ç

8 Marcas de coches que ya no están en la F1 (y su historia)

Audi ha sido la última en animarse a dar el salto al Gran Circo y espera que con mejores resultados que las protagonistas de este post. Veamos marcas de coches que han desaparecido de la Fórmula 1.

marcas-coches-ya-no-estan-f1

Participar en el Mundial de la Fórmula 1 implica una gran inversión económica por parte de las compañías automovilísticas. Al fin y al cabo, cualquier componente de los monoplazas, por mínimo que parezca, cuesta varios miles de euros adquirirlo y repararlo. No obstante, la notoriedad y el posicionamiento que supone en caso de éxito es un auténtico pelotazo.

Como en otras ocasiones anteriores hemos visto, especialmente en los textos referidos sobre curiosidades de algunas marcas, la competición se ve como un escaparate para mostrar su potencial y atraer, indirectamente, clientes. Dicho esto, en TopDriverz vamos a hablar de marcas de coches que estuvieron pero que ya no están en la F1. Audi es la última en dar el paso tras adquirir Sauber, pero antes que ella estuvieron muchas otras con distinta suerte.

Unas dejaron mejor recuerdo que otras: 8 marcas de coches que ya no están en la F1

Tras haber procedido con la introducción de rigor para poner todo en contexto, es el momento de ir al grano y hablar de 8 marcas de coches que dejaron un grato o discreto paso por la categoría reina del automovilismo. Los no tan jóvenes os acordaréis de la mayoría, los más precoces de algunas pocas, pero a buen seguro que lo que leeréis os va a sorprender.

1. Toyota

Toyota tuvo escudería propia en el Mundial de la Fórmula 1 entre los años 2002 y 2009. Además, también actuó como proveedor de motores, pero los efectos de la crisis económica surgida en 2008 se cobró la presencia de la casa japonesa en el campeonato. Sus monoplazas rojiblancos nunca fueron ganadores, aunque sí consiguieron varias pole positions y podios.

Entre esas poles, la de Jarno Trulli en el Gran Premio de Estados Unidos que solamente contó con los monoplazas que calzaban neumáticos Bridgestone (2005), por lo que ahí se escapó quizá la primera victoria de su vida. Sus mejores resultados en carrera fueron precisamente dos 2º puestos en el curso 2005 en los trazados de Sepang (Malasia) y de Sakhir (Bahréin) gracias al buen hacer del corredor italiano.

toyota-f1

2. BMW

A diferencia de Toyota, BMW nunca ha tenido equipo propio en la F1 de manera regular, decimos regular porque en los primeros pasos del Gran Circo sí estuvo presente en algunas carreras, aunque rigiéndose bajo las normas de la Fórmula 2. Como motorizadores, los de Múnich sí que consiguieron acuerdos y logros importantes: impulsaron los chasis de los Brabham entre 1982 y 1987 con Nelson Piquet campeón (1983), llevó a Williams a codearse con los grandes y a Sauber a su única victoria con Robert Kubica en el GP de Canadá de 2008.

Entre medias, también abasteció a Arrows, Benetton y Ligier, aunque cosechando resultados más discretos. La inadaptación de la mecánica de los monoplazas de Sauber al reglamento de 2009 provocó pobres resultados y, finalmente, la salida de BMW de la Fórmula 1.

BMW

3. Peugeot

La marca del león también decidió probar suerte entre los grandes en el Gran Circo. Peugeot formó parte del campeonato primero como proveedor de motores entre 1994 y 2000: empezó a lo grande su andadura aliándose con una escudería histórica como Mclaren, después pasó a ayudar a Jordan y finalmente caminó de la mano del Gauloises Prost, la estructura que creó la leyenda Alain Prost.

Al igual que pasó con varias marcas de las ya explicadas, consiguió varios podios durante su periplo: 8 con Mclaren en la temporada de su debut (1994) y 5 con Jordan. Sin embargo, los discretos resultados que obtuvo en el trienio final con su equipo compatriota les invitó a pensar en otros horizontes, como el Mundial de Rallyes (WRC) en el que tanto brillaron o el Dakar, que también les reportó éxitos.

Peugeot

4. Ford

Más larga fue la estancia de Ford en el Mundial de la Fórmula 1, aunque estuvo tanto como equipo como proveedor de motores. En la década de los 60´ empezó su vínculo con el campeonato, ocurrió una vez que se alió con Cosworth para que modificase sus propulsores especialmente confeccionados para competir. Desde entonces, de esa alianza se nutrieron muchísimos equipos, que aprovecharon su diseño y menor peso para contrarrestar la potencia de otros motores más potentes y campeonar.

Los 80´ pusieron fin a su éxito con la aparición de los motores turbocompresores y Ford daría un nuevo paso en los 90´ asociándose con Stewart, el equipo del campeón Jackie Stewart con aquellos monoplazas blancos. Más tarde, Ford compró el equipo y empezó a competir bajo el nombre de Jaguar Racing con color verde hasta 2004.

Ford

5. Porsche

Porsche es una de las marcas que suena para regresar a la Fórmula 1 en los próximos años, y de hecho en un principio iba a ser una realidad de la mano de Red Bull, pero la escudería energética no quería ceder el control a la casa germana. No obstante, hay que decir que ya estuvo en el Gran Circo entre 1957 y 1962, proporcionando monoplazas y todo.

En ese lustro, consiguió solamente una victoria, la de Dan Gurney en el Gran Premio de Francia (1962) al volante del Porsche 804. En los 80´ ya regresó, concretamente en 1983, cuando lo hizo bajo el nombre de TAG y también estableció alianza con Mclaren para proporcionarle sus motores en 1984 y 1985, que les llevaron a dos títulos de campeón y un total de 25 victorias. Si se confirma su retorno y reedita algo de lo que hizo, seguro que el público disfrutará.

Porsche

6. Maserati

Aunque pueda parecer que no, por su larguísima ausencia, Maserati fue una de las marcas que participaron en la primera edición del Mundial de la Fórmula 1 en el año 1950. Se tomó un año sabático y, después, empalmó varios cursos desde 1952 hasta 1957. En medio de ese periodo, cabe destacar una circunstancia curiosa, hoy impensable. Juan Manuel Fangio se proclamó campeón del mundo en 1954 tras disputar las 3 primeras citas de la temporada con la marca italiana y, posteriormente, correr con Mercedes.

Los problemas económicos que sofocaban a Maserati terminaron empujándolo a abandonar el certamen como equipo tras la edición de 1958, y eso que aún su 250F era competitivo. Se reinventó como motorizador en los 60 ́ gracias a Cooper y equipos más pequeños, llevando a esa estructura a 2 victorias y al 3º puesto de constructores de 1966 y 1967. En 1969 se produjo su adiós definitivo.

Maserati

7. Lamborghini

Otra marca italiana de superdeportivos que hizo sus pinitos en la categoría reina del automovilismo es Lamborghini. No obstante, se lanzó a la aventura bastante más tarde que Maserati, ya que estuvo entre los años 1989 y 1993. Con su motor V12 a bordo, su mejor resultado fue un 3º puesto en el Gran Premio de Japón de 1990 sobre el trazado de Suzuka.

Su rol más habitual fue el de proveedor de motores, y trabajó codo con codo junto a las escuderías Ligier, Modena, Minardi, Lotus y Larousse. Quién sabe si la casa de Sant'Agata Bolognese decidirá redimirse y ganarse un papel protagonista en la parrilla como pretende Audi.

Lamborghini

8. Lotus

Lotus fue todo un referente en la Fórmula 1 por las innovaciones técnicas que aportó al campeonato especialmente durante su primera estancia entre 1958 y 1994. Surgió como equipo una vez que su fundador, el ingeniero inglés Colin Chapman, separase la escudería de la marca. Fue el primero en usar el chasis monocasco en 1963 y el efecto suelo en 1978, entre otros grandes avances.

Asociándose al nombre de esta marca de superdeportivos, tocaron la gloria campeones como Jim Clark, Emerson Fittipaldi y Jochen Rindt. También corrió Ayrton Senna con aquel monoplaza negro con publicidad dorada antes de que se despidiese de 1994. Volvió en 2010 con un representante anglo-malayo que no hizo honor a su historia, ya que no fue capaz siquiera de puntuar con frecuencia. En 2012 se alió con Renault y pudo saborear algunas victorias con Kimi Raikkonen.

Lotus

¿Cuánto dinero hay que invertir para entrar en la F1?

Con el Acuerdo de la Concordia suscrito por todos los equipos que compiten en el campeonato actualmente, se estableció una cláusula por la que si, una nueva escudería quisiera entrar, tendría que abonar una cantidad de dinero que se repartiría entre los 10 que ya están, que sería de unos 200 millones de dólares, cifra adelantada por Günther Steiner, team principal de Haas, y confirmada después por Zak Brown (Mclaren) en una entrevista concedida a RACER.

Esos 200 millones de dólares se exigen en pos de garantizar que el proyecto entrante es sostenible y que compense su irrupción a los que ya están. Eso sí, aquí no acaba la cosa, porque también hay que contratar a una inmensa cantidad de personal y adquirir recursos técnicos que le lleven lo más alto posible en cada gran premio. Los derechos comerciales acordados en su contrato son prácticamente el primer retorno de la inversión junto al premio económico por la clasificación final.

No obstante, desde 2021 todos los equipos tienen limitado el presupuesto a ejecutar en 145 millones de dólares, por lo que en caso de pasarse (cómo le ocurrió a Red Bull y Aston Martin) reciben una sanción económica y relacionada con el rendimiento de sus monoplazas limitando sus pruebas durante el invierno por ejemplo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies