ç

10 cosas que no sabías de Mercedes-Benz (curiosidades y datos sorprendentes)

La marca de la estrella tiene una historia que merece ser contada y, a través de ella, varias curiosidades y anécdotas. Mirad estas diez cosas que no conocéis de Mercedes-Benz.

cosas-que-no-sabias-mercedes-benz

Detrás de cada marca de coches, hay una historia detrás llena de curiosidades, anécdotas, éxitos, fracasos, dramas y alegrías. Por estas líneas antes han pasado otras como Ferrari, Alpine, Tesla, Audi y BMW, y no podíamos dejar pasar la oportunidad de dedicar una entrada a otra gran firma de la automoción como la que va a protagonizar las próximas líneas.

Mercedes-Benz ha sido la elegida para esta ocasión, y a buen seguro que este post de 10 cosas que no sabías de ella van a dejarte con la boca abierta una vez que hayas terminado de leer. No hay que olvidar que estamos ante todo un referente en el mundo del motor sinónimo de elegancia y exclusividad.

La historia desconocida de Mercedes-Benz en 10 claves

Una vez que hemos procedido a llevar a cabo la introducción, es el momento de ir al grano y contar, con pelos y señales, aquellos hechos y detalles menos conocidos de la marca de la estrella. A lo largo de sus casi 100 años de vida ha vivido un sinfín de momentos únicos de los que algunos van a hacer acto de aparición a continuación.

1. Su nombre es la fusión de dos empresas y el apodo de una niña

Mercedes-Benz nace como tal en el año 1926, cuando dos compañías deciden fusionarse en una sola. Una de ellas fue Emil Jellinek Mercedes, cuya nomenclatura se debe a un hombre de negocios muy reputado en Alemania y miembro de la diplomacia germana que tenía una gran pasión por los coches y la competición en general, así como por su hija Adrienne Manuela Ramona Jellinek. No obstante, en casa la apodaban cariñosamente como Mercedes.

El señor Jellinek encargó a la empresa DMG, fundada por Gottlieb Daimler, que le elaborase una flota que constara de unos 36 vehículos en total, que se iban a llamar Daimler Mercedes. Otra condición que puso es que él fuera el único distribuidor del producto en varios países europeos, entre los que se encontraban Austria-Hungría, Bélgica y Francia, así como los Estados Unidos.

El éxito fue tan grande que ambas decidieron seguir caminando juntas, de manera que firmaron un acuerdo con el propósito de continuar haciendo coches, por lo que en 1903 la compañía tomó el nombre de Emil Jellinek-Mercedes. Su historia de amor llegó a su fin en 1926, cuando el señor Jellinek falleció, por lo que Daimler se unió a Benz, otro pez gordo en la industria de la automoción, que vio la luz de la mano de Karl Friedrich Benz. De esta forma, apareció Daimler-Benz AG. Más tarde, Daimler decide cambiar el nombre otra vez, de forma que introduce el popular Mercedes que, desde sus tiempos más remotos, ha distinguido y distingue a la compañía.

mercedes-origen

2. El origen del logo está en una carta de Jellinek a su hija

El archiconocido logo de la estrella que le distingue del resto tiene su razón de ser en una postal que el amigo Jellinek le dedicó a su hija “Mercedes”. Las puntas que tiene señalan a la tierra, el mar y el aire, elementos en los que sus motores habían sido pioneros dada su experiencia fabricando propulsores de aviones, barcos y zepelines durante la Segunda Guerra Mundial. No en vano, suministraron a altos mandatarios alemanes e incluso a Adolf Hitler su descapotable 770.

Esto último representa el principal propósito de la motorización universal que se hizo realidad durante los años de aquella contienda (1939-1945). La estrella, por su parte, nace a raíz de un dibujo que Daimler solía emplear para marcar su casa mucho antes de que se convirtiese en uno de los fundadores de la marca de coches más importante de Alemania en su momento y entre las más prestigiosas a nivel mundial.

3. Sus fundadores crearon el primer vehículo de combustión interna

A finales del siglo XIX, concretamente en el año 1885, Gottlieb Daimler y Wilhelm Maybach inventaron la motocicleta equipada con propulsor de combustión interna. No obstante, a diferencia de lo que es común desde hace mucho tiempo, contaba con cuatro ruedas. La velocidad máxima que podía alcanzar era de 18 kilómetros por hora y su potencia era de unos escasísimos 0.5 CV. Contenía un motor dispuesto en vertical que contaba con un único cilindro y que iba acoplado a un cuadro de madera más propio de una bicicleta.

Hay que decir que Maybach fue uno de los ingenieros más importantes de la compañía cuando se llamaba Daimler-Benz AG, que posteriormente se marchó para crear su propia marca, la cual fue adquirida, un tiempo más tarde, por Daimler-Benz, matriz de Mercedes-Benz.

4. La obsesión por la perfección resumida en su lema

Durante el siglo XX, el primer eslogan que acompañó a la casa de Stuttgart fue “El mejor o nada”. Esta frase responde a la autoexigencia impuesta por alcanzar la excelencia en cada cosa que hacen y que se manifiesta en las múltiples invenciones que han protagonizado a lo largo de la historia y que repasaremos más adelante por aquí.

5. El airbag fue suyo

El 23 de octubre de 1971, la compañía registró la patente que contenía el código alfanumérico DE 2152902 C2, lo que corresponde con el airbag. Este sistema de seguridad tiene su razón de ser en proteger a los pasajeros de un habitáculo de impactos frontales en caso de accidente.

El desarrollo había echado a andar un lustro antes, en el año 1966, mientras que al siguiente se llevó a cabo el primer test práctico. El modelo afortunado de llevar el primer sistema en serie de este tipo fue el Clase S W126, que se lanzó al mercado al poco de comenzar la década de los 80´, en 1981.

Ese desarrollo había comenzado en los Estados Unidos, el motivo fue que las autoridades del país norteamericano requerían un sistema de retención mejor. El airbag era para Mercedes el complemento ideal para el cinturón de seguridad, en vistas de que este solamente cumplía su función si el conductor se lo ponía y el airbag iba a actuar al margen de lo concienciado que estuviese el usuario.

No es el único sistema de seguridad al que se le puede atribuir a la marca alemana, ya que el ABS y el ESP también fueron obras suyas. El primero evita que los frenos se queden bloqueados cuando el conductor pisa a fondo el pedal. Para ello, varía la fuerza del frenado con el firme propósito de hacer que no resbalen los neumáticos sobre la superficie durante el frenado. Lo introdujo por primera vez en el Clase S de 1978

El segundo actúa cuando la adherencia del coche alcanza un punto crítico y ayuda a controlarlo frenando individualmente las ruedas y ajustando la potencia del motor. Fue presentado mucho más tarde, concretamente en el mes de marzo de 1995. Otras invenciones suyas de elementos hoy indispensables son las luces inteligentes, los vidrios eléctricos, el aire acondicionado, los motores de inyección y las suspensiones independientes.

mercedes-airbag

6. Los híbridos son más antiguos de lo que pensamos por Mercedes

Así es, el primer vehículo híbrido fue obra de la marca de la estrella. Su nombre era Mixte, que contaba con un propulsor de gasolina ubicado en el eje delantero y que, a su vez, estaba conformado por una dinamo que aportaba energía eléctrica para los dos motores localizados en el eje posterior. El Mercedes-Benz Mixte era capaz de alcanzar una velocidad máxima homologada de 120 kilómetros por hora, lo cual era una cifra bastante alta para la época de la que hablamos.

7. El color plateado tiene su origen en las carreras

A día de hoy, si hay un color con el que se le identifica a Mercedes-Benz es con el plata, y esto tiene un porqué. Su vínculo tan íntimo con la competición es el responsable de ello, de forma que en 1934, en las carreras que participaba por aquel entonces, había una regla por la que los vehículos no podían registrar un peso superior a los 750 kilogramos.

Por ello, la marca elaboró un coche de aluminio que después sería pintado de blanco por la ligereza de dicho material. Fue en Nürburgring, con un Mercedes-Benz W25, cuando se procedió a ello y, al terminar la carrera, le quitaron ese color y quedó como una de sus señas de identidad. Por ello, en el Gran Circo de la Fórmula 1 se ganaron el apodo de las Flechas de Plata, caracterizadas por un excepcional coeficiente aerodinámico que les brindó el título de escuderías en la temporada 1955.

8. AMG nació en un garaje alemán

Las siglas de su división deportiva vieron la luz gracias a un grupo de ingenieros, que ya no estaban en la compañía, decidieron crear una nueva empresa para que modificase coches salientes de la factoría de Mercedes para aportarles mejores prestaciones. La idea cogió forma definitivamente en 1967 y el vehículo que hizo posible la fusión fue el 300 SEL 6.0 AMG de 1971, primero bajo un acuerdo de colaboración y posteriormente (1990) como parte de la compañía.

9. Fue la primera en poner frenos y suspensiones en ambos ejes

En 1924, sorprendió a propios y a extraños cuando puso, en toda su gama de productos, frenos en las cuatro ruedas. Siete años más tarde, en 1931, el Mercedes-Benz 170 se presenta con una suspensión de resortes dispuesta en el eje delantero y otro de resortes helicoidales en la zona trasera.

10. Fue la primera en superar los 200 km/h

Gracias a su modelo Auto Benz de 200 HP también llamado Lightning Benz, fue la primera marca en tener un coche capaz de superar esa barrera de velocidad.

Lightning Benz
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies