Juan Manuel Fangio: biografía de “El Chueco”

Uno de los primeros campeones que tuvo la Fórmula 1 en su historia es el protagonista de la nueva entrada de TopDriverz. Con todos ustedes, el piloto argentino Juan Manuel Fangio, ganador de 5 títulos mundiales de F1.

juan-manuel-fangio-biografia

La historia de la Fórmula 1 no se podría entender sin el legado que han dejado los diferentes pilotos que han conseguido campeonar en el certamen a lo largo de sus más de 70 años de historia. El presente no tiene sentido sin el pasado, y en esto entra también la época más remota de la categoría más prestigiosa sobre cuatro ruedas.

De esta formó parte el protagonista de esta nueva entrada de TopDriverz: Juan Manuel Fangio. El argentino fue uno de los grandes referentes del campeonato cuando este se encontraba haciendo sus primeros pinitos, motivo más que suficiente para dedicarle las próximas líneas hablando sobre su biografía.

Biografía de la leyenda de Juan Manuel Fangio, en 5 claves

Tras la rigurosa introducción, es el momento de ir desgranando los detalles más importantes de la vida y la carrera deportiva de Juan Manuel Fangio, que a buen seguro sorprenderán a los lectores.

1. Inicios

Juan Manuel Fangio nació el día de San Juan, 24 de junio, del año 1911 en la localidad argentina de Balcarce, ubicada en la provincia de Buenos Aires. Como otros personajes ilustres de la F1 a los que se les ha dedicado una biografía por aquí, creció en el seno de una familia humilde. Sus padres emigraron de su Italia natal en busca de un futuro mejor.

En su juventud ya construyó una relación con el mundo del motor, ya que trabaja en un taller como mecánico, un trabajo que compaginaba con otra de sus grandes pasiones: el fútbol. Precisamente, como consecuencia de los partidos que echaba, se ganó el mote de El Chueco que se ha puesto en el titular.

juan-manuel-fangio-joven

2. Empieza a competir en carreras

Con 23 años se adentra en el mundo de la competición en las competiciones que se disputaban en Argentina. Los trazados eran sumamente peligrosos y precarios, por lo que su valentía era digna de admirar. Tan admirada que los vecinos de su población de nacimiento le financiaron un Chevrolet de Turismo que le llevó hacia la victoria en la prueba conocida como los 1.000 de Argentina en 1939 y el Gran Premio Internacional del Norte (1940), que consistía en una prueba de 9.445 kilómetros que comprendía 13 etapas que iba desde Buenos Aires hasta Lima (Perú) y después había que volver.

El siguiente gran golpe lo dio cuando se proclamó campeón del Campeonato Nacional de su país en el año 1940, logro que reeditó en la siguiente edición de 1941. Su siguiente reto era trasladarse a Europa en busca de cotas mayores como corredor, aunque la Segunda Guerra Mundial aplazó su deseo varios años más.

3. Desembarco en Europa

Con el conflicto bélico planetario ya concluido hace tiempo, en 1947 Fangio decide cruzar el charco hacia el viejo continente gracias a la ayuda que le prestó para ello el gobierno de Perón y el Automóvil Club de su país. Con esa financiación disputó carreras europeas como las de San Remo, Monza, Pau y Perpiñán. No obstante, no siempre competía con la misma marca, ya que por sus manos pasaron coches de Ferrari y Maserati.

juan-manuel-fangio-inicios

4. El inicio de la leyenda en la F1

La década de los años 50 del pasado siglo vio nacer el mundial de Fórmula 1 y también a la leyenda de Juan Manuel Fangio en el deporte del motor. En la primera edición que se disputó de manera oficial, en 1950, se enroló en las filas de la escudería Alfa Romeo, donde le acompañaron Giuseppe Farina y Luigi Fagioli.

Por aquel entonces se disputaron tan solo seis carreras, de las que se impuso en la mitad (3), estrenándose en un escenario tan ilustre como es el trazado de Mónaco. Sin embargo, en las otras tres tuvo que abandonar y tuvo que conformarse finalmente con el subcampeonato por detrás de Farina. Eso sí, nadie le podrá quitar el honor de ser el primer vencedor del Principado, de Spa-Francorchamps y de Francia, aunque por aquel entonces este último tenía lugar en el circuito de Remparts de Angulema.

La gloria no se le iba a resistir por mucho tiempo, ya que en 1951 cantó victoria y se convirtió en el segundo campeón de la historia de la categoría reina. Fue con un Alfa Romeo Alfetta 159, que le llevó aquella temporada hacia la consecución de otros tres triunfos, aunque esta vez su contrincante más peligroso fue el también italiano Alberto Ascari. A diferencia del anterior curso, se corrieron ocho carreras y Fangio fue más regular, ya que también subió al podio como 2º clasificado en los Grandes Premios de Gran Bretaña y Alemania.

El año siguiente, 1952, vio cómo se frenaba en seco su prometedora carrera. Antes había cambiado de escudería, puesto que Alfa Romeo abandonó el Gran Circo y fichó por Maserati. En una carrera que tenía que disputar en Monza con la nueva marca sufrió un grave accidente que le produjo una fractura de cuello y, consecuentemente, le alejó de las pistas unos cuatro meses impidiéndole disputar prácticamente el campeonato entero.

Regresó en la temporada siguiente, la de 1953, volviendo a firmar otro subcampeonato y demostrando que esa época de penumbra por las lesiones de aquel accidente estaba superada. Se impuso precisamente en Monza con motivo de la última carrera, correspondiente al Gran Premio de Italia. A ese triunfo había sumado anteriormente otros tres podios en Francia, Gran Bretaña y Alemania con segundos puestos.

juan-manuel-fangio-f1

La segunda corona llegó en 1954, con la curiosidad de que tuvo que correr con dos marcas en el mismo curso. Empezó compitiendo con Maserati ya que el Mercedes con el que iba a competir aún no estaba preparado. Ello le permitió regalarle a la marca italiana un par de triunfos cosechados en la carrera de casa, Argentina, y en Spa Francorchamps. Ya cuando la máquina alemana estaba perfectamente engrasada consiguió ganar otras cuatro carreras y subir al tercer escalón del podio en la última cita de España.

Esa hegemonía fue una señal clara y evidente de lo que vendría después, porque desde 1955 hasta 1957 no hizo más que ganar. Con la escudería Daimler Benz obtuvo el tricampeonato merced a cuatro victorias y otro segundo puesto. En aquella época dorada le acompañó como compañero el británico Stirling Moss.

No obstante, ese camino no estuvo exento de obstáculos, y es que otro grave accidente se le apareció a Fangio en su vida (aunque de manera indirecta), pero no era uno cualquiera. Tuvo lugar en el circuito de Le Mans y se cobró la vida de 81 espectadores, lo que hizo replantear a la organización el calendario. De hecho, se iban aumentar hasta once las pruebas puntuables del campeonato, pero se anularon las que iban a disputarse en España, Suiza, Francia y Alemania.

Con todo ello, los pilotos se vieron obligados a correr solamente en siete carreras, de las cuales Fangio se impuso en cuatro y a esas victorias añadió un valioso segundo puesto en Gran Bretaña. Desde Mercedes temían que los gobiernos de Europa llegasen a prohibir la disputa de los Grandes Premios de F1 por aquella tragedia, por lo que decidieron abandonar la competición y nuestro protagonista volvió a quedarse sin volante.

Como se ha comentado al principio, la relación de Fangio con Italia era muy íntima por su ascendencia, un detalle que se había convertido en un presagio cuando se unió a Alfa Romeo y que se acentuó cuando llegó a la escudería más laureada de este deporte: Ferrari.

juan-manuel-fangio-campeon

Tan solo permaneció un año corriendo con un monoplaza rojo, dado que no era todo lo fiable que debía y, por ejemplo, no tenía un mecánico asignado como sí lo tenía en Mercedes. De hecho, en el GP de Italia le dieron el coche de su compañero de equipo, Peter Collins, para terminar la carrera y mantener sus opciones al título intactas. Al final, el argentino le tuvo que agradecer de por vida ese gesto ya que acabó alzándose con su cuarto título.

Eso no evitó que se marchara de Maranello para retornar a Maserati en 1957, la casa con la que había competido durante algo más de dos años con anterioridad y en la que sufrió aquel percance que casi le apartó para siempre de la competición. Se resarció con creces de lo ocurrido con su pentacampeonato, un hito que hasta el año 2003 fue inalcanzable para el resto de pilotos. Cuatro victorias y dos segundos puestos fueron la demostración de que merecía un lugar en la historia.

5. Reconocimientos y anécdotas

El legado que dejó tras retirarse en 1958 fue reconocido a lo largo del tiempo. De hecho, en 1954 fue nombrado Deportista del Año y recibió el Premio Olimpia de Oro por parte de la Asociación de Periodistas Deportivos de su país. Su figura era de tal calado que en su último año como profesional, concretamente cuando se disponía a correr una carrera en Cuba, fue secuestrado por la guerrilla que lideraba Fidel Castro, la llamada 26 de Julio, en Sierra Maestra, una zona montañosa.

Castro pensó que el secuestro era una maniobra ideal para dejar en ridículo al gobierno de Argentina que, por aquel entonces, lideraba Fulgencio Batista. Este se produjo en el hall de un hotel situado en La Habana por obra de un guerrillero que le apuntó con un revólver. Se lo llevaron en coche y junto a los guerrilleros convivió durante 26 horas. El propio Fangio aseguró que le habían tratado bien y que tan solo le comunicaron la intención que tenía su secuestro, no hubo nada más.

Con 84 años, allá por 1995, nos dejó con motivo de múltiples problemas cardíacos y respiratorios que se manifestaron en su cuerpo la última década de vida. Leyenda absoluta.

juan-manuel-fangio-meritos
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies