Las 5 claves para no pagar más multas de tráfico

Todos estamos hartos de pagar multas y más multas de tráfico y siempre maldecimos a los responsables de tales imposiciones. Pero, ¿y si hubiera unas claves para olvidarnos, por fin, de estas multas?
Claves no pagar mulas tráfico

Conozco el caso de un padre y de un hijo a los cuales les cayó una multa a cada uno la misma semana, una por exceso de conducir en Alemania y la otra por aparcar mal en Italia. Al final, las administraciones están interesadas en cobrar y harán todo lo posible para conseguirlo.

Por eso es importante que no les pongamos las cosas fáciles y evitemos las multas, es decir, sencillamente hacer las cosas bien y respetar el código de circulación y todas las señales de tráfico. No obstante, todos conocemos a alguien al que le ha caído una multa, así que cabe preguntarse cuándo nos tocará a nosotros.

¿Cómo conseguir que nos pongan menos multas de tráfico?

Para entender mejor qué significa el fenómeno de las multas y qué impacto real tiene sobre la economía, vamos a fijarnos en el caso de España. En 2021, la Dirección General de Tráfico ha presentado en el BOE sus cuentas del año 2019. Las cifras que salían en el informe, seguro que han mareado a más de una persona. Cada día la DGT ha recaudado más de 1 millón de euros en multas. Lo repetimos: ¡más de 1 millón de euros! La cifra total nos pone todavía más los pelos de punta: 374.301.167€.

Algunos se preguntaran si la DGT y la policía no nos ponen las cosas difíciles para que caigamos en la trampa y dejemos un dinero que les va muy a sus arcas. Que quizá el tema de la seguridad está en un segundo plano para ellos. Como no es el objeto de nuestro artículo, no nos meteremos en estos fregados, pero dejamos que cada uno piense lo que quiera.

Nuestro objetivo es presentar las 5 claves para evitar una multa, claves que puedan parecer muy obvias, pero, teniendo en cuenta, el gran número de multados, será imprescindible conocerlas antes de salir con el coche.

La organización de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) elaboró un informe en 2020 donde se recalca que, de las más de 4 millones de denuncias interpuestas en carretera en España, dos de cada tres fueron por exceso de velocidad (2.933.235), no haber pasado la ITV (507.876), no tener el seguro (131.504), no utilizar el cinturón (121.000) y conducir bajo los efectos de las drogas o el alcohol (112.876), más otras infracciones. Ahora que conocemos los datos, vamos allá con las claves:

1. Los papeles, siempre en regla

Podemos entender que a algún chaval joven, con el carné recién sacado y con ganas de empezar a correr, tenga la tentación de coger un coche sin una póliza de seguro que lo cubra, que puede ser como añadido a la de sus padres. Hace mal y le va a caer una buena multa o algo peor si tiene un accidente, pero lo podemos entender. Pero vosotros, lectores de TopDriverz, no podéis permitiros el lujo de no tener toda la documentación en regla.

Esto incluye la documentación del vehículo, que debe estar siempre en la guantera, y, si el coche es de segunda mano, debemos cerciorarnos de que todo es correcto antes de comprarlo. En segundo lugar, la póliza de seguros y los papeles también deben ir a la guantera. Y, por último, es imprescindible haber pasado la ITV.

Ya hemos visto que es la segunda causa de multa en carretera en España. Esto quiere decir que muchos conductores evitan pasarla por dos motivos: por pura pereza (mal) o porque saben que les va a tocar hacer alguna reparación (todavía peor). Un coche en mal estado nos puede acarrear consecuencias fatales. Debemos entregar la documentación sin dilación, ya que los policías no son muy partidarios de perder el tiempo escuchando excusas.

Papeleo coche

2. Si bebes, no conduzcas

Otra de las causas más comunes para recibir una multa es conducir bajo los efectos de las drogas o el alcohol. En este punto, tenemos que decir que el uso y abuso de ciertas substancias ha decrecido en muchos países, gracias a que las administraciones han puesto mucho el énfasis en combatir esta plaga. Hace unas décadas, los accidentes debidos al alcohol ocupaban un lugar en el podio, así que fue necesario hacer algo.

La policía suele establecer operativos destinados a capturar conductores borrachos o drogados. En primer lugar, es bueno conocer cuáles son los límites de alcohol en sangre de tu país, pero lo mejor es no arriesgar. Es fácil tomar una cervecita tras otra sin darse cuenta y, en el control, te van a pillar seguro.

Por tanto, si tenemos que coger el coche, como conductores debemos abstenernos de tomar alcohol (y drogas, no hace falta decirlo) y, si lo hemos tomado y tenemos que conducir, nos tomamos una siestecita hasta que estemos ebrios. Podemos comprar un alcoholímetro y dejarlo en el coche.

Volviendo a lo de los operativos, la policía se coloca estratégicamente en vías de paso casi obligatorio y con pocas escapatorias (salidas del pueblo, rotondas concurridas, etc.). Esto pasa los días de fiesta, para disuadir a los más jóvenes y evitar accidentes, en zonas de ocio y discotecas. Por otro lado, los dispositivos se establecen en fechas señaladas como Nochevieja o Nochebuena para poder pillar todo tipo de adultos. Así que atención en estos días.

3. Concentración en todo momento

El móvil, el maldito móvil, el virus de nuestros días por la gran capacidad que tiene de distraernos. Hoy en día, es la principal causa de accidentes en todo el mundo. Ni el exceso de velocidad, ni los estupefacientes pueden competir con los aparatos tecnológicos. Y quien dice móvil, dice programar el GPS o buscar tu canción favorita. La policía y las administraciones son muy conscientes de este problema y se han lanzado a buscar infractores.

Una multa por usar el móvil hasta hace poco era difícil de poner. ¿Por qué? Porque el conductor tenía mil y una excusas que, en el recurso de la multa, podían ser aceptadas. En segundo lugar, no hay radares específicos para detectar el problema y, cuando ves el control policial, rápidamente guardas el móvil. No obstante, la policía española y la DGT en España, por ejemplo, han empezado a utilizar helicópteros especializados en buscar gente que use el móvil conduciendo.

Nuestro consejo es que el móvil no es una herramienta imprescindible: podemos guardarlo en la guantera y así, los whatsapps de la amada y de los amigos nos hará más ilusión cuando lleguemos a nuestro destino sanos y sin multa.

Concentración coche

4. Respeta los límites de velocidad… Y alerta con los radares

Este un consejo que va a serviros por poco tiempo si vivís en Europa: la implementación de la ISA, el control inteligente de la velocidad que limitará el coche a lo que indiquen las señales de tráfico, va a terminar con los problemas del exceso de velocidad y, por ende, con las multas (la DGT perderá muchos millones).

Pero, mientras tanto, vamos a ser inteligentes y vamos a respetar en todo momento los límites de velocidad. Es verdad que, a veces, nos podemos despistar y pisar demasiado el acelerador; no pasa nada, pero debemos volver a la velocidad indicada (han llegado a multar conductores normalmente respetuosos).

Y si sois unos granujas, lo único que os podemos decir es que tengáis controlados los radares. Existen aplicaciones de móvil que nos indican dónde están ubicados, pero, ¡alerta!, también existen los radares móviles, que no sabemos dónde estarán.

5. Confirma que has aparcado en un lugar permitido

Dejamos la carretera y buscamos aparcamiento. Si no queremos pagar un parking, tampoco es mala opción aparcar en la calle. No obstante, nunca, nunca, nunca nos pasemos de listos. Pensad que hay empresas municipales que buena parte de su presupuesto depende de la recaudación en multas de aparcamiento.

Así que, una vez hemos encontrado un sitio ideal, debemos certificar concienzudamente si se puede aparcar allí y si se tiene que pagar. Cuidado con las señales de carga y descarga en días concretos y carteles de prohibido aparcar en cierto días. En el extranjero, si no entendemos el idioma, es mejor no arriesgarse porque nuestro coche puede acabar en un depósito.

Y, sobre todo, tenemos que cumplir el tiempo que nos diga el ticket si la zona era de pago. 1 hora después de la hora final, es multa. 30 minutos después de la hora final, es multa. 1 minuto después de la hora final, es multa. Los agentes que vigilan estos aspectos están muy acostumbrados a la gente que llora, que se enfada, que se inventa excusas. Nada va a servir, salvo pagar.

Aparcar

Y si aun así nos multan… Podemos recurrir

A veces, los agentes se pueden equivocar. Si nos llega una multa a casa y creemos que no es justa, en otro artículo hemos desarrollado todos los pasos que debes seguir para recurrirla. Pero, en todo caso, mucha cabeza siempre al volante. El hecho de que tanta gente distinta haya recibido como mínimo una multa (y por cosas muy obvias) nos debería hacer reflexionar sobre nuestra relación con los otros conductores y el peligro que supone saltarnos las normas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies