Las 10 averías más comunes por llevar los neumáticos en mal estado

La peor avería por llevar los neumáticos en mal estado es siempre el riesgo de accidente. Los neumáticos en mal estado están bien para que los niños jueguen en los colegios. Circular con ellos en malas condiciones es una trampa mortal que, además, genera muchas averías en otros componentes a medio y largo plazo.
Neumáticos en mal estado

Con los neumáticos no se juega. De hecho, los neumáticos son el único contacto directo entre vehículo y carretera y por ello son extremadamente importantes. La superficie de contacto entre ellos y la carretera forman un área de aproximadamente el tamaño de una tarjeta postal. De ahí, que es vital para nuestra seguridad que se encuentren siempre en perfecto estado.

El mantenimiento y la salud de los neumáticos es crucial en la seguridad vial. Saber cómo cuidarlos o cómo llevar a cabo un mantenimiento peródico, son procesos clave para garantizar nuestra seguridad y la de nuestros acompañantes. El hecho de que sean el único punto de contacto entre vehículo y asfalto, hace que los fabricantes trabajen duro para crear unas cubiertas capaces de funcionar en todos los contextos posibles: seco, lluvia, nieve e incluso hielo. Para así, poder ofrecer altos niveles de agarre con el mínimo desgaste y la menor sonoridad en recta, curva, aceleraciones, frenadas, etc.

En definitiva, mucho más que 4 grandes piezas de caucho en donde el compromiso de los fabricantes, hace evolucionar diariamente los departamentos de I + D de estos componentes.

A pesar de todo, una vez sobrepasada la vida útil de un neumático, estamos expuestos a un mayor riesgo inesperado y nadie nos puede garantizar nada. Pero ¿Cuándo nos damos cuenta que los neumáticos han llegado al final de su vida útil? Cuando los neumáticos han perdido su dibujo en la banda de rodadura: recuerda que legalmente pueden circular hasta con un grosor mínimo de 1,6 milímetros, pero nuestra recomendación es cambiar el neumático a partir de los 2 milímetros.

¡Ojo! No solo los neumáticos se desgastan por el exceso de kilometraje, si el vehículo ha permanecido estacionado en el mismo lugar (parking o calle) durante semanas e incluso meses, lo más probable es que la goma haya perdido facultades y se haya acelerado el proceso de cristalización.

Este fenómeno sucede cuando los componentes de un neumático pierden sus capacidades con el paso del tiempo, ya sea por desuso, por un mantenimiento inadecuado, o por una prolongada exposición al sol, lluvia o nieve. O porque su fecha de fabricación (no tiene porque coincidir con la de montaje) supera los 5 años; es por ello que recomendamos encarecidamente no montar en nuestros vehículos juegos de neumáticos de segunda mano.

¿Es legal? Sí, pero muy peligroso porque no hay un reglamento que garantice unas condiciones mínimas en la compra-venta de neumáticos de segunda mano. De ahí que no sea posible verificar el verdadero estado de ellos.

Las averías más frecuentes a causa del mal estado de los neumáticos son…

Aun sin haber sufrido “bordillazos”, frenazos o golpes y con un dibujo correcto, los fabricantes recomiendan cambiar los neumáticos cada cuatro o cinco años. Esto va muy relacionado con el paso de los kilómetros; a pesar de tener unos neumáticos en perfectas condiciones, el paso del tiempo y el kilometraje elevado no perdonan.

Es por ello que no te la juegues, las consecuencias pueden ser mucho peores de las que te imaginas y pueden comprometer gravemente tu integridad y la de los que te rodean. Con el tiempo, todo envejece y, las cubiertas de los neumáticos, no son ninguna excepción. Sin más dilación, te mostramos las 10 averías a las que te expones por llevar los neumáticos en mal estado. ¡Ni se te ocurra comprar de segunda mano!

1. Daños en el propio neumático: la cubierta

La primera avería que te traemos es consecuencia del desuso del vehículo sea cual sea el motivo. Una rueda en buen estado puede pasar inmediatamente a tener fallos (y a provocar muchos otros) cuando el neumático no se mueve.

El proceso de cristalización del neumático se acelera y la banda de la rodadura se puede pudrir por humedad (por ejemplo). Sin olvidar que todo ello va acompañado de una falta de presión que también se acusa.

2. Desequilibrio en los sensores de presión

Retomando la falta de presión del punto anterior. Una de las cosas que pueden fallar a consecuencia de unos neumáticos en mal estado es el sensor de presión. Y eso, ¿a qué se debe? Se debe a que estos no están calibrados para funcionar correctamente cuando nuestros neumáticos sufren anomalías o no están en buen estado (presión desigual e inconstante, alertas continuas en el cuadro de instrumentos, ruidos y vibraciones).

Pero lo peor, es que no nos valdrán de nada ante una fuga real; el mal estado de los neumáticos hace perder toda la veracidad en los sensores de presión.

3. Desgaste desigual de los neumáticos (paralelos y equilibrados)

La forma que deben tener los neumáticos es circular. Esta obviedad, en muchos casos no se corresponde a la realidad y muchos vehículos circulan con neumáticos deformados por nuestras carreteras. El mal estado de los neumáticos deforma mucho antes las gomas (cuadriculando el neumático).

La falta de mantenimiento es uno de los motivos principales por los que la deformación de nuestros neumáticos se acelera: las gomas cristalizadas, “cuadradas”, endurecidas y deformadas, ofrecen muchos menos kilómetros con un equilibrado y un paralelo óptimos. Lo que se traduce en un mayor desgaste y más vibraciones.

La deformidad y el desgaste no serán iguales en cada rueda, cosa que enreda aún más el problema, ya que el desgaste desigual será el principal causante de severas averías mecánicas (dirección, suspensión, frenos y llantas).

4. Deterioro de las válvulas (las olvidadas)

He aquí las grandes olvidadas dentro de la estructura que forma un neumático. Las válvulas, dentro del mundo “redondo” de los neumáticos, son las responsables de mantener hermética la cámara interior de este para contener la presión del aire en la unión de la rueda con llanta. Su papel es fundamental para la seguridad del neumático y del vehículo en general.

Unos neumáticos en mal estado afectan al buen estado de las válvulas y, unas válvulas en mal estado, no cierran bien. Por lo que si tienes fugas, la vida útil del neumático caerá en picado.

5. Frenos (aumento de la distancia de frenado)

Por si no lo sabías, los neumáticos trabajan codo con codo con los frenos cada vez que pisamos el pedal. Si los neumáticos están en mal estado, los principales damnificados en el sistema de frenado serán los discos (y las pastillas y las pinzas en los modelos que las lleven).

Todo ello tendrá repercusiones graves en las reacciones de nuestro vehículo; la principal y más importante, el aumento de la famosa distancia frenado, es decir, la distancia que recorre un vehículo desde que el conductor percibe un obstáculo hasta que el coche se detiene por completo, aumentará por el mal estado de nuestros neumáticos.

6. Abolladuras en las llantas

Si el neumático rueda bajo presión, vibra o notas que no absorbe correctamente las irregularidades del terreno, quizás sea porque la llanta podría estar afectada por el mal estado del neumático.

Una llanta en mal estado es una caja de pandora, nunca sabes cuando se va a romper o partirse en un resalto, bache o socavón. No obstante, una llanta en mal estado puede dañar la estructura del neumático, en este sentido, el orden de los factores no altera el producto.

7. Rodamientos y bujes

Los rodamientos son aquellos elementos que conectan la llanta con el vehículo. De hecho, son a la vez tan importantes como desconocidos, muchas veces cuando estos fallan a causa del mal estado de los neumáticos, los usuarios no tienen ni idea de que les están contando acerca de los rodamientos.

Por no hablar de los bujes, aquellos elementos donde se apoya y gira un eje (el de cada rueda). Si estos no están en buen estado por un mantenimiento deficiente de los neumáticos, el giro de la rueda no será el adecuado y, créenos, lo notarás. Conducir con bujes rajados o en mal estado es parecido a quedarte sin ruedas.

En definitiva, los rodamientos y los bujes son esfuerzos de ingeniería que no han sido creados en vano por los fabricantes, así que con unos neumáticos en mal estado, todos ellos podrían irse al traste.

8. Muelles y sistema de amortiguación

Quizás estemos hablando de la avería más intuitiva, pero por si no te habías dado cuenta, los neumáticos también trabajan de forma coordinada con los muelles y los amortiguadores, los cuales, están diseñados partiendo de un buen estado de los neumáticos. Ahora bien, si están mal, el desgaste de los muelles y los amortiguadores se verá acelerado y hasta que no los cambies (los neumáticos), el confort y la seguridad quedarán en evidencia.

Nuestra recomendación es que los cambies cuando antes, ya que los amortiguadores no son una reparación barata.

9. Rótulas y fuelles

Cuidado, que esto está bajo inspección de la ITV. Las rótulas unen las piezas de la suspensión, la dirección y la transmisión. Estas, tienen unos componentes de goma (fuelles) que absorben las vibraciones hasta que se endurecen, se agrietan o se rajan (fin de su vida útil).

Puede parecer insignificante, pero como un fuelle de una de las juntas se deteriore y no te hayas dado cuenta, suspenderás la ITV, ¡menuda gracia!

10. Fallos en la dirección

¿Notas vibraciones en el volante? Una de las causas más comunes de que esto ocurra es el mal estado de los neumáticos. Las vibraciones en el volante son pistas muy valiosas para prevenir averías de lo más costosas. A la larga, estas vibraciones pueden derivar a problemas serios de rótula, bomba, o en de columna de dirección.

Nuestra recomendación es que cuando notes vibraciones al volante, revises el estado de tus neumáticos y si están en mal estado, habrás dado con la causa, eso sí, ¡acuérdate de cambiarlos! Sino, en un futuro no muy lejano tu bolsillo se arrepentirá (y de qué manera).

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies