ç

Las 10 curvas más míticas (y famosas) de la F1

Por una razón u otra, todas ellas han vivido in situ momentos inolvidables en la historia del Gran Circo. Veamos cuáles son las curvas más legendarias y míticas de la Fórmula 1.

curvas-mas-miticas-f1

Adelantamientos que parecían imposibles, maniobras al límite de la legalidad, choques, disputas por una posición, giros que exigen una gran capacidad física… Varias de las curvas que componen un circuito del campeonato de la Fórmula 1 suelen ser el escenario de momentos que permanecen en la retina de los aficionados, pilotos y miembros de los equipos que participan en él.

Como hay veces que el pasado nunca muere, en TopDriverz vamos a hablar de las 10 curvas más míticas de la F1 y, al mismo tiempo, recordar algunos de los recuerdos que han dejado para la posteridad los protagonistas del campeonato más prestigioso del planeta sobre las cuatro ruedas. Algunos más recientes, otros más remotos, pero prácticamente igual de legendarios.

Pueden contar mil historias: las curvas más legendarias de la Fórmula 1

Una vez que hemos introducido el tema que va a centrar el post, es el momento de dejarse de rollos e ir hablando de cada una de ellas detenidamente. Dependiendo de la edad que tengáis, se os vendrán más o menos recuerdos, o ni siquiera ninguno. Allá vamos.

1. Maggotts-Becketts-Chapel - Silverstone

Estas tres curvas enlazadas se encuentran en la cuna del campeonato: el circuito de Silverstone. Su enorme popularidad se debe a la gran exigencia física a la que somete a los pilotos cada vez que pasan por ellas. Y es que con hasta tres fuerzas G tienen que lidiar los corredores. Constan de giros rápidos que siguen la siguiente secuencia: izquierda-derecha-izquierda-derecha-izquierda.

El reto de pasar por ellas también tiene que ver con la precisión, dado que se entra en una velocidad aproximada de 300 kilómetros por hora, entre medias hay que bajar una marcha para, posteriormente, en la recta del Hangar hasta Stowe. Dicho esto, la dificultad que entraña salir airoso de ellas en la salida de un gran premio es mayúscula, por lo que no es de extrañar que sea el tramo más reconocido dentro del circuito inglés.

2. Eau Rouge - Spa Francorchamps

El circuito de Spa-Francorchamps se encuentra entre los favoritos de varios pilotos de la parrilla, y no es de extrañar por lo rápido que es y los varios puntos de adelantamiento que ofrece. Eso sí, si hay que destacar un punto del mismo esa es la curva Eau Rouge, ubicada en la zona posterior a la primera tan cerrada donde desemboca la recta principal.

Se trata de una subida en pendiente rodeada por el bosque de las Ardenas que somete a los pilotos que pasan por ella a fuerzas 4G antes de acelerar a fondo en su recta. Decía de ella el gran Ayrton Senna que hablaba con Dios cada vez que la atravesaba. Mikka Hakkinen firmó el adelantamiento que más se recuerda aquí cuando dobló a Ricardo Zonta y pasó a Michael Schumacher al mismo tiempo aprovechándose del rebufo en el Gran Premio de Bélgica del 2000.

Eau Rouge

3. La Parabólica/Alboreto - Monza

Como bien es sabido, el circuito de Monza es archiconocido como el templo de la velocidad gracias a las numerosas rectas que lo vertebran. Para ello también se nutre de curvas que incitan a llevar pisado a fondo el pedal del acelerador y una de ellas es la conocida como la Parabólica.

Es la última antes de llegar y atravesar la recta de meta, consiste en un giro de radio amplio, unos 180º, viene precedida de la recta que comienza en la variante Ascari y la clave es trazarla bien para salir con velocidad hacia dicha recta. Charles Leclerc en 2020 y el austriaco Jochen Rindt en los entrenamientos libres de 1970 se fueron contra el muro a grandes velocidades ante la imposibilidad de controlar sus monoplazas, así que no está exenta de dificultad.

4. Loews - Mónaco

El circuito de Mónaco no podía faltar en esta lista, y aquí se incluye la curva más lenta que tiene a lo largo de sus 3.337 metros: Loews. Es una horquilla que da junto al lujoso hotel Fairmont a la que se entra a tan solo unos 60 kilómetros por hora y que cuenta con un ángulo muy cerrado de 180º, lo que condiciona a los equipos lo suficiente como para ampliar el ángulo de giro de la dirección del coche.

Son innumerables las veces que se forman trenecitos y contactos cuando se intenta un adelantamiento, como por ejemplo en 2008 cuando Fernando Alonso trató de superar a Nick Heidfeld y tocó su rueda trasera izquierda, lo que desembocó en una montonera importante y en el alerón delantero tocado de su Renault.

Loews

5. 130R - Suzuka

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, Suzuka ha sido escenario de multitud de momentos importantes en la historia de la F1. Por ello, en estas líneas tampoco podía ausentarse. La 130R es la recta que precede a la última chicane antes de encarar la recta principal del trazado japonés y es el lugar donde los pilotos alcanzan una mayor velocidad punta.

Su nombre se debe al radio que dibuja, con un giro de izquierdas que se lleva a cabo con el acelerador a fondo. Aquí firmó Alonso aquel gran adelantamiento a Michael Schumacher en 2005 cuando ya tenía el título en el bolsillo. Le cogió el rebufo y se salió por el exterior de la curva para llegar a la chicane citada por el interior.

6. El muro de los campeones - Gilles Villeneuve

Aunque en el circuito Gilles Villeneuve no abundan las curvas ilustres, lo cierto es que la última de ellas es muy reconocida por todos. El muro de los campeones está al comienzo de la recta de meta de la pista canadiense y va justo después de la última chicane, un giro derecha-izquierda que “escupe” a los pilotos hacia él.

Su reputación nació en el Gran Premio de Canadá de 1999, cuando en el mismo fin de semana lo tocaron tres campeones del mundo: Damon Hill (1996), Michael Schumacher (había ganado en 1994 y 1995) y el hijo de quien da nombre el trazado, Jaques Villeneuve (1997). Más tarde lo probó Sebastian Vettel en 2011 con su Red Bull, lo cual habla de la exigencia que tiene.

7. Las S de Senna - Interlagos

En la casa de uno de los más grandes de siempre, Ayrton Senna, hay una curva que incluimos aquí más por su peculiaridad y a quien rinde tributo que por otra cosa, pero la morfología de las S de Senna con su pendiente descendiente merece un papel protagonista en estas líneas.

Son los primeros giros con los que se encuentran los pilotos nada más empezar su vuelta, primero a izquierdas y luego a derechas, antes de encarar la recta Oposta. Entre los adelantamientos más recordados está el de Juan Pablo Montoya a Michael Schumacher en 2001, cuando se metió por el interior del Káiser y le cerró la trayectoria en el segundo giro para ganarle la posición. También tuvo que arriesgar Carlos Sainz en esta zona para conseguir su primer podio en 2019 viniendo desde atrás.

8. Tamburello - Imola

Por el drama que se vivió sobre ella en 1994, con los fallecimientos de Ratzenberger y Senna, así como por las modificaciones que sufrió para recuperar su lugar en el calendario, Tamburello aparece en la parte final de este texto. En aquellos tiempos, consistía en una curva que se trazaba a fondo, pero luego se puso una chicane que forma parte del trazado actual.

La chicane consiste en un giro a la izquierda, después a la derecha y nuevamente a la izquierda. Una variante parecida a la de Ascari en Monza que ha aportado la seguridad de la que carecía este legendario trazado. Hay que decir que su nombre se debe a un deporte de raqueta que, comúnmente, se le define como el predecesor de los deportes de raqueta.

Tamburello

9. Nouvelle Chicane - Mónaco

La culminación de la recta del túnel de Mónaco recibe el nombre de Nouvelle Chicane, y constituye el que es prácticamente el único punto de adelantamiento posible. A esta chicane se llega a unos 250 kilómetros por hora aproximadamente, y durante su recorrido hay que sortear un muro que recibe besos de los monoplazas con frecuencia.

Las vistas que ofrece son preciosas, con el Mar Mediterráneo y el puerto del Principado monegasco al fondo, y sobre ella se han producido numerosos adelantamientos, aunque ninguno especialmente recordado. Fernando Alonso en 2010 dio un recital para remontar desde boxes hasta la sexta posición final tras un gran impacto que dañó el chasis de su Ferrari.

10. Pouhon - Spa Francorchamps

La última en aparecer por aquí también corresponde a Spa, aunque es muy diferente a Eau Rouge. Pouhon es un giro a izquierdas en bajada que se traza a fondo a más de 300 kilómetros por hora, por ello muchos pilotos la consideran todo un reto y la variante más compleja en los más de siete kilómetros de recorrido que tiene la pista belga. No en vano, experimentan fuerzas 5G en sus propias carnes.

Su nombre se debe a un manantial ubicado por esa zona y que tiene fama de producir aguas con propiedades medicinales que se llaman así. Ojalá que os haya gustado este post sobre las 10 curvas más míticas de la F1, así como que os haya trasladado a algunos de esos momentos ilustres que hemos citado. ¡Nos leemos a la próxima!

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies