14 consejos de seguridad psicológica al volante (que deben aplicarse)

Prepararse psicológicamente para conducir puede llegar a ser la clave para prevenir accidentes y situaciones críticas. Vamos a ver los mejores consejos para entrenar la mente y mejorar la seguridad al volante.
Consejos seguridad psicológica al volante

Somos humanos. Tenemos problemas, emociones cambiantes, días mejores y peores y nos vemos afectados e influenciados por nuestro entorno. Así es la vida y la podemos enfocar de la manera que nos permite vivir más cómodamente. Pero sentados en el sofá de casa no existe ningún peligro si tomamos una decisión A o una decisión B. En cambio, a 120 km/h, tener un despiste o ponerse nervioso nos puede costar la vida y, por eso, la psicología cada vez se centra más en analizar cómo nos preparamos mentalmente para conducir.

¿Qué tenemos (y qué no tenemos) que hacer al subir al coche?

Cuando cogemos el coche o cualquier otro vehículo, el objetivo principal es poder llegar a nuestro destino íntegramente. La seguridad en carretera es una prioridad no solo para los conductores sino también para las administraciones públicas, quienes trabajan para concienciar a los conductores que toman actitudes de riesgo sin ser conscientes de ello.

Por tanto, para afrontar cualquier trayecto es imprescindible estar bien física y psicológicamente. Hablando con conocidos, me sorprendió descubrir tantos casos de gente durmiéndose al volante. Y así con todo. Si queremos llegar, vamos a tener que convertir la conducción en un acción en sí misma más que un medio para llegar a un lugar.

En segundo lugar, ligado a esta última idea, cogemos el coche por placer, para pasarlo bien. Hay muchos conductores que temen la automatización de los vehículos porque no podrán gozar de cada curva y de cada adelantamiento. Y pasarlo bien implica no estresarse, no sufrir miedo o no quedar roto en un accidente. Pasamos mucho tiempo dentro de un coche. Y es hora de no considerar este tiempo como perdido. Es hora de prepararse mentalmente para vivirlo intensamente.

1. Fuera drogas

Empecemos con destacar que no podemos conducir bajo el efecto de las drogas. El alcohol produce entre un 30 y un 50% de los accidentes: nos hace perder facultades y, además, es una droga depresora que nos hace dormirnos. Los opiáceos y algunos medicamentos producen el mismo efecto.

Por otro lado, tenemos las drogas estimulantes, como la cocaína o la taurina (legal, pero droga al fin y al cabo), que eliminan la percepción del riesgo. Por último, las drogas alucinógenas, como la común marihuana, suponen un peligro obvio. No podemos tomar nada antes de coger el coche.

Fuera drogas

2. El descanso es clave antes de conducir

No dormimos lo que toca o correctamente por muchas razones que van desde tener ansiedad e insomnio, ganas de ver la última serie de Netflix, ganas de salir de fiesta o porque vivimos lejos de nuestro lugar de trabajo. Debemos buscar estrategias para poder levantarnos con las pilas cargadas: podemos ir al psicólogo o podemos hacernos unos horarios más relajados.

La cuestión es que tener sueño solo incrementará nuestra sensación cotidiana de fatiga y, en el coche, incrementa las posibilidades de tener un accidente por dormirse al volante o porque no tenemos suficiente capacidad de reacción. Antes de iniciar un viaje largo, obviamente, debemos estar con mucha energía.

3. El descanso es clave mientras conducimos

Y si hacemos este viaje largo, vamos a tener que parar cada 2 horas a descansar. Cada conductor sabe cuándo necesita el descansito, pero se recomienda no pasar mucho más tiempo seguido en la carretera. Paramos un momento, vamos al baño, estiramos las piernas y tomamos un refresco. La parada también es el momento de comentar cómo vemos el viaje, de aumentar las ansias por llegar a un lugar nuevo o para volver a casa. Cuando contamos con otros acompañantes adultos, se recomienda turnarse en el volante.

Cansancio conducir

4. El estrés: factores activos

Con el avance de la temporada laboral (de vacaciones a vacaciones), la rutina nos hace más susceptibles a sobreestresarnos mientras conducimos. Cuando cualquier situación nos altera, como por ejemplo que nos adelanten o encontrarse en un atasco, es el momento de reflexionar sobre si podemos encontrar maneras de relajarnos. Hacer ejercicios de relajación o visualizar los problemas que nos encontraremos y cómo los vamos a solucionar son dos técnicas que nos irán muy bien. También se recomienda no ir con músicas estridentes e incluso es mejor ponerse la radio o un podcast que nos guste. Así conduciremos más tranquilos.

5. El estrés: factores pasivos

Evidentemente, hay aspectos que no dependen de nosotros: el mismo atasco puede generarnos una situación de estrés. Nos puede generar una respiración acelerada, aumento del ritmo cardíaco, sudoración, sequedad de boca y un aumento de la tensión muscular. La primera vez no podremos evitar esta situación, pero podemos prevenir las siguientes planeando el trayecto con tiempo adicional, no marcando una hora determinada para llegar, lograr aceptar que existen incidentes en la carretera, conductores lentos o torpes, etc. En definitiva, debemos mantener una actitud positiva y tranquila hacia la conducción. Y sí, es totalmente posible. Y siempre puedes solicitar la ayuda de un psicólogo si tienes problemas para manejar el estrés.

6. Conocernos a nosotros mismos

La psicología aplicada al coche ha determinado la existencia de distintos tipos de conductores, según cómo son en la vida real y cómo se comportan dentro del vehículo. En líneas generales, encontramos perfiles más introvertidos que se crean una burbuja dentro del coche y no les afecta nada del exterior; en el polo opuesto, tenemos conductores más agresivos, que no dudan en pitar e insultar a otros conductores.

Debemos ser conscientes de qué tipo de personas somos cuando conducimos, porque cada carácter implica una serie de peligros que debemos corregir. Si somos una persona impulsiva que adelanta a todo el mundo, podemos sufrir un accidente por exceso de velocidad, y si somos una persona que se aísla, podemos chocar por no prestar atención a nuestro alrededor.

7. Debemos mantener la atención

Todos los puntos anteriores convergen en que debemos mantener siempre la atención en la carretera. Es muy fácil desconectar y conducir de forma mecánica. Nos puede pasar que llegamos a casa sin ser conscientes de haber conducido en algunos tramos. Esta automatización indica que somos conductores experimentados, pero, a la vez, alberga un peligro evidente. Dormir bien e ir descansados, no tomar drogas, no estresarse nos permitirán estar más seguros.

No obstante, ahora el riesgo lo encontramos en el móvil: tenemos que guardarlo en la guantera o en una mochila y no empezar a responder whatsapps. No podemos dejar que nos angustie el hecho de no contestar a tiempo, porque nos puede costar la vida.

Atención al conducir

8. Selección de los estímulos

El policía sexi que nos hace señales, las bonitas montañas, el coche que va haciendo eses delante de nosotros… Ya hemos dejado claro que debemos estar concentrados siempre, pero, ¿en qué debemos fijar la atención? Vamos a recibir muchos inputs mientras conducimos, la clave es saber hacer una buena selección de lo que va a ser importante para nuestra seguridad.

Sí, podemos focalizar la atención en el poli sexi unos segundos, pero rápidamente debemos volver a mirar al frente. En ciudades desconocidas donde no sabemos dónde vamos, estaremos muy pendientes de las señales indicativas: bajamos la velocidad y nos lo tomamos con calma, aunque nos terminen por pitar.

9. El concepto de la confianza

"Es que ahora no se sabe conducir". "Este conductor es un inepto". Hemos oído frases como estas y quizá las hemos dicho nosotros. La circulación vial se basa en la confianza en que todos los participantes son igual de válidos. Si nosotros mismos empezamos a no ser empáticos con las actitudes y maneras de conducir de los demás, quebrantaremos el sistema de confianza que derivará en más tensión, más estrés, más cláxones y, al final, más posibilidades de colisionar. Fluyamos sin necesidad de estar pendientes de lo que hacen los demás. Pero ojo, esto no implica desatender las vicisitudes de la carretera.

10. Cuidado con las ilusiones

Una ilusión se define como una distorsión de la percepción. Nos podemos encontrar con ilusiones ópticas, auditivas, olfativas, etc., siendo las primeras las más usuales. Los avances en los estudios sobre las ilusiones han permitido modificar las características de las señales viales. No obstante, todavía debemos lidiar con cosas como el efecto túnel, que es la reducción del ángulo de visión a altas velocidades, o con los efectos del alcohol, que alteran la forma en como percibimos el espacio tridimensional.

Con la experiencia, debemos aprender a medir bien las distancias y la velocidad (no es lo mismo la percepción de la velocidad que sentimos que el cálculo real), para poder responder con rapidez a cualquier incidencia. De noche, debemos siempre reducir la velocidad.

Ilusiones conducir

11. Todos hemos sido novatos

Los meses con la L de novatillo en el trasero son claves para determinar cómo será nuestra vida como conductores. Debemos asumir que en la autoescuela hemos aprendido a circular, pero no a conducir en su plena acepción. Y cometeremos algunos errores (y sufriremos en las rotondas). Calma, que todos hemos pasado por esto y, en general, a excepción de algún desgraciado, los otros conductores nos respetarán.

Cómo subir el ánimo después de un fallo es un tema que preocupa a los psicólogos. No siempre es fácil, pero un consejo muy útil es hablar de nuestras experiencias con otros conductores. Veremos que no somos tan torpes como pensamos. Y, sobre todo, nada de salir a la fiesta mayor y volver borracho con el coche en nuestro primer fin de semana con carné (ni entonces ni nunca).

12. El componente social: actitudes tóxicas

Nos situamos en el mundo respecto a los demás y nos pasa lo mismo en la carretera. Nos influye (siempre y a todos, aunque algunos no lo quieran reconocer) la manera cómo nos perciben los otros conductores y cómo creemos ser percibidos. El mismo modelo y marca del coche ya da una información de nosotros. La conducción, pues, es una relación social.

Así, si cedemos el paso a un peatón cuando no hay un paso de cebra, esperamos un pequeño agradecimiento, y, si nos adelantan de forma agresiva, nos podemos sentir molestos. Debemos hacer un esfuerzo para no caer en una espiral tóxica e intentar que no nos afecten las actitudes de los demás. Y no ir nosotros provocando al personal.

13. Aprende a gestionar las emociones

Vale, toda la información anterior es óptima, pero la realidad es que en casos extremos no tendremos tanto tiempo para pensar. Es cierto y, desde la psicología se intenta no criminalizar ninguna actitud acaecida en un momento determinado. Si nos ha salido ponernos a gritar a otro conductor, se trabaja para mejorar la reacción en el futuro, aceptando que ha sido una reacción natural.

14. Goza del trayecto

Yo me pongo podcasts sobre crímenes reales, la discografía completa de CCR o la tertúlia matinal. La cuestión es no convertir la conducción diaria en algo tedioso, aborrecible. Porque si no lo pasamos bien dentro de un coche, vamos a despistarnos, a ir más rápido de lo que toca, en definitiva, vamos a tener más posibilidades de sufrir un accidente. No se trata de un consejo de autoayuda barato, sino de aceptar la realidad. Y en el fin de semana y en vacaciones, a disfrutar al máximo, ya sea solos, en pareja, con la familia o con los amigos. Porque la conducción, cuando estamos bien y vamos seguros, es una de las cosas más placenteras que podemos hacer.

Disfrutar trayecto
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies