Los pilotos que han ganado (e intentado) la triple corona del automovilismo

Graham Hill es el único ganador de la triple corona del automovilismo: el Gran Premio de Mónaco de F1, las 500 Millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans. Pero muchos otros lo han intentado. Descubramos su historia.
Pilotos que han ganado triple corona automovilismo

Desde que Fernando Alonso se atreviera a correr las 500 Millas de Indianápolis en 2017, la triple corona es un tema que ha cobrado mucho protagonismo entre aficionados y medios de comunicación especializados en información de motor. Y es que a lo largo de la historia no son muchos los que han salido de su zona de confort para competir en disciplinas y certámenes desconocidos para ellos.

Por todo ello, en TopDriverz vamos a hablar en las próximas líneas en qué consiste exactamente la triple corona en el mundo del automovilismo, qué pilotos la han conseguido y quiénes han intentado conseguirla sin éxito hasta el momento en el que se redacta este artículo.

¿En qué consiste la triple corona del automovilismo?

Esta proeza comprende, como se puede deducir de su nombre, la victoria en tres carreras de gran prestigio en este mundillo. Estas son: el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, las 500 Millas de Indianápolis (también de monoplazas) y las 24 Horas de Le Mans de resistencia. Cada una de ellas requiere unas habilidades especiales al volante ya que, a su vez, los trazados y las condiciones ambientales son muy diferentes.

El archiconocido circuito urbano del principado castiga el más mínimo error a causa de lo estrechas que son sus curvas y que hacen del adelantamiento toda una hazaña. En la competición norteamericana, la velocidad pura y dura es lo que prima ya que el trazado es ovalado y apenas se emplea el pedal del freno mientras transcurre. Por ello, es todo un desafío para los motores.

Finalmente, la prueba que se disputa en suelo francés cada año requiere de una dosis máxima de concentración a los mandos de sus GT, un buen trabajo en equipo de cada miembro para que el compañero que coja el relevo disponga de las mayores facilidades, así como de una pericia al volante en condiciones de escasa luminosidad o lluvia.

Triple corona

Graham Hill: el único ganador de la triple corona del automovilismo

El británico Graham Hill es el único corredor que ha sido capaz de alzarse victorioso en las tres reconocidas citas, gracias a los cincos triunfos que cosechó en suelo monegasco durante los años 1963, 1964, 1965, 1968 y 1969; el de 1966 en Estados Unidos y en 1972 remató la faena en La Sarthe. Esa hegemonía le valió el apodo de Míster Mónaco, que además le llevó a un título mundial (1968) con Lotus. No obstante, el primero (1962) lo obtuvo subido a un BRM.

Como curiosidad, aquella edición de las 500 Millas de Indianápolis que ganó supuso la 50º edición y contó, además de su presencia, con la de más pilotos de F1 como sus compatriotas Jim Clark y Jackie Stewart. Por si fuera poco, la victoria final estuvo entre ellos las últimas vueltas, puesto que a falta de diez giros Stewart lideró la prueba hasta que su bólido dijo basta. Este desafortunado incidente sirvió en bandeja la victoria a Hill y permitió a Clark escalar hasta el segundo escalón del podio.

La certificación de su hazaña vino de la mano de un Matra Simca MS670, una marca que fue profeta en su tierra aquel 1972 gracias, por un lado, a la pareja conformada por Hill precisamente y Henri Pescarolo, y por otro al dúo de sus compañeros de equipo integrado François Cevert y Howden Ganley. Desgraciadamente, tres años después, Hill perdería la vida en un accidente tras hacer unas pruebas con un nuevo modelo de coche en Francia para las 12 Horas de Sebring, la cual había ganado en 1962. La avioneta que él pilotaba se estrelló cerca de Londres y le causó la muerte junto a varios pasajeros.

Graham Hill

¿Quiénes han estado más cerca de la triple corona?

Como se puede concluir tras leer todo esto, la triple corona es un hito que solo está al alcance de los elegidos. No obstante, el primer paso es intentarlo y aquí aparecen nombres ilustres que lo han hecho. Unos más cerca que otros eso sí, pero hay que reconocer el mérito que ya tiene de por sí ganar en cualquiera de los tres escenarios que protagonizan este texto.

1. Fernando Alonso

El piloto español es uno de los mejor colocados para reeditar lo conseguido por Graham Hill hace ya casi 50 años. El primer paso lo dio en el año 2006 cuando se impuso con absoluta autoridad en el Gran Premio de Mónaco tras aquella sanción que los comisarios le impusieron a Michael Schumacher por dejar parado su Ferrari en la Rascasse, tal y como concluyeron tras horas de deliberación.

Alonso, que clasificó segundo, partió en primera posición mientras que el Káiser lo hizo desde el fondo de la parrilla de salida. Nadie pudo hacer frente a la destreza en la conducción que exhibió ese día el asturiano. Al año siguiente repitió, esta vez con Mclaren y con un Lewis Hamilton que acechaba. El inglés quería ganar, pero desde el box le pidieron que no arriesgara el doblete que, finalmente, consiguieron.

En ese ya citado 2017 llegó la primera intentona de las 500 Millas de Indianápolis con la compañía, precisamente, de Mclaren. La mala suerte evitó que el bicampeón de F1 se coronara vencedor al otro lado del charco tras romperse el motor de su monoplaza naranja. Llegó a liderar la carrera, pero los dolores de cabeza que Honda ya le había dado los últimos años en el Gran Circo volvieron a aparecer. Lo volvió a intentar el año pasado, aunque el discreto rendimiento de su coche en clasificación y en carrera le impidió luchar por la victoria acabando en el puesto 21.

Mejor fortuna tuvo en las 24 Horas de Le Mans, donde ganó dos años consecutivos: 2018 y 2019. Volvió a competir con una marca japonesa, pero esta vez era Toyota. Compartió equipo con el nipón Kazuki Nakajima y el suizo Sebastian Buemi, a los que ya conocía de sus años en F1. Hay que decir también que ese Toyota Gazoo se mostró muy superior al resto de rivales, como demuestra el segundo puesto del otro vehículo conducido por el británico Mike Conway, el argentino "Pechito" López y Kamui Kobayashi. Dos triunfos que le valieron para proclamarse campeón del mundo de Resistencia con esta escuadra.

Alonso triple corona

2. Juan Pablo Montoya

El colombiano inició su andadura hacia este hito en el año 2000 cuando ganó por primera vez la cita norteamericana, un logro que consiguió repetir hace ya seis años (2015). Su versatilidad quedó demostrada cuando saltó a la categoría más prestigiosa del automovilismo. Y es que Montoya fue uno de los mejores pilotos de F1 a comienzos de siglo, librando bonitas batallas con Schumacher, el propio Alonso y Kimi Raikkonen.

Al volante de su Williams con motor BMW se proclamó rey del principado en 2003 seguido muy de cerca precisamente por Raikkonen y Michael Schumacher. En 2005 fichó por la legendaria escudería británica, compartiendo equipo con el finlandés sumando triunfos en Silverstone, Monza e Interlagos. A mediados de 2006 fue reemplazado por Pedro Martínez De La Rosa cerrando así una etapa con siete victorias, 30 podios, 13 poles y doce vueltas rápidas.

Como anécdota hay que decir que ganó en la categoría Pro-Am en las 24 Horas de Le Mans, aunque no se impuso en la clasificación general. Esta subdivisión que se creó fue motivada por la discusión que había en torno a la clase LMP2, para la cual la normativa establecía que uno de los tres pilotos al menos estuviera categorizado en plata. Este nuevo “campeonato” fijó la obligatoriedad de que los equipos contaran con un miembro de bronce, con poca o ninguna experiencia en monoplazas o en categorías internacionales. En la general finalizó en el puesto 15 con un Dragonspeed.

3. Jochen Rindt

El austríaco no será muy conocido para gran parte de los lectores, pero se quedó relativamente cerca merced a su victoria con un Lotus en Mónaco en 1970, que le ayudó a hacerse con el título aquel año, y a la que obtuvo un lustro antes en Le Mans (1965). Desgraciadamente, Rindt protagonizó la única ocasión en la que un campeón de F1 fue proclamado de manera póstuma tras perder la vida durante los entrenamientos del GP de Italia disputado en Monza ese año.

Precisamente, el triunfo en Francia lo consiguió con una marca italiana, Ferrari, al volante de un 250LM proporcionado por el North American Racing Team (NART).

4. Bruce Mclaren

El fundador de la mítica escudería que lleva su nombre fue otro corredor que intentó conseguir la triple corona. El neozelandés ganó en Mónaco en el año 1962 con un Cooper y, cuatro años más tarde, hizo lo propio en Le Mans formando parte de la formación Shelby American, cuyos coches estaban motorizados con Ford.

Bruce Mclaren

5. Anthony Joseph Foyth

A diferencia del resto de los nombrados, nunca corrió en la F1, por lo que es probable que no suene a nadie. Sin embargo, brilló en los años 60 con luz propia para alzarse en ese periodo con tres ediciones de las 500 Millas (1961, 1964 y 1967) y otra de Las 24 Horas de Le Mans (1967), por lo que llegó a firmar un doblete histórico en el mismo año. Pegó otro último coletazo para volver a ser profeta en su país diez años más tarde

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies