Los 10 tipos de frenos que pueden tener los coches actuales (y sus características)

A todo el mundo le gusta la velocidad. No obstante, los frenos son el componente mecánico más importante dentro de la estructura interna de un coche. Veamos cómo se clasifican los frenos de acuerdo a su mecanismo.
Tipos freno coche

Los frenos son imprescindibles en nuestro vehículo, sin ellos, toda la seguridad se va al traste. Estos dispositivos son los elementos más potentes dentro de la estructura de un coche, son puros extractores de energía que pueden llegar a alcanzar temperaturas de hasta 850 grados. ¿Sabías que la energía que genera una frenada podría mantener una bombilla durante un año? En muchas ocasiones, no somos conscientes de los grandes esfuerzos a los que estos se someten.

No es lo mismo frenar a 50 km/h que a 150 km/h, como no es lo mismo parar un Porsche Cayenne de dos toneladas de peso que un Renault Clio. Es curioso que el principal rompecabezas de todos los ingenieros sea cómo desarrollar mejoras en la capacidad de detención. Debes saber que los frenos forman uno de los vértices del “triángulo de seguridad” de un vehículo junto a los neumáticos y amortiguadores, por lo tanto, es indiscutible que son uno de los sistemas de seguridad más importantes del vehículo y que son vitales para salvaguardar nuestra integridad física.

Los frenos nunca han sido un atractivo para los amantes del motor, siempre han estado en un segundo plano por detrás de las potencias que son capaces de desarrollar los coches, y las velocidades que son capaces de registrar. En consecuencia, se ha dado poca visibilidad a la espectacular evolución que han ido demostrando a lo largo de estos últimos años pasando de un formato arcaico y rudimentario, a una sofisticación de vanguardia.

¿Qué tipos de frenos de coche existen?

Los frenos son el dispositivo más potente de un automóvil, además, son imprescindibles para nuestra seguridad. El freno permite que el coche disminuya la velocidad, se detenga y permanezca quieto si está detenido.

Después de esto, podemos entender los frenos como el sistema encargado de reducir o para la inercia de las partes móviles en contacto con el asfalto. Pero, ¿qué secretos esconden los sistemas de frenado? Qué hay de varios tipos, sin más dilación, pasamos a explicar detalladamente los 10 tipos de frenos que pueden tener los coches actuales.

1. Freno de disco

Los frenos de disco son los más eficaces, efectivos, y los que cuentan con más variantes. No obstante, antes de ver la gama de variantes es mejor entender su funcionamiento: al pisar el pedal de freno, se libera un líquido que va directo a unos pistones encargados de presionar las pastillas de los frenos. Estas pastillas generan fricción contra el disco lo que hace perder velocidad al coche progresivamente.

A día de hoy existen 6 tipos de frenos de disco que se diferencian por la forma del disco y del material de sus pinzas, vamos a verlos:

1.1 Frenos de disco sólidos

Se componen de una sola pieza y suelen instalarse en las ruedas traseras (hay vehículos que los visten en las cuatro ruedas). Los frenos de disco sólidos disipan el calor más lento que los demás, por esta razón, se montan en los coches de los segmentos A y B, que pesan menos. La ecuación es sencilla: al soportar menos peso, en caso de frenada violenta, no producirán tanto calor como para romperse.

Frenos disco

1.2 Frenos de disco ventilados

Como su nombre indica, este tipo de sistema se caracteriza por su ventilación. Pero, ¿cómo se produce el efecto ventilador? Los frenos de disco ventilados están compuestos por dos discos separados a través de canales radiales. Ambos discos se ubican en los lados de la fricción de manera que, al girar el disco de freno, se produce un efecto ventilador que origina una corriente de aire constante que evita el sobrecalentamiento.

De ahí, que el sistema de freno de discos ventilado con pinza flotante sea el más utilizado en el mercado. La diferencia clave entre estos y el resto de sistemas, reside en que montan unas pinzas de tipo “flotante” que realizan una doble función: por un lado presionan la pastilla contra el disco; y por otro, la pinza de desplaza transversalmente (de ahí el nombre de flotante).

La doble funcionalidad resulta mucho más práctica y económica para las marcas, de hecho, se trata del sistema de serie que emplean la mayoría de vehículos del mercado. En definitiva, resultan ser más que funcionales frente a una conducción normal, pero presentan un tacto peor y una baja resistencia al sobrecalentamiento (si los exprimes).

1.3 Frenos de disco perforados

Los discos de freno perforados son muy habituales en los coches de prestaciones deportivas. Donde el diseño juega un papel muy importante respondiendo a su capacidad para liberar gases y, al mismo tiempo, rebajar el peso de la pieza. El inconveniente de los frenos de disco perforados es que los agujeros pueden jugar en nuestra contra convirtiéndose en puntos de tensión, es decir, en áreas de agrietamiento durante una frenada exigente.

Por consiguiente, se ha avanzado mucho en este sistema y a día de hoy suelen fabricarse en hierro fundido con alto contenido en carbono, que mejora las prestaciones de los frenos en las situaciones más exigentes. Además, ya no sueltan tantos gases como antaño, por lo que el número de perforaciones en los discos se ha reducido.

1.4 Discos de freno rayados

Los discos de freno rayados responden de una manera muy similar a los discos de freno perforados, aunque con matices. Las ranuras de la superficie rayadas permiten que los gases que escapan, limpien además las pastillas y reduzcan vibraciones. El diseño raspado mejora el agarre de las pastillas y aumentan la fricción con el disco, pero cuidado, el desgaste es mucho mayor.

En comparación, los discos de freno rayados ofrecen menos agarre de frenado, pesan más, y se desempeñan peor en situaciones de lluvia. No obstante, pese a existir, dichas diferencias no son muy exageradas en la realidad. En definitiva, si tu estilo de conducción es deportiva, los frenos de disco perforados son la mejor opción, pero si te quedas entremedio de una conducción normal y deportiva, unos discos de freno rayados pueden cumplir perfectamente tus expectativas.

1.5 Discos de frenos rayados y perforados

¿Puede existir una combinación de los dos diseños anteriores? Sí, existe un tipo de sistema de frenado que mezcla la perforación y la ranuración. En ellos, el disco solo se perfora parcialmente dejando intacta la estructura de los discos, a la vez, las rayaduras ofrecen una escapatoria para los gases y la suciedad que se acumula en las pastillas.

1.6 Discos de freno carbocerámicos

Exprimir al máximo las prestaciones de frenado significa una mayor liberación de calor, gases y suciedad. A veces, el hierro fundido no es suficiente para soportar las prestaciones que ofrecen los superdeportivos. En relación, la opción más recomendable es apartar el hierro fundido y dejar paso a la cerámica de carbono a la hora de fabricar el disco. Montar un sistema de frenado con este tipo de material no es apto para todos los bolsillos. Por ejemplo, el Audi RS4 Avant monta un sistema de frenado por valor de 8.000 euros aproximadamente.

Así que los discos de cerámica de carbono o carbocerámicos, son mucho más resistentes al calor y a las deformaciones en situaciones verdaderamente exigentes. Además, son más ligeros que los de hierro fundido; sin embargo, su reemplazo es muy costoso y requieren pastillas de freno especiales.

En definitiva, para conducciones deportivas exigentes dentro de unas altas, pero no superdeportivas prestaciones. Los discos de freno perforados o rayados y perforados son una buena opción. No obstante, si subimos un peldaño más en la escalera de prestaciones y nos ponemos a hablar de conducciones deportivas montadas en un superdeportivo, los sistemas de discos de freno carbocerámicos son nuestro mejor aliado.

Frenos disco carbocerámicos

2. Freno de tambor

Los frenos de tambor son una especie en peligro de extinción dentro de los sistemas de frenado. Poco a poco están desapareciendo de nuestras carreteras a pesar de ser muy económicos en términos de producción.

Su funcionamiento es muy sencillo, cuando pisamos el pedal de freno, se activa un tambor asociado a cada neumático que produce una fricción deteniendo así el vehículo. Como hemos dicho, la práctica de este sistema cada vez va perdiendo más cuota de mercado y, en la actualidad, se instalan frenos de tambor solo en las ruedas traseras de algunos vehículos.

Freno tambor

3. Freno ABS

El sistema de frenos antibloqueo (ABS) es uno de los elementos de seguridad activa más importantes de nuestro coche. Su principal cometido es que podamos mantener el control del vehículo en aquellos momentos más críticos al volante. El freno ABS permite frenar y cambiar de dirección a la vez que pisamos a fondo el pedal del freno.

Si en una frenada de emergencia bloqueamos las ruedas delanteras, no tendremos opciones de gobernar la dirección. Ya podemos girar el volante las veces que queramos, si las ruedas se bloquean, seremos incapaces de dirigir el auto. Quedarnos sin dirección es quizás la peor de las pesadillas que nos pueden ocurrir al volante, para evitar esta situación, se desarrolló el sistema ABS para poder dirigir nosotros mismos la trayectoria de nuestro coche en las situaciones más críticas.

El funcionamiento del ABS es muy sencillo. Cuando las ruedas se bloquean por un exceso de presión, tenemos que quitarle presión al líquido que comprimimos con el pedal. ¿Cómo? El sistema de frenado ABS intercala unas electroválvulas en el circuito de frenos que, al recibir una señal eléctrica, abren paso al líquido derivando a un canal distinto del de la rueda, de manera que el freno se libera y puedes gobernar el coche.

Freno abs

4. Freno de mano

El freno de mano es un sistema donde la base del mismo es un cable acerado que, junto a unas varillas y trinquetes, llega a las ruedas traseras y activa una palanca que las deja completamente inmovilizadas hasta que se desactive manualmente.

En el momento en que se acciona, el coche queda totalmente detenido. No es un freno para usar con el automóvil en movimiento (todo lo contrario), sino que se utiliza en caso de emergencia o cuando se deja el coche en planos inclinados para evitar el movimiento natural de las ruedas.

El freno de mano no utiliza ninguna de las partes del sistema de frenos convencional, de ahí que si por alguna extraña razón uno se quedara sin frenos durante la marcha, con mucha delicadeza y sangre fría podría recurrir a la palanca de freno de mano para reducir la velocidad del coche.

Freno mano

5. Freno motor

A diferencia de todos los demás, el freno motor es un concepto, no un mecanismo. Un concepto que se basa en la relación de marchas y la caja de cambios para reducir la velocidad. Si tenemos puesta una marcha baja y no damos gas, el coche tiende a frenarse. Eso es debido a que la presión que ejerce la caja de cambios es mayor que la velocidad a la que se mueve el coche.

El freno motor actúa en función de las revoluciones a las que esté el motor. De ahí que el freno motor se entienda como la reducción de velocidad del vehículo, prescindiendo del freno y ayudándonos de la relación de marchas. Es decir, si la presión que ejerce la caja de cambios es mayor a la velocidad, la velocidad irá menguando progresivamente. Por eso, cuando soltamos el pedal de gas, el coche va desacelerando.

Freno motor
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies