Jackie Stewart: biografía del primer tricampeón británico

Reino Unido ha jugado, y sigue jugando, un papel fundamental en el Gran Circo. Y es que no son pocos los campeones del mundo que este país ha aportado al campeonato. Entre ellos figura el legendario Jackie Stewart.

jackie-stewart-biografia

Al hablar de la Fórmula 1 mucha gente piensa en los británicos por el importante papel que jugaron en la creación del campeonato. De hecho, no hay más que ver la gran colonia que tienen tanto en la parrilla como en la dirección. Bernie Ecclestone por ejemplo estuvo mucho tiempo al mando y consiguió dotar de un modelo de negocio eficiente a la competición. Nigel Mansell, Damon Hill, Jenson Button y ahora Lewis Hamilton han dado muchas alegrías a los fans de las islas con sus éxitos.

Pero como todo tiene un comienzo, conviene explicarlo. Y ese comienzo de la gran fiebre por este deporte en Gran Bretaña coincidió en la época de Jackie Stewart, el primer tricampeón del país y que va a protagonizar la nueva entrada de TopDriverz.

Biografía de Jackie Stewart

Tras esta introducción para poner un poco en contexto la figura de Jackie Stewart, es el momento de hablar sobre su vida en general y la carrera deportiva que tuvo en el Gran Circo.

Comienzos

El 11 de junio del año 1939, nació en la localidad de Milton (Escocia) John Young Stewart, popularmente conocido como Jackie Stewart. Nuestro protagonista creció en el seno de una familia ciertamente apasionada del mundo del motor, ya que su padre era un piloto aficionado de motos y su hermano Jimmy compitió en distintos certámenes, hasta el punto de llegar a disputar un Gran Premio de F1, el de Inglaterra que tuvo lugar en Silverstone allá por 1953.

Estudió en Dumbarton, una ciudad cercana a su pueblo, pero a los 16 años abandonó los estudios a causa, casi con total seguridad, de una dislexia de la que no supo hasta 1980, que fue cuando se le diagnosticó. Su infancia y adolescencia giró en torno al garaje de su padre, que le recibió con los brazos abiertos cuando dejó su formación académica.

Sus primeros pinitos en el mundo del automovilismo los hace en 1961, momento en el que prueba una serie de coches para un cliente del taller en el circuito de Oulton Park. Entre los que se encontraba un Jaguar con el que se mostró rápido al volante. Eso fue un punto de inflexión para adentrarse en las competiciones, aventura para la que le acompañó la marca Ecuri Ecosse.

Obtuvo éxitos en las carreras de Goodwood al volante de un Tojeiro y un Cooper T49. En 1963 logró ganar más de una decena de carreras locales, lo que atrajo la atención de Ken Tyrrell para otorgarle una prueba en la edición de Goodwood del año siguiente. Para ello se puso a los mandos de un monoplaza de Fórmula 3, con el que convenció definitivamente a Tyrrel para ofrecerle un asiento en su equipo de competición.

En ese 1964 hace un auténtico temporadón en la F3 Británica con el Cooper T72. De hecho, su debut fue el soñado ya que se hizo con la victoria en la carrera inaugural sacándole más de 40 segundos al segundo clasificado. Esa superioridad fue el preludio de lo que vino después, con otras 6 victorias en las 9 carreras restantes. Un espectacular balance de 7 triunfos de 10 posibles.

biografia-jackie-stewart

La llegada a la Fórmula 1

Ese título de la F3 Británica significó el billete necesario para ganarse un puesto entre los participantes del mundial de Fórmula 1. Objetivo que consigue gracias a la escudería BRM, un equipo que se caracterizaba por dar apoyo a los pilotos británicos que habían cosechado éxitos en las categorías inferiores.

Hizo su debut oficial en el Gran Premio de Sudáfrica firmando una buena sexta posición que le reportó su primer punto, resultado que gana más valor aún si cabe teniendo en cuenta que partía desde la undécima posición en la parrilla de salida.

El año de rookie fue un gran curso para él, ya que a esa gran aparición le siguieron grandes logros: tres podios consecutivos en Mónaco (3º), Bélgica (2º) y Francia (2º) así como la primera victoria en Monza con motivo del Gran Premio de Italia. Todo ello y otro segundo puesto en Países Bajos le llevó hasta la tercera posición final en la clasificación de pilotos. Solamente le superó Graham Hill (2º) y Jim Clark (1º)

Precisamente Hill fue su compañero de equipo, quien también precisamente le acompañó en aquel 1965 para disputar las 24 Horas de Le Mans con un Rover-BRM, que finalizaron en segundo lugar dentro de su categoría

Momentos difíciles

Las dos temporadas posteriores en la F1 nada tuvieron que ver con la primera, y eso que no había cambiado de equipo y ganó la primera de 1966 en las calles de Mónaco. Fueron tan complicadas que solo fue capaz de acabar 5 carreras de 19, con eso está dicho todo. No obstante, en ese periodo fue protagonista de un antes y un después en la historia del campeonato. Sufrió un aparatoso accidente en Bélgica que hizo replantearse a la organización muchas cosas acerca de la seguridad de los monoplazas.

Su coche quedó del revés en medio de la fuerte lluvia que caía sobre el trazado de Spa-Francorchamps. Para que la cosa no pasara a mayores, Hill y Bob Bondurant acudieron a su rescate, quienes también acabaron retirándose ante las condiciones tan adversas con las que tuvieron que lidiar.

Aquella época de finales de la década los 60´ Stewart encabezó protestas con el fin de hacer la F1 más segura y que las varias muertes y lesiones que sufrían los pilotos no se siguieran sucediendo.

Por ejemplo, fue idea suya el empleo de cascos integrales, cinturones de seguridad, monos ignífugos, la creación de zonas de escape, barreras de protección, presencia de centros médicos en los circuitos así como de un equipo de rescate y atención médica en cada Gran Premio. Por ello, se puede decir que su legado en el Gran Circo va más allá de sus éxitos en la pista.

Fichaje por Matra y vuelven los éxitos

La discreta temporada 1967 que hizo fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de Stewart con BRM, de manera que para el curso siguiente fichó por la escudería Matra, propiedad de Ken Tyrrell y que fue donde vio la luz al final del túnel conduciendo el MS80. En los dos años que estuvo, cosechó el subcampeonato de 1968 y alcanzó, por fin, la corona que tanto deseaba en 1969.

No llegó antes a causa de, por un lado, una lesión que se produjo conduciendo un F2 que le hizo perderse las dos pruebas de España y Mónaco. Por otro, en la recta final de campeonato sufrió problemas mecánicos con el motor Cosworth. Al año siguiente todo cambió para bien con los motores Ford ya que arrasó con 6 triunfos que le llevaron hacia el club de los campeones.

jackie-stewart-matra

Se cierra el círculo

Por problemas contractuales con Chrysler, la escudería no podía seguir llevando estos motores, lo que llevó a Tyrrell a crear su propio monoplaza, pero no pudieron estrenarlo hasta el final de curso y, hasta entonces, tuvieron que competir en las diez primeras carreras con un Matra 701 que solo le reportó una victoria y otros tres podios.

Con Tyrrel había empezado todo, y también se terminó. El final fue el deseado por cualquier piloto desde luego, porque llegaron los otros dos títulos que conquistó en 1971 y en 1973, pero no fue el perfecto por lo que ocurrió en su último GP y que contaremos ahora después. Entre medias, otro subcampeonato que posicionó al equipo Tyrrell entre los colosos. Curiosamente, el primero de ellos llegó con un motor V8 Cosworth equipado en su Tyrrell 001, del mismo tipo de aquel que se rompía de forma inoportuna en el pasado.

El segundo, y el tercero en su palmarés, llegó a falta de tres Grandes Premios para el final en Austria, lo que habla a las claras de lo dominante que era capaz de ser. Y fue en lo más alto cuando dijo adiós a la categoría más prestigiosa del motor sobre cuatro ruedas como piloto. Parecía la despedida idílica, pero el fallecimiento de su compañero de equipo François Cevert durante el Gran Premio de Estados Unidos, el último en el que corrió. Hubiera sido su carrera 100, pero Tyrrell y él mismo decidieron no competir.

Tras dejarlo como piloto, regresó en 1997 con un equipo propio: el Stewart Grand Prix. Aquellos bólidos blancos llevaban un motor Ford y el patrocinio del banco suizo HSBC. El proyecto duró tres años y le reportó una victoria, la conseguida por Johnny Herbert en el Gran Premio de Europa de 1999.

Allí corrió un tal Rubens Barrichello, que también contribuyó a ese cuarto puesto en el mundial de constructores con el que se despidieron. Después, Ford adquirió la escudería y la convirtió en Jaguar y esta, como ya sabéis todos, fue comprada por Red Bull en 2004 para convertirse en lo que es hoy.

Hay que decir que Stewart también participó en las 500 Millas de Indianápolis en el año 1966 y que venció en la Tasman Series en ese mismo año con BRM precisamente. La resistencia, como se ha visto con la popular carrera de Le Mans, también le atraía, ya que también corrió en las 12 Horas de Reims correspondiente al mundial en 1964 y las 6 Horas de Brands Hatch (1967), donde acabó segundo. Una leyenda absoluta.

jackie-stewart-formula-1
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies