10 consejos para conducir con lluvia (y aquaplaning)

La conducción con lluvia requiere extremar la precaución al volante por nuestra seguridad y la de nuestros ocupantes. Las épocas de otoño e invierno traen consigo días lluviosos que requieren, en gran medida, adaptar nuestra conducción debido a la pérdida de adherencia y la reducción de visibilidad. Si quieres evitar problemas al volante es conveniente que sepas cómo conducir con lluvia.
Coche aquaplaning

Un nuevo temporal ha azotado España este inicio de 2021, ¿Su nombre? Seguro que te suena, Filomena.

Así que hemos encontrado en él la excusa perfecta para redactar un artículo acerca de las recomendaciones para circular con lluvia. No obstante, ante situaciones de lluvia intensa u otros temporales, lo más recomendable es dejar el vehículo y optar por el transporte público, pero si por motivos de fuerza mayor, esta opción no es posible, es importante tener en cuenta varios consejos para conducir con lluvia.

En condiciones de lluvia la conducción se vuelve mucho más delicada, ya que, además de poner a prueba la eficacia de los elementos mecánicos de nuestro coche, la lluvia proporciona una peor adherencia de los neumáticos al asfalto (llegando al aquaplaning) y empeora notablemente la visibilidad.

Se trate de un temporal, una lluvia torrencial, una borrasca o una lluvia de verano, las lluvias afectan casi a diario a los conductores en algún punto de nuestro país, y más, cuando nos encontramos en otoño o invierno. Ante todo, lo más importante más allà de los consejos es conducir con sentido común y seguir las indicaciones de la calzada junto a una batería que consejos técnicos y de conducción que te ofreceremos a continuación.

Lo que principalmente sucede cuando llueve es que se crea una película de agua en el asfalto y este se vuelve más deslizante, además, cuando las precipitaciones son elevadas puede surgir el siempre temido aquaplaning (ya hablaremos). A la lluvia le hemos de sumar la suciedad de la carretera mezclada con el agua, una mezcla muy peligrosa que convierte el asfalto en una pista de patinaje al caer las primeras gotas.

Consejos para reducir el riesgo de accidente y mejorar la conducción con lluvia

Como hemos mencionado anteriormente, lo principal es conducir con sentido común y no ponerse nervioso. Los días de lluvia suelen ser más grises y nublados de modo que la sensación de agobio puede estar presente debido a la falta de visibilidad.

La lluvia modifica (y de qué manera), las condiciones de la calzada y empeoran la visibilidad, así que, partiendo de la base de mantener la cama, conducir con sentido común y contribuir (más que nunca) en ver y ser vistos. Estos son los 10 consejos al volante para que la conducción con lluvia, sea un problema menos importante.

1. Disminuye la velocidad e incrementa la distancia de seguridad (la velocidad de reacción no será la misma)

Lo primero que debemos hacer delante de cualquier fenómeno climático adverso es reducir la velocidad adecuándose a las condiciones de la calzada (ni más ni menos). Si hablamos de lluvia, todas las prestaciones de nuestro vehículo se verán afectadas, de modo que es obligatorio levantar el pie del acelerador (que no quiere decir frenar de golpe).

En relación, al haber menos adherencia o agarre al asfalto, el coche necesitará más metros para frenar, así que es fundamental aumentar el doble la distancia de seguridad: con el doble nos referimos a aumentar dicha distancia al doble de la que se mantiene en condiciones climáticas normales, puesto que con agua en la carretera, necesitaremos muchos más metros para frenar.

2. Se fino, conduce con suavidad y no hagas frenadas bruscas

Como hemos dicho en el anterior punto, la distancia de frenado aumenta debido al asfalto mojado. En consecuencia, la probabilidad de bloquear las ruedas (a pesar del ABS), también es mayor. Por lo que estamos obligados a pisar el pedal de freno con suavidad cuando nos acerquemos a una curva, en relación, frena progresivamente en recto ya que si lo haces trazando la curva, el vehículo no te responderá como es debido dada la poca adherencia al asfalto.

Esta práctica de frenar antes de la curva también se recomienda en condiciones climatológicas normales para evitar subvirajes o sobrevirajes, así que imagínate la importancia de cumplir esta práctica en mojado. En consonancia, una dirección suave del vehículo es mucho más segura y más si cabe, cuando circulamos con lluvia; es por esto, que aconsejamos que cualquier cambio de dirección o maniobra, sea lo más suave o fina posible para evitar reacciones inesperadas de nuestro coche por culpa de la falta de adherencia al asfalto.

Por lo que los cambios de carril, debemos hacerlos progresivamente y siempre marcando el movimiento con los intermitentes previamente (ver y ser vistos).

3. Evita circular por encima de las marcas viales horizontales (las pintadas en el asfalto)

Quizás es un dato que no sabías, pero la pintura que se usa para marcar las líneas horizontales de la carretera no tienen la misma adherencia que el asfalto en sí cuando llueve.

Es un consejo que se da cien mil veces en las autoescuelas y es muy eficaz cuando circulamos con lluvia: debemos intentar no pisar las marcas viales del asfalto (sobre todo girando), ni acelerar, cuando nuestras ruedas de tracción estén encima de las líneas pintadas de la carretera. ¡Así que ojo con los pasos de peatones! Procura evitar pisar este tipo de marcas que reducen (más si cabe) el agarre.

4. Toma las curvas de fuera hacia dentro

Esta recomendación es útil tanto para seco como mojado, es mucho mejor encarar una curva desde el exterior (habiendo reducido en recto la velocidad), para ir acelerando progresivamente tomando el interior de la curva. Con esta regla se consigue un mayor agarre del vehículo al asfalto que en situaciones de lluvia, puede resultar crucial. Así que recuerda: de fuera hacia adentro acelerando dentro progresivamente.

5. Si tienes la posibilidad, circula por el centro de la vía

Esta recomendación no es apta para todo tipo de vías, así que presta atención a la calzada y se presenta una superficie irregular y con desniveles, es aconsejable circular por la parte central. ¿Por qué? Al tratarse de una calzada con un mínimo de desnivel el agua drenara hacia los laterales contribuyendo al secado de la parte central, además, el centro de la vía normalmente estará más elevado que el resto.

6. Sigue las marcas del coche que tienes delante (persigue su estela)

Has de beneficiarte del vehículo que te precede, te recomendamos aprovechar la zona seca que deja la estela del vehículo que llevas delante para tomar la traza más seca. ¿Sabes qué competición aplica a rajatabla este consejo? La Fórmula 1, ya que los pilotos cuando han de competir en condiciones de lluvia, siguen la huella del fórmula 1 que les precede para alcanzar la máxima velocidad intentando salvar la adherencia a la pista al máximo.

7. Procura circular en marchas altas siempre que puedas

El hecho de circular usando marchas largas evitará que las ruedas derrapen y por lo tanto, pierdas el control del coche debido a la falta de adherencia. Así que siempre que puedas, circula en tercera o cuarta para que las ruedas no dependan tanto del agarre a la calzada, a más giro, mayor será la probabilidad de derrapar en mojado.

8. Evita los charcos (desestabilizan)

Hay que evitar en la mayor medida posible atravesar las balsas y los charcos de agua. La profundidad de estos, frenan nuestro vehículo y reducen al máximo la adherencia al asfalto por parte de las ruedas. Por lo que perderemos la estabilidad del coche y nos saldremos de la trazada. Así que teniendo en cuenta el consejo número 5 (circular por el centro), si la carretera se inunda formando charcos y pequeñas balsas, procura circular por la parte más de la calzada.

9. Enciende las luces (ver y ser visto) y mantén la visibilidad

Cuando llueve uno de los factores más afectados, aparte de la adherencia, es la visibilidad. Así que enciende las luces para que te vean los demás conductores y en caso de lluvia intensa, activa las luces antiniebla traseras.

Por otro lado debemos asegurarnos del correcto funcionamiento de los limpiaparabrisas, en relación, para hacer frente al vaho acumulado en los cristales, te aconsejamos accionar el climatizador para desempañar. Y solo en caso extremo, utilizar un trapo para despejar la zona y garantizar un mínimo de visibilidad.

10. Evita el aquaplaning y si no, agarra bien el volante y no pises el freno

El aquaplaning se produce cuando el asfalto pierde su capacidad de absorción o cuando las lluvias son tan elevadas, que crean una acumulación tan grande de agua en la carretera que los neumáticos son incapaces de drenar toda el agua que se concentra en ellos. Es decir, hay tanta agua en el asfalto que los neumáticos no pueden evacuarla al pasar por encima, provocando la pérdida de tracción y el control del vehículo, lo que provoca que el coche se deslice sobre una fina capa de agua que impide la adherencia de los neumáticos a la carretera, esto es el aquaplaning.

A mayor velocidad mayor riesgo de sufrir aquaplaning. Cuando nos encontremos delante de esta situación, la recomendación es no pisar el freno y levantar progresivamente el pie del acelerador cogiendo firmemente el volante manteniendo la dirección. El aquaplaning es muy fácil de detectar, cuando notemos que la dirección empieza a flotar, lo último que debemos hacer (y por eso lo repetimos) es pisar el pedal de freno, así que reduce la velocidad levantando el pie del acelerador y no varies la dirección del volante hasta que notes que las ruedas vuelven a tener adherencia al asfalto.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies