ç

Álvaro Bautista: biografía del campeón “Bati”

El español es de los pocos pilotos que ha encontrado su sitio fuera de MotoGP, lo cual pone en valor su resiliencia y versatilidad. Veamos todo lo que has de saber de Álvaro Bautista.

alvaro-bautista-biografia

Siempre hay que intentar estar en los lugares en los que a uno le aprecien y le quieran, esa es una de las verdades y leyes no escritas más irrefutables que hay en la vida. Y esto se puede aplicar a cualquier ámbito profesional o social, al fin y al cabo el sentirse querido y/o valorado por los demás es lo que hace que una persona sea eficiente en su trabajo y se muestre con energías para sacar lo mejor de sí misma cada día.

En el deporte pasa exactamente lo mismo, y bien lo sabe Álvaro Bautista, que abandonó el Mundial de MotoGP para embarcarse en un nuevo campeonato como es el de las Superbikes, y lo cierto es que le salió la jugada a las mil maravillas. Para que veáis que estamos en lo cierto, lo mejor es que sigáis leyendo este post acerca de su trayectoria y algunas curiosidades sobre su figura.

Biografía de Álvaro Bautista (1984 - actualidad)

Una vez que hemos puesto en contexto al personaje que vamos a tratar, es el momento ideal para dejarse de rollos e ir al grano como es debido. Como solemos hacer en las biografías, hablaremos de los comienzos en el deporte de motor de nuestro protagonista, de alguna anécdota y los momentos más importantes de su carrera deportiva. Al lío.

1. Principios

Álvaro Bautista nació en la localidad de Talavera de la Reina, dentro de la provincia de Toledo (España), el 21 de noviembre de 1984. Lo cierto es que se crió en una familia con pasión por las dos ruedas, y gracias a ello se pudo subir a una minimoto por primera vez a los tres años y medio. Y es que su padre, Javier Bautista, tenía un taller de reparación para motos y fue él quien le construyó su primera compañera desde cero.

Fue a los 8 años cuando empezó a competir en minimotos, ya que fue en esa época cuando disputó su primera carrera frente a otros renacuajos que tenían el mismo sueño que él. No tardó en demostrar que llevaba la velocidad en la sangre, y en 1994, cuando tenía 10 años, consiguió el subcampeonato del Campeonato de Madrid de minimotos. Le vino bien curtirse ante oponentes de mayor edad, y es que en las siguientes tres ediciones de ese certamen (1995, 1996 Y 1997) no tuvo rival y se proclamó campeón.

En el último de esos cursos, compaginó su participación con la Copa Aprilia en la categoría de 50 centímetros cúbicos, en lo que fue su paso a los circuitos de velocidad y a las motos de competición como tal. Lo cierto es que dejó una buena carta de presentación, ya que subió al podio en una ocasión y finalizó en 6ª posición en la clasificación, a pesar de haber empezado a correrla en una fase avanzada.

En 1998, ya cuando tenía 14 años, disputó la Copa Aprilia de 50cc de manera completa. Además, en aquella edición coincidió con pilotos que llegaron y triunfaron en el Mundial más tarde, como Joan Olivé y un tal Jorge Lorenzo. Fueron ellos los únicos que le superan, de forma que el balear se adjudicó el título. Su gran temporada llamó la atención de Alberto Puig, que le reclutó para la Movistar Activa Joven Cup del año siguiente.

En ese certamen pasó un tiempo, y volvió a coincidir en pista con gente importante, como Dani Pedrosa, al que en su primer año superó en la clasificación quedando en 5º lugar. Sin embargo, en el segundo año que corre aquí se lesiona, por lo que tuvo que conformarse con la 8º posición final y un único podio. Consciente de esa situación, Alberto Puig le promociona al Campeonato de España de 125cc, aunque como piloto reserva.

No lo tuvo fácil en el campeonato nacional, ya que el equipo con el que empezó la temporada, el Yamaha Belart, se tuvo que retirar a mitad de temporada por problemas económicos. A su rescate acudió Manuel Morente, a quien tuvo que agradecerle que pudiera acabar ese campeonato disputando las pruebas restantes de aquel certamen (2001).

2. Debut en el Mundial

Morente le vuelve a acompañar con todo su equipo en la edición 2002 del certamen español, además de tomar parte en varias carreras del Campeonato de Europa y del Mundial de 125cc, lo que fue su gran oportunidad para demostrar que seguía teniendo sitio en el motociclismo. Con Morente corrió junto a aquella moto que lucía el escudo de su equipo de fútbol favorito: el Atlético de Madrid. Tuvo cerca el título, y se lo jugó en la última cita de Valencia ante Héctor Barberá.

Sin embargo, una caída le dejó en bandeja el campeonato al corredor valenciano, y no dejó pasar la oportunidad. A pesar de ello, obtuvo buenos resultados en el certamen europeo, con un podio en Assen (3º) y una cuarta posición en Hungría. Y lo que es más importante: hizo su debut en el Mundial participando hasta en 4 citas como invitado.

Con otros colores, aunque sin “despegarse” del fútbol, conseguiría el Campeonato de España al año siguiente (2003) y participa en todas las pruebas del mundial a lomos de una Aprilia. Y es que el exfutbolista Clarence Seedorf le fichó para el equipo que tenía junto a Roberto Carlos, y casi sube al podio en Phillip Island (4º). No obstante, cosecha un total de 31 puntos que le valen la vigésima posición final.

Demostró un gran crecimiento en 2004, acabando séptimo y subiendo en varias ocasiones al podio, concretamente cuatro. Su gran curso hacía presagiar que en 2005 iba a estar en la pelea por el título, pero no fue así en absoluto. La estructura del Seedorf Team sufrió muchos cambios, empezando por el fabricante, que pasó a ser Honda, y su organización. Esto se tradujo en problemas mecánicos y en tiempos por vuelta lentos que le impidieron cumplir las expectativas.

alvaro-bautista-2003

3. Aspar le eleva al cielo

Tras ese nefasto año, Álvaro Bautista cambia de equipo y se marcha al Aspar Team, uno de los más fuertes de 125cc. El tiempo no tarda en darle la razón de su elección, ya que consigue su primera victoria mundialista en la carrera inaugural de Jerez (2006). Fue el preludio de una temporada excepcional, que no tuvo otro final que su título de campeón asegurado en Australia matemáticamente. No en vano, firmó 8 victorias, 14 podios y 8 pole positions.

La relación empezó tan bien que siguieron caminando juntos en el cuarto de litro, en 250cc. En la categoría intermedia hizo su debut el mismo año que Jorge Lorenzo reeditó el título de la campaña anterior (2007), pero no le impidió adaptarse a las mil maravillas ya que consiguió 2 victorias en Mugello y Estoril, y además subió 7 veces al podio. Eso le valió la 4º posición final y que muchos le vieran como futuro campeón.

Lo tuvo realmente cerca en 2008, mostrando una enorme regularidad merced a los 11 podios que consiguió, entre ellos 4 victorias. Sin embargo, caídas como las que sufrió en Jerez, mientras peleaba con Simoncelli, y en Mugello, le apartaron de la corona, que precisamente se adjudicó el italiano. Le faltó esa consistencia en 2009, la última antes de dar el salto a MotoGP y de convertirse en Moto2, y no pudo luchar hasta el final con Aoyama (campeón) y “Sic”. No obstante, se despidió con 2 triunfos y 10 podios en total.

4. Llega a MotoGP

Dado que la estructura de Aspar no tenía equipo en la categoría reina por aquel entonces, Bautista se une a Suzuki para hacer su debut en MotoGP. Con los japoneses lidia el proceso de adaptación, y en los dos años que estuvo, firmó tres 5º puestos como mejores resultados. Acababa con frecuencia entre los 10 primeros en las carreras, pero él quería más y ese plus no se lo podían dar allí.

La trágica pérdida de Marco Simoncelli en Sepang 2011 le abre las puertas del equipo satélite de Honda, el Gresini. Con aquella moto blanca brilló con luz propia, obteniendo sus primeros podios en Misano y Motegi, su primera pole en Silverstone bajo la lluvia y mostrándose sólido. De hecho, acabó 5º y 6º en sus dos primeras campañas. No volvió a mostrar un nivel tan alto, y se vio relegado a zonas más modestas de la clasificación en los tiempos venideros.

El cambio de Honda a Aprilia por parte del Gresini en 2015 hace necesario un tiempo de adaptación, lo cual le lleva a la cola. Al término de 2016, decide regresar al equipo Aspar, que ya contaba con equipo en MotoGP gracias a las monturas de Ducati. Mejoró sus resultados de los años previos, regresando en varias ocasiones a esa zona noble en la que vivió instalado un tiempo. Además, probó la Ducati oficial en el GP de Australia 2018 para sustituir a Jorge Lorenzo por lesión, consiguiendo un cuarto puesto que le devolvió, por un día, con los mejores.

5. Una nueva vida en Superbikes

Tras el final de 2018, se quedó sin equipo en MotoGP, pero Ducati le encontró hueco en el Mundial de Superbikes. Con la marca italiana tuvo un debut increíble, ya que fue subcampeón en su temporada de rookie solamente superado por el norirlandés Jonathan Rea. A pesar de su buen desempeño, se marcha a Honda para correr con ellos en 2020 y 2021, pero la casa del ala dorada no le da una moto ganadora y acabó regresando a la fábrica de Borgo Panigale.

Y en 2022 llegó su gran momento, y es que se proclamó campeón de Superbikes subiendo al podio en todas las carreras menos en dos, reivindicándose a sus casi 38 años y demostrando el gran piloto que sigue siendo. Y es que han sido varias las ocasiones en las que ha declarado no entender cómo ahora ganan tantos pilotos distintos en MotoGP y en su época él no fue capaz de ganar nunca. ¿Qué pasaría ahora si volvieses? En cualquier caso, su historia deja claro que hay vida más allá de la categoría reina del motociclismo.

alvaro-bautista-motogp
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies