Neumáticos de invierno vs cadenas: ¿qué son y para qué sirven?

La conducción invernal por determinados sitios produce miedo y temor a muchos conductores. Por ello, es importante entender las características de los neumáticos de invierno y de las famosas cadenas.
Neumáticos invierno cadenas

A no ser que decidas conducir campo a través de una montaña nevada o atravesar un lago helado, la conducción por carretera en invierno puede ser muy segura. Simplemente hay que conocer qué instrumentos tenemos a nuestra disposición para hacerla segura.

Como muchos conductores no están habituados a conducir en estas condiciones, los que serán nuestros dos mejores aliados los conocemos poco: ¿neumáticos de invierno o cadenas? ¿Cuál es mejor? No perdamos la calma. No se trata de qué es mejor, ya que cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes. De hecho, dependerá del tipo de conducción que practiques y del tipo de carreteras por donde se circule. Así que en este artículo analizaremos en qué condiciones es válido uno y en cuáles el otro.

Las cadenas de nieve en algunos países como España es obligatorio llevarlas en el coche. Aún así, hay muchos conductores que ni siquiera las tienen en casa, así que no está mal recordar su obligatoriedad. Los neumáticos de nieve están regulados de forma muy diferente por las direcciones de tráfico. Aquellos países con predominancia de montaña como Andorra ya han legislado que es obligatorio llevarlos en una época determinada. Su experiencia será clave para ver una evolución en las legislaciones mundiales de tráfico.

Antes de empezar, debemos aconsejar al conductor que, escoja la opción que escoja, se asegure que la calidad del neumático o de las cadenas sea la óptima, porque, en estas situaciones, la mala calidad de un producto podría tener un desenlace fatal.

¿Qué son los neumáticos de invierno?

Dentro del desconocimiento general sobre este tema, hay algunas ideas extendidas que no son ciertas. Hay conductores que creen que los neumáticos invernales solo sirven para circular por una carretera nevada, pero eso no es cierto. Se pueden equipar al principio de la temporada invernal y mantenerlos hasta al final. Si tienes pensado viajar o habitar en zonas frías, anticiparse colocando ya los neumáticos invernales te dará un plus de seguridad.

El diseño del dibujo de los neumáticos de invierno facilita la evacuación del agua y su compuesto, con predominio del sílice, responde mucho mejor ante la bajada de temperaturas, porque la goma no se endurece como en los neumáticos normales. Además, unas láminas en sus tacos mejoran la adherencia en nieve y sus flancos más elásticos permiten mayor superficie de contacto con el piso.

Si examinamos sus ventajas, podemos destacar que las ruedas invernales son excelentes para toda la temporada de frío. Una vez las colocas, ya tienes todo el trabajo hecho y no te tendrás que preocupar por poner cadenas de nieve. Esto no es todo: la conducción en frío se vuelve muy cómoda y el tema de la frenada, una de las grandes preocupaciones de los conductores, queda resuelta: el neumático genera una gran eficacia en la frenada. Por ejemplo, una rueda de invierno a la temperatura de 0º C puede llegar a reducir hasta un 22 % la distancia de frenado. Tampoco interfiere con el ABS o el ESP.

Podemos ver que la seguridad que nos dan es muy grande. ¿Cuáles son los problemas? La desventaja principal de esta tecnología es que es menos económica, claramente, que las cadenas de nieve. Ya de por sí, un neumático de invierno es un 10% más caro que un neumático convencional. Además, hay que tener en cuenta que no todas las ruedas de invierno permiten circular sin las cadenas.

Neumático invierno

Porque no hay que confundir neumáticos de invierno con M+S (Mud & Snow) o barro y nieve, que montan muchos todoterrenos de serie. El dibujo y composición de los M+S les permiten enfrentarse a terrenos muy variados en invierno y en verano. Su dibujo más profundo proporciona mayor agarre respecto a los convencionales, pero sólo si incorporan también el símbolo de neumáticos de invierno podrán sustituir legalmente a las cadenas en condiciones de nieve o hielo. Es decir, que a las siglas M+S deben incorporar un símbolo de una montaña de tres picos y un copo de nieve en su interior que les diferencia del resto.

Otra cuestión importante es la del espacio y el mantenimiento. Solo son recomendables entre octubre y marzo, ya que cuando aumentan las temperaturas pierden su eficacia y el desgaste es mayor. Además, su vida útil es mucho menor. De hecho, la profundidad de su dibujo en la rueda no debería ser inferior a 4 mm nunca. Estas ruedas van a ocupar mucho espacio cuando no estén en uso y con el tiempo pueden resecarse y perder las propiedades íntegras. En el caso que no tengamos espacio para almacenar los neumáticos, podemos dejarlos en el mecánico. Este servicio, que se llama popularmente “guardería de neumáticos”, aunque no es todavía muy conocido, está más extendido de lo que parece, y seguro que nuestro taller de confianza nos informará sin problemas.

¿Qué son las cadenas de nieve?

Es la opción más económica. Cada vez más hay en el mercado modelos y tipos diferentes, pero, en esencia, todas son iguales. Y repetimos que es la opción más económica porque hay personas que prefieren invertir lo mínimo en seguridad. Además, se deterioran con dificultad, así que su vida útil es muy larga, se utilizan poco o mucho. Y ocupan poco espacio en el coche. Estas cualidades las hacen muy atractivas, pero debemos tener muy claro en qué casos se pueden utilizar. Las cadenas se utilizan únicamente para unas situaciones concretas, específicamente, para cuando la vía tiene un exceso de hielo o de nieve.

Las cadenas están muy bien para decir que las tienes y bromear sobre el momento en que las tendrás que poner. Porque aquí está el problema: poner las cadenas. El montaje no es una cosa tan sencilla como podría parecer. Uno tiene que detener el vehículo y asegurarse de que se están poniendo de forma adecuada. Todo esto normalmente bajo unas condiciones climáticas adversas, como con un frío terrible o en medio de una nevada. O quizá haya un agente de policía mirándote con una sonrisa burleta.

No es cuestión de ponerse nervioso cuando se colocan las cadenas, porque montarlas mal puede provocar averías en el coche y dificultades al conducir. No todos los coches pueden montarlas con lo que tendrás que revisar el manual de tu coche. Y otro problema no menos importante es que la eficiencia en la frenada es peor que en los neumáticos invernales y pueden interferir en exceso con el ABS.

Cadenas

Neumáticos de invierno o cadenas: ¿con cuál me quedo?

Si tu previsión para la temporada de invierno es transitar por zonas frías con asiduidad, ya sea porque vives en ellas o porque quieres pasar un tiempo allí, lo más recomendable es calzar unos neumáticos de invierno. Son más caros, sí; no sabrás dónde dejarlos el resto del año, sí. Durante el verano vas a lamentar haberlos comprado porque te has gastado el dinero para helados en unos neumáticos, sí.

Pero durante el invierno tu percepción va a cambiar completamente. Ganarás en confort y seguridad en la carretera. Piensa que la conducción con estos neumáticos es mucho más natural que con las cadenas. Según una infografía informativa de la DGT, la distancia de frenado yendo a 50 km/h en nieve con estos neumáticos a 7º C es de 32 m contra los 63 m de los neumáticos normales.

Increíble, ¿verdad? Los avances tecnológicos dan sus frutos, pero eso no es todo: a 7º C en carretera mojada, yendo a 80 km/h, la distancia de frenada es de 34 m contra los 40 de los normales. Esto quiere decir que, en aquellas situaciones complicadas en que no hayamos puesto las cadenas, los neumáticos de invierno nos van a dar mucha seguridad.

Existen tramos de autopista en algunos países donde está prohibido usar cadenas – en nivel de circulación rojo – y solo se autoriza el uso de neumáticos de invierno. Estas circunstancias se suelen informar a través de paneles informativos. Cuando hagamos una ruta, es bueno anticiparse y mirar si los organismos oficiales prohíben el uso de cadenas o no por allí donde tengamos que pasar. Evitaremos tener que quedarnos parados.

Evidentemente, si vives en un ambiente cálido incluso en invierno, como podría ser una ciudad costera, y solo quieres ir puntualmente a la montaña, puedes obviar la compra de unos neumáticos y llevar unas cadenas en el coche. Como siempre en esta vida, ser prevenido es bueno y algunos especialistas recomiendan llevar las dos tecnologías, una, equipada, y la otra, en el maletero. Aún así, nosotros recomendamos además hacer cursos de conducción sobre nieve o hielo, porque todo instrumento pierde valor si no se sabe usar correctamente.

Unos neumáticos o unas cadenas no sirven para mucho con una mala conducción. Y, sobre todo, no cometer la imprudencia de lanzarse a la carretera o proseguir un viaje cuando las condiciones de la carretera sean totalmente impracticables.

Poner cadenas
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies