15 falsos mitos sobre la conducción, desmentidos

La verdad siempre se impone, y hay que hacer hincapié en ello incluso cuando nos ponemos al volante o estamos inmersos en una situación de tráfico. Estas falsas creencias serán historia para ti tras leer este post.

falsos-mitos-conduccion

Como en la práctica totalidad de asuntos y temas que se pueden tratar en la vida, en la conducción hay una serie de falsas creencias que han perdurado en el tiempo y que conviene echar por tierra lo más pronto posible. Las medias verdades, las leyendas urbanas y demás historias de este tipo no hacen ningún favor a la gente que día tras día se pone a los mandos de un coche o moto.

Dicho esto, en TopDriverz vamos a destapar 15 falsos mitos o desmentidos sobre la conducción con el fin de que, todos los usuarios que dedicáis parte de vuestro tiempo a consultar nuestro humilde portal, tengáis las ideas más claras cuando conduzcáis y huyáis de esos pensamientos erróneos que se han consolidado por una razón desconocida.

No os los creáis: 15 falsos mitos sobre la conducción

Tras la breve introducción de rigor que siempre hacemos para entrar en calor, es el momento de ir al tema principal de este texto e ir desgranando cada uno de esos 15 falsos mitos sobre la conducción que sobrevuelan las cabezas de los conductores innecesariamente. Veamos cuáles son.

1. Dejar caer el coche en punto muerto en las pendientes ahorra combustible

El primero que aparece por aquí está muy extendido, pero no se ajusta a la realidad en absoluto. La verdad, en este caso, reside en el hecho de que al haber metido una marcha y sin pisar el pedal del acelerador, no entra ni una gota de combustible en el motor ya que la centralita no aprecia riesgo de que se vaya a calar.

Sin embargo, de no haber ninguna marcha metida, las ruedas se desacoplan y ahí sí que el motor necesita una ración mínima de carburante para no calarse y, por consiguiente, detener la marcha de forma abrupta.

punto-muerto-mito

2. Los ciclistas tienen prioridad en los pasos de peatones

Como podéis suponer, esto no es así. Lo que verdaderamente ocurre es que un ciclista ha de bajarse de la bicicleta y actuar como un peatón a la hora de cruzar por un paso de peatones, por lo que ha de hacerlo a pie. Donde sí que tienen prioridad los usuarios de una vía que vayan en bicicleta son los carriles bici, pasos habilitados específicamente para ciclistas y el arcén de las carreteras. Por tanto, en la ciudad hay zonas de prioridad para quien circula con este medio de transporte, pero no en los pasos de peatones como mucha gente cree.

3. Circular por vías urbanas no es tan peligroso

Por el mero hecho de que los límites de velocidad marcan puntas mucho más bajas que en las carreteras, hay una creencia extendida de que apenas hay peligro cuando se circula en coche o moto por vías urbanas, de manera que la probabilidad de accidente es mucho menor aquí. Sin embargo, hay datos que echan por tierra esta idea que quizá muchos tengan en la cabeza.

Según las cifras recogidas por la Dirección General de Tráfico (DGT), cerca del 60 % de los accidentes de tráfico tienen lugar en zonas urbanas y a una velocidad escasa.

4. Conducir con las ventanillas bajadas consume menos que poner el aire acondicionado

A diferencia de los anteriores, esto se puede considerar una verdad a medias con matices. Bajar las ventanillas con el coche en funcionamiento consume menos que poner el aire acondicionado solamente cuando se circula a muy bajas velocidades. Esto se puede explicar desde la mayor resistencia aerodinámica que el vehículo ofrece en las carreteras con los cristales bajados, lo que se traduce en un mayor consumo.

Por si no fuera suficiente, tener las ventanillas bajadas disminuye la seguridad y la comodidad que se disfrutan mientras que crecen los ruidos. Con todo ello, si se quiere ahorrar mejor poner el aire acondicionado, pero a una temperatura no inferior a 23 grados.

5. Nunca se debe superar la línea continua al adelantar a un ciclista

Un vehículo puede adelantar a un ciclista en un tramo independientemente de que esté prohibido, ya sea ocupando la totalidad del carril contrario o parte de él con el firme propósito de conservar la separación lateral de seguridad. Eso sí, solamente se puede hacer cuando no hay ningún peligro para la circulación.

Por ello, lo mejor es esperar al momento oportuno en el que no haya ningún coche o moto viniendo de frente en el otro sentido y maniobrar para dejar al ciclista de turno atrás.

adelantar-ciclista-mito

6. No importa la forma de coger el volante

Aunque haya mucha gente a la que le gusta fardar de cómo coge el volante cuando conduce con una mano, lo cierto es que la forma que se emplea para hacer esto tiene su importancia. Lo más recomendable es adoptar la posición de las 9-3 ó 10-2 en referencia a la ubicación de las agujas del reloj en esos casos.

De esta forma, la mano izquierda constituye las 9/10 horas de ese reloj imaginario y la derecha las otras posiciones 2 y 3. También es preciso decir que no se debe coger el volante con una mano arriba y la otra abajo, con las palmas ni soltarlo por completo en absoluto.

7. No se puede frenar en una curva nunca

Al igual que ocurre con el cuarto mito comentado, tiene sus matices. En momentos puntuales, como tomar una curva rápida o sentir subviraje con un giro de las ruedas inferior al que debería, frenar puede producir un desequilibrio en el auto. Sin embargo, no siempre sucede así.

Conducir a una velocidad prudente con un coche moderno es suficiente para garantizar que la transmisión de la frenada llegue al suelo y la direccionalidad haga su trabajo con total seguridad.

8. Se puede superar el límite de velocidad para hacer un adelantamiento

Pues esto también depende del medio de transporte que se emplee y el tipo de vía donde tenga lugar la maniobra. Los usuarios que pueden superar el límite de velocidad impuesto en una vía son únicamente los que conducen un turismo o una moto en carreteras convencionales y de acuerdo a unas condiciones muy concretas.

Estos pueden exceder el umbral de velocidad establecido en 20 kilómetros por hora. El resto de usuarios que pueden concurrir en otros medios de transporte no tienen la posibilidad de incrementar la velocidad a ese nivel para adelantar a quien tiene delante.

9. Tras haber bebido, se puede coger una bicicleta

Que ponerse al volante después de consumir bebidas alcohólicas es peligroso y constitutivo de delito es algo que se sabe (o se debería de saber), pero hay quienes no caen en la cuenta de que ese peligro y prohibición se extienden también a las bicicletas. Y es que este medio de transporte no está exento de los controles de alcoholemia que se pueden realizar tanto en el ámbito urbano como en una carretera.

Por lo tanto, un usuario de bicicleta que da positivo también recibe una multa económica por ello ya que no deja de ser un peligro para el resto de usuarios de la vía y los peatones en el caso de las zonas urbanas.

10. Los coches pesados son más estables que los ligeros

La explicación que se puede dar acerca de por qué esta creencia perdura tanto, quizá se encuentre en el feeling que han tenido los conductores más veteranos con vehículos antiguos. Estos se caracterizaban por llevar unas suspensiones más blandas y menos eficaces.

A la hora de pasar por un bache, los coches pesados transmitían un menor movimiento de la carrocería que en otro ligero. No obstante, con los avances tecnológicos y mecánicos llevados a cabo en la automoción, un coche compacto moderno tiene el mismo aplomo que otro auto grande.

coche-pesado-ligero

11. El efecto del alcohol se pasa durmiendo antes de coger el coche

No hay truco casero que impida la aparición de los efectos del alcohol si se ha consumido recientemente, como tampoco lo hace a la hora de evitar un resultado positivo en un test de alcoholemia. Por tanto, evita el alcohol al conducir tanto para protegerte a ti como a los demás.

12. Se cede el paso al final de un carril de aceleración

Aquí lo que ocurre es que, para ceder el paso en un carril de aceleración, hay que detener el coche en el inicio de este tramo ya que, de esta forma, hay metros suficientes por delante para alcanzar una velocidad idónea.

13. Apagar el motor al detenernos para volver a encenderlo no es bueno para el de arranque

Como varios de los mitos ya citados, tiene su matiz, que en este caso se ubica en los coches antiguos, que sí que sufrían en sus propias carnes este fenómeno. Dicho esto, un modelo actual dura de media unos 200.000 arranques.

14. Las ruedas un poco deshinchadas agarran más

Al margen de que no es cierto, ir con las ruedas ligeramente deshinchadas es peligroso, y es que por ello el fabricante recomienda una presión determinada.

15. En carretera se puede circular por la izquierda

El último mito sobre la conducción que aparece por aquí es la posibilidad de circular por el carril izquierdo de una carretera. Lo cierto es que solamente es posible a la hora de hacer un adelantamiento, pero la inmensa mayoría del tiempo hay que ir por el carril diestro. Así que una vez acabado el adelantamiento, hay que regresar al carril de la derecha.

carril-izquierda
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies