7 consejos para eliminar malos olores en el coche

Dentro del habitáculo de nuestro coche nos pasamos horas a lo largo del año. Al mismo tiempo, la zona interior del vehículo es muy sensible a los malos olores. Allí se acumulan aromas procedentes de orígenes diversos: restos de comida, sudor, polución exterior… Si quieres saber cómo eliminar los olores del coche, no te pierdas este artículo en el que explicaremos varios trucos para combatirlos.
Olores de coche

Los aromas pestilentes disgustan a todos los mortales. A nadie le gusta el hedor que desprende un cubo de basura, no obstante, en tema de olores, no todos somos iguales. Aquellos que experimentan con mayor medida estados psicológicos negativos, son más sensibles a los malos olores. Además, los jóvenes y las mujeres son uno de los grupos a los que más afectan negativamente los malos aromas.

En relación, conviene subrayar que el interior de los coches es un terreno complicado. Con el paso del tiempo, los vehículos terminan acaparando olores desagradables a alimentos, animales, tabaco, contaminación ambiental y una larga lista de etcéteras. Los ambientadores resultan ser una solución a corto plazo: tan sólo enmascaran el mal olor y no atajan el problema de raíz.

Para eliminar los aromas desagradables debes ir al foco del mismo. No obstante, el mejor consejo para luchar contra los malos olores es la prevención: siempre es más fácil evitar los olores que intentar quitarlos. Piensa que la mezcla entre el calor que se guarda en el auto y el derramamiento de cualquier substancia, generan la fórmula perfecta para crear un aroma fétido y nada agradable.

Cómo combatir los malos olores en un coche

Antes de nada debemos ser conscientes que pasamos mucho tiempo en el coche, por esta razón, en el habitáculo suelen acumularse restos de comida, envoltorios, barro, hierba, polución exterior… La combinación de esencias puede ser infinita. Todos estos elementos (y más), hacen que el coche pierda fugazmente su olor a nuevo y vaya adquiriendo diferentes olores algo desagradables.

El problema es que, con el paso del tiempo, los olores son más difíciles de eliminar y el coche ya no está bajo los efectos del exhaustivo proceso de limpieza y ese aroma a nuevo tan reconocible que desprende. Es por ello, que en el artículo de hoy os ofrecemos una batería de consejos para eliminar los olores desagradables del interior del habitáculo.

1. Prevenir antes que curar

Lo primero que debes hacer es adoptar una serie de hábitos para que tu vehículo no quede impregnado de pestilencias. Puede parecer una obviedad pero como en el caso de las averías, un buen mantenimiento es esencial para evitar daños mayores.

Una buena prevención puede llegar a ahorrarte mucho tiempo de incómodo y desagradable trabajo futuro, ya que una vez el olor se ha quedado impregnado en el interior del coche, quitarlo conlleva un gran esfuerzo.

Así pues, conviene destacar estos consejos:

  • Limpia rápidamente cualquier zona que se haya manchado, retira los restos, frota la mancha y en seguida abre las ventanillas para ventilar el interior.
  • Se cauto en el transporte de alimentos u otros productos que puedan verterse en el interior del habitáculo.
  • Evita comer o fumar dentro del coche, el humo del tabaco impregna todos los huecos de la cabina.

2. Siempre busca el origen que provoca el olor

Si notas un olor extraño en el interior del vehículo, lo primero que debes hacer es tirar a la basura todos los residuos que vagan sin sentido por las plazas traseras y delanteras.

Es esencial deshacerse de todo ello ya que la acumulación innecesaria de ciertos residuos puede ser un nido de bacterias.

Además, una vez despejado el terreno, notarás una mayor sensación de limpieza, el aire circulará más fluido y el campo de visión para dar con el origen que provoca el olor, será mucho más extenso. También debes recordar mirar el maletero y bajo las alfombrillas (ambos esconden muchos residuos). Y no olvides vaciar y limpiar el cenicero, el olor a tabaco es de las pestilencias que más perduran en el coche.

3. Aspira cada uno de los rincones del vehículo

La aspiradora se convierte en una aliada muy poderosa para combatir los malos olores. Una vez hayamos retirado del interior del habitáculo todos los residuos y objetos inservibles, nuestra recomendación es aspirar a fondo cada uno de los rincones del coche: salpicadero, asientos, alfombrillas, maletero… Es muy importante aspirar todas las cavidades del habitáculo, de esta manera, liberamos de polvo, bacterias y demás sustancias, el interior del vehículo.

En definitiva, puede ser que a simple vista uno no haya detectado restos de suciedad, a pesar de ello, aspira de todos modos los elementos tapizados del coche, suelo y alfombrillas.

4. Limpia a fondo la tapicería

Frotar la tapicería con agua y jabón, vinagre blanco, o amoniaco (todos ellos bien disueltos en agua) es muy recomendable para eliminar de raíz aquellas manchas que provocan malos olores. Asimismo, es importante bajar bien las ventanillas una vez hemos limpiado a fondo para que la tapicería se seque bien y evitar el olor a humedad provocada por los productos utilizados.

Otra opción más radical es la de comprar limpiadores a vapor o espolvorear bicarbonato de sodio sobre los asientos y alfombrillas. ¿Para qué? Para absorber el mal olor. Nuestra recomendación para terminar con los olores más persistentes es dejarlo unas horas y recogerlo con el aspirador. Una vez terminado el proceso, pasa un paño húmedo con agua y suavizante. Es muy recomendable para eliminar el olor a vómito en el caso de que tu coches se haya quedado impregnado.

5. Revisa regularmente el aire acondicionado

La acumulación de humedad en los filtros del aire acondicionado favorece al crecimiento de hongos y bacterias que, no además de ser perjudiciales para nuestra salud, generan unos olores muy desagradables. Pero, ¿debo ir al mecánico cada vez que quiera revisar el aire acondicionado? No, para limpiarlo, puedes comprar productos especializados y seguir las instrucciones que hay en el interior.

Si la pestilencia sigue y has aplicado todos los consejos anteriores, en ese caso, nuestra recomendación es dejarlo en manos de tu taller de confianza. En caso contrario, te aconsejamos probar con los productos de limpieza especializados en A/C.

6. ¡Cuidado! Los ambientadores pueden jugar en tu contra

A nuestro parecer, el uso de los ambientadores como “parche” mientras intentamos encontrar el foco de mal olor es una opción muy interesante. El uso temporal de los ambientadores para camuflar el mal olor durante el tiempo que intentamos terminar con él, es una de las funciones más importantes de estos accesorios. No obstante, si no eliminas los malos olores y abusas de los ambientadores, los aromas se mezclan potenciando el mal olor y el resultado final es aún peor.

7. En el caso de no dar con el foco, lleva el coche a revisión

Si una vez has limpiado a fondo el habitáculo, lo has polvoreado con bicarbonato de sodio y has tirado todos los residuos que vagaban por los asientos y alfombrillas, y no has acabado con el mal olor. Puede ser que no hayamos sido capaces de detectar el foco de donde proviene la pestilencia.

En estos casos, es conveniente hacer otra limpieza a fondo para ver si en algún recoveco puede haberse quedado algún resto de comida o residuo. De no ser así, el hedor puede que provenga de alguna obstrucción interna que solo el profesional puede solucionar.

En relación, existen centros de limpieza de vehículos donde además de los tradicionales aspiradores y limpieza a vapor, utilizan ozono para desinfectar y eliminar desde la raíz cualquier tipo de mal olor.

Entonces, ¿cómo debe oler un coche limpio?

A nuestro parecer, se genera mayor confusión cuando queremos relacionar el concepto de limpieza con un olor en particular. Por esta razón, el mejor indicador de que un coche está limpio es que no huela a ese ambientador en forma de pino o al que tiene forma de fresa y desprende aroma a frutas del bosque.

Como hemos dicho a lo largo de este artículo, la limpieza no es enmascarar el mal olor con un ambientador, sino atacar el foco que produce el hedor y mantener limpia la tapicería de residuos inútiles. Cumpliendo con este cometido, el vehículo permanecerá limpio y exento de pestilencias.

Además, el buen olor favorece a una buena conducción, lo que se conoce como “aromaterapia”. Según estudios del RACE, los olores con aromas a menta, canela, limón, o café, ayudan al confort durante la marcha. Asimismo, los olores salinos relacionados con el mar ayudan a reducir el estrés mejorando así el sistema respiratorio.

En definitiva, el uso de los ambientadores debe utilizarse para dar ese “toque” personal al vehículo y no para combatir los malos olores. Pueden servir para disimular pestilencias mientras trabajamos para erradicar el foco, pero nunca como herramienta principal. Para ello debemos realizar una limpieza profunda siguiendo los consejos que acabamos de desarrollar. La prevención en este caso, al igual que ocurre con cualquier situación al volante, es primordial para evitar que los malos olores invadan nuestro coche.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies