¿Cuál es la multa por conducir sin llevar la L?

Si te has sacado hace poco tiempo el carnet de conducir, presta atención a lo que vamos a contar sobre las infracciones por no llevar la L en el coche. De esta manera, te evitarás desagradables sorpresas después.
Multa por conducir sin llevar L

Conseguir sacarse el carnet de conducir es una gran noticia para todas aquellas personas que sienten la conducción como una actividad placentera, así como una dosis de libertad extra para poder moverse por la ciudad y sus alrededores cuando le apetezca. No obstante, a la obtención del permiso de circulación B le sigue un requisito indispensable para poder circular lo más pronto posible: la colocación de la famosa L blanca sobre un fondo verde.

Si eres un joven novel ilusionado por poder ponerte al volante siempre que quieras y puedas, o has obtenido este documento hace poco tiempo por obligación, te animamos a que prestes especial atención a este artículo que hemos elaborado en TopDriverZ para detallar cuál es la multa por conducir sin llevar la L en la parte posterior del coche y, de esta manera, evites llevarte alguna sorpresa inesperada.

¿Qué sanciones conlleva conducir sin la L?

Dicho todo esto, es el momento de ir al turrón y pasar a hablar del tema sobre el que gira alrededor este artículo. No obstante, es preciso explicar qué sentido tiene esta distinción y por cuánto tiempo hay que lucirla.

¿Qué significa la L y cuánto tiempo hay que llevarla?

También llamada V-13, su origen está en el gerundio inglés learning, que en castellano se traduce como “aprendiendo”, y su propósito es hacer saber al resto de conductores presentes que el vehículo está siendo manejado por un conductor novel, es decir, que está en posesión del permiso de circulación B o del primero que haya obtenido desde hace menos de 12 meses y, de esta manera, puedan prevenir posibles errores que son susceptibles de ser cometidos por este. La L debe ser llevada durante un año por el conductor.

Está regulada en el Reglamento General de Vehículos junto a unas especificaciones que debe cumplir y que vienen en su Anexo XI, que fue aprobado por el Real Decreto 282 del 23 de diciembre del año 1998.

Por tanto, si el conductor previamente ha obtenido por ejemplo el A1 con 16 o 17 años no tiene que llevarla en el coche tras haber obtenido la titulación correspondiente en este caso. Si por lo que haya hecho se le retira el carnet antes de cumplir el año de antigüedad, el “contador” particular de tiempo queda pausado y vuelve a computar de nuevo cuando haya recuperado el derecho a la conducción.

Hay que decir también que por normativa se establece que las superficies con los colores verde y blanco deben pertenecer a un nivel 2 de reflectantes, así como que estén impresas en aluminio de 1.4 mm o con materiales que contengan propiedades mecánicas similares.

L

¿Qué penalización hay por no llevar la L puesta?

En ese caso, o si está mal colocada hasta el punto que dificulta su visibilidad, implica una multa económica cuantificada en 100 €, pero no tiene como consecuencia una pérdida de puntos. Sin embargo, si compartes coche con otro que no es novel y porta dicha señal entonces él o ella recibirá una sanción con ese mismo importe. Hay que decir que esto último no es frecuente, pero más vale prevenir que curar.

En motos la multa asciende a una cantidad ligeramente mayor, ya que se sitúa en 150 €, y por si fuera poco el reglamento es más estricto con los motoristas y los usuarios que conducen vehículos de tres ruedas ya que es más complicado identificar qué conductores son noveles sin llevar la L.

Multa conducir sin L

¿Dónde hay que colocar la L?

La ubicación idónea para la señal es la parte trasera izquierda de la luna del vehículo, no obstante conviene indicar que hay una L especial con carácter adhesivo para aquellos coches que tengan cristales oscurecidos. Si por la razón que sea conduces una moto u otro vehículo similar, el tamaño de la distinción pasa de 19.5 x 15 cm a otra de menores dimensiones situadas en 13 x 10 cm. En este supuesto hay que colocar en cualquier punto de la parte trasera de tal manera que sea visible para los usuarios que vengan detrás.

Otras condiciones especiales de la L

Además, y como ya se mencionó en el artículo sobre la Tasa de Alcoholemia, los conductores noveles tienen unos límites diferentes establecidos en lo que respecta a alcohol en sangre y en aire espirado: 0.3 gramos por litro de sangre o 0.15 por litro de aire espirado. Al margen de ello, hay que decir también que empiezan con ocho puntos en su haber cuando obtienen el permiso de circulación.

Si tras los tres años siguientes no se ha cometido ninguna infracción, entonces se tendrán doce puntos en total, y de ahí en adelante un punto por cada año impoluto de incidentes hasta llegar finalmente a 15, que es la cantidad máxima.

Infracciones más comunes de los conductores noveles

Debido a priori al escaso bagaje al volante, desde el Real Automóvil Club de España (RACE) apuntan que este perfil de usuario está sometido a un escrutinio mayor por parte de la Guardia Civil de Tráfico. Entre las penalizaciones más habituales se encuentran el hecho de circular con unas luces que no son adecuadas para las circunstancias en las que se desenvuelven, no respetar la distancia mínima de seguridad, adelantar poniendo en serio peligro a los ciclistas que circulan al lado o el empleo de chaleco reflectante y los triángulos de preseñalización de peligro.

Todas las faltas comentadas, a excepción de la última relacionada con un incorrecto uso de elementos de seguridad y señalización, están castigadas con el pago de una multa con importe de 200 €, mientras que la otra es de unos 80 €.

Conductor novel

¿Cuáles son los mejores coches para conductores noveles?

Para acabar con este artículo acerca de la multa que conlleva conducir sin la L puesta, a continuación se van a analizar una serie de modelos de vehículos que pueden venir de perlas para quienes estén dando sus primeros pinitos con un volante.

1. Toyota Yaris - 12.000 €

Este célebre modelo japonés se caracteriza por un consumo eficiente, además de una sencilla manejabilidad, gracias a su estructura híbrida conformada por un motor eléctrico y otro de gasolina de 1.5 litros que gozan de 101 CV de potencia en conjunto. Todo ello registra un consumo aproximado de 3.3 litros por cada centenar de kilómetros recorridos.

En cuanto a aceleración, puede pasar de 0 a 100 km/h en cuestión de 11.8 segundos. Su velocidad punta se sitúa en 165 km/h que pueden sentirla los cuatro pasajeros que puede llegar a acoger en el habitáculo. Tiene 3.94 metros de longitud y en su maletero es posible depositar hasta 286 litros en materia de equipaje, lo que le sitúa ligeramente por debajo de la media.

2. Dacia Sandero - 11.000 €

La buena relación calidad-precio es el mejor aval de este nuevo protagonista, por lo que no es una casualidad que sea de los coches más vendidos del mercado. Está disponible en tres versiones distintas, pero lo que no cambia es la presencia del bloque de aluminio compuesto de tres cilindros y 1.0 litros de inyección directa con tracción delantera.

El prototipo más básico, el Sce se equipa con un motor atmosférico, a razón de 65 CV de potencia y 95 Nm de par junto a una caja de cambios que consta de cinco marchas. El intermedio TCe consta de un turbo con 90 CV y 160 Nm con un arco de revoluciones por minuto que va desde las 2100 hasta las 3750, lo que le da influencia en las prestaciones y en la comodidad de la conducción sin repercutir en el consumo. Su transmisión es manual de seis relaciones, aunque también se puede encontrar con cambio automático CVT de variador continuo.

Según la versión escogida, el consumo va desde los 3.8 de la opción más equipada de 100 CV bifuel hasta los 5.3 litros por cada 100 km en el caso de los modelos con 65 y 90 CV. Entre las ayudas a la conducción que brinda figuran faros Full LED, asistente de frenado activo, limitador de velocidad, llamada de emergencia e-Call y control de tracción y estabilidad.

dacia sandero

3. Kia Picanto - 13.000 €

El tercer y último modelo en aparecer entre las recomendaciones se distingue por un diseño alegre y que llama la atención, con una rica variedad de acabados y motorizaciones con tres distintas: la versión de iniciación Concept cuenta con un motor 1.0 de tres cilindros y 67 CV de potencia junto a un cambio de cinco marchas (ya sea manual o automático), el segundo GT-Line es un 1.2 de gasolina con 84 CV y la más equipada X-Line viene con un turbo 1.0 también tricilíndrico con 100 CV y transmisión manual de cinco relaciones.

En ciertos equipamientos también se palpan diferencias: el Concept es lo más básico como es de suponer, el GT-Line aporta climatizador automático y un pack de carrocería diferente y el X-Line va más allá con sensor de colisión frontal, entre otras cosas. En lo que respecta al consumo, se sitúa en unos 5.3 litros por cada 100 km.

Para desplazamientos largos, el más austero se queda corto por las carencias que tiene en aceleración para adelantar y recuperaciones, mientras que los otros dos tienen números de par más altos: 122 Nm a 4000 rpm y 172 a 1.500 frente a los 97 a 3500 del Concept.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies