Carlos Sainz: biografía de “El Matador”

El bicampeón mundial de Rallyes y tricampeón del Dakar ha vivido un sinfín de historias a lo largo de su dilatada carrera deportiva, con algún momento de mala suerte recordado. Aquí está la biografía de Carlos Sainz, alias, El Matador.
carlos-sainz-biografia

El inicio de 2022 supone una nueva edición del Rally Dakar que tendrá lugar desde el 1 hasta el 14 de enero. La carrera más exigente del automovilismo contará otra vez más con Carlos Sainz, que ya se ha proclamado vencedor sobre el desierto hasta en tres ocasiones y que se dará una oportunidad junto a Audi en un coche híbrido.

No obstante, El Matador ha regalado momentos para la historia a lo largo de su larguísima carrera deportiva que aún continúa, a pesar de encontrarse en una edad a la que muchos ya hubieran colgado el casco. Por todo lo que supone para el automovilismo español, en TopDriverz vamos a repasar su carrera deportiva y aspectos no tan conocidos de su vida.

Biografía de Carlos Sainz padre

Tras esta introducción para poner un poco en contexto lo que representa Sainz, es el momento de ir al grano y adentrarse de lleno en sus comienzos, sus logros y algunos detalles que le definen.

Comienzos

Carlos Sainz nació en Madrid el 14 de abril de 1962 en el seno de una familia acomodada, ya que su padre, Antonio Sainz Rebollo, fue cónsul honorario de Bolivia. Es el pequeño de cuatro hermanos: Carmen, Elena, Antonio y él. Aunque esto no es muy conocido, durante su adolescencia se proclamó campeón de España de squash hasta en dos ocasiones.

Sus inicios en el automovilismo no fueron tan tempranos como el caso de otros pilotos, pero su hermano fue quien le animó a tomar ese camino gracias a que él ya estaba vinculado a este mundillo. Una aventura que empezó con 18 años recién cumplidos cuando su padre le regaló un Renault R5 y con el que pretendía competir. Su amigo Juanjo Lacalle, que también le había animado a lanzarse al mundo del motor, le acompañaría en sus primeras carreras como copiloto.

La primera fue el Rally Shalymar que se disputaba en su Madrid natal en diciembre de aquel 1980. No obstante, como él estaba estudiando Derecho y Lacalle trabajaba como director de marketing en una cadena de hoteles, la financiación y el tiempo que podían dedicar a la preparación eran escasos. A su coche le pusieron barras antivuelco de segunda mano, cinturones de seguridad, amortiguadores y frenos. Aprovecharon las notas de su también amigo Juan Carlos Oñoro que había tomado en sus anteriores participaciones para tener unas referencias de los tramos que se iban a encontrar.

Finalizaron en la posición 23 y sin ningún incidente que lamentar, lo que sorprendió a Lacalle teniendo en cuenta que era la primera carrera en la que participaba Sainz. Al año siguiente se inscribieron en la Subida a la Silla de Felipe II, también en la Comunidad Autónoma de Madrid, en la que acabaron en la quinta plaza, lo que despertó la sorpresa y el interés de los medios de comunicación, tanto sobre Carlos como sobre su hermano Antonio, que quedó segundo.

carlos-sainz-1980

La Copa Seat Panda fue el siguiente objetivo que se marcaron, para la cual se encontraban con el mismo problema económico, por lo que se inscribieron en el mínimo número de citas obligatorio y que su bolsillo les permitía correr, que fueron cuatro. Increíblemente, ganaron todas, y además la última de Shalymar puntuó doble, por lo que se hicieron con el certamen. Este éxito les valió para ganarse la confianza de la escudería española Meycom, con quien hicieron un programa anual para asistir a las distintas competiciones y financiarlas con los premios que consiguieron.

Los circuitos también eran un atractivo aliciente para Sainz, por lo que reservó el Renault que le había regalado su padre para competir en la Copa Renault Iniciación, que constaba de tres pruebas y de las que nuestro protagonista tomó parte en las que se corrieron en territorio español: Calafat (Tarragona) y el del Jarama (Madrid). Ganó en el primero de ellos y acabó subcampeón. En 1982 entró a formar parte oficialmente del equipo Seat tras ganar a otros pilotos en una carrera celebrada en la estación de esquí Isola 2000 y con quien competiría aquel año.

Como novedad, la Copa Renault Iniciación la corrió sin autofinanciación, saliendo además campeón merced a sus cinco triunfos en siete carreras. Ello le valió la confianza de la marca francesa para disputar rallyes también, además de la Copa Nacional, con un R5 Turbo de 200 CV que le guió hasta la victoria en el Campeonato de Castilla, por delante de su hermano precisamente. Sin embargo, la temporada no tuvo el mejor final ya que su copiloto Juanjo Lacalle decidió retirarse de la competición tras el accidente que sufrieron en Shalymar a causa de un vuelco.

A pesar de ello, fue subcampeón del Rallysprint organizado por la Federación Española y ganó sobre los trazados la Nacional de Renault. Este último hito le llevó a competir en el Festival de la Fórmula Ford como representante español y llegó a cuartos de final con su monoplaza. Otra nota negativa fue su quinta plaza en las 2 horas del Jarama, que era la fiesta final de la marca de los rombos.

Repitió programa con ella en 1984 para reeditar título en el Campeonato de Castilla, hacer quinto en el Rally RACE, correr los Critérium Luis de Baviera y de Guilleries, debutar acabando segundo en el Rally de Cataluña con Opel gracias a General Motors tras su buen hacer en el primero de estos y ganar el Rally Valeo con Renault. Abrió fronteras en el extranjero gracias a Ford con la Fórmula 2000, quien le había apoyado para correr en circuitos nacionales, así como patrocinadores de la talla de la marca de tabaco Marlboro y el periódico ABC.

carlos-sainz-joven

Campeonato de España de Rallyes

En 1985 debutó como piloto oficial en el Campeonato de España de Rallyes gracias a Renault, con quien saboreó varias victorias hasta conseguir el subcampeonato, solamente superado por Salvador Serviá tanto aquel curso como el siguiente. La dedicación que suponía su compromiso con la firma francesa le privó de más citas sobre asfalto, ya que tan solo corrió los 500 kilómetros del Jarama, donde terminó abandonando por una avería.

carlos-sainz-españa

Llegada al WRC

En 1987 ficha por Ford tras la prohibición de los vehículos B y el ofrecimiento de participar en el campeonato del mundo de la especialidad: el World Rally Car. El gran día de Sainz llegó en la segunda cita mundialista disputada en Portugal. Su debut fue perfecto ya que marcó el mejor tiempo en el tramo inaugural del circuito de Estoril, pero tuvo que abandonar finalmente cuando iba tercero en la general a causa de una rotura en el turbo.

Sus primeros puntos los obtuvo en Córcega durante el Rally de Francia tras acabar en séptima posición. Por si fuera poco, logró una gran remontada en el Campeonato de España que le llevó hacia el título por primera vez tras años de infortunio y sinsabores consiguiendo siete victorias. Antonio Boto, que fue su copiloto desde que Lacalle abandonase, se marchó a Opel para ser su director deportivo.

Su sustituto fue el compañero de viaje más ilustre que ha tenido Sainz siempre: Luis Moya. Con su nuevo inseparable revalidó el certamen nacional al año siguiente y disputó varias citas mundialistas, nuevamente en Córcega para acabar quinto y mejorar el resultado del año previo, sexto en Finlandia, quinto otra vez en San Remo (Italia) y séptimo en el Rally de Cataluña que puso el broche final al campeonato. También hizo aparición en el Campeonato de España de Rallyes de Tierra, pero con discretos resultados.

El gran resultado cosechado en el país transalpino, gracias también al liderato en tramos nocturnos y al comienzo de las pruebas, llamó la atención de Toyota, que le ficharía para la temporada siguiente como piloto oficial. Sainz y Moya jugaban el papel de tercer coche con un Toyota Celica, lo que no impidió que lograran sus primeros podios en Finlandia, Italia y Gran Bretaña. Eso no fue más que la antesala a su primer gran hito: el título mundial de 1990. Se convirtió en el primer español en conseguirlo gracias a sus cuatro triunfos.

carlos-sainz-1992

Al año siguiente no pudo revalidar la corona ante el finalndés Juha Kankkunen, que corría para Lancia. No obstante, en 1992 firmó el bicampeonato nuevamente con Toyota, aunque su Celica estrenaba carrocería. Su sprint final de campeonato fue increíble y ello le valió tal logro. No obstante, al final de aquel curso se marchó a Lancia, con quien correría tan solo en 1993 tras un discreto octavo puesto final. Al año siguiente fichó por Subaru, con quien fue subcampeón dos veces (1994 y 1995). Fichó por Ford para luchar por el campeonato hasta el final en 1996 y 1997 con Tommi Makinnen y Colin McRae.

Se suele decir que segundas partes no son buenas, pero aún así regresó a Toyota en 1998, con ese final tan cruel que le apartó de su tercer título con una avería de su Corolla a tan solo 500 metros de la línea de meta en el rally de Gran Bretaña y ese “trata de arrancarlo Carlos” de Luis Moya que es historia del deporte. Regresó a Ford en 1999 ya que la marca japonesa prefería centrar sus esfuerzos en la Fórmula 1. Con su Focus se siguió mostrando competitivo, pero no llegó a estar cerca del tricampeonato. Por si fuera poco, en 2002 se separaron los caminos de Sainz y Moya.

El último equipo de rallyes de Sainz fue Citroen, con quien aceptó bajarse notablemente el salario, y donde estuvo acompañado por Marc Martí, que había sido copiloto del también participante del WRC Chus Puras. Volvió a ganar citas y estableció el récord en 25 triunfos, llegó líder a falta de dos fechas, pero la mala suerte le volvió a privar de la gloria con un séptimo puesto en Cataluña y abandono en Gran Bretaña. Petter Solberg lo aprovechó para proclamarse campeón.

El Dakar

Tras alejarse de los rallyes con motivo de su retirada a finales de 2004 y participaciones puntuales por petición de Citroen, decidió abrirse otros caminos. De hecho, se llegó a presentar a las elecciones a la presidencia del Real Madrid en 2006. No obstante, ese mismo año debutó en el Rally Dakar, que por aquel entonces aún se corría en África, de la mano de Volkswagen con un Touareg. Ganó cuatro etapas y finalizó en undécima posición.

Mejoró su resultado en la siguiente edición (2007) con cinco triunfos y una novena posición final que no fue algo mejor por los problemas mecánicos que aparecieron. En 2009, ya en Sudamérica, fue un accidente al caer por un barranco de cuatro metros de altura quien le privó de la gloria a tres días del final, y eso que había ganado 6 de las 10 primeras citas.

No obstante, en 2010 ni esos fantasmas pudieron con él y por fin cantó victoria, siendo también el primer español en hacerlo en coches. Algo que repetiría en 2018 con Peugeot y en 2020 con Mini en Arabia Saudí. Este último triunfo coincidió con su obtención del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes y su nombramiento por los fans del WRC como el mejor piloto de la historia. En 2022 se estrena con Audi sobre un RS Q e-tron híbrido para seguir ampliando su leyenda con 59 años. Un mito.

carlos-sainz-dakar
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies