Las 9 principales causas de accidente (y cómo evitarlas)

Parece sencillo evitar la fatalidad, pero cuanto más conducimos, más falsa sensación de seguridad adquirimos. Es necesario, pues, conocer los principales motivos de accidente automovilísticos y saber cómo evitarlos.
Causas accidente

En el año 2020 se produjeron 870 víctimas mortales en las carreteras españolas según los datos de la DGT. Si utilizamos eufemismos, este elevado número no parece tan grave, pero, si decimos que centenares de familias se han quedado sin sus seres queridos antes de tiempo, la cosa cambia.

Evitar accidentes debe ser una prioridad para conductores, administraciones y fabricantes de vehículos. Solo con el esfuerzo colectivo podremos erradicar una chacra que suele mantenerse estable. La única buena noticia es que, gracias a la pandemia, hemos conseguido la cifra más baja de muertes desde que lo registramos.

¿Cuáles son los principales motivos de accidentes automovilísticos?

Todos los vehículos, incluidas las motos, han ido incorporando nuevos elementos de seguridad activa para la prevención de los accidentes. Además, gracias a tests como el EuroNCAP se trabaja mucho la seguridad pasiva para garantizar el menor daño en el vehículo. Pero no circulamos con tanques Panzer, sino con coches que a 120km/h van a quedar destrozados si colisionan. Y es que más del 90% de los accidentes son producidos por un error humano, así que debemos analizar muy bien las causas para poder solucionar el problema.

1. Exceso de velocidad

No os creáis que los límites de velocidad se impusieron para salvar vidas, sino que son fruto de las crisis del petróleo: para ahorrar combustible, se forzaba los coches a ir más despacio. No obstante, hasta hace pocos años, el exceso de velocidad ha sido la causa principal de los accidentes de tráfico. Para que nos hagamos una idea de la dimensión del problema, en 2019 la DGT tiene registrados 5.624 accidentes debidos a un exceso de velocidad sobre un total de 65.062. Las afectaciones son iguales en vías urbanas que interurbanas.

Solución

Por desgracia, la reducción de accidentes por esta causa, solo se ha conseguido mediante medidas coercitivas: multas, radares en muchos tramos, cámaras, etc. Y ahora viene la medida definitiva que pretende terminar con saltarse los límites: la ISA, el control y limitación inteligente de la velocidad por parte del propio vehículo. Un sistema de cámaras y GPS sabrá cuál es el límite de velocidad de todas las vías y frenará el vehículo si lo excedes.

Exceso velocidad

2. No mantener la distancia de seguridad

Este es un problema que nos afecta mucho en los atascos y vías congestionadas, pero si se produce un accidente por no mantener la distancia de seguridad, se van a generar todavía más colas. No dejar una distancia de seguridad no permite que podamos reaccionar a tiempo si el vehículo que nos precede frena de golpe y, por tanto, vamos a colisionar.

Solución

Debemos aplicar siempre la regla del cuadrado, según nos recomienda la DGT. ¿En qué consiste? Miramos la velocidad a la que vamos y cogemos el primer dígito (o los 2 primeros si vamos a más de 100km/h) de la velocidad y lo multiplicamos por este mismo dígito. Por ejemplo, si vamos a 90km/h: 9x9=debemos dejar 81 metros de distancia; si vamos a 120km/h=144 metros de distancia. Si lo queremos calcular en segundos, vamos a dejar 2’’ de distancia al coche que nos precede o 4” en situaciones de baja visibilidad.

3. No respetar los Stop ni las prioridades

Poco podemos decir de esta infracción, que es más frecuente de lo que pensamos. Es decir, podemos decir muchas cosas, pero la realidad es que saltarse un stop, un ceda el paso o incluso un semáforo se debe más a la falta de paciencia del conductor que a otra cosa. Saltarse un paso de cebra todavía es peor porque ponemos en riesgo la vida de peatones, que no tienen las mismas prestaciones en seguridad que nosotros (de hecho, no tienen ninguna). Por último, recordad el sistema de prioridades en las incorporaciones y en las rotondas.

Solución

No hay excusa para saltarse nada ni para obviar las prioridades. Al conducir, siempre tenemos que ir calmados y con paciencia. Debemos esperar cualquier imprevisto y, aunque nos parezca que podemos seguir nuestro camino, si hay un stop, tenemos que parar un 1s y mirar.

STOP

4. Invadir el carril contrario

En 2019 pasó en España 1.783 veces con resultados fatales. Hay dos razones principales por las cuales uno pueda invadir el carril contrario: la primera, para adelantar el vehículo precedente. Todos sabemos que hay tramos donde se puede adelantar y otros tramos en los que no (líneas discontinuas y continuas). La otra causa es un despiste. No tenemos datos certeros de qué tanto por cien corresponde a cada una, así que debemos siempre extremar las precauciones.

Solución

Sabemos que va con el sentido común decir que solo se puede adelantar si lo vemos claro: tenemos buena visibilidad y espacio para realizar la maniobra. No obstante, en una carretera llena de camiones y coches lentos, es normal que perdamos la paciencia e intentemos maniobrar al límite. Hay carreteras con puntos negros precisamente por esta razón, así que debemos ser prudentes siempre. En cuanto a los despistes, lo trataremos en otro punto.

5. Superar la tasa de alcohol permitida (y otras drogas)

Salir de fiesta viene asociado muchas veces a tomar una copita de alcohol (o muchas). Este problema no afecta solo a los jóvenes como nos podríamos pensar, aunque es mayoritario, sino que la gente mayor también comete esta infracción. Con el consumo de estupefacientes, perdemos la capacidad de conducir y reaccionar correctamente. Cada droga produce efectos diferentes, algunas nos pueden excitar demasiado y otras, adormecer.

Solución

Si bebes, no conduzcas, dijo el músico Stevie Wonder en una campaña publicitaria de 1985 de la DGT. El efecto fue un éxito y cada vez se reducen más los accidentes por esta causa, pero no debemos conducir bajo los efectos del alcohol. Además, en las zonas de ocio y durante las fiestas, la policía ya se encargará de disuadirte.

6. Distracciones por el móvil

La principal causa de mortalidad en carretera en todo el mundo. Habíamos empezado a salvar vidas cuando apareció este cáncer que parece que no se quiere marchar. Lo que a simple vista parece algo rápido, como mirar una notificación de whatsapp o enviar un emoticono al grupo de amigos, nos puede hacer retirar la vista del volante lo suficiente como para tener un accidente. El GPS o buscar tu canción favorita también formarían parte de este grupo.

Solución

Lo mejor que se puede hacer es poner el móvil en modo avión antes de empezar a conducir o tenerlo guardado en modo normal si tienes el manos libres. El GPS y las canciones que sonarán o lo dejamos al copiloto o lo programamos antes de arrancar.

Distracciones móvil

7. Dormirse al volante

Los horarios impuestos para el mundo laboral hacen que mucha gente salga de casa cansada y vuelva a casa todavía más cansada. En vacaciones, nos obstinamos en hacer largas rutas y también terminamos cansados. Por tanto, es lógico que uno se pueda dormir al volante y causar un accidente. Ir fatigados pero sin dormirnos también es peligroso porque retarda nuestros reflejos.

Solución

Todos los días debemos intentar dormir las horas necesarias para estar frescos al día siguiente. Si vemos que nos empezamos a dormir, bajamos las ventanillas del coche, paramos en una área de servicio y nos compramos un refresco o un Redbull. Si no, dormiremos para siempre.

8. Mal estado de los neumáticos

Los neumáticos son el único punto de agarre entre el vehículo y el asfalto. Es vital que se encuentren en buen estado, por eso, una vez hemos sobrepasado su vida útil, el riesgo de accidente se incrementa. Las principales averías de los neumáticos son los daños en la cubierta, el desequilibrio en los sensores de presión, el desgaste desigual, el deterioro de las válvulas y otras problemáticas.

Solución

Cada año en la revisión general del vehículo, debemos pedir a los mecánicos que pongan su atención en nuestros neumáticos. Nosotros seguiremos todas sus recomendaciones e indicaciones y los cambiaremos cuando sea la hora. No podemos escatimar dinero en esta parte imprescindible del vehículo. Nos jugamos nuestras vidas.

9. El mal tiempo

Al mal tiempo, buena cara. Y al mal tiempo, precaución extra en la carretera. Hasta en vías anchas y con tres carriles, muchas son las amenazas que se ciernen sobre la conducción. Lluvia (desde la ligera hasta grandes tormentas), granizo, niebla, nieve, placas de hielo, barro, rachas potentes de viento… incluso el sol nos puede jugar una mala pasada si nos ciega. Es importante reducir la velocidad en condiciones climatológicas adversas porque los accidentes suelen subir.

Solución

La solución siempre es reducir la velocidad en todas las vías, ampliar las distancias de seguridad con los otros vehículos y aumentar nuestra atención. Si vemos que las cosas se complican y que no podemos gestionar bien la conducción, debemos parar el vehículo inmediatamente. Bajo ningún concepto debemos hacernos los héroes.

Mal tiempo
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies