Túneles de autolavado: 5 formas en que estropean tu coche

Desde hace un tiempo los conductores son cada vez más reticentes a llevar sus coches a los túneles de autolavado. Entre los usuarios, se ha escampando la creencia de que los rodillos son malos para la carrocería y hay quien cree que son mucho mejores los lavados manuales. Veamos objetivamente los efectos negativos del túnel de autolavado.
Túneles lavado formas que estropean coche

No hay duda de que el mantenimiento del vehículo es una cuestión muy personal. Para muchos conductores, el lavado y el mantenimiento del coche es algo que debe realizarse, sin falta, al menos una vez al mes; sin embargo, existe otra gran mayoría, que se acuerdan de su lavado y mantenimiento de forma esporádica y de rebote.

Pero si hay algo que une estas dos polaridades de usuarios es el modus operandi, es decir, la manera en que lavan el automóvil. No cabe duda de que los túneles de autolavado son la forma más cómoda de lavar tu coche. ¿Por qué? Porque en la mayoría de ocasiones ni siquiera tenemos que salir del habitáculo mientras dura el proceso de lavado.

No obstante, toda la comodidad que comporta este tipo de lavado (elegir la opción deseada y esperar unos minutos) no siempre es bien recibida por el automóvil, ya que los elementos más superficiales de la carrocería pueden deteriorarse debido al estado de los rodillos del túnel (por ejemplo).

¿Lavado manual o túnel de autolavado?

La polémica está servida: ¿a mano o a máquina? Los más puristas dicen que, en la medida que sea posible, lo lavemos a mano. No obstante, si no lo sabemos hacer como es debido podemos provocar más daños de los que queremos evitar.

A favor de los túneles de lavado hemos de decir que, con el paso del tiempo, han ido perfeccionando y puliendo la técnica. Siempre han tenido la mala fama de ser procesos de lavado muy agresivos, sin embargo, últimamente su método se ha vuelto mucho más sofisticado. Su capacidad de limpieza, en parte, depende del mantenimiento y los productos que se usen para ello, algo que tendremos garantizado saber si el lavado lo realizamos nosotros.

Recuperando el hilo del principio, si no sabemos realizar correctamente un lavado a mano, la presión ejercida sobre la tapicería por la pistola puede jugar en nuestra contra desgastando sus componentes. Al fin y al cabo, sea cual sea el proceso de lavado, debemos ser lo más cuidadosos posibles. Por esta razón, si optamos por un proceso manual, nuestra recomendación es hacerlo con nuestras propias manos (agua y jabón) si carecemos de experiencia en el uso de la pistola de agua a presión.

Entonces, ¿con cuál nos quedamos? Desde TopDriverz reconocemos que un lavado a conciencia con una pistola de agua a presión es una opción muy efectiva para el mantenimiento de nuestro coche (si se conoce la técnica); en segundo lugar, nuestra propuesta es pasar por el túnel de autolavado (con matices que veremos más adelante). Y para finalizar, la última opción (pero no la peor) es el lavado manual de toda la vida con un cubo de agua y jabón; haciéndolo con tus propias manos te aseguras de no dañar la pintura de tu vehículo a pesar de que el resultado final no sea tan espectacular.

Túneles lavado

¿Es malo lavar el coche en un túnel de autolavado?

Decir que los túneles de autolavado estropean nuestro coche no es cierto. Los autolavados de rodillo no son todos iguales, de hecho, son máquinas que están muy optimizadas y focalizadas en una función determinada: limpiar. No obstante, el principal problema de los túneles de autolavado es que sus componentes no reciban un buen mantenimiento por parte de la empresa. Si estos no están en buenas condiciones, es muy probable que erosionen algunas de las partes más superficiales del vehículo. Sin más dilación, vamos a ver las 5 formas en que los túneles de lavado estropean tu coche.

1. Unos rodillos en mal estado dañan nuestra carrocería y pintura

Cuando escogemos la opción de túnel de autolavado, desconocemos por completo si están o no en buen estado los rodillos que van a limpiar nuestra carrocería. Si los rodillos no reciben un buen mantenimiento por parte de los propietarios del túnel, estos pueden erosionar fácilmente nuestra pintura degradando su estado. ¿Cómo verlo? Muy sencillo, sitúa el coche bajo la luz solar y pon especial atención en la tapicería, la erosión injustificada es una de las principales causas de unos rodillos en mal estado.

Las pinturas que recubren la carrocería de los coches actuales son notablemente más finas que años atrás. Los motivos son muy sencillos: un sector que ha tenido que recortar en costes y unas políticas y normativas cada vez más ecológicas.

A nuestro pesar, debemos decir que esta nueva corriente ecológica de fabricación de pinturas no se lleva nada bien con las cerdas de los rodillos. ¿Por qué? Porque estas resultan ser muy abrasivas sobre una pintura que, con el paso de los años, ha ido perdiendo resistencia debido a normativas de fabricación y reajustes en los costes de producción.

El quid de la cuestión está en el tiempo que tarda en desgastarse la película protectora que recubre el largo y ancho de la carrocería. Para que nos sirva de paralelismo, esta capa transparente es como si plastificáramos una hoja. Es decir, no solo protege la pintura de arañazos, sino que también aporta brillo. Cuando la capa protectora empieza a desgastarse, la pintura se ve más opaca y los arañazos se detectan con mayor facilidad. Por consiguiente, los rodillos de un túnel de lavado, cuando restriegan toda la suciedad acumulada por la carrocería de nuestro vehículo, causarán centenares de microarañazos, también llamados arañazos de remolino.

Accesorios túneles lavado

2. Pueden arrancar accidentalmente accesorios externos

Hay elementos de la carrocería que, por su ubicación, se pueden deteriorar más durante el paso por el túnel. Estos son los accesorios externos como la antena, los retrovisores y los limpiaparabrisas. Dichos elementos son los que quedan más expuestos a la acumulación de lodo y arena que guardan los rodillos; el lodo y la arena están compuestos de pequeños trozos de roca troceada (granito) que son extremadamente duros y,con el paso del tiempo, la acomulación en los rodillos de estos sedimentos se adhiere al aparato teniendo un efecto similar al de un papel de lija. Los arañazos se explican dada la elevada velocidad de giro que alcanzan los rodillos junto a la presión del agua sobre la carrocería.

3. Los faros se erosionan por la abrasión de los rodillos

Los faros delanteros de los coches también han sufrido los efectos de los reajustes de los costes de producción como en el caso de las pinturas. Por esta razón, la carcasa protectora de muchos coches que circulan hoy en día por nuestras carreteras está fabricada de plástico (policarbonato).

En consecuencia, las cerdas de los rodillos hacen saltar la capa superficial que los protege de los rayos ultravioleta dejándolos totalmente desprotegidos. La sintomatología es evidente: un cambio de tonalidad amarillenta y un tacto áspero.

4. Las llantas no suelen quedar bien limpias

Otra de las desventajas (y esta sí que puede ser comparativa con el lavado manual) es que las llantas no suelen quedar tan relucientes ya que es una área que requiere el uso de una pistola de alta presión para su lavado.

Por esta razón, y a pesar de que en líneas generales el coche sale limpio del túnel, el elemento que menos se beneficia del lavado son las llantas. Para su correcta limpieza será necesario una manguera de agua a presión capaz de llegar a los huecos y que permita lavar de manera eficiente los bajos y los pasos de rueda. De lo contrario, será difícil eliminar la suciedad incrustada. No obstante, en líneas generales, el coche saldrá como nuevo del túnel.

Llantas lavado

5. Los rodillos suelen estar sucios de los vehículos anteriores

Los sedimentos como el polvo, arena y pequeños trozos de granito se van acumulando en los rodillos de forma progresiva con el paso de los coches por el túnel. Lo que empieza siendo pequeños granos dispersos por el rodillo, termina siendo una finísima capa punzante que a través de la presión ejercida por el agua, impacta sobre la carrocería rascando como si papel de lija se tratara. Por ello, es recomendable preguntar cuándo fue la última vez que el sistema de rodillos pasó por un mantenimiento. No hace falta saber la fecha exacta, tan sólo es necesario diferenciar entre un túnel de lavado que cumple mínimamente las expectativas, de otro que antes de entrar indique que “la empresa no se hace responsable de ningún tipo de daño que pueda ocurrir”.

Entonces, ¿puedo reclamar?

Sí, el responsable de responder ante una incidencia es la empresa propietaria del túnel de autolavado, en relación, tal y como plasma el Artículo 147 de Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, lo más recomendable es dar parte a tu seguro y realizar una reclamación amistosa a la empresa propietaria. Así que no te preocupes, como persona tienes todas las de la ley para reclamar indemnización y ellos tienen la obligación de responderte.

Para ahorrarse conflictos, muchos túneles utilizan el tópico comentado anteriormente de “la empresa no se hace responsable…” No te preocupes, si tienes una mala experiencia y crees que debes ser indemnizado, está en tu deber contactar con el encargado del lavado y comunicárselo, de esta manera, él te facilitará el contacto con el propietario del túnel para así poder iniciar el parte amistoso.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies