ç

15 cosas que no sabías de BMW (curiosidades y datos sorprendentes)

Detrás de la exclusividad de sus coches y de su eslogan “¿Te gusta conducir?” hay un sinfín de curiosidades e historias que merece la pena conocer. Veamos qué esconde la marca de Baviera.

cosas-que-no-sabias-bmw

El éxito y el reconocimiento de toda gran marca suele estar precedido de historias, curiosidades y hechos que los explican. Esta realidad no es ajena, en absoluto, a las que operan en el mundo de la automoción, repleta de grandes nombres que han hecho y hacen las delicias de conductores de todo el planeta y generaciones a lo largo de los años.

Como ya hiciéramos con Audi, Ferrari y Tesla, esta vez en TopDriverz vamos a poner el foco en BMW, gran protagonista de muchas de las entradas aquí escritas. Para ser exactos, a lo largo de estas líneas haremos hincapié en 15 cosas que, probablemente, no sabías sobre la casa de Baviera.

Te sorprenderán: 15 curiosidades sobre BMW

Una vez finiquitada la habitual introducción de rigor, es el momento de ir al turrón e ir desgranando esa quincena de anécdotas, curiosidades, mitos y hechos especiales que han forjado la identidad de BMW a lo largo de su larga vida.

1. Otro nombre antes de llamarse BMW

BMW no pasa a llamarse como tal hasta el año 1917, decimos no pasa a llamarse porque antes recibía el nombre de Bayerische Motoren Werke, que había sido fundada por tres personas: Franz Joseph Popp, Karl Rapp y Camillo Castiglioni. La compañía tenía su sede en Múnich (Alemania) y decidieron cambiarle de nombre para que fuese más fácil identificarla y recordarla pensando en los clientes.Con Rapp ya fuera del proyecto, sacaron el primer producto, que no fue un coche, sino otro que vamos a desvelar a continuación.

Bayerische Motoren Werke

2. Lo primero que sacaron fue un motor de aviones

Antes de lanzarse a la aventura elaborando coches y motos, los motores de aviones formaban parte del catálogo de su oferta, y uno de ellos fue el primer artículo que lanzaron al mercado: el BMW Illa. Eso sí, en los primeros años de su andadura se focalizaron en producir este tipo de productos, ya que también hicieron frenos para ferrocarriles, equipos agrícolas, motores para buses y camiones, bombas e incluso productos del hogar.

El motivo no era otro que el transcurso de la I Guerra Mundial y la imperiosa necesidad de reinventarse y ampliar su espectro de productos ante una crisis económica profunda.

3. Desde bien pronto empezó a batir récords

Ese motor de avión BMW Illa alcanzó los 9.760 metros de altura junto a la aviación en la que fue instalado, lo cual era un hito en los tiempos que corrían por aquel entonces. Tal proeza tuvo lugar el 17 de junio del año 1919 y le valió ya cierta fama por parte de una gran cantidad de público a pesar de que, en ese momento, la compañía tan solo tenía seis años de vida.

4. El Tratado de Versalles abrió el camino a los coches

Este histórico acuerdo que se rubricó en 1919 tuvo gran impacto en la actividad de BMW, y es que con su firma se prohibió a las empresas alemanas fabricar aviones y motores de estas enfocados al combate. Por ello, primero empezaron a centrarse en las motos y, a partir de 1929, en los autos. Dicho esto, la I Guerra Mundial (1914-1918) explicó, en gran parte, el comienzo de la historia de BMW.

Respecto a los vehículos sobre dos ruedas, hay que decir que en 1922 empezó a diseñar la primera que sacó de todas: la BMW R32. Fue al año siguiente cuando salió al mercado haciendo acto de presencia en la Exposición de Berlín.

5. BMW Dixi, primer coche de su historia

Así se hacían llamar las primeras unidades sobre cuatro ruedas que fabricó la casa de Baviera a lo largo de los años 30. No obstante, todo tiene su proceso y hay que explicarlo. En 1928 compran Automobilwerk Eisenach, una operación que les dio el derecho para construir el automóvil Dixi. De hecho, los pioneros recibían el nombre de BMW Dixi, pero más tarde se quitaría de la nomenclatura.

Con todo, el primer BMW que vio la luz fue el 3/15 PS dentro de la serie Eisenarch. Un poco más tarde, en 1933, aparece el BMW 303, uno de los primeros modelos de éxito de la casa. Fue creado por Fritz Fiedler y constaba de un motor de seis cilindros con 1.2 litros de cubicaje, lo cual suponía una auténtica revolución para los tiempos que corrían.

BMW Dixi

6. Los colores del logo representan Baviera

Muchos seguramente os habréis preguntado a qué remite exactamente el logo de BMW, otros habréis creído o supuesto que tenía que ver con la aviación por su similitud con unas aspas o hélices giratorias por la forma que describen las líneas en el interior del círculo. Lo cierto es que el azul y el blanco representan los colores de la bandera del Estado Libre de Baviera, lugar de nacimiento de la casa y localización de su sede principal.

Además, el círculo protagonizaba el original de la empresa de Rapp que se involucró en la fundación de BMW, lo que quiere decir que también es un homenaje a su papel en el nacimiento de lo que hoy es un referente en la industria del automóvil.

7. Sacó su primer eléctrico mucho antes de que se pusiera de moda

Hay quien dice que la inteligencia es anticiparse, y BMW en este sentido puede presumir de ello. La firma alemana terminó de fabricar su primer coche eléctrico en 1972: el BMW 1602e. Sin embargo, nunca lo lanzaron al mercado dado que contaba con la mitad de rendimiento en comparación con los otros modelos del fabricante y tan solo podía cargarse durante 20 minutos, lo cual iba a convertir la experiencia del usuario en un auténtico suplicio. Eso no quiere decir que no ayudase a sentar las bases para los siguientes modelos de electricidad que BMW sí acabó lanzando al mercado más tarde.

8. La parrilla de “riñones” también participó en su primer éxito

Antes hemos hablado del BMW 303 y el gran éxito que supuso a nivel comercial por lo novedoso de su estructura mecánica, pero también hay que decir que en su diseño incorporó la tan reconocible parrilla de “riñones” en su diseño exterior. Por ello, aquella calandra hizo acto de aparición en el año 1933 y, desde ahí, su protagonismo en los diferentes modelos es imparable.

9. Es dueña de Rolls Royce y Mini

Al igual que otros gigantes de la automoción, BMW es propietaria de otras grandes marcas de coches. En 1994 compró la empresa British Rover Group, dueña por aquel entonces de Rolls Royce y Mini Cooper. Gracias a esta circunstancia ha estado detrás de la producción de coches realmente emblemáticos como el Rolls Royce Phantom en 2003, o los Land Rover. Hay a quien le impacta el hecho de que una empresa alemana dirija la producción de grandes marcas inglesas, pero así es.

10. Su sede tiene forma de cuatro cilindros

Como si de un componente de coche se tratara, el edificio de la sede principal de BMW en Múnich tiene la misma forma y diseño de su motor de cuatro cilindros, una herencia que les dio gran popularidad. Esta edificación fue diseñada por un profesor de arquitectura austriaco y la torre fue agregada a ella en el año 1972 justo antes de los Juegos Olímpicos que albergó la capital bávara. Todo lo comentado aquí le hizo fácilmente reconocible en medio del paisaje que tiene a su alrededor. En 1999 fue reconocido como un edificio histórico.

bmw-sede

11. El BMW Isetta evitó su bancarrota

En la década de los años 50´ del pasado siglo, BMW vivía momentos de penurias económicamente hablando a causa, en parte, de lo que estaba aconteciendo con motivo de la Guerra Fría. Sin embargo, el lanzamiento de su BMW Isetta evitó que llegase lo peor.

Como se puede deducir de su nombre, fue diseñado por una empresa italiana que tenía como propósito crear un modelo económico para quien quisiera llevar a cabo trayectos cortos por la ciudad. Fue toda una bomba de oxígeno para los bávaros en aquel momento, pero en los 70´volvería a vivir momentos de dificultad económica.

12. Estuvo a punto de pertenecer a Mercedes

Tratando de aprovecharse de la situación, la empresa motriz de Mercedes, Daimler Benz, trató de hacerse con BMW en aquella mitad de siglo XX. La gran oposición mostrada por los trabajadores en forma de recompra de acciones evitaron que esta operación llegase a buen puerto. Al final, la gran y poderosa empresa familiar Quandt se hizo cargo de la compañía.

13. Construyó un Lamborghini

Por mutuo acuerdo entre alemanes e italianos, BMW se hizo cargo de la elaboración de uno de sus modelos superdeportivos, y es que anteriormente ya acordaron ir de la mano para hacer un coche de carreras durante la década de los 70. La cosa fue que el diseño corrió a cargo de Lamborghini mientras que las suspensiones y el motor fueron responsabilidad de BMW.

Sin embargo, por falta de presupuesto Lamborghini dio un paso al lado en este proyecto y dejó a los de Baviera al mando de las piezas. Confiaron en un carrocero privado llamado Baur como sustituto de la casa italiana y esta simbiosis dio lugar al BMW M1 original.

14. Hicieron la moto más rápida del mundo

Otro récord que se apuntó BMW en su momento fue el de la motocicleta más veloz del planeta. Lo consiguieron en 1937 con su división BMW Motorrad, quien dotó a la creación de un motor sobrealimentado, el 500 Kompressor, que le permitió alcanzar 237 km/h.

15. Pionera europea en coches con turbo

Para acabar con este post, hay que decir que BMW fue la primera marca que sacó al mercado un coche con tecnología turbo: el BMW 2002. Vio la luz en 1973 y sentó las bases de los autos de grandes prestaciones para el futuro.

BMW 2002
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies