ç

10 cosas que no sabías de Volkswagen (curiosidades y datos sorprendentes)

El “coche del pueblo” tiene muchas batallas y secretos que contar que no son muy conocidos. Y qué mejor forma de hacerlo que leyendo estos datos curiosos que no sabías de Volkswagen.

cosas-que-no-sabias-volkswagen

Cada marca de coches tiene una historia detrás que ha forjado su identidad actual. Al fin y al cabo, todas son diferentes a su manera y especiales al mismo tiempo. Por ello, está muy bien saberlo y conocer los entresijos que explican muchas de las cosas que copan su presente, como el logo, el nombre, su filosofía e incluso su propuesta de valor si nos ponemos muy marketinianos.

Dicho esto, y como hemos hecho en ocasiones anteriores con otras firmas, en TopDriverz vamos a contar 10 cosas que no sabías de Volkswagen, referente en la industria de la automoción donde los haya. Por ello, todo lo que se va a contar a continuación es imperdible para todos los amantes del motor.

No os lo creeréis: 10 curiosidades y datos sorprendentes de Volkswagen

Tras esta breve introducción, es el momento de ir al quid de la cuestión y hablar de aquello que el “coche del pueblo” tiene de diferente en cuanto a sus vivencias, identidad y el por qué de varios elementos que la conforman. Al lío.

1. Raíces nazis

Lo cierto es que Volkswagen fue fundada por deseo expreso de Adolf Hitler, quien pretendía motorizar a la población alemana mediante coches accesibles. Los primeros modelos salidos de la factoría de Wolfsburgo estaban orientados a un uso civil, aunque con la Segunda Guerra Mundial de por medio se emprendió otro rumbo, de forma que cada vez más vehículos se enfocaban en lo militar empleando como referencia al Escarabajo.

Esos autos para la gente iban a recibir el nombre de Kdf-Wagen, que estarían disponibles para aquellos trabajadores que pudieran pagar unos cinco marcos semanales. Sin embargo, la idea fue papel mojado con motivo del gran conflicto bélico y no se llegó a poner en marcha. Tras la misma, los ingleses se hicieron con el control de la fábrica a modo de compensación y eso dio lugar al Beetle.

volkswagen-nazi

2. Ford no quiso comprarla ni gratis tras la guerra

Tres años después del fin de la guerra, en 1948 Ford tuvo una oferta de los británicos encima de la mesa para adquirir Volkswagen. Además, sin coste alguno y totalmente gratis. Como acabamos de comentar, los británicos se hicieron con los mandos de la fábrica, que había sido destruida en parte como consecuencia de las hostilidades de los contendientes.

La decisión fue tomada por Henry Ford, quien obedeció al consejo de su vicepresidente ejecutivo, Ernest Breech, de no hacerlo porque tanto la planta como el vehículo que salía de ella no valían absolutamente nada. Si el bueno de Henry hubiera sabido lo que vendrían en las décadas posteriores, a buen seguro que su decisión hubiera sido totalmente diferente y hoy esas sinergias habrían dado unas auténticas joyas a conductores de todo el mundo.

3. El Escarabajo, el que más tiempo ha estado en producción

No se podría entender la historia de las cuatro ruedas sin el Volkswagen Escarabajo, el coche que más tiempo ha estado en producción en toda la historia. Este mítico auto vio la luz en el año 1938, cuando se hizo realidad la primera unidad de todas, y se despidió en 2019 cuando se acabó de confeccionar la última. O lo que es lo mismo: 81 años de vida.

Aunque todos lo asociemos a Volkswagen, hay que decir que su diseño fue una copia de otro vehículo: el Tatra T97 que nació en la Europa del Este. Esta brillante idea le salió cara a los alemanes, ya que tuvieron que pagar unos tres millones de marcos a los fabricantes de ese original auto. Sin embargo, al principio parecía que el Escarabajo podría arruinar a la empresa, ya que los primeros se solían quedar sin gasolina y hasta 1962 no tuvieron medidores.

4. La inauguración de su fábrica congregó a más de 70.000 personas

La ceremonía de inauguración de la primera fábrica de Volkswagen fue todo un acontecimiento de masas. No en vano, su nacimiento tenía el propósito de llevar a Alemania a tener la voz cantante de la automoción. La expectación fue máxima aquel día, que contó con la presencia de más de 70.000 personas que asistieron desde todos los rincones del país germano. Fue como ver el Estadio Santiago Bernabéu lleno.

Tampoco hay que olvidar ese sentimiento de pertenencia que Hitler quería instaurar con el coche del pueblo entre la gente y los vehículos que lanzaba al mercado, y parece que, a juzgar con este dato, lo consiguió de sobra.

5. El viento, fuente de inspiración para muchos nombres

Hay infinidad de maneras de elegir un nombre para un coche, y cada marca elige una forma de hacerlo: un objeto con el que guarde un gran parecido (Rolls Royce Boat Tail), las ciudades del país de origen de la empresa (Toledo, Ibiza, León y Tarraco en el caso de Seat) o una palabra que defina la identidad del coche en cuestión y lo que le aporte al conductor (Renault Arkana).

En el caso que nos atañe con Volkswagen, lo cierto es que se emplea a un fenómeno meteorológico para varios de sus modelos: el viento. El Golf hace referencia a la Corriente que discurre por el Golfo, el Scirocco hace lo propio con un viento muy fuerte que se da con frecuencia en el sudeste del Mar Mediterráneo, el Passat es el nombre que reciben los vientos alisios en la lengua alemana, Bora es el frío y seco que se puede sentir en el Adriático y el Jetta es una corriente que ocurre a 10-12 kilómetros sobre el nivel del mar pudiendo alcanzar velocidades de 300 kilómetros por hora.

volkswagen-viento

6. Una forma diferente de hacer publicidad

Al principio de su andadura, Volkswagen confiaba su publicidad a Bernd Reutter, un cartelista alemán muy reconocido en el país que hacía los primeros publicitarios de la marca. Sin embargo, Reutter falleció de forma repentina y eso obligó a la compañía a explorar alternativas en busca de su sucesor.

La solución adoptada finalmente fue la contratación de la empresa DDB Worlwide Communications Group Inc. El tiempo demostró que fue todo un acierto apostar por ella, a pesar de su arriesgada estrategia. Y es que rehuía de mostrar las bondades del producto, como es costumbre en este campo profesional, para hacer hincapié en los defectos más criticados por los usuarios, de forma que se les daba la vuelta y se convertían en virtudes.

Para ello, basta un ejemplo: la llegada de Volkswagen al mercado americano. Acostumbrados a vehículos más grandes, los consumidores se quejaban que el Escarabajo era extremadamente pequeño si se comparaba con los autos que solían ver sus ojos, que eran por lo general de cinco metros de largo. El anuncio mostraba un Escarabajo pequeño acompañado de un eslogan que decía “Hace que tu casa parezca más grande” y ya debajo una descripción más extensa de los beneficios de su compacta carrocería con un espacio interior equivalente a coches más grandes.

7. El Transporter, una gran idea de sus trabajadores

Una de las furgonetas más vendidas de siempre es el Transporter, que tiene un origen bastante peculiar. Los empleados de la planta de Wolfsburgo hicieron un Escarabajo transformado con el fin de llevar, de un sitio a otro de la fábrica, materiales de gran peso. El diseño era un poco random, a pesar de tener la misma plataforma del Escarabajo, y no se concebía la posibilidad de comercializarlo para el público.

No obstante, la cosa iba a cambiar de parecer en 1950, cuando llega a la fábrica Ben Pon, un hombre de negocios procedente de los Países Bajos que quería vender sus coches con los alemanes, se encuentra este coche y se le ocurre hacer un boceto que fue el punto de partida del Volkswagen Transporter. Pensaba que la gente también necesitaba vehículos prácticos de transporte. Tanto es así que hoy en día se tasa a un precio de 90.000 euros aproximadamente.

8. El Beetle con los Beatles

Volkswagen también ha tenido cierto protagonismo en el mundo de la música, y de la mano de uno de los mejores grupos de la historia: los Beatles. En la portada del último disco que sacaron, Abbey Road (1969), aparece un ejemplar del Beetle junto a varios coches aparcados en la calle que se empleó como fondo.

Sin embargo, la matrícula de aquel coche no se ocultó y propició que fuese robada un montón de veces. De hecho, en 1986 fue subastada por cerca de 3.000 euros. Ver para creer.

9. El Typ 3, el primero en llevar un ordenador a bordo

Podría parecer que la tecnología no lleva tanto tiempo inmersa en los habitáculos de los coches, pero no es verdad. Y es que el Volkswagen Typ 3 fue el primero en equipar uno en 1968, a pesar de que el resto de sus elementos y accesorios eran muy arcaicos. Por contra, en su seno albergaba un sistema de inyección electrónica para su motor que hacía uso de un ordenador que controlaba la mezcla de aire y de gasolina, lo nunca antes visto hasta ese momento.

10. Lo que más vende son salchichas

Desde 1973 la fábrica de Wolfsburgo hace sus propias salchichas para sus trabajadores, que además las preparan con una receta secreta y que está registrada por la empresa. Parte de su preparación y de su sabor se debe al curry que le ponen a la carne que emplea. Dicho esto, diariamente salen unas 20.000 salchichas de sus cocinas.

salchichas-volkswagen
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies