El efecto túnel: qué es y cómo evitar sus efectos al volante

Aunque muchos conductores no son conscientes de ello, cuanto más alta es la velocidad a la que circulamos, menor es nuestro campo de visión. Lo que se puede traducir en una disminución de la capacidad para detectar posibles riesgos, debido a la pérdida de nitidez en la visión de lo que tenemos justo enfrente.
Efecto túnel

A 65 km/h el ángulo de visión se reduce hasta los 70 grados, a 100 km/h baja hasta 42 y a 130 km/h el ángulo de visión periférica es tan sólo de 30 grados. Por lo tanto, el campo visual está sujeto a la velocidad a la que circulamos: a mayor velocidad menor ángulo de visión periférica por parte del conductor.

Por consiguiente, la velocidad es una de las causas más comunes de siniestralidad en las carreteras españolas según la Dirección General de Tráfico (DGT).Circula a una velocidad aumenta notablemente el riesgo de sufrir un accidente, ya que a mayor velocidad, menor ángulo de visión periférica y menor tiempo de reacción tiene el piloto ante un suceso. A pesar de todas las campañas de concienciación llevadas a cabo, muchos conductores siguen sin ser conscientes del riesgo que conlleva no respetar la velocidad máxima que marca la vía.

Uno de los peligros que implica saltarse los límites de velocidad es el conocido efecto túnel: un efecto óptico que con la velocidad provoca que nuestro campo de visión se reduzca peligrosamente y no veamos de forma nítida parte del contexto.

En relación la Dirección General de Tráfico recomienda que tras el parón provocado por la pandemia, volvamos a coger el coche pero con más cautela, es decir, más despacio para evitar efectos como estos que puedan comprometer nuestra seguridad y la de nuestros ocupantes. ¿El objetivo? Reducir y prevenir al máximo la siniestralidad en las carreteras españolas.

¿Qué es el efecto túnel?

La explicación de este fenómeno es muy sencilla. Una vez subidos a nuestro coche, durante la marcha pasamos junto a las personas y las cosas a mayor velocidad que a pie o en bicicleta. Lógicamente, debido a la velocidad que llevamos durante la conducción, percibimos de forma más difusa todo lo que pasamos y dejamos atrás. Es por ese motivo, que a mayor velocidad, más difusas son las imágenes llegando al punto de solo ver nítidamente lo que tenemos justo delante. Y en la práctica, cuando sólo tenemos una visión clara de lo que tenemos enfrente, es lo que se conoce como efecto túnel.

Este peligroso fenómeno hace que no podamos percibir lo que pasa en los laterales de nuestro vehículo. De ahí, que se denomine como efecto túnel. Puesto que el campo de visión se reduce tanto que parece que estemos conduciendo dentro de un túnel.

Así nos afecta el efecto túnel

Para despejar cualquier tipo de duda aquí va un ejemplo práctico: si circulamos a una velocidad más baja de lo normal (30 km/h) nuestro ángulo de visión periférica será de 104 grados, no obstante, si aumentamos la velocidad a 70 km/h dicho ángulo de visión se reduce a 70 grados, hasta llegar a tal punto que, circulando a 150 km/h, nuestro ángulo de visión periférica se ve reducido a 18 grados, es decir, solamente verás lo que tienes delante, lo que quede fuera, no lo veremos.

Este ejemplo escalonado, muestra que la capacidad de visión durante la conducción depende directamente de la velocidad a la que circulamos. A mayor velocidad, menor campo de visión y mayor efecto túnel.

En conclusión, el ángulo de visión “normal” de un ser humano es de aproximadamente unos 104 grados. Según vayamos aumentando la velocidad, el ángulo de visión efectivo se irá reduciendo (a 100 km/h, solo es de 42 grados).

¿Cómo evitar el efecto túnel?

Cuando nos sacamos el carné de conducir y somos portadores de la “L”, nuestro propio subconsciente nos dice que no aceleremos, que no pasemos de los 80 km/h y que siempre circulemos por la derecha. Es cierto que con el paso de los años nuestra perspectiva al volante cambia: al principio, ir a 80 km/h ya nos daba respeto, ahora, circular a 100 km/h nos parece un suplicio. No obstante, la relajación y la confianza ganada con el paso de los kilómetros, hace que aparezcan peligrosos efectos que pueden comprometer nuestra seguridad sin darnos cuenta.

Una vez pasados los 100 km/h, el efecto túnel se intensifica, cada kilómetro por hora de más reduce nuestro ángulo de visión efectivo. Siguiendo esta norma, a 130 km/h el ángulo de visión periférica es de 30 grados y, a 150 km/h, es prácticamente una visión “en túnel” y solo se aprecia lo que se encuentra dentro de un ángulo de 18 grados.

Por esta razón, la única manera de evitar el famoso efecto túnel es conducir a una velocidad moderada respetando los límites de velocidad que marcan las carreteras. En relación con dicho efecto, en abril del 2019 entró en vigor la reforma del Reglamento General de Circulación por la que se rebajó a 90 km/h el máximo permitido por carreteras convencionales (en ellas, se produce un 75% de los siniestros con víctimas).

Hay que tener presente que cuanto más amplio sea nuestro ángulo de visión, más información recibiremos del exterior y mayor capacidad de reacción tendremos ante un imprevisto. Por lo tanto, adecuando la velocidad a la vía, reducirás notablemente las posibilidades de accidente durante la marcha.

Entonces, ¿a qué velocidad recomendada debemos circular?

Es igual de peligroso circular muy por debajo de la velocidad establecida, que pasarse de los límites. En general, no respetar los límites de seguridad (por debajo o por encima), es un riesgo para todos los conductores que se encuentren en la vía.

Por ello, para que no tengas dudas al respecto, repasamos los límites de velocidad establecidos en cada tipo de vía.

1. Turismos, motocicletas, autocaravanas (MMA <=3.500 kg) y pick up’s

Estos tipos de vehículos no pueden sobrepasar los 90 km/h por carreteras convencionales. No obstante, según la Revista de Tráfico y Seguridad Vial de la DGT, el titular de la vía puede subir dicho límite a 100 km/h (menos para los pick ups) si existe una separación física entre ambos sentidos de la marcha. Por otro lado, en autopistas y autovías se mantiene el límite de velocidad en 120 km/h.

2. Autobuses, vehículos derivados de turismo y vehículos mixtos adaptables

El límite de velocidad para estos tres tipos de vehículos es de 100 km/h en autopistas y autovías. En carreteras convencionales, tienen una limitación de 90 km/h. Además, en el supuesto caso que un autobús circule sin cinturones de seguridad y los pasajeros deban viajar de pie, la velocidad máxima permitida es de 80 km/h. En la misma situación se encuentran los vehículos derivados del turismo que transporten mercancías peligrosas (80 km/h).

3. Camiones, tractores, furgonetas, autocaravanas (MMA > 3.500 kg), vehículos articulados, automóviles con remolque y resto de vehículos.

Este tipo de vehículos más pesados, su límite de velocidad establecido es de 80 km/h cuando circulen por carretera convencional y a 90 km/h en el supuesto caso de circular por autopista y autovía.

Si eres poseedor de alguno de estos vehículos, no debes asumir grandes riesgos relacionados con el efecto túnel. Piensa que los camiones, furgonetas, autocaravanas de más de 3.500 kg etc. Son vehículos muy pesados y con una velocidad de reacción más lenta que los turismos convencionales. Por esta razón, es muy importante moderar la velocidad de estos automóviles durante la marcha, así podrás reaccionar con más tiempo en caso de imprevisto.

4. Bicicletas y ciclomotores

Partiendo de que los ciclomotores no pueden circular ni por autopistas ni por autovías. Si pueden hacerlo por las vías convencionales a 45 km/h (como máximo). En el caso de las bicicletas, el ciclista debe ser mayor de 14 años y estos pueden pedalear por autovías salvo aquellas que digan lo contrario. Mucho cuidado con este tipo de transportes, en ambos casos, el piloto hace parachoques en caso de accidente. Y a pesar de que tan sólo puedes alcanzar los 45 km/h en el caso de las motocicletas, es una velocidad suficiente para que se produzca un accidente fatal.

Los ciclomotores no están fabricados para correr, así que no exprimas al máximo su pequeño motor y ahórrate un posible efecto túnel, de esta manera, tu seguridad durante la marcha se verá beneficiada.

5. Vehículos de tres ruedas y cuadriciclos

Estos vehículos no podrán pasar los 70 km/h bajo ningún concepto y exclusivamente podrán circular por donde esté permitida su marcha (carreteras convencionales y arcenes).

En este caso, podemos decir lo mismo que en el caso de las bicicletas y ciclomotores: los vehículos de tres ruedas y cuadriciclos no están diseñados para correr. Por esta razón, es aconsejable no exprimir al máximo sus motores y evitar cualquier tipo de efecto túnel. Lo más importante en este tipo de vehículos es el aplomo durante la conducción.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies