¿Cómo viajar en tu coche con tu perro de forma segura? 8 consejos

La ANFAAC estima que un 49,3% de hogares españoles conviven con alguna mascota, el censo de animales de compañía en España supera ya los 13 millones. Los dueños deben saber que hay que cumplir ciertas normas cuando se viaja con ellas. Más allá de la multa, si el animal no viaja bien sujeto, se está poniendo en riesgo la seguridad de las personas que viajan tanto dentro, como fuera del coche.
Coche perro

¿Sabías que circulando a 50 km/h, un perro de 20 kg multiplica su peso por 35? Sí, no es un tema menor cumplir con todos los requisitos de seguridad posibles cuando viajamos con nuestros animales de compañía. Más allá de una posible multa de 100 euros por no llevar bien sujeta y protegida tu mascota, un animal suelto puede provocar distracciones en el conductor muy fácilmente.

Un animal suelto en el coche es peligroso porque puede interferir en la conducción subiendo encima del conductor, o afectar algunos de los sistemas mecánicos más comunes como los pedales o el cambio de marchas, aumentando así, las distracciones del conductor. Por desgracia, el descuidado uso de los sistemas de seguridad para sujetar a tu mascota supone también un riesgo para el resto de usuarios de la vía, el ejemplo más claro es cuando un perro asoma la cabeza por la ventana, algo que nos parece muy gracioso a simple vista pero que conlleva un elevado riesgo de caída que puede desencadenar en consecuencias fatales.

En relación, un animal mal sujeto puede provocar daños muy graves e incluso fatales a los ocupantes, y los demás conductores en caso de frenazo o impacto.

Según la normativa de tráfico: ¿qué dice la DGT acerca de viajar con animales?

La ley vigente recogida en el Código de Tráfico y Seguridad de la DGT menciona lo siguiente: “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”.

¿Y qué podemos extraer nosotros como conductores? Bien, del código de tráfico queda claro que si viajamos en coche con animal de compañía, es de obligado cumplimiento que vaya bien atado para no caerse, moverse y por lo tanto, pueda comprometer la estabilidad del automóvil. Y lo más importante, no debe distraer al conductor o dificultar su campo de visión. Es decir, si atamos con seguridad al perro para que no tenga posibilidad de interferir ni en la conducción ni en la visibilidad, no estarás infringiendo ninguna ley ni comprometiendo la seguridad de los ocupantes (tu incluido).

Recomendaciones previas que debes saber

Los perros son animales muy sensibles, la educación que nosotros les inculcamos juega un papel muy relevante en las maneras que tienen de actuar frente a determinadas situaciones, una de ellas, montar en un coche. Si tu perro ya no es un cachorro y nunca se ha subido en un automóvil, lo primero que te recomendamos es paciencia porque será más complicado de lo que piensas.

Es aconsejable acostumbrar al perro desde pequeño a viajar en coche, hacerle entender que subirse en un coche es algo positivo y placentero. Sino, la falta de costumbre genera inseguridad que podría alterar el comportamiento del animal. Así que antes de mostrarte los 3 sistemas de retención para el transporte de perros, te mostramos una batería de 8 consejos para viajar en tu coche con tu perro de forma segura.

1. Familiariza el perro con el vehículo: trayectos cortos desde cachorro

Este periodo de socialización es muy importante para la asociación positiva del animal respecto al coche, algo que se puede conseguir aumentando la distancia de los trayectos de manera gradual y siempre, premiando a tu mascota cada vez que se sube en el coche.

Una vez el perro va perdiendo la inseguridad y el miedo al vehículo, debería acostumbrarse progresivamente al tipo de sistema de retención que vayas a utilizar. Sumado a un conjunto, conseguiremos relacionar el trayecto y el sistema de retención como algo positivo y placentero para el animal.

2. Antes de salir: ayunas, agua y medicamento antiemético

No todo se basa en la asociación positiva del perro hacia el coche. Debes tener en cuenta que los perros son animales muy sensibles y es importante que estén en ayunas al menos dos horas antes de emprender la marcha. De no ser así, el viaje será más incómodo de lo previsto ya que las probabilidades de mareo y los posibles vómitos, harán que el viaje sea un poco movidito. En relación, debemos llevar agua fresca en un recipiente adecuado para la correcta hidratación del animal.

De todos modos, los buenos hábitos no exime que la mascota sea propensa al mareo, por lo que debes consultar al veterinario algún medicamento antiemético en el caso que el perro sea propenso a marearse. Además, si el animal es inquieto e intenso, remedios naturales como la valeriana, pueden apaciguar su ansiedad siempre y cuando lo hayas consultado con tu veterinario antes.

3. El perro siempre en su sitio

Más arriba hemos comentado lo que dice la legislación vigente sobre viajar con animales de compañía. Recuerda que el perro no puede ir suelto ya que puede distraer al conductor interfiriendo en la conducción.

El perro deberá ir siempre en los asientos de atrás y bien atado, ya que en caso de frenazo o impacto, el animal puede salir despedido provocando daños muy graves en su salud e incluso en la de los ocupantes si colisionan con él. Por lo tanto, debes tener muy claro cuál es el lugar que ocupará siempre el perro dentro del coche. Decimos siempre porque es positivo que el perro se acostumbre a viajar en el mismo sitio cada vez que sube al coche, beneficiará positivamente su sensación de seguridad y hará su viaje (y el tuyo) más cómodo y placentero.

4. Accesorios y preparación: el kit de viaje

Dentro de la planificación del viaje, hay que tener en cuenta todo lo relativo a la mascota, desde lo más básico hasta las golosinas que pueden salvarte alguna que otra situación durante el trayecto. El arnés, rejilla o transportín es lo primero que hay que tener en cuenta, debemos verificar que cumplen con la legislación europea y que se adaptan perfectamente al cuerpo de nuestro acompañante más peludo. Como el viaje es en coche, debemos hacer que se sienta a gusto ya que no se encuentra en su entorno habitual, prepara sus golosinas favoritas y algún que otro accesorio (recomendado por alguna tienda de confianza) que hagan más ameno el viaje para nuestro amigo.

Además, puede ser que el perro acaba ensuciando el coche; en relación, te recomendamos llevar un aspirador de mano o algún cepillo especial para esos pelos que se van a quedar en la carrocería y una funda especial para cubrir las plazas traseras.

5. Coloca la carga y déjale un poco de espacio (el que podamos)

Una vez sabemos en qué asiento de atrás viaja el perro y el sistema de retención que vamos a usar. Es momento de repartir la carga del equipaje; si el perro va a ir en el maletero es recomendable fijar las maletas con redes o enganches para que no alteren a nuestra mascota generando una situación de ansiedad en ella. En función del tamaño del peludo, es aconsejable que tenga una zona despejada que le permita un mínimo movimiento todo y que esté sujeto, de esta manera, evitaremos posibles agobios y el animal estará más agusto.

Así que, si el perro va en un arnés en las plazas traseras, todo lo que podamos cargar en el maletero, mejor que mejor. En definitiva, procuraremos habilitar una zona despejada (en la medida que podamos) que permita cierta movilidad al animal.

6. Durante el viaje: buena ventilación y conducción tranquila

Asimilando que viajar en coche no es lo que más gusta a los perros por muchos motivos, entre otros, apartarlos de su zona de confort. Las condiciones dentro del vehículo durante el trayecto deben ser las más beneficiosas para nuestro compañero. La ventilación es vital, sobre todo en verano, ya que las altas temperaturas conllevan un mayor estrés para el animal lo que puede desviar nuestra atención de la carretera. Esto no significa que tenga que viajar con la cabeza fuera de la ventanilla (no lo hagas nunca), sino que deberemos hacer uso del climatizador y en el caso que viaje en el maletero, hacer paradas para renovar el aire.

Al ser animales muy sensibles, una conducción agresiva les afectará mucho, por lo que es aconsejable una conducción tranquila y fluida, sin acelerones ni frenazos. A la vez, no recomendamos tener la lista de Spotify muy alta, recuerda que los oídos de un perro están mucho más desarrollados que los nuestros. Así que si tenéis la opción de dirigir manualmente las salidas de sonido del vehículo, dirigirlas hacia las plazas delanteras dejando las traseras más insonorizadas.

7. Sigue la regla de parar cada dos horas

Para los viajes largos es algo beneficioso tanto para nuestra mascota como para nosotros. De esta manera, aplicaremos la regla de parar cada dos horas, estirar las piernas e hidratarnos. Centrándonos en nuestra mascota, agradecerá el hecho de parar para liberarse un poco y sobre todo hacer sus necesidades.

Así que planifica bien tu ruta y encuentra esas áreas de descanso más ventajosas para animales o directamente aquellas áreas que tienen una zona propia para mascotas. Para terminar y no menos importante, debes prestar mucha atención es cuando abrimos la puerta del coche para que salga el perro: verifica que lo tenemos bien sujeto por el sistema de retención, luego desactívalo manualmente y sujeta al perro, ya que podría salir corriendo y ser atropellado por otro coche, ¡mucho cuidado!

8. Nunca debes dejar solo el perro dentro del coche, nunca

Ni se te ocurra salir del coche y dejar tu perro dentro, ni que sean cinco minutos. Recuerda que son animales muy sensibles y con las temperaturas cada vez más altas en verano, pueden sufrir un golpe de calor en muy poco tiempo debido a que los habitáculos de un vehículo, las temperaturas pueden llegar a ser más extremas que en las del exterior. Así que lo más eficaz y recomendable es no encerrar la mascota bajo ningún concepto.

Sistemas de retención: ¿Cuáles hay y qué tengo que saber?

Lo primero de todo y más importante es que los sistemas de retención estén homologados mediante normativas europeas, ¿cómo identificarlos? Muy sencillo, fíjate en los sistemas que tengan los siguientes códigos: ECE R17 o DIN 75410, es sinónimo de que han demostrado su eficacia a través de pruebas de choque.

Te recomendamos los sistemas de doble anclaje ya que son más seguros en caso de que uno de los dos falle. Por lo tanto, escoge un arnés que tenga doble anclaje y una correa que se sujete por un lado al cinturón (o isofix) y por otro lado, a los anclajes del arnés. Además te aconsejamos que la correa sea corta, ya que en caso de accidente, el perro no rebote contra los asientos delanteros causando daños mayores. A continuación, te presentamos los 3 sistemas de seguridad para el transporte de perros (entre otras mascotas).

1. Arnés

Los arneses sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad o los dispositivos Isofix, así que deberás tener en cuenta las medidas de tu perro a la hora de comprar el arnés. Te recomendamos arneses de doble anclaje, ya que en el caso de que falle uno, el otro podrá mantener sujeto al animal sin problemas.

Este tipo de sistema está especialmente indicado para perros, nunca hagas inventos con la correa y el cinturón para hacer un “apaño” de arnés, las correas no retienen al animal y pueden ser el detonante de distracciones al volante con consecuencias fatales.

2. Rejilla divisoria

La función principal de la rejilla divisoria es habilitar el maletero para transportar perros más grandes que la media (así a ojo). Para la instalación de la rejilla divisoria deberás tener en cuenta la estabilidad de los respaldos de los asientos traseros. Las rejillas más recomendadas son las que van montadas desde el techo del coche hasta el suelo del maletero cumpliendo con la normativa DIN 75410-2.

3. Transportín

Es uno de los métodos más seguros pero a la vez, más estresantes para nuestra mascota. Si lo sitúas en el maletero debes colocarlo lo más cerca del respaldo y en posición transversal respecto a la marcha. Situaremos el transportín en el maletero siempre y cuando el perro sea de gran tamaño. Por otro lado, para mascotas de menor tamaño, colocaremos el transportín dentro del habitáculo sobre el suelo de los asientos delanteros.

Un grave error es colocarlo sobre el asiento delantero sujeto por el cinturón de seguridad, ya que las pruebas de choque realizadas cuando el transportín se pone así, muestran cómo el pequeño habitáculo se rompe y la mascota sale despedida.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies