Dar el coche viejo como entrada para uno nuevo: ¿es buena idea?

Algunos concesionarios aconsejan dar tu coche viejo como entrada para comprar uno nuevo. ¿Es algo recomendable? Vamos a analizar los pros y contras de una decisión así.
Dar coche viejo como entrada

Cada coche tiene dos vidas: la primera es la vida útil en la que el coche da un rendimiento de calidad, sin demasiados problemas mecánicos y manteniendo el confort en el interior. Los años y el kilometraje nos pueden servir de guía para valorar si el automóvil sigue en este estado, pero es el conductor quien determinará finalmente que no da para más y que le conviene comprarse un vehículo nuevo. La segunda vida empieza cuando vendes el coche viejo y alguien lo aprovecha y lo exprime hasta que no queda más remedio que irse al desguace.

La tendencia actual es dar el coche viejo como entrada para comprar uno nuevo. Los concesionarios exigen este paso si queremos acceder a una rebaja sustancial del precio. Las administraciones también suelen incentivarlo a través de programas de ayudas económicas. La pregunta, pues, es obligada: ¿es una buena idea? Vamos a analizarlo.

¿Qué opciones tengo para vender mi coche?

Si ya tenemos decidido que vamos a vender nuestro coche, ya sea por motivos económicos, ya sea porque no le vamos a dar más utilidad, tenemos 2 opciones para venderlo. La primera es acudir al mercado de segunda mano para que nos lo compre un particular. No hablaremos de venderlo a un concesionario de coches usados porque, por la misma tasación, nos sale más a cuenta darlo al concesionario del coche que queremos comprar. Así, normalmente lo que se hace es poner un anuncio en algún portal como Milanuncios a ver si conseguimos completar la transacción con éxito. La segunda opción es entregarlo al concesionario.

Cada concesionario tiene su propia manera de funcionar, pero, en líneas generales, pueden pasar 3 cosas: que te compren directamente el coche viejo y hagan el cambio de titularidad, haciéndote un descuento en el precio final del coche nuevo; que se lo queden, lo tasen con un precio fijo que se descuenta del nuevo, pero sin hacer el cambio de titularidad con el fin de hacerlo solo al venderlo a un tercero; y que se queden el coche en depósito a la espera de comprador, pero que no te adelanten el dinero. Las 2 primeras opciones no distan mucho entre sí, ya que nosotros ya hemos aceptado desprendernos del vehículo.

Que no te adelanten el dinero, en cambio, no es una opción que nosotros recomendemos aceptar y, sobre todo, no firmes ningún contrato que incluya la exclusividad de la venta por parte del concesionario porque, si encontramos un comprador por nuestra cuenta, tendremos que pagar una comisión al mismo concesionario.

Vender coche

¿Qué ventajas tiene entregar el coche viejo al concesionario?

La principal ventaja que tiene dar el coche al concesionario es que no tendremos demasiadas complicaciones. Es la forma de hacer la venta más rápida y directa. Si, cuando hemos decidido qué coche comprar, hemos asumido pagar un precio determinado por él sin contar con los descuentos, cualquier rebaja nos parecerá adecuada. Además, no todo el mundo tiene la paciencia y la habilidad para desenvolverse en el mundillo de la compraventa de segunda mano, con lo que ya se aseguran la venta.

Recomendamos hacer el cambio de titularidad inmediatamente, con lo que nos quitamos todo peso de encima. El concesionario, por su lado, querrá jugar sus cartas y buscar lo mejor para él, pero como la transacción beneficia a ambos, tendrá que ser flexible con sus condiciones.

Precio de venta más bajo

Y, ¿por qué es tan rápido este proceso? Evidentemente, porque las dos partes se ahorran los dos procesos más fatigosos, que son la tasación y la negociación. Hay una tasación, claro, pero no será ni imparcial ni totalmente meticulosa, simplemente, se ofrecerá por parte del concesionario un precio aproximado tirando siempre a la baja. Nosotros, como antiguos propietarios, no podemos negociar ni cuestionar las cifras, porque es el precio a pagar para tener una venta rápida, como hemos visto en el punto anterior.

Si este coche viejo ya tiene sus años y/o mucho kilometraje, ya casi ni vale la pena plantearse buscar otra tasación en el mercado de segunda mano. No obstante, si el coche está en un estado aceptable y puede tener buena imagen para potenciales compradores, entonces nos tendremos que plantear cuál es el precio justo por él.

¿Cuánto vale mi coche?

Hay muchas maneras de obtener una tasación de tu vehículo. Hay muchos portales web que ofrecen este servicio de forma gratuita. Deberemos comparar unos cuantos para obtener datos fidedignos. En algunos países, ciertas asociaciones como la Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor) elaboran cada año un listado con los precios de venta de todo tipo de vehículos. Son precisamente estos listados oficiales los que usan los concesionarios para aplicarte el descuento en el coche nuevo.

Si optamos por vender nuestro coche en internet, nos regiremos por la ley de la oferta y la demanda. Será el comprador quien determine si el precio que pides es justo o no. No deja de ser un poco una lotería, así que, si queremos sacar un buen dinero, deberemos ser pacientes. Incluso deberemos considerar la posibilidad de guardar el coche viejo en el garaje y esperar a que se revalorice. Pero todo esto requiere tiempo y, si no lo tenemos porque nos urge el dinero, deberemos aceptar el precio del concesionario.

Los coches en mal estado, al desguace

Es probable que, si el coche que queremos entregar es muy viejo o está en mal estado, el concesionario nos diga que lo llevarán directamente al desguace. En este caso, el descuento que nos puedan hacer será muy bajo o inexistente.

Desguace

Plan de ayuda de las administraciones

En los últimos años, para incentivar las ventas de la industria automotriz las administraciones promueven planes de ayudas económicas para los consumidores. Estas ayudas son rebajas en los precios, más o menos cuantiosas, pero están sujetas a algunas condiciones. Ahora, por ejemplo, van muy encaminadas a la compraventa de eléctricos o híbridos. En todo caso, se suele exigir que el cliente entregue su vehículo viejo al concesionario para ser achatarrado. Eliminando los coches antiguos, se elimina la oferta de segunda mano y la edad del parque móvil se rejuvenece.

Estos planes están pensados para ser atractivos y rentables para la gente, así que, si alguno está vigente en el momento de la compra, no debemos dudar demasiado: entregar el coche antiguo es una buena opción.

Más ahorro si es de la misma marca

Algunas marcas como Opel (por poner solo un ejemplo) apuestan por crear una red de fidelización del cliente. Las firmas promueven que te vuelvas a comprar un coche suyo, ofreciendo descuentos al entregar el coche viejo de la misma marca. Estamos en lo mismo de antes: debemos valorar si el coche vale más de lo que nos ofrecen como rebaja. Pero conocemos muchos casos de personas que ya forman parte de esta red de fidelización y, por tanto, no les importa confiar plenamente en su marca de referencia.

Trámites y papeleo

Por último, tenemos que hablar de algunos trámites importantes. Si eres autónomo, deberás emitir una factura con IVA al entregar tu coche. En el caso de que seas un particular, el concesionario emitirá una factura de compra sin el IVA correspondiente, pero con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Deberemos ser meticulosos en el aspecto de las facturas porque, si no, podríamos recibir una multa de Hacienda.

Si el concesionario se queda finalmente el coche en depósito, se recomienda hablar con nuestra aseguradora para que nos congelen la póliza de seguro mientras no tenemos el coche nuevo. Las aseguradoras ya están habituadas a este tipo de acciones y, por ley, tienes hasta un mes para mantener la parte no consumida de la prima del seguro del coche viejo.

Y si el coche se queda en depósito, pero sin el cambio de titularidad, debemos exigir una serie de garantías al concesionario, ya que el coche sigue siendo nuestro. Primero, nos tienen que hacer un contrato de depósito por escrito con los datos exactos del coche (esto incluye el kilometraje). Después, tienen que dejar por escrito que tienen un seguro que cubra los daños al coche o el robo, ya que nosotros habremos congelado nuestra póliza y los posibles accidentes pasarían en el concesionario. Si para venderlo, ofrecen una prueba de conducción al interesado, los daños que pueda sufrir el vehículo, también deben ir a cuenta y riesgo del concesionario.

En caso de que el concesionario no consiga vender el coche a fecha de 1 de enero, si el coche sigue a nuestro nombre, las administraciones municipales procederán a cobrarnos a nosotros el IVTM, el impuesto sobre los vehículos de tracción mecánica. Por eso, es necesario pedir al concesionario que se haga cargo de esta carga ya que es su responsabilidad vender el coche.

Papeleo
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies