¿Merece la pena comprarse un coche nuevo? Las 7 claves que debes tener en cuenta

Con la irrupción de modelos sostenibles y la incertidumbre de esta maldita pandemia conviene hacerse esta pregunta y pensar con detenimiento la respuesta. Para hallarla, es mejor leer esta entrada sobre si vale la pena comprarse un coche nuevo.
merece-la-pena-comprarse-coche-nuevo

Híbridos enchufables, eléctricos, de hidrógeno… Son varias las modalidades de vehículos de cuatro ruedas que están apareciendo por aquí en los últimos tiempos. El motivo no es otro que la situación de emergencia climática y la agenda 2030 por la que no se podrán emitir más de 59.4 gramos de CO2 por kilómetro. Además, los de diésel y gasolina siguen siendo los más vendidos, por lo que se complica más la consecución de ese objetivo.

Por lo tanto, de cara a los próximos años hay una cierta “obligación” para los conductores de optar por alguno de ellos si no se ha hecho ya. Y quien lo haya hecho hace un tiempo también se puede plantear la siguiente pregunta: ¿Vale la pena comprarse un coche nuevo? Como es un interrogante que se le puede pasar por la cabeza a cualquiera, en TopDriverz vamos a tratar de darle una respuesta lo más certera posible.

Cómo saber si merece la pena comprarse un coche nuevo

Dicho todo esto, es el momento de poner la lupa en los aspectos que se deben monitorizar y tener en cuenta a la hora de tomar esta importante decisión como es la de cambiar de compañero de viaje. Nos ponemos a ello.

1. Presencia y gravedad de una avería mecánica en el nuestro

Si tienes un coche que ha sufrido recientemente una avería mecánica de gran calado, lo más seguro es que tengas que llevar a cabo una cuantiosa inversión económica para su reparación. La cantidad de dinero a asumir puede no ser favorable a los intereses del usuario, pero tampoco hay que tomar decisiones precipitadas.

Por esta razón, lo mejor es acudir a un experto mecánico de confianza para que haga un trabajo exhaustivo de análisis y observación, además de decirte claramente cuál es la cuantía que has de pagar y qué haría él en tu misma situación. Si no es el primer desajuste que se produce en un corto espacio de tiempo, entonces lo mejor es ir en búsqueda de un nuevo amigo con el que recorrer las carreteras y la ciudad.

comprar-coche

2. La depreciación en su valor

La sensación de estrenar un vehículo invita a sentirse como aquel dicho de un niño con zapatos nuevos. No obstante, con el paso del tiempo y el uso que se lleva a cabo esta va desapareciendo. Sin embargo, no todos los tipos de coche lo hacen al mismo ritmo, lo cual debes de saber si te has cansado o aborrecido ir a todos los lados con tu compi. Los que se deprecian a mayor velocidad son los monovolúmenes, ya que en su primer año pierden un 36.2 % de su tasación, porcentaje que llega a duplicarse a los cinco años.

Por contra, los compactos y los micro tardan más tiempo en hacerlo. Eso sí, no es el único factor que influye. El acabado cromático también juega un rol, de manera que cuanto más llamativo es su color menos valor económico tendrá al cabo de unos años. De todas maneras, los coches suelen perder la mitad en unos cuatro años y ese ritmo de depreciación se ralentiza posteriormente pasando de un 10 a un 5 % anual. Como consecuencia, a los ocho años tan solo vale un 16 % de lo que valía originalmente.

Por ello, aquí entra en juego el mantenimiento, y es que el de un coche con seis años a sus espaldas es el doble que otro que lleva ya cuatro. Finalmente, los elementos de seguridad que disponga también condicionan ya que dedicar una cantidad de dinero determinada a reforzar este aspecto supone una inversión más adelante. Dicho esto, lo mejor es que si te encuentras en esa tesitura de querer cambiarlo porque te has cansado de él lo hagas tras monitorizar todo lo dicho en este epígrafe.

3. La antigüedad del coche

Este es uno de los más obvios, pero no por ello deja de ser importante. Los años pasan para todos, incluido para tu coche, por lo que si alcanza una cierta antigüedad, que se puede situar en los doce años aproximadamente, no es ninguna tontería en absoluto plantearse y llevar a cabo el cambio. Por lo tanto, si es un diésel o gasolina con una dilatada trayectoria entonces seguramente te compense hacerlo.

De todas formas, los buenos hábitos de cuidado siempre ayudarán a extender la vida útil de un vehículo, como el estacionamiento alejado de ambientes con temperaturas extremas, sacarlo con frecuencia del garaje para proteger a la batería y una conducción en la que la suavidad sea la protagonista.

antiguedad-coche

4. La presencia de ofertas y reseñas sobre el coche deseado

Como ya se ha comentado al principio de esta entrada, comprar un coche es una inversión muy importante, casi tanto como la de una casa por ejemplo. No obstante, a veces en el mercado se pueden encontrar ofertas muy interesantes que conviene aprovechar. Para encontrarlas, conviene pasarse por concesionarios, investigar por Internet consultando webs especializadas en el mundo de la automoción, reseñas que se muestran en ellas, pedir presupuesto… todo ello a lo largo de varios meses con el fin de tener una amplia perspectiva de la situación.

Tan importante es todo esto ya comentado como los requisitos que se quieran establecer, en base a las necesidades que se tengan que cubrir. Comprar un vehículo por el simple hecho de que sea una ganga es tirar el dinero y una estupidez si no va a dar lo que se necesita exactamente. Si vives en una situación de incertidumbre derivada de un posible cambio de residencia o de trabajo así como de ampliación de la familia, no descartes la opción de optar por el renting. No es barata, pero ayudará a dar en el blanco en cuestión de dos o tres años si se quiere cambiar de coche.

5. El consumo y las prestaciones de seguridad

Antes de empezar a tratar este nuevo apartado, hay que indicar que estos problemas son más propios de modelos antiguos que de los más recientes. Un coche que no esté dotado de infraestructura tecnológica suficiente como para garantizar eficiencia en el consumo de combustible debe tener los días contados en tu garaje. No obstante, los coches de ahora consumen más, pero el equipamiento del que se dotan les permite alargar la autonomía en comparación con modelos que salieron al mercado hace ya tiempo.

Ese contraste también se replica en la seguridad, ya que hoy en día los vehículos incorporan más ayudas a la conducción con las que se evitan muchos accidentes de tráfico o, en caso de sufrirse, limita las consecuencias que de ellos derivan como pueden ser las lesiones.

6. El tiempo que se tarda en recibir el coche

La crisis de los semiconductores ha provocado la paralización de abundantes líneas de producción y desabastecimiento de algunos vehículos. Por ello, la entrega de un automóvil puede demorarse bastante tiempo si se trata de un pedido a la fábrica, un periodo que puede alargarse hasta los seis meses perfectamente. Por lo tanto, la espera puede no cundir si urge renovar el coche.

Afortunadamente, no es la única alternativa ya que se puede optar tanto por los de stock como los de kilómetro cero. Sobre la primera hay que decir que es un modelo completamente nuevo que se puede estrenar, con la diferencia sobre el pedido a fábrica de que ya ha sido configurado por el fabricante con el propósito de cumplir objetivos de carácter comercial y hacer accesible la configuración. Además, te puedes aprovechar de un precio más asequible merced a sus limitadas opciones de personalización, o también de un notable descuento, y recibirlo en tan solo unos días.

Por su parte, la segunda acoge a coches que no son nuevos, ya que han sido previamente matriculados para cumplir compromisos comerciales, pero tampoco han sido empleados por nadie, al margen de exposiciones por ejemplo. Dicho esto, son mucho más baratos que uno nuevo y tienen a su alcance tentadores descuentos.

coche-medio-ambiente

7. La información medioambiental del vehículo

En las dos grandes ciudades de España, Madrid y Barcelona, se han habilitado unas zonas llamadas áreas de circulación restringida. En el caso de la capital esta se conoce como Madrid 360 y en la urbe condal como Zona de Bajas Emisiones de Barcelona. En cualquier caso, sobre ellas solamente pueden circular los conductores que residan en ellas o quienes dispongan de un coche que registre unos niveles muy pequeños de contaminación, como los que pueden presumir de las etiquetas Cero o Eco de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Además, se pretenden extender hacia otros lugares del país, como ya ocurre en Europa. Por lo tanto, se realza la importancia de confiar en los modelos eléctricos, híbridos enchufables o de hidrógeno más pronto que tarde, sobre todo si el usuario vive en uno de los municipios citados. En nuestro país se contempla la posibilidad de prohibir la venta y la circulación de los vehículos de gasolina y diésel en los años 2040 y 2050 como horizonte, respectivamente. Por lo tanto, si aún no te has comprado ninguno de los tipos ya citados en este párrafo, has de planificar su compra o renting para el futuro.

Entonces, ¿merece la pena sí o no?

La única conclusión que hemos sacado es que depende, no hay una respuesta universal ya que cada persona tiene unas circunstancias determinadas, así que lo mejor es que analices los puntos que han aparecido por aquí y compruebes si sí o si no.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies