6 consejos de conducción en invierno: nieve y hielo

Si por algo se caracterizan los consejos es porque no siempre se recuerdan ni se le dan la importancia necesaria y, a veces, son la solución ante episodios desagradables. Un 30% de los siniestros con heridos o fallecidos se producen en invierno, siendo la nieve, el hielo, la lluvia y la niebla las principales causas que provocan dichas desgracias.
Conducir invierno

Bien es cierto que los consejos estacionales (sobre todo los de invierno) se dan año tras año, pero al parecer, nuestra memoria es selectiva y tendemos a olvidar según que tipo de información porque nos parece más que evidente, o simplemente porque se subestima.

Según el RACE un 30% de los fallecidos y los heridos hospitalizados en nuestra carretera se producen en invierno. ¿Las causas? La climatología adversa durante el mismo provoca una reducción de la visibilidad pero sobre todo una falta de adherencia en los neumáticos. Estas son las principales causas en la conducción invernal: la falta de visibilidad y la reducción de adherencia.

Usemos los neumáticos que usemos, a medida que baja la temperatura aumenta el riesgo. La correlación positiva de estos dos factores combinada con la sal y la suciedad del asfalto puede provocar más de un susto si no somos precavidos frente al volante. Las cosas se tuercen por debajo de los 7 grados centígrados, cuando los neumáticos convencionales sufren más de la cuenta ante el frío y pierden sus prestaciones, la temperatura del neumático es un factor vital para nuestra seguridad en la vía.

Conceptos básicos de conducción en invierno

Conducir en invierno siempre ha tenido complejidad. Con la calzada fría se ha de extremar las precauciones; en relación, muchos coches ya avisan al conductor mediante señal acústica de que la temperatura es inferior a 4 grados centígrados.

Y no, no nos alerta para que no nos olvidemos la bufanda al salir del coche, si no porque a temperatura que rondan los 0 grados centígrados, si ha habido humedad o ha llovido hace poco (bastante probable), el riesgo por falta de adherencia es máximo.

1. Subviraje

Dadas las dificultades de adherencia de los neumáticos al suelo a causa de las condiciones climatológicas, es probable que el eje delantera derrape produciendo un subviraje. Para que nos entendamos, el subviraje se produce cuando queremos tomar una curva y el coche tiende a ir recto omitiendo la trayectoria que se le marca desde el volante.

¿Cómo lo solventamos? En función de cada situación y el contexto en el que nos encontremos, pero por norma general debemos levantar el pie del acelerador (para cargar peso sobre el eje delantero) y dejar de girar hacia dónde queremos para recuperar la adherencia. Es decir, insistiendo en girar no conseguiremos nada, debemos recuperar la adherencia desacelerando y “abriendo” la dirección.

2. Sobreviraje

Por el mismo motivo que el anterior punto, la falta de adherencia, se puede producir el sobreviraje. Que a diferencia del subviraje, el eje que derrapa es el trasero. Es decir, cuando notemos que el “culo” del vehículo quiere ponerse por delante de nuestro morro provocando que el coche tienda a girar 180 grados, estamos de lleno en una situación de sobreviraje.

En esta situación deberemos girar el volante en la dirección contraria de la curva al mismo tiempo que pisamos un poco el acelerador para recuperar la adherencia y reposicionar el vehículo. Eso sí, si el vehículo es de tracción trasera como muchos BMW, no debemos pisar el acelerador.

3. Aquaplaning

Fenómeno que se da en nuestro vehículo cuando los surcos de los neumáticos no son capaces de evacuar toda la cantidad de agua que reciben, por lo que pierden el contacto con el asfalto y el coche pierde el control. Y, ¡Muy importante! Suele pensarse que el aquaplaning solo se produce con lluvia, pero debes saber que también se puede dar perfectamente en situaciones de aguanieve.

4. Freno motor

Se entiende como freno la retención que produce el mismo cuando lleva engranada una marcha corta. Este tipo de frenada es la más recomendable para desacelerar sobre el asfalto deslizante ya que reduce notablemente las posibilidades de derrapar.

Hielo conducción

Consejos de conducción en invierno: nieve y frío, enemigos a batir

Una nevada no tiene por qué impedir nuestra marcha, eso sí, con ella debemos extremar las precauciones y, sobre todo, tomarnos el viaje con calma y filosofía. Si hay exceso de nieve una de dos: o tendrás que poner las famosas cadenas o ya llevarás puestos los neumáticos de invierno o de todo tiempo (prescinden de cadenas).

1. La anticipación y la suavidad en los movimientos es clave

Como también sucede con la lluvia. Notarás esa sensación de flotabilidad en la dirección como consecuencia de la falta de adherencia al suelo, que no te queda ninguna duda que es una señal inequívoca de que la adherencia en ese contexto es muy limitada. Así que para encontrar el mejor agarre lo mejor es seguir la estela (huellas) que deja el coche que tenemos delante, pero sólo si la nieve depositada en las huellas que dejan los vehículos no ha compactado, puesto que resbalaríamos aún más de lo normal.

Pero... ¿cómo identificar si la nieve está compacta o no? Muy sencillo, si la nieve brilla es que está muy compactada y es extremadamente resbaladiza. Por último, echa un vistazo a tu ordenador de abordo para ver si tu coche posee un modo de conducción para terreno deslizante, en caso afirmativo, conéctalo.

2. Sé suave con el acelerador y el freno

Aumentar la distancia de seguridad un 100% y reducir la velocidad acorde a las condiciones de la vía son algunas de las premisas cuando nos encontramos delante de contextos invernales.

No obstante, hay otros igual de importantes como suavizar los movimientos de la dirección, acelerar con moderación para controlar la tracción del vehículo y tomar las curvas entrando a una velocidad prudente y pisando con la “puntilla” el pedal de freno. Para frenar con eficacia debes acariciar el pedal de freno siempre, siempre y siempre en recto, nunca en curva, ya que sino, derrapamos 100%. Y, en la medida que sea posible, debemos ayudarnos con el freno motor engranando una marcha corta para desacelerar. Ahora bien, si el coche es automático, confiaremos en nuestra electrónica siempre buscando algún modo de conducción que se adapte a un terreno deslizante.

3. Si te quedas parado, inicia la marcha poco a poco

Si no queremos derrapar en círculos como en los autos de choque, debemos iniciar la marcha acelerando muy poco a poco o incluso a ralentí. Dependiendo de la inclinación de la vía, en situaciones de bajada podemos engranar la segunda y jugar con el embrague poco a poco. Una vez en marcha, te recomendamos circular en marchas largas, salvo cuando vayas a frenar que la mejor opción es desacelerar con el freno motor.

@image(id)

Consejos de conducción en invierno: hielo

La conducción sobre hielo posee el título del supuesto más peligroso incluso para los conductores más habilidosos. ¿Por qué? Porque hay ciertas circunstancias de riesgo que escapan del control del usuario por muy ágil que sea. Así que, si atraviesas algunas zonas heladas, nuestro mejor consejo es que interrumpas la marcha hasta que el hielo se derrita.

1. ¿Cómo pasar por una placa de hielo?

Si nos encontramos con una placa de hielo (se producen en zonas de -3 grados), tenemos que tener presente que el agarre sobre ella de nuestros neumáticos es prácticamente inexistente. De ahí, que si nos encontramos en una carretera en la que suelen formarse placas de hielo, debemos conducir muy, muy despacio, y sujetar firmamento el volante a la vez que nuestros movimientos con los pedales son de una suavidad extrema.

Por lo que si pasamos por encima una placa nuestra mejor arma es la sangre fría. Jamás debemos intentar arreglarlo pegando un “volantazo” para salir de ella, ya que si lo haces, cuando las ruedas delanteras toquen de nuevo el asfalto, el coche se dirigirá bruscamente a la dirección que nuestra dirección apunte en ese momento. Piensa que en una placa la adherencia al hielo es nula, por lo que al pisar de nuevo el asfalto y con ello recuperar la adherencia, es cuando se produce la brusquedad en el movimiento y el descontrol del vehículo .

2. Ni se te ocurra frenar cuando no toca (ganarás velocidad)

Si, has leído bien, si frenamos sobre una placa de hielo ganaremos velocidad. Pero, ¿por qué? Esto es así porque la adherencia es tan inexistente que las ruedas se bloquean al pisar el pedal de freno y el vehículo se desliza sobre el hielo como si de una bailarina se tratase. Por lo que, debemos frenar lo más suave posible en recto, siempre en recto, cuando visualizamos en la vía una placa de hielo.

Bonus track: con niebla o viento

Y para terminar, no podemos olvidarnos de dos factores que modifican (y de qué manera) las condiciones en la carretera. En invierno, es típico encontrarnos con grandes bancos de niebla y fuertes vientos; con la niebla, lo más aconsejable es detenernos y dejar que pase. En caso que no sea posible, nuestras recomendaciones son que reduzcas al mínimo la velocidad y que conectes las luces antiniebla, ¡qué no son las largas! Si conectamos las largas lo único que conseguiremos es empeorar las condiciones, ya que el reflejo de la luz en la niebla será mucho más potente.

Por otro lado, con grandes ráfagas de viento ocurre el siguiente fenómeno: a mayor velocidad más sensible es nuestro vehículo a los azotes del viento. De ahí, que nuestro consejo sea otra vez el de moderar la velocidad. Además, mucho cuidado al adelantar, ya que cuando te pongas en paralelo para realizar la maniobra, notarás la fuerza del viento golpeándote desde donde provenga. Si es lateral, nuestro consejo es que des pequeños y muy suaves “golpes de volante” en dirección contraria a las ráfagas. Una vez encuentras esa velocidad que te mantiene estable con el viento, mantenla para que el coche tienda a sacarte hacia delante.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies