Fernando Alonso: biografía de un campeón todoterreno

El mejor piloto español de la historia. Fernando Alonso tiene la virtud de no dejar indiferente a nadie, para bien o para mal. Pero los grandes héroes tienen una gran historia. Y es el momento de explicarla.
Fernando Alonso biografía

Yo soy una persona muy competitiva y lo único que me interesa es ganar.

Esta frase que escuchamos al inicio del primer capítulo del documental de Amazon Prime es ya toda una declaración de intenciones de Fernando Alonso. No es la única. "Muchos de mis amigos me decían: ahora que dejas la F1 te podrás dedicar a lo que quieras. Yo lo que sigo queriendo es correr. No voy a parar".

En total, 2 campeonatos mundiales de la F1, 32 grandes premios, una victoria en las 24 horas de Le Mans y un meritorio 13r lugar en el Dakar en su primera participación. Y esto todavía no ha terminado: queda Alonso por años.

La biografía de Fernando Alonso: la vida de un campeón

Para rendir el homenaje que se merece, vamos a presentar su biografía, con los cinco momentos clave de la vida de Fernando Alonso. Un campeón todoterreno.

1. Sus inicios: la forja de un campeón

Fernando Alonso nació en Oviedo, Asturias, España, un 29 de julio de 1981, hijo de José Luis y Ana María. A su padre le gustaban mucho los karts y construyó un monoplaza para Lorena, su hija y hermana de Fernando. Pero la niña no quería saber nada de aquello y José Luis decidió regalárselo al hijo pequeño, que por aquel entonces contaba con 3 añitos. Fernando no se acuerda de aquella época, pero empezó a competir en carreras locales con muy buenos resultados.

En 1988, ganó el campeonato infantil de Asturias. Y empezó a ganar diversos campeonatos regionales hasta alzarle en 1993, 1994, 1995 y 1996 campeón de España junior de karts. Ya en el 1995 había quedado tercero en el mundial de karts (por delante de su gran rival Raikkönen En 1997 ganó el campeonato europeo de karts en la categoría A y los campeonatos de España en 1997 y 1998.

Era hora de pasar a algo más grande y Adrián Campos, que conocía desde pequeño a Alonso, le propusó conducir en la Formula Nissan de 1999 en donde consiguió 9 poles y 6 victorias. Alonso ni tan solo tenía carné de conducir, pero aquello reafirmó lo que pensaba Campos, que sería su mánager: que venía un campeón.

Al año siguiente, lo petó en la Formula 3000 con el equipo Astromega. Su victoria en Bélgica lo puso bajo los focos de las marcas importantes y en el GP de Australia de 2001 hizó su debut en la máxima competición del motor, la F1, con Minardi, una escudería bastante mala; no obstante, superó a su compañero de equipo, Tarso Marques, en resultados.

Fernando Alonso niño

2. Alonso contra Schumacher

Alonso, en su época de Minardi, estaba cedido por un hombre que ya nos suena a todos: Flavio Briatore, el pintoresco y carismático italiano jefe de Renault. En 2002 pasó a ser piloto probador de esta firma, y en 2003 sustituyó a Jenson Button como piloto oficial. No perdió el tiempo, y en el GP de Malasia, sufriendo a 39º de fiebre, consiguió ser el piloto más joven en conseguir una pole position, a los 21 años 7 meses y 22 días; quedó tercero en la carrera, sumando su primer podio. Y aquel año consiguió su primera victoria, siendo también el piloto más joven de la historia en conseguirlo.

El problema que tenía Renault era que, por muy buen monoplaza que diseñasen, el Ferrari era mucho mejor. Los italianos llevaban años intratables y el 2004 fue un paseo de rosas para su primer piloto Michael Schumacher. Alonso no tuvo ninguna oportunidad. Pero él no se quería rendir, confiaba en el equipo y Briatore confiaba en él, así que el campeonato de 2005 ya sería otra historia.

Un tercer puesto en Australia ya auguraba algo mágico, pero la ambición y el talento nato lo llevaron a ganar en Malasia, Bahrein y San Marino. Schumacher llevaba dos abandonos, era su oportunidad de coronarse campeón. ¿Quién se le podría oponer? Pues resulta que un finlandés, Kimi Raikkönen quería revancha después de 10 años. Los Mercedes y los Renault volaban y en España y Mónaco, Kimi se llevó la victoria. La segunda parte de la temporada le fue un poco peor a Alonso, pero consiguió una victoria final en China que le valió para ser el campeón más joven de la historia. El R-25 se había entendido muy bien con su piloto.

Pero no era el momento de parar. Schumacher no se podía creer lo que había pasado y no volvería a dejar que unos pipiolos se pasearan así por la pista. El Kaiser se puso las pilas y en 2006 consiguió un total de 7 victorias. Raikkönen había bajado el nivel, pero Alonso decidió desafiar a la autoridad, cosechó 7 victorias y ganó el campeonato por tan solo 13 puntos. David había vencido a Goliat.

Alonso Schmacher

3. ¿Malas decisiones? El fichaje de Alonso por McLaren

Michael Schumacher se retiró. Fernando Alonso era probable que ganase los 10 siguientes mundiales. No obstante, la fama le estaba afectando en su vida. Quienes lo conocen afirman que cuanto más triunfos conseguía, más reconocimientos (hijo predilecto de Oviedo en 2006), peor lo pasaba. Quizá es una exageración cinematográfica del documental de Amazon Prime, pero la verdad es que su carrera en la F1 tomó un rumbo hacia el infierno.

En 2007, Alonso ficha por McLaren. Ron Dennis, el jefe del equipo le había prometido un buen coche y un buen contrato. No obstante, el asturiano pensaba que le pondrían a un escudero y que él sería el líder indiscutible. ¿Cuántas veces debe haber pensado en cómo hubiera pasado todo si no hubiera tenido por compañero a Lewis Hamilton? Dennis mimaba a su compatriota, lo favorecía y las rivalidades dentro del equipo se hicieron insoportables. Sumó 3 victorias aquel año, pero ganó el campeonato el más callado y listo: Raikkönen (por 1 punto y en la última carrera).

En 2008, hubiera podido competir para ganar, pero decidió volver con su maestro Briatore. El R-28 ya no era un coche tan competitivo y, tras 2 victorias, Alonso terminaba 5o en el mundial. En 2009, con el R-29 ya se hundía hasta la 9 posición. Primero McLaren y después Brawn GP le hacían ver que tendría muy difícil volver a la cima.

Alonso Mclaren

4. Paseo por el desierto

Muchos consideran a Fernando el mejor piloto de la historia y no solo los fans españoles o los expertos en F1, sino los propios pilotos que han compartido pista con él. Es un ganador nato y no solo en las carreras, destaca su actual pareja. Se había equivocado 2 veces, pero era el momento de enmendar sus errores y volver a tomar buenas decisiones.

No tenía tanta presión, veía el apoyo de su gente y, cuando Ferrari le contactó, lo tuvo claro. Y en el Ferrari de 2010 volvimos a ver aquel Alonso campeón, 5 victorias y los Red Bull de Webber parecían un rival fácilmente derrotable. Pero en Ferrari sobrestimaron a Webber, sobrestimaron sus propias capacidades y un desconocido Vettel se llevó la victoria final en Abu Dabhi, la última carrera.

En 2011, puso todo su empeño para volver a intentarlo, pero los Red Bulls volaban sin rivales y Vettel se alzó con la victoria por segunda vez. En 2012, el F2012 podía competir de tú a tú con los toros, pero no fue suficiente: perdió el mundial contra Vettel por tan solo 3 puntos. Parecía que fuese algún tipo de maldición. ¿Se rendiría? Evidentemente que no, pero en 2013, Vettel le volvía a pintar la cara y quedaba primero sacando 155 puntos al español. Y en 2014, quedaba lejos de conseguir podios: había empezado el reinado de los Mercedes y de su rival Hamilton.

Y en 2015 volvió a McLaren, que ya no era una escudería relevante y cosechó un tristísimo 17o lugar con un total de 7 abandonos. ¿Recordáis cuando ganaba 7 carreras? 10o lugar en 2016, 15o en 2017, 11o en 2018 y abandonó la Formula. Era el momento de hacer lo que más le gustaba: ganar.

Alonso 2011

5. Nuevos retos: el rally

En 2017, ya se planteó que quería ganar la triple corona del motor: ganar el GP de Mónaco (o el campeonato mundial de F1), ganar las 24 horas de Le Mans y ganar las 500 millas de Indianapolis. Realmente, nadie está tan loco como para intentarlo (Graham Hill es el único que la tiene). Son carreras demasiado distintas, con coches diferentes. Pero Fernando Alonso participó por primera vez en la emblemática carrera americana y volvió a mostrar su talento. En 2018 corrió en las 24 horas de Daytona, gana las 6 horas d’Spa-Francorchamps en su debut y gana en Le Mans.

En 2019 gana en Daytona, victoria en las 1.000 millas de Sebring, triunfo en Spa, gana competiciones de karting en el circuito que lleva su nombre, vuelve a ganar en Le Mans y se corona campeón del mundo de resistencia. Y no para: empieza a correr en rallies. En 2020 conseguirá un meritorio decimotercer puesto en el Dakar.

Alonso rally

6. Un Alonso más maduro

Ahora ha vuelto a la F1 de la mano de Alpine. Le queda ganar en Indianapolis para conseguir la triple corona, pero los que hemos seguido su carrera sabemos que él lo que quiere es volver a coronarse campeón de la F1. Ya tiene los 40 años, el Alpine no es un coche competitivo, pero quién sabe, quizá algún milagro lo convierta en el campeón más viejo de la historia.

Mientras tanto, se ha convertido en un piloto muy respetado en el paddock, buen compañero y mejor amigo. Es conocido en todo el mundo y es evidente que no será una leyenda, simplemente porque ya es leyenda hoy. Fernando Alonso, para muchos el mejor piloto de la historia.

Alonso Alpine
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies