial de constructores con 13 puntos.

9. La RD 350, un mal recuerdo

No todo en la vida es de color de rosa, y esto se puede extender a la trayectoria de Yamaha desde que nació. En 1973 sacó la RD 350, el primer modelo de calle que contaba con un sistema de admisión por láminas. Sus virtudes eran una gran potencia de 60 CV y velocidad que se beneficiaban de su ligereza. Hasta ahí todo bien, pero tenía un gran hándicap que no consiguió subsanar. La ineficacia de sus frenos era un grave problema para todos aquellos usuarios que querían montarse en ella, lo cual sumado a lo estrechos que eran sus neumáticos y el escaso agarre que aportaban ponían más trabas si cabe a la hora de conducirla.

10. La FZ 750, un hito entre las deportivas

Mucho tiene que decir Yamaha en lo que se refiere a los modelos deportivos, y es que la FZ 750 fue un auténtico éxito a mediados de los 80´. Fue presentada en el salón del IFMA de 1984 y llegó al mercado con el honor de ser la primera en llevar a bordo un motor de cinco válvulas por cilindro a razón de más de 100 CV de potencia. Sin lugar a dudas, fue un punto de inflexión en las motos deportivas.

11. Desarrolló el sistema de escape EXUP

En 1987 se apuntaron un gran logro con el desarrollo del sistema de escape EXUP (Exhaust Ultimate Powervalve) lo que era el no va más de la época en palabras de Yamaha. Lo que ocurría dentro de este es que una válvula de mariposa se accionaba por medio de un servomotor para que escogiese el grado de apertura que tenía que tener ésta en base del giro del motor.

De esta forma, a bajas vueltas la válvula se cierra parcialmente, la pérdida de carga se acentúa, la onda de depresión baje y la evacuación de los gases se ralentice. Al contrario, a muchas vueltas la válvula se abre más y la salida de escapes se optimiza.

yamaha-exup
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies