ç

Nelson Piquet: biografía del tricampeón brasileño de Fórmula 1

Alrededor de su figura, hay un montón de curiosidades que merecen ser conocidas. Tras Emerson Fittipaldi, fue el siguiente piloto de Brasil en conquistar la F1. Él es Nelson Piquet, el flagrante tricampeón del mundo.

nelson-piquet-biografia

Como se ha podido ver en los artículos dedicados previamente a campeones del mundo del motor, no faltan las historias y curiosidades acerca de su vida antes, durante y después de su carrera deportiva. Para más inri, el protagonista en esta ocasión también tiene de eso para dar y regalar.

Lo cierto es que fue de los que abrió el camino de la Fórmula 1 en Brasil allá por los años 80 con sus títulos mundiales, aunque lo hiciera después que Emerson Fittipaldi. Estamos hablando de Nelson Piquet, quien detrás de su apellido ya aguarda entresijos. Ese y varios más van a aparecer en las próximas líneas de este nuevo post de TopDriverz.

Biografía de Nelson Piquet

Tras esta breve introducción para contextualizar un poco su figura, es el momento de ir hablando de forma más concreta acerca de todo lo que rodeó a la trayectoria de Nelson Piquet en la Fórmula 1, así como de sus inicios y lo que ha hecho tras su retirada como piloto.

Inicios y origen

Nelson Souto Maior, más conocido por todos como Nelson Piquet, nació el 17 de agosto del año 1952 en la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Lo cierto es que se crió en el seno de una familia acomodada, y es que su padre, Estácio Gonçalves Souto Maior, fue ministro de Salud en su Brasil natal. A pesar de lo que pudiera parecer, el pequeño Nelson no cogió un volante a una edad temprana.

De hecho, fue un prometedor tenista en las categorías de formación de su país. Y es que el tenis fue el deporte en el que también brilló su progenitor y que este le inculcó en su niñez. Sin embargo, todo cambió más tarde. Se marchó con 16 años a Estados Unidos para continuar con su formación tenística, pero allí se dio cuenta de que lo que de verdad le gustaba era el motor. Se había subido por primera vez a un kart con 14 años y se enganchó.

Esa idea no fue bien vista por sus padres, lo cual hizo que nuestro protagonista emplease el apellido Piquet, el de su madre antes de casarse, en vez del de su padre. Su progresión fue tan rápida como él se mostró en los circuitos, ya que antes de matricularse en la universidad para estudiar filosofía e ingeniería ya se había proclamado campeón de karting de Brasil. Logró dos campeonatos nacionales en total, lo que le puso en el centro de atención de la opinión pública.

Posteriormente, reeditó éxitos en la Fórmula Vee, certamen del que también salió el propio Emerson Fittipaldi, en la edición que tuvo lugar en 1976. Este fue su último gran logro antes de dar el salto hacia el viejo continente, para seguir los pasos de su ídolo Fittipaldi y llegar a la meca de la F1.

nelson-piquet-joven

Salto a Europa y a la F1

Una vez que se trasladó a Europa, participó en la Fórmula 3 Británica, campeonato del que resultó vencedor en la edición de 1978. Y no ganó de cualquier manera, y es que batió el récord de victorias en una temporada que había establecido con anterioridad Jackie Stewart. Su buen hacer le valió la oportunidad de dar el paso definitivo para llegar a la Fórmula 1.

En aquel apasionante año para él hizo su debut en el Gran Circo de la mano del equipo Ensign. El Gran Premio de Alemania disputado en Hockenheim el 30 de julio de 178 vio a Nelson Piquet correr su primera cita en la categoría reina del automovilismo. Sin embargo, no tuvo suerte ya que se vio obligado a abandonar a causa de un problema en el motor de su monoplaza. Partiendo desde la posición 21 ya parecía complicado que obtuviera un gran resultado.

Fue la única carrera que disputó con Ensign, ya que en las siguientes veces que se subió a un monoplaza condujo para BS Fabrications, escudería que competía con un Mclaren M23. Lo hizo en un total de tres pruebas: Austria, Países Bajos e Italia. En las dos primeras, corrió la misma suerte que en su debut, ya que fue incapaz de terminar, pero en la última cosechó un noveno puesto sobre el trazado de Monza.

El final de aquel curso le tenía reservada una sorpresa a Piquet, ya que recibió una llamada de Bernie Ecclestone para fichar por el equipo Brabham y correr al lado del austríaco Nicki Lauda, que ya tenía dos coronas en su haber. Una propuesta que finalmente aceptó y que empezó a asumir en las dos últimas carreras disputadas en Estados Unidos y en Canadá, en la que acabó en undécima posición.

biografia-nelson-piquet

La época de Brabham

Los comienzos en Brabham no fueron fáciles precisamente, ya que la fiabilidad del BT48 (que así se llamaba su primer coche en este equipo) era escasa con el motor Alfa Romeo V12. El balance fue de 6 abandonos por fallos mecánicos y 5 por colisiones con otros monoplazas. Era tan poco fiable que solamente pudo terminar tres pruebas de las 15 que tuvo el mundial en 1979, de forma que solo pudo sumar tres puntos a su casillero y acabó 15º, aunque consiguió su mejor resultado hasta entonces con un cuarto puesto en Países Bajos.

Tras finalizar aquel 1979, Nicki Lauda decide retirarse, por lo que Nelson Piquet se convierte en el líder indiscutible de Brabham. La unión de varios factores que se van a mencionar a continuación revirtieron la negativa dinámica que perseguía al brasileño en la Fórmula 1. Gordon Murray acertó con el diseño del BT49 con el que compitió para la temporada 1980 y se cambió de proveedor de motor para confiar en Cosworth, ya que Alfa Romeo les había traído por la calle de la amargura.

Y entonces ya se vio al gran piloto que prometía ser en F3 y en el karting, ya que consiguió sus primeras victorias (3) y podios (6). Además, se mostró sólido a lo largo del campeonato como bien lo demuestra el hecho de que acabó en zona de puntos hasta en una decena de carreras. Ya avisó de sus intenciones en la primera carrera de Argentina con su segunda posición y quedaron claras con su primer triunfo en la cuarta cita disputada en Long Beach (Estados Unidos, California) con pole position y una diferencia de 49 segundos sobre Riccardo Patresse, que subió al segundo escalón del podio.

Estos buenos números le sirvieron para ser subcampeón, solamente superado por el británico Alan Jones (Williams). Ya el año siguiente, 1981, tocó metal y entró en el selecto club de campeones de F1. El principal rival nuevamente fue Williams, que además de Jones contaba en sus filas con Carlos Reutemann, que se quedó tan solo a un punto de Piquet.

Al año siguiente volvieron las pesadillas con el motor, y es que Brabham apostó por cambiarse a BMW para extender su dominio en el Gran Circo. Por aquel 1982 ya habían asomado la cabeza los motores turboalimentados, pero había equipos que seguían con unidades atmosféricas y no tenían tanta potencia. Los turboalimentados Ferrari y Renault consiguieron reducir el peso al mínimo de 580 kilos, pero el otro bloque se dotó de frenos refrigerados por agua que, en la práctica, suponía una pérdida de peso durante el transcurso de cada carrera.

nelson-piquet-brabham

Para ello, instalaron tanques de agua en los pontones laterales que eran llenados antes de cada prueba con el fin de alcanzar esos 580 kilos, pero el gas se iba evaporando y daba una gran ventaja a los monoplazas atmosféricos sobre los turbo. Tras cada Gran Premio se podía reponer líquidos refrigerantes antes de dar el peso. Se quejaron las escuderías turboalimentadas y le quitaron la victoria a Piquet en Brasil.

Los motores BMW no eran muy fiables, a pesar de su potencia mayor, y pronto se cambiaron por Cosworth atmosféricos, pero ni con esas se salvó ese 1982 para Brabham. Y es que el brasileño solo pudo acabar undécimo el año que defendía el título, aunque ganó una carrera: la de Canadá.

Al año siguiente ya sí que contaba con un motor turboalimentado en su BT52, y bien que lo aprovechó para alzarse con el bicampeonato, no sin sufrimiento ya que, a falta de tres citas para el desenlace, solamente había ganado una carrera. Hizo una gran recta final de curso ganando en Italia y en el trazado de Brands Hatch, que era el escenario del Gran Premio de Europa por aquel entonces. En la carrera decisiva de Sudáfrica aprovechó los abandonos de Alain Prost (Renault) y René Arnoux (Ferrari) para tocar la gloria otra vez tras acabar tercero.

Llegada a Williams

Como un péndulo, Brabham volvió a una mala dinámica en los años 1984 y 1985, por la poca fiabilidad del motor BMW en el primero de ellos y por la mala adaptación de los monoplazas a los neumáticos Pirelli, que se mostraban inferiores ante los GoodYear de los equipos punteros. Ni aunque le ofrecieran el doble de dinero renovó, por lo que se marchó a Williams.

En Williams estaba un joven Nigel Mansell que estaba en su segundo año de F1, pero que tenía un hambre de éxito enorme. Ese FW11 equipado con motor Honda era un muy buen coche, pero las continuas polémicas entre ambos compañeros de equipo dinamitó todo, como ha pasado recientemente en otras situaciones parecidas. Llegaron con opciones de título a la última carrera de ese 1986 en Australia, pero el abandono del inglés por un pinchazo y el temor del equipo a que Piquet corriese el mismo destino ordenándole ir al box propiciaron que Alain Prost se llevase el gato al agua.

El tricampeonato llegó al año siguiente, 1987, con un Williams que seguía siendo competitivo y un Mansell que no se lo puso fácil, ya que ganó el doble de carreras que él (6 vs 3), pero una lesión del inglés en los entrenamientos del GP de Japón y esa regularidad reflejada en sus 7 segundos puestos decantaron la balanza a su favor.

nelson-piquet-williams

El legado de una leyenda

En lo más alto, Nelson Piquet dejó Williams para gozar del papel líder que él creía merecer y reemplazar a Ayrton Senna en Lotus. Parecía buena decisión con los primeros podios en Brasil y San Marino, pero no pudo mantener esa buena dinámica con siete abandonos. Finalmente acabó sexto con tres podios en su haber. Lejos de ir a mejor, en 1989 los motores Judd que equipaba Lotus carecían de potencia y le privaron de saborear de nuevo las mieles del éxito, por lo que acabaría yéndose.

Con un contrato condicionado por los resultados, firmó con Benetton, que le volvió a llevar hacia victorias con un coche fiable y consistente motorizado por Ford, aunque no tan veloz como otros. Celebró dos triunfos en Japón y en Australia. En su último año, sin saberlo, se dio el gustazo de compartir equipo con un tal Michael Schumacher. Fue en 1991, que le vió despedirse de una forma bastante icónica, ya que venció en el GP de Canadá aprovechando que a Mansell se le atascó la caja de cambios en la última vuelta mientras que saludaba al público celebrando una victoria casi segura.

Tras dejar la F1, se atrevió a competir en las 500 Millas de Indianápolis en 1992 y 1993, aunque su participación fue discreta. Las 24 Horas de Le Mans le disfrutaron también en 1996 y 1997 con BMW, acabando octavo en la primera de ellas y abandonando en la siguiente. Se involucró mucho en la carrera de su hijo Nelsinho y fundó su propio equipo, el Piquet Racing, para competir en varios certámenes como la Fórmula 3000, la GP2 (ahora F2) y la F3 Británica. Leyenda.

nelson-piquet-legado
Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies