10 trucos de las aseguradoras para cobrarte de más (o para no pagarte)

Ofrecer seguros de coche es un negocio muy lucrativo. Aunque haya mucha competencia, al ser obligatorio las compañías ganan mucho dinero. Y quieren ganar más todavía, a veces con procedimientos poco éticos. Como clientes tenemos derecho a estar avisados de todas estas trampas de las aseguradoras.
Aseguradoras

El cliente quiere pagar lo menos posible y la compañía quiere pagar lo menos posible. El dicho dice: si se va al baile, se tiene que bailar. Hoy analizaremos las diferentes tretas que las aseguradoras realizan para cobrarte de más o para no pagarte lo que deben.

Ya las tenemos caladas: organizaciones como la OCU revisan constantemente sus malas prácticas. Y todos los que llevamos tiempo bailando sabemos de qué son capaces. Anticiparse siempre será la mejor opción.

¿Es legal que te intenten “estafar”?

El hecho de que las aseguradoras no paren de poner trampas y dificultades al consumidor se ha convertido en una de aquellas cosas que aceptamos como gajes de la vida. Parece incluso algo necesario para que puedas soltar tu indignación delante de tus amigos o familiares. Simplemente, nos hemos acostumbrado a que nos p… ...Perjudiquen. Hay prácticas injustas que son legales como, por ejemplo, tener que pagar la prima anual completa aunque el riesgo haya bajado durante el año.

Cuando nos encontremos con una situación que consideremos poco transparente, lo primero que tenemos que hacer es ponernos en contacto con la compañía para pedir explicaciones y que nos resuelvan el problema. Si no se consigue, podemos optar por ponernos en contacto con organizaciones de consumidores como la OCU o los síndicos públicos. La última vía (y la más costosa, pero sí es necesaria no hay otra opción) es la judicial. Hay bufetes de abogados especializados en llevar casos de estos.

Vamos a ver qué nos pueden preparar las compañías.

1. Ocultar informaciones de los contratos

La clave para entender el negocio de los seguros de coche es el hecho de que son obligatorios por ley. Cada conductor, pues, deberá buscar la mejor oferta del mercado, así que, actualmente, lo que hacen es entrar en las páginas webs de las aseguradoras. Su objetivo es encontrar un número: el dinero que les costará la póliza. Pero esto sería un proceso demasiado sencillo, ya que, si no te convence, marchas a otra web. Las compañías no suelen hablar de dinero en Internet. Su estrategia no se trata ni siquiera de un embudo de ventas. Como consumidor estás obligado a entrar voluntariamente en la trampa.

Así pues, la web de la compañía te ofrecerá darte un presupuesto personalizado al instante. Solo tendrás que introducir todos tus datos (¡todos tus datos!) y voilá, ya tienes tu presupuesto… o no, en algunos sitios, todo este proceso solo sirve para te digan que ya te llamarán. Bajo la apariencia de que te están dando un servicio personalizado, el objetivo de hacer un proceso tan largo por un simple número es que no te veas con ganas de comparar con otros seguros.

Y en la oficina puede producirse algo más malévolo: suelen hacerte firmar una solicitud formal o las condiciones particulares del contrato para poder acceder y leer las condiciones generales, donde está el grueso de la información. Si no comparas, puede que te toque quedarte con la póliza más cara.

2. Ofrecer coberturas innecesarias

Evidentemente, ojalá pudiéramos contratar un seguro que nos lo cubriera todo y a buen precio. Imagínate no tener que preocuparte por un tsunami, una tormenta de nieve o un ataque terrorista. Pero la verdad es que este seguro universal no tiene ningún sentido desde el punto de vista de la economía.

Es mejor priorizar y discernir a qué amenazas reales está expuesto nuestro vehículo. Depende del país, las necesidades serán unas u otras. En España o Chile, que han sufrido grandes manifestaciones con coches quemados, quizá nos convenga más una cobertura antiincendios. Pero las compañías (y tienen derecho a hacerlo, no hace falta ponerse dramáticos) intentan colarnos todo lo que puedan.

Tenemos siempre que evaluar muy bien lo que contratamos. El miedo inducido es una buena estrategia de márquetin para muchas compañías. Miedo a que te roben, miedo a que te quemen el coche, miedo a… Una vez hay una propuesta en firme encima de la mesa, es el momento de mirar estadísticas de peligrosidad y recomendaciones de otros clientes. Y, dentro del mismo saco, no debemos dejar de mirar si la póliza no incluye algo que sí necesitamos.

3. No puedes cambiar lo que no te gusta

¿Qué pasa si quieres una modificación de tu póliza? Te has dado cuenta de que hay algo que no necesitas o algo que te falta y pides, con toda la amabilidad posible, un cambio. Hay peticiones que son muy normales, como aumentar el capital de un riesgo o añadir a un beneficiario.

Pero, para el empleado del seguro, es el momento de sacarse de la chistera una nueva póliza de seguro con unas nuevas condiciones que, ¡sorpresa!, serán peores que las del contrato anterior. Eso sí, en el nuevo contrato el cambio estará hecho.

4. Indemnización: todo trabas

Llegamos al Santo Grial de las aseguradoras. Resulta que tú has estado pagando religiosamente tu póliza sin fallar nunca. Ellos van ingresando un dinero que va directamente a su caja. Pero, cuando llega el momento de solicitar una indemnización, todo son problemas. Primero dudan de tu versión de los hechos, a continuación, llega un ejército de peritos escrupulosos y, cuando ha quedado claro que necesitas la indemnización, el pago se retarda y se retarda.

No nos vamos a engañar: 1 de cada 100 clientes se ha demostrado que intentan estafar a sus compañías. Pero también es cierto que a los otros 99 los intentan hundir con una marabunta de papeleo sin fin y retrasos injustificados para que desistan de reclamar la indemnización.

5. ¿Dónde está el informe del perito?

Ya hemos visto cómo el ejército de peritos invade tu vida, escruta todos los detalles y se vuelve a su oficina. Es su trabajo y lo respetamos. Ahora bien, una vez han elaborado una propuesta de resolución, la envían directamente a la compañía. Nosotros, los afectados, los clientes, los consumidores, normalmente no recibimos la copia de la resolución.

No podemos ver el informe para poder juzgar si es acertado o no, lo que podría derivar en procesos judiciales o cambios de compañía. No nos tenemos que resignar y, siempre que haya peritos, podemos pedir el informe.

6. Si pagan rápido, es que cobras poco

Hay compañías que ponen trabas para la indemnización. Entonces, es mejor buscar alguna compañía de la que se diga que paga rápido, ¿no? Bueno, hacerse el simpático y servicial también es una buena estrategia de publicidad, pero tenemos que ser precavidos. ¿Haces la petición, te envían el perito y a la semana siguiente ya te conceden la indemnización? Algo huele raro aquí.

Efectivamente, cuando la compañía no tiene problemas en soltar el dinero es que han valorado el daño a la baja. Es una forma de chantaje legal: te pagamos poco, pero cobrarás rápidamente. Si no aceptas los números, vamos a hundirte en papeleo y desatenciones hasta que te canses. Reclama siempre lo que es justo (tampoco vayas a pedir más de lo que toca, que da mucha rabia ver aprovechados de éstos) y no pares hasta conseguirlo.

7. Subidas de prima injustas

Esta es de las jugadas feas, pero debemos conocerla. Imagina que te dan un golpe (no es tu culpa), el seguro accede a repararte el coche, pero ¡magia!, en el informe lo catalogan como daño propio. Ya puedes intentar demostrar que eres inocente que, aunque lo consigas, tu caso no se va a recalificar y vas a sufrir una bonita y querida subida de la prima.

Si os pasa, vas a terminar armando un pollo en la oficina de la aseguradora, así que es mejor estar alerta de que no alteren el informe.

8. Ni siendo inocente te pagan lo que toca

Y esta va muy relacionada con la anterior. Has tenido un accidente, se ha demostrado (con luces de neón incluso) que eres inocente, el causante ha declarado su autoría, pero la propia compañía empieza a racanear la indemnización. Te pueden ofrecer menos de lo que costará reparar el vehículo o comprar un coche similar al siniestrado. Vas a tener que armarte de paciencia y reclamar.

Ya es triste que te pongan problemas cuando tú has causado el accidente (qué se le va a hacer), pero más triste es que vayan a molestarte cuando no has hecho nada. Bueno, algo has hecho: pagar la póliza.

9. Subidas de prima directamente ilegales

Los seguros de coche suelen tener un límite anual a partir del cual ya no puedes darte de baja y el contrato se renueva automáticamente. Este procedimiento es algo totalmente maquiavélico porque está pensado para que nunca te des de baja. Si te das de baja en abril, puedes sentirte desprotegido o que la compañía va a pasar de ti si hay algún problema más tarde. En diciembre, cuando ya has decidido definitivamente darte de baja, entonces ya no puedes.

Pero el tema no era ese. El tema está en que se han visto casos en que las compañías comunican un aumento de prima con una antelación menor a los dos meses debidos. Pueden pasar dos cosas: la primera, que ya estés dentro de los límites y, por tanto, te van a prorrogar el contrato con el aumento incorporado. La segunda, que estés a poco de llegar al límite, pero vas a pasar unos días indignado, vas a llamar y te atenderán con evasivas y, con todo, ya no podrás hacer nada.

10. Te indican dónde está la puerta

Esta maniobra se da en casos muy extremos, pero, si la compañía considera que eres un problema, pueden decidir, de forma unilateral, dejar de renovarte el contrato. Son casos como los de los abuelos que todavía quieren conducir, o si has tenido demasiados partes. Y no les hace falta echarte directamente, simplemente pueden subirte la prima hasta niveles que no puedas pagar. Esta forma de mobbing no nos va a dejar más opción que marcharnos.

Conclusión: más vale ser precavido

Tenemos que saber que, al igual que un virus, las prácticas poco éticas evolucionan para evitar sus enemigos. El enemigo de un virus puede ser una vacuna; el enemigo de una aseguradora es un cliente bien informado.

Así que querrán desarrollar las compañías nuevas estrategias para racanear dinero o para sacar más de nuestros bolsillos. Desde TopDriverz estaremos atentos a las nuevas problemáticas que puedan surgir.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies