¿Qué es el Proyecto Trinity de Volkswagen? 4 claves para entenderlo

Vienen cambios en la industria del automóvil y el grupo Volkswagen quiere tomar la delantera. Se empieza a hablar mucho del Proyecto Trinity y vamos a presentar las cuatro claves para entender el abasto de esta revolución.
Proyecto Trinity Volkswagen

El coche eléctrico es el futuro. De eso no hay ninguna duda ya que no se trata solo de una cuestión meramente de avances tecnológicos, sino que los gobiernos están apretando para que así sea, sobre todo en la UE, cuna de grandes grupos de automoción. Por otro lado, existe el factor publicitario: aunque hay dudas entre los consumidores, con un coche eléctrico parece que contribuyes a salvar el planeta. Por tanto, repetimos que el futuro es eléctrico.

Ahora mismo los coches que más tirada tienen son los híbridos, y, más concretamente, los mild hybrid. ¿Por qué? Ni el fabricante ni el comprador arriesgan: si el motor eléctrico no es factible porque no da suficiente autonomía, puedes activar el de combustión. Con resultados un poco estrambóticos, se tiene que decir, ya que un Audi A8 con etiqueta ECO puede llegar a unas emisiones de CO2 de 258 g/km.

Pero este no es el tema de este artículo. Decíamos que las grandes marcas han buscado soluciones para no sacar al mercado coches puramente eléctricos que no tendrían recorrido por la falta de cargadores en el mapa. ¿Preparados para desentrañar los secretos del Proyecto Trinity de Volkswagen?

La batalla por los eléctricos: el Proyecto Trinity de Volkswagen

Hacía falta que una empresa nueva, con un proyecto renovado y ambicioso, apostase fuerte para hacer un auto eléctrico y útil. El nombre ya es de sobra conocido: Tesla. Muchas ciudades ya pueden observar en sus calles coches tan llamativos como el Tesla Model 3, una berlina de calidad y totalmente eléctrica. Hoy asociamos este tipo de vehículos con la mano de Elon Musk, pero la verdad es que se ha abierto la veda de nuevas propuestas.

El problema del coche eléctrico es que es muy caro para el consumidor medio y tiene poca autonomía, entendiendo que la carga de energía supone un tiempo elevado (no es como repostar gasolina). Este será, pues, el campo de batalla de las grandes firmas. El periodista JF Calero, del canal de Youtube Carwow.es, se preguntaba por qué se quieren construir coches con tanta autonomía si, normalmente, los coches solo se usan para trayectos cortos de menos de 50 km.

La clave está aquí en que asociamos el coche con viajes largos y, aunque no salgamos de la ciudad, siempre nos preguntamos qué pasaría si tuviéramos que hacer un largo recorrido por alguna razón. Así pues, necesitaremos coches eficientes o todo quedará en nada. Aquí es donde llega el grupo Volkswagen con su proyecto Trinity: años de investigación para ofrecer un coche eléctrico altamente eficiente. El eléctrico definitivo. Y aquí vamos a ver los 4 puntales.

1. Todos los recursos en el proyecto

Herbert Diess, el CEO de la compañía, anunció a principios de 2021 en un tuit que, después de NEO, se lanzaba el proyecto Trinity, revolucionando Volkswagen. Con este anuncio, también nos ha llegado una imagen de un coche tapado por un velo que nos deja entrever la sorpresa que nos tienen preparada. Neo es el proyecto que ha permitido la creación de los modelos ID, coches eléctricos que para los estándares de ahora, están suficientemente bien. Autonomías medias de 300 km (reales, aunque en la homologación se ha llegado a los 550 km) y precios a partir de 36.000€.

No obstante, el proyecto NEO no podía ser suficiente porque Audi, Mercedes y los propios Tesla están apretando mucho para crear coches más eficientes. Así que, paralelamente, han invertido mucho tiempo y dinero para que la fábrica de Wolfsburgo pueda producir un nuevo coche alargado, un diseño atrevido y con un centro de gravedad muy bajo. La clave será la combinación del motor eléctrico con una red neuronal de control.

Y que se produzca en Wolfsburgo es significativo porque quiere decir que no se van a permitir cometer errores ni recibir críticas negativas. La ciudad alemana es el emblema de la marca y, por eso, la idea es fabricar allí el coche emblema. No se trata de un modelo más. Será el modelo principal y que servirá como base para los nuevos diseños.

La gran pregunta es cuándo llegará a nuestras calles el coche nacido de Trinity. Las voces más optimistas hablan del 2026, pero van a tener que estar muy seguros de que el resultado final es perfecto.

Trinity

2. Espacio y autonomía

Pero ¿qué es lo que tenemos que esperar? Por lo que podemos observar en los teasers que han salido con cuentagotas, el nuevo coche será una berlina totalmente eléctrica con una plataforma muy baja, con lo cual el centro de gravedad también se acerca al suelo. El modelo estará basado en la plataforma escalable SSP, que con un buen software de control y una batería entre los ejes, podría llegar a una potencia de unos 200 kWh, muy por sobre de lo que podemos ver hoy en día. Para traducirlo, podríamos hablar de una autonomía de hasta 700 km. Suficiente para todo tipo de actividades.

En el interior, se especula con que buscarán más espacio en el habitáculo. En los modelos de Tesla se ha apostado por tener mucho espacio para el equipaje, con uno o dos maleteros. Pero ya sabemos que añadir peso adicional nos hace perder eficiencia energética. Por eso, en el Trinity se busca un mejor confort y que pueda ser útil como coche familiar o para parejas.

Y ahora viene la sorpresa. Muchos pensaban que Volkswagen se centraría solo en hacer un coche eléctrico eficiente. Pero ya hemos dicho que habían puesto toda la carne en el asador: Trinity tendrá un nivel de conducción autónoma de tipo 3. El Autopilot de Tesla, reconocieron desde la empresa americana que solo llegaba al nivel 2 de conducción autónoma. Y ya nos parecía algo muy avanzado.

No obstante, ahora hemos subido un escalón. ¿Qué implica esto? En el nivel 3 se pueden retirar las manos y la vista del volante. El conductor debe mantener la atención para retomar el control del vehículo si el sistema lo solicita. El nivel 4 ya implica que el conductor ni tan solo necesite prestar ningún tipo de atención.

Por último, nos queda analizar la estética y qué lugar tiene reservado en el catálogo. A Volkswagen le faltaba una berlina con aires deportivos que se pudiera situar entre el mítico Golf y el Passat. Lo intentaron con el Jetta, pero la cosa no acabó de cuajar y ese modelo ya se encuentra extinto. El precio de salida no bajará de los 35.000€. Sigue siendo caro para muchos bolsillos y muchas familias tendrán que esperar. No obstante, para aquellos que se pueden permitir un coche de gama media-alta, en 2026 ya tendrán un coche atractivo que habrá dejado de lado muchos de los inconvenientes de los eléctricos actuales.

Trinity Volkswagen

3. Software propio

Al necesitar sacar rápidamente un vehículo eléctrico que fuera aceptado por los consumidores, Volkswagen ideó el ID.3 bajo el paraguas del proyecto NEO, pero con un software elaborado por muchos desarrolladores diferentes. Habían salvado el primer match ball; no obstante, cuando Diess habla de una superación del NEO es porque han creado un equipo de más de 10.000 profesionales de la programación para realizar un software propio.

No solo operativamente es mejor hacerlo así, sino que, además, permite a la compañía vender este software a otras marcas, algo que Tesla y otros ya llevan años haciéndolo. Este software centralizado será el encargado de gestionar las baterías, los servicios adicionales del vehículo, la conectividad y el 5G. Sin duda, será un sistema muy avanzado.

Software Trinity

4. Nuevo proceso de producción

El objetivo final es conseguir producir el máximo número de unidades con el menor número de fallos. La producción realizada por Tesla tiene el problema de que Elon Musk, replicando el sistema fordiano de producción, no ha conseguido acabar con el alto porcentaje de coches defectuosos que salen de su cadena de montaje. ¿Por qué pasa eso? Porque, en sus fábricas, la cadena de producción no se detiene hasta el final. Pueden producir muchas unidades, pero, al contrario de otras marcas, tienen que hacer una revisión a fondo de todos los vehículos hasta el punto de tener un centro dedicado únicamente a la revisión y reparación de los Tesla.

Volkswagen, con la simplificación de las partes de un coche eléctrico, busca simplificar el proceso de fabricación. Con esto, podríamos conseguir que todo el vehículo o prácticamente todo sea fabricado por máquinas, eliminando el factor humano de la cadena. En segundo lugar, se podría descentralizar la producción. Cada fábrica o centro produciría una parte de forma especializada y, si se llega a conseguir una manera de ensamblaje rápida y efectiva, se abarataría todo el proceso de logística y transporte de los vehículos. Conseguir esto conseguiría abaratar los precios y ganar la partida a la competencia.

En definitiva, el proyecto Trinity ilusiona y veremos en estos 5 años qué explicaciones nos da la marca alemana.

Producción Trinity
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies