Shooting Brake: ¿qué es y cómo funciona?

Lejos de ser una rareza o una excentricidad, el Shooting Brake es un tipo de carrocería con mucha personalidad y que está volviendo a estar en el centro de atención. Conozcamos sus características.
Shooting brake

En este mundo de la innovación continuada, nos puede parecer extraño que algunos diseñadores, ingenieros, responsables de marcas decidan volver a poner sobre la mesa una idea basaba… ¡en los carros tirados por caballos! No, nadie se ha vuelto loco ni es un anticipo a volver a los coches de tracción animal. Simplemente sucede que, cuando una idea es buena puede utilizarse durante décadas, siglos o para siempre.

Este es el caso del Shooting Brake, una carrocería que combina lo mejor de un coupé y lo mejor de un coche familiar. Y, aunque la habíamos dejado un poco abandonada, debemos estar atentos porque los nuevos modelos son una auténtica maravilla: funcionales y bellos.

¿Qué es el Shooting Brake?

Shooting Brake es un tipo de carrocería para automóviles. En líneas generales, se trata de una carrocería de coche familiar con una terminación coupé. Partimos de tres volúmenes diferentes a los que se le añade un maletero y un portón trasero más amplio. No se trata de una mera diferencia estética, sino que el familiar de toda la vida suele ser un compacto, con lo que las prestaciones son diferentes. Además, el shooting suele ser de dos puertas. No obstante, debemos dejar claro que no hay una definición exacta para el shooting brake y, cada marca y cada época, la han interpretado a su manera.

Los inicios: volvemos a los carros de caballos

Si os hablamos de armas y carros tirados por caballos, a todos os viene a la cabeza una escena de indios y vaqueros. Por desgracia para nuestra historia, no se trata de eso. El brake era el chasis que se usaba para frenar a los caballos, de aquí pasó a significar el conjunto del vehículo y, con la llegada de los frenos de los coches, estos recibieron la denominación original. Por tanto, el brake no es nada más que un carro, pero y ¿el shooting? Pues que los vehículos más evolucionados de finales del siglo XIX pertenecían a los ricos y a los ricos les gustaba ir de caza. Necesitaban adaptar el carro a la carga que llevaban: las armas, maletas varias, perros y el botín obtenido.

El primer automóvil con esta carrocería se fabricó a principios del siguiente siglo. Una de las empresas pioneras en especializarse en estos fue la Albion Motors, que ofrecía vehículos para hasta 8 personas y sus armas. El Rolls-Royce Silver Ghost de 1910 también es una gozada para los ojos. Los shooting brakes estaban triunfando en países como el Reino Unido. Y así llegamos prácticamente a los años 30. Al ser el shooting brake un tipo de carro muy específico, al popularizarse la necesidad de coches de motor familiares, se empezó a llamarlos state cars y se adaptó la carrocería para hacer los coches más prácticos para llevar a la familia y los equipajes: llegaron, pues, los familiares compactos, amplios y, normalmente, con un solo volumen.

Rolls Royce

La época dorada

Daríamos por muerto el modelo de shooting brake por no adaptarse a las necesidades de la sociedad, con la excepción quizá del Chevrolet Nomad de 1956, pero a partir de los 60 el fenómeno shooting pegó una explosión. Los diseñadores descubrieron que podían crear coupés singulares y empezaron a salir auténticas maravillas. Todos conocemos el Volvo P1800ES, uno de los más icónicos.

Y es que esta era la clave, ser icónico, ya que tampoco se vendió tan bien como se esperaba, pero la gente mayor aún lo recuerda. Otros coches emblemáticos pueden ser el Ferrari Croisette de 1975, con una zaga un poco extraña; el Aston Martin DB5 Shooting Brake o el Reliant Scimitar GTE del 68. Aquellos coches tenían mucha personalidad, pero volvieron a perder practicidad y, con ello, protagonismo.

El Shooting vuelve a las andadas

Antes hemos mencionado el Chevrolet Nomad del 54, un coche excepcionalmente bueno en aquella generación. Pues bien, para celebrar su 50º aniversario, la marca americana presentó una nueva versión en el Salón de Detroit. Se había vuelto a abrir la veda. Habían vuelto como concepts cars y parecían que las ideas que iban saliendo tendrían poco recorrido.

Audi presentó su propuesta, Ferrari nos sorprendió con el Ferrari FF (espectacular), pero no fue hasta la aparición del Mercedes CLS en 2012 que se asentaron las bases para su renacimiento. Los alemanes han sido prácticamente los únicos que han apostado en serio por el shooting y la jugada les ha salido muy bien, ya que han conseguido fidelizar muchos conductores. Ahora el CLA es el que lleva la batuta.

El otro coche que muchos consideran un verdadero shooting es el Mini Countryman. Que no nos engañe el nombre de la marca, el Countryman ofrece una estética coupé deportiva con espacio interior amplio. Hay quien se lleva este coche al campo para cazar aprovechando la versión con un techo que se puede abrir, así que, definitivamente, lleva en su ADN el viejo espíritu de la carrocería. Por lo demás, hay otros coches que se anuncian como shootings, pero o bien son descapotables cubiertos o vienen de otro tipo de carrocería y no podemos considerarlos como tal. Aun así, que cada uno considere lo que quiera.

Mini countryman

El CLA de Mercedes: ¿la mejor propuesta actual?

Mercedes anunció en 2012 que iba a revolucionar su catálogo, adaptándolo a los tiempos modernos. Nos centramos ahora mucho en la motorización, mientras aceptamos que todos los coches deben tener una estética parecida (y que deben ser un SUV o parecerse a un SUV). Pues bien, la firma alemana decidió que era el momento de recuperar un shooting brake y hacerlo a su manera.

El nuevo CLA, que lleva un par de añitos deambulando por el mundo, ha conseguido captar la atención del público joven, algo verdaderamente increíble. Es que, para el que se lo pueda permitir, este modelo es todo un caramelito ya que ofrece muchísimo espacio con un diseño altamente deportivo, es decir, lo tiene todo.

Nos encontramos con un coche que, aunque procede del Clase A, nos puede recordar más a todo un Clase C. Su capó prolongado orientado hacia abajo, su habitáculo en posición retrasada y la parte trasera, la zaga, es muy amplia y robusta. La imagen resulta potente y las llantas de 17” o 19” y los difusores grandes (demasiado grandes para algunos puristas) terminan por conferir al CLA la combinación perfecta de todos los elementos.

El CLA va con 4 puertas (era poco funcional ir con las 2 tradicionales) y tiene una longitud de 4.68 metros por 1,8 de amplitud. No nos deben espantar sus dimensiones porque ya hemos apuntado a su carácter deportivo; y es que podremos pasar de 0 a 100km/h en 4s. Nos dejan escoger entre 8 motorizaciones distintas, aunque los motores híbridos solo están disponibles en cambio automático. La opción más atractiva es el motor CLA 250 Shooting Brake híbrido, con un consumo de 1,4L/100km en ciclo mixto y una autonomía eléctrica de 70/80km. Las emisiones de CO2 en ciclo mixto son de 7,1-6,5g/100km.

En cuanto equipamiento y confort, ya podemos pensar que Mercedes ha pensado en todos los detalles. Vamos en un coche con mucho espacio (y debemos contar con los más de 440 litros del maletero) y nos encontramos a solas con el volante multifunción y dos pantallas con la última tecnología disponible. Han apostado por limpiar el espacio y que la relación entre los distintos aparatos y el conductor sea lo más directa posible. En los asientos de alcántara y cuero la comodidad es óptima. Por lo demás, tiene un equipamiento de un coche de alta gama y una buena conectividad (aunque le hayan puesto un nombre extraño al equipo de conectividad, tiene la que tienen todos los coches actualmente).

El precio es a partir de 32.369€, así que es bastante asequible por ser el cochazo que es. No obstante, no hablamos de este coche porque la marca nos promocione. Hablamos del CLA porque creemos que el shooting brake actual, reconvertido, adaptado si se quiere, es una patada a la boca a este aburrido mundo de coches iguales (SUVs y urbanos baratos). Conducir un shooting brake es volver a coger las armas como antaño para salir a cazar. En este caso, para cazar las emociones de conducir.

Tenemos un coche con mucho espacio, ideal para llevar, no diremos a la familia, pero sí a amigos y conocidos, y con un talante deportivo muy interesante. Los experimentos que habíamos visto de monovolúmenes con líneas deportivas quedaban bien para hacerse el chulo, pero no tenían valor práctico en la carretera. El shooting brake lo tiene y, aunque el CLA pocos rivales serios tiene ahora mismo, está por ver si las marcas no volverán a las viejas ideas de los carros tirados por caballos. Como mínimo, seguro que consumen menos que un SUV o un familiar.

Shooting brake mercedes
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies