¿Qué debo hacer si me choco contra un coche que no tiene seguro? 5 pasos a seguir

Siempre pensamos que todos los coches tienen su seguro, pero la verdad es que a veces podemos chocar contra uno que no lo tenga. ¿Qué hacemos en estas situaciones? Vamos a ver todos los pasos a seguir.
Qué hacer si choco contra coche que no tiene seguro

Necesitamos confiar en nuestros conciudadanos para vivir en una sociedad más o menos estable. Y cuando subimos al coche, después de pagar siempre religiosamente las cuotas del seguro, nos gusta pensar que los demás conductores han hecho lo mismo y tienen contratada una póliza.

Si no, saldríamos a la carretera con miedo, ya que, si alguien choca contra nosotros y la culpa es suya, la obligación de su aseguradora es indemnizarnos, pero si no hay aseguradora, las reparaciones del coche y la recuperación de las posibles lesiones las tendríamos que pagar nosotros mismos. ¿O quizá no? Vamos a ver lo que tenemos que hacer en estas situaciones.

¿Cuántos coches circulan sin seguro?

Según un estudio de la aseguradora Línea Directa, recogido por el boletín de la DGT, en España este 2021 circulan 2.650.000 vehículos sin asegurar o también llamados “zombies”. De estos, 1,8 millones son turismos. Estos datos son terribles, porque cada año se registran en el país 130.000 multas por este motivo, por no tener el seguro en regla, pero en los 10 últimos años ha habido 300.000 accidentes con un vehículo sin asegurar.

Para que nos hagamos una idea de la dimensión del problema, el 8% del parque móvil español está sin asegurar y parece que las multas no son suficientes para que la gente recapacite y cumpla con la ley. Realmente, y podremos estar o no de acuerdo, los autores del estudio consideran que esta situación está provocada por el desconocimiento, ya que hay conductores que no saben que el seguro es obligatorio.

A nuestro entender, y el mismo estudio lo recoge como segunda causa, son las dificultades económicas las que impiden la contratación de una póliza. Además, tenemos que pensar que nuestro parque automóvil es viejo y las compañías ponen más trabas al asegurar coches viejos.

Cuando hay un accidente con un coche sin seguro implicado, las estadísticas recogen que resultan más graves y que la posibilidad de lesiones se multiplica por 2,4. Asimismo, el tiempo de resolución de las demandas se incrementa más de un 10% y el coste medio de daños a terceros se duplica.

Coche sin seguro

Los programas de detección de infractores

No tener el seguro en regla (y esto se aplica a coches sin usar que no se hayan dado de baja o en garajes privados) implica una multa de 601€ a 3.001€ y una posible inmovilización del vehículo. Pero ya hemos visto cómo siguen habiendo muchos coches zombies circulando. Ahora la DGT ha impulsado la implantación de medios automatizados que controlen qué coches no tienen seguro mientras circulan.

Están muy preocupados por erradicar el problema porque los costes de un accidente con un vehículo sin seguro los pagamos entre todos. Así es, porque en la prima del seguro obligatorio nos viene un recargo de 3,5€ destinado al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), que será el organismo que gestione las indemnizaciones en estos casos.

Ellos afrontan los pagos derivados del accidente como responsables subsidiarios que son. Y, aunque nos terminen pagando, el dinero que recibimos viene de otros conductores que no tienen la culpa de nada, y no del infractor. Este deberá retornar al CCS el dinero total de las reclamaciones, pero puede darse el caso de que se declare insolvente.

Multa

Pasos a seguir para realizar un parte con alguien que no tiene seguro

En primer lugar, tenemos que comentar brevemente las tretas de los conductores sin seguro en caso de accidente. Tenemos que pensar dos cosas: que si no les importa ir sin un seguro, seguramente tampoco les importará el daño que te hayan hecho y que, si no tienen seguro por motivos económicos, no se querrán exponer a tener que pagar una multa, la indemnización y que les immovilizen el coche.

Por tanto, en caso de accidente, sobre todo si no lo provocas tú, tendremos que estar muy atentos (en la medida de lo posible) a recabar información sobre el otro vehículo: marca, modelo y matrícula. Porque, no nos engañemos, si su coche sigue funcionando, puede que se dé a la fuga.

La segunda cosa que puede pasar es que nos ofrezca dinero al instante. Bajo ningún concepto, debemos aceptarlo ni aunque sea por un pequeño rasguño. ¿Por qué? Porque sin un informe pericial no sabemos el coste de la reparación. Quizá nos ofrece 50€ y la reparación cuesta finalmente 150€. Entonces nos va a tocar pagar la diferencia de nuestro bolsillo. Y en caso de golpe, puede que tengamos una lesión que no se note en los primeros momentos. Nosotros le ofreceremos, pues, hacer un parte amistoso. Y si no lo acepta o se da a la fuga, tendremos que interponer una denuncia a la policía.

1. Preguntar al otro implicado si realmente no tiene seguro

Primero de todo, tenemos que preguntar al otro implicado si realmente no tiene seguro. Puede parecer una tontería, pero quizá él no sea el propietario del vehículo y no sepa si los papeles están en regla o no. Después, está el tema de los coches alquilados, porque el conductor de un coche de alquiler no siempre conoce cómo funciona el tema del seguro. Y, finalmente, tenemos a los extranjeros: la comunicación puede ser difícil, si no se domina un idioma común con fluidez y con dominio del vocabulario técnico específico.

En el FIVA, el fichero informativo de vehículos asegurados, podremos consultar si efectivamente el coche tiene seguro o no. Este portal de internet depende del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y toda la información incluida es totalmente fiable.

Seguro coche

2. Ponerse en contacto con Consorcio de Compensación de Seguros (CCS)

El CCS, según ellos mismos indican, cubre los daños a las personas y en los bienes ocasionados con un vehículo que tenga su estacionamiento habitual en España, así como los ocasionados dentro del territorio español a personas con residencia habitual en España o a bienes de su propiedad situados en España con un vehículo con estacionamiento habitual en un tercer país no firmante del Acuerdo entre las oficinas nacionales de seguros de los Estados miembros del Espacio Económico y de otros Estados asociados, en ambos casos cuando dicho vehículo no esté asegurado.

Así pues, tendremos que interponer una reclamación en dicho organismo vía telefónica o presencialmente. Tendremos que incluir todos nuestros datos, una descripción de cómo ha sucedido el accidente, la lista de daños materiales y personales, incluyendo bajas laborales e informes médicos (si los hay). Los daños materiales deberán ser acreditados mediante un peritaje.

3. Desarrollo del expediente

El CCS se encargará de conseguir un parte amistoso por parte del otro implicado. Mientras, deberás ponerte en contacto con tu aseguradora para que te asignen un centro médico de referencia y un taller para hacer las reparaciones. El CCS también mirará si la otra persona no tiene seguro o se trata de un error.

Preguntar implicado

4. Valoración de daños

El CCS te enviará un perito para que elabore un informe de los daños personales y materiales que hayas sufrido. Tras esta operación, el Consorcio fijará la indemnización que tienes que recibir. Esta siempre será acorde con los daños recibidos, es decir, que el hecho de que cubran a un conductor sin seguro no implica que paguen más o menos.

5. Indemnización

Puede que la indemnización vaya directamente a tu bolsillo o que tu aseguradora reclame al CCS los gastos médicos y de reparaciones directamente. Aquí no ha acabado el proceso, ya que el CCS solicitará al infractor que le abone el dinero pagado en la indemnización. Si no dispone del dinero suficiente, se procedería a un embargo de bienes. Si ha habido una muerte de por medio, el infractor se expone a penas de prisión.

Si con todo, no estamos conformes con la indemnización recibida, podemos interponer una demanda por lo civil o por lo penal hacia el otro conductor, no contra el Consorcio.

Indemnización

Soy yo el que no tengo seguro

Hemos escrito el artículo para la gente sensata y responsable, pero también hemos considerado que seas tú quien no tenga el seguro. Una cosa que no hemos dicho antes es que, seas o no el causante del accidente, el hecho de no tener seguro se convierte automáticamente en responsable. El otro conductor procederá según los pasos dichos anteriormente y el Consorcio cubrirá en primera instancia las indemnizaciones.

No obstante, ya hemos visto cómo nos acabarán llamando para que abonemos el dinero total al CCS. Es decir, pagarás las lesiones y las reparaciones correspondientes al tercero, pagarás una multa por ir sin seguro, te inmovilizarán el vehículo y puedes hacer frente a un procedimiento penal.

Nadie tiene seguro

Ya es mala suerte (irresponsabilidad máxima, de hecho) que ningún conductor tenga seguro. En este caso, el Consorcio vuelve a asumir las indemnizaciones a los dos conductores, pero hará lo posible para que el responsable le devuelva el dinero. En todo caso, la multa a los conductores no os la quitará nadie.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies