Frank Williams: biografía de uno de los grandes de la historia de la F1

El hombre que llevó su apellido a nueve títulos de constructores de Fórmula 1, Frank Williams, nos dejó repentinamente a causa de su precario estado de salud. Un homenaje a su figura repasando su asombrosa vida.
frank-williams-biografia

En los 71 años de historia que ya lleva a sus espaldas, el mundial de Fórmula 1 ha visto pasar por su campeonato personajes que han dejado una huella imborrable, tanto pilotos como miembros de equipo que aportaron un plus a sus escuderías y que marcaron tendencia en el certamen.

En el segundo de estos colectivos está, sin lugar a dudas, Frank Williams, líder y cofundador de la casa que sigue llevando su nombre por los trazados de todo el mundo que nos dejó el 28 de noviembre de 2021 a causa de su delicado estado de salud. Por el legado que dejó en la categoría más importante del mundo del automovilismo, en Topdriverz vamos a dedicar estas líneas a hablar de su figura a modo de biografía.

Frank Williams, un personaje sin el que no se entiende la F1

Una vez que ya se ha puesto en contexto un poco lo que fue Williams, es el momento de hablar de sus inicios, su dilatada trayectoria en el Gran Circo y cómo fueron sus últimos días.

Comienzos

Frank Williams nace el 16 de abril del año 1942 en la localidad de South Shields, ubicada en el seno del condado de Durham (Reino Unido). Se cría en el seno de una familia de clase media, en la que su padre era piloto de las fuerzas aéreas británicas y su madre se dedicaba a la enseñanza como profesora. Nuestro protagonista pasó la mayor parte de su infancia en el internado de Saint Joseph's College ubicado en Escocia, concretamente en la localidad de Dumfries.

Tras acabar sus estudios, empezó a trabajar como mecánico en un concesionario de coches y, más tarde, como representante de ventas para la empresa de alimentación Campbell Soup. Esta profesión le permitió costearse su principal pasión: el automovilismo. Y es que a comienzos de los años 60´adquirió un Cooper F3 antiguo que lo llevaba a los circuitos para alquilarlo a los pilotos que no tenían un vehículo para competir. También se llegó a dedicar a la venta de piezas de recambio de segunda mano.

Gracias al dinero que obtuvo de todos estos empleos, empezó a competir: primero conduciendo un Austin A35 y después un A40. Eso sí, carecía de la infraestructura necesaria para ser un piloto suficientemente competitivo frente a sus rivales. Tras esa breve trayectoria como competidor, en 1966 funda el equipo Frank Williams Racing Cars, que participó en los certámenes de Fórmula 2 y Fórmula 3 de la época.

Llegada a la Fórmula 1

Ellos junto a Jonathan Williams (no era su hijo ni ningún familiar) recorrían las pistas de Europa con un Volkswagen Combi, de cuyo mantenimiento y puesta a punto se encargaba Frank, e incluso ocasionalmente lo pilotaba él mismo. Para la temporada 1969, compró un chasis Brabham que había sido empleado en la Fórmula 1 y que le sirvió a su piloto Piers Courage para conseguir dos segundos puestos en los Grandes Premios de Mónaco y Estados Unidos.

Al año siguiente, en 1970, se asoció con Alejandro de Tomaso, quien le conformó el bólido de competición. Eso sí, los resultados no fueron los esperados con aquel De Tomaso 500/38 tan poco fiable. No obstante, la pérdida de Courage en el Gran Premio de Países Bajos disputado en Zandvoort fue un golpe durísimo para el equipo y tras finalizar la temporada acabó la vinculación entre el italiano y Williams.

Lo que vino hasta 1976 fue una tremenda travesía, puesto que los acreedores del proyecto no aflojaban y había que conseguir un compañero de viaje. Ese fue March Engineering, aunque su desarrollo no era el mejor para optar a grandes cosas. Solamente el cuarto puesto del piloto Henri Pescarolo en el GP de Gran Bretaña dio alegrías.

frank-williams-llegada-f1

Esta experiencia le sirvió a Williams para concluir que la competitividad pasada por construir su propio monoplaza, lo cual fue realidad en 1972 con Politoys, financiador del proyecto. Sin embargo, no fue suficiente y en su debut en suelo británico el monoplaza sufrió un accidente a causa de un fallo en la dirección que desembocó en daños severos.

Al año siguiente se buscaron nuevos socios y la relación profesional con Politoys acabó, de manera que se alcanzaron acuerdos con la conocida marca de tabaco Marlboro y el fabricante italiano Iso Autoveicoli. De hecho, se elaboró otro coche para competir con dos pilotos. Tampoco fueron muy duraderas, ya que antes del mundial de 1974, lo cual desencadenó problemas económicos. Eso sí, los chasis IR se mantuvieron y se rediseñaron los coches que posteriormente representaron a la escudería hasta 1975 incluido.

Se alió con el magnate petrolero canadiense Walter Wolf para cuadrar las cuentas del equipo, pero la relación volvió a ser muy breve, y lo fue por las diferencias que fueron apareciendo entre ambos, a pesar de que compraron varios coches a la formación Hesketh para poder tomar parte en las carreras. En 1976 Williams abandonó el proyecto para aliarse con Patrick Head, por lo que Wolf se quedó solo renombrando al equipo Walter Wolf Racing.

La alianza con Head, un punto de inflexión

Head ya había estado con él desde 1975, y acabó convirtiéndose en uno de los principales accionistas. Su apoyo y el financiero proporcionado por Saudia Airlines y TAG (holding de componentes de alta tecnología) dió luz al nuevo equipo Williams Grand Prix Engineering y al monoplaza FW07. La formación trasladó sus instalaciones a la localidad inglesa de Didcot (Reino Unido).

Este proceso cambió el rumbo para siempre de la carrera de Williams como mandatario, ya que sus coches eran muy competitivos y se codeaban con los grandes. De hecho, en 1979 se llevaron un total de cinco victorias y finalizaron en segunda posición en la clasificación de constructores.

frank-williams-head

Los 80: gloria y susto

La década de los años 80 fue, sin discusión alguna, el inicio de una era dorada para la escudería Williams, que tuvo su réplica en la siguiente. No obstante, conviene mantener el orden cronológico que está constituyendo estas líneas. En 1980 se consiguieron los campeonatos de pilotos con Alan Jones y el de escuderías, el cual fue revalidado al curso siguiente. Otros grandes protagonistas de ese periodo fueron Keke Rosberg (padre de Nico) que se proclamó campeón en 1982 y el brasileño Nelson Piquet que hizo lo propio en 1987.

Este periodo no se explica sin las prolíficas alianzas que estableció Williams junto a fabricantes de motores como Honda (1984-1987), que precisamente le ayudó a obtener dos más por equipos en 1986 y 1987. Sin embargo, no todo iban a ser alegrías y felicidad para Frank Williams.

El 8 de marzo de 1986, volviendo en coche tras unos tests llevados a cabo en el circuito francés de Paul Ricard, sufrió un accidente de tráfico que le dejó paralítico en silla de ruedas. En aquel desgraciado hecho estaba acompañado por el director de patrocinios del equipo, Peter Windsor. Ambos se dirigían al aeropuerto de Niza Costa Azul una vez que habían acabado las pruebas del nuevo FW11. Al acabar ese año, recibió la Orden del Imperio Británico con el que obtendría el título de Sir a manos de la reina Isabel II.

El idilio con Renault

La reputación que se había ganado en la F1 le facilitó la consecución de nuevos acuerdos con suministradores de motor, como se pudo ver a partir de 1989 cuando se alió con Renault. Entre aquel año y 1997 se consiguieron otras cinco coronas en el certamen de constructores y en sus asientos pilotaron grandes nombres como Nigell Mansell (1992), Ayrton Senna, Alain Prost (1993), Damon Hill (1996) y Jacques Villeneuve (1997).

Todos ellos, a excepción de Senna, cumplieron su anhelo de conseguir el campeonato de pilotos en los cursos indicados. Un hito que la vida le negó al brasileño con ese trágico accidente en Imola durante el Gran Premio de San Marino de 1994. Por si fuera poco, en Italia se acusó a Williams de homicidio con la ley del país en la mano, pero acabaría siendo absuelto años más tarde, que coincidió con la decisión de la mayoría de equipos de no volver a correr en este circuito si tras un accidente iban a tener que pasar por lo mismo que él.

frank-williams-renault

Siglo XXI

El de Villeneuve fue el último entorchado que el equipo inglés ha conseguido hasta el momento, coincidiendo además con el obtenido en el de constructores. Un doblete histórico que ni siquiera ha vuelto a estar mínimamente cerca. De hecho, los tres años siguientes fueron de sequía de triunfos hasta que empezó el siglo XXI, con el colombiano Juan Pablo Montoya y el “hermanísimo” Ralf Schumacher como estandartes y ganadores de grandes premios los primeros años. Con BMW como socio se volvió a la senda de la victoria, aunque no a la gloria que ya se vivió en las etapas ya explicadas.

Como ya pasó otras veces, la relación vio su final y ello fue otro revés para Williams. La razón fue que la marca alemana compró la escudería Sauber (2006), y ello obligó nuevamente a buscarse la vida y encontrarla con Toyota, pero no fue algo muy prolífico. A pesar de que el equipo volvió a ganar en 2012 un GP con el venezolano Pastor Maldonado, se retiró de la F1 dejando a su hija Claire Williams como mandataria principal, aunque se mantuvo en el equipo como Team Principal.

En 2020 la familia dejó la estructura del equipo, que pasó a estar gestionada por el fondo de capital Dorilton, aunque ambas partes acordaron que el nombre de Williams se mantuviera. Un legado inolvidable.

frank-williams
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies